martes, 22 de octubre de 2013

Recuerdos de papel. Calle de Alcalá desde el Círculo de Bellas Artes


Agazapado como el Quasimodo de Victor Hugo al campanario de Notre Dame, el fotógrafo Campúa escala el Círculo de Bellas Artes hasta su punto más alto. Imponente torreón que regala las mejores vistas del Madrid de todos los tiempos.

Las inconfundibles columnas otean cielo y tierra madrileños. Ofrecen al objetivo de la cámara un limitado paseo por la calle de Alcalá del 1935, con horizonte de abigarradas casas y primeros rascacielos que incluye siluetas desaparecidas, como las torres de la iglesia de San Luis Obispo.

Tímida, pero imponente, se asoma la cúpula de las Calatravas; a su vera, un fragmento del edificio de la antigua clínica de la Unión y el Fénix Español. Pegado a las Calatravas el edificio de la Confederación Española de Cajas de Ahorros; a su lado la actual sede de Ibercaja, y junto a ella un edificio con tres toldos que esconden el motivo de tanta concurrencia. Espacio desconocido para el madrileño de hoy, donde en aquel mismo año se comenzará a construir el Banco Mercantil de Industria, en la actualidad Sala Alcalá 31.

Estas y otras serán las mutaciones de aquella calle en grises, quieta, silenciosa; antesala de terribles acontecimientos.

Fotografía de Campúa. Mundo Gráfico, 1935



© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-008 RECUPAPEL


.