martes, 15 de octubre de 2013

Madrid, 14 de octubre de 1913


Hace cien años en Madrid...


  Martes 14 
Máxima      21,7º
Mínima    9º



1913
OCTUBRE
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31



La situación política
Desde la debilitación del Gobierno de Romanones por parte del grupo de liberales disidentes presididos por el Sr. Manuel García Prieto, y la publicación del manifiesto del que hicimos referencia en las efemérides del 23 de junio de 1913, la situación política no era muy favorable. La Prensa ya hacía cábalas sobre este tema y La Época publicaba la siguiente noticia este día de hace cien años:

"En el supuesto de que nos equivoquemos, es decir, admitiendo que se consume el rompimiento de romanonistas y prietistas, se impondrá la crisis.
Así lo creen muchos, y prueba de ello en que se han lanzado por ahí soluciones para todos los gustos. Unos hablan de un Gabinete Villanneva; otros de un Gabinete Weyler, y algunos de un Gabinete Cobián. La solución García Prieto parece descartada; pues ésta no tendría razón de ser, hoy por hoy, más que en el caso de que los disidentes contasen efectivamente con la mayoría de la mayoría.
Aquellas otras soluciones no resolverían nada; pues tendrían que gobernar con el Parlamento cerrado, a no ser que contasen con el apoyo del señor conde de Romanones, al cual no podría exigirse semejante sacrificio, que no evitaría la división de los liberales."

Este mismo día por la tarde celebraron una reunión en el hotel de García Prieto los ex ministros liberales disidentes en la que procederían de un modo intransigente con la fracción que seguía a Romanones, negándole su apoyo para seguir gobernando.
Mientras tanto, el conde de Romanones, en su línea, no soltaba palabra, aunque de todos era sabido que en su propósito estaba no levantar la primera sesión del Senado hasta no haber liquidado las cuentas con Montero Ríos y García Prieto.


El rey en San Sebastián
Como es habitual para los madrileños de hoy, que ven al monarca D. Juan Carlos ingresar en un hospital para tratar sus dolencias, su regio abuelo no era menos. Alfonso XIII había llegado este día a San Sebastián para someterse a un tratamiento del doctor Moore, hematólogo. No regresaría a la Corte hasta pasados seis o siete días.

Dice Antonio Liras, del Departamento de Fisiología. Facultad de Biología. Universidad Complutense de Madrid, en un artículo publicado en la web de fedhemo (Federación española de Hemofilia):

"En España, los Reyes hicieron que acudieran al Palacio Real, donde se encontraban los Príncipes Alfonso y Gonzalo, los mejores especialistas del mundo en hematología, como el famoso doctor Moore de Burdeos que no pudo ofrecer un tratamiento nuevo y tan solo se limitó a confirmar los diagnósticos. También, el asesoramiento de los mejores hematólogos de España en esos momentos como el Dr. Pittaluga o los innumerables viajes a Suiza (Balansó, 1995; De La Cierva, 1996). Según Balansó, se apunta que si el Príncipe de Asturias hubiera podido acceder a la Corona sin temor a su enfermedad o bien abdicar en un hijo sano como era Don Juan, la Corona de España con el apoyo de los contrarios a la dictadura de Primo de Rivera, y, sobre todo sin el “fantasma” de la “Enfermedad Real”, que disipó la atención del Rey de las cosas de la realeza, es posible que la monarquía hubiera resistido los acontecederes de aquellos años cruciales de la historia de España, de La República y el exilio."


Tardes aristocráticas en el Teatro Infanta Isabel
En el teatro de la calle del Barquillo, que llevaba en aquel momento el nombre de la Infanta Isabel (*), se celebró por la tarde la primera de las matinées aristocráticas de la temporada.
El acto fue honrado con la presencia de S. A. la infanta Isabel, a quien acompañaba su dama particular, la señorita Juana Bertrán de Lis. S. A. fue recibida a la puerta del teatro-adornada con tapices y plantas- por el empresario, señor Serrano, y otras personas.
La augusta señora ocupó el palco bajo proscenio de la izquierda del escenario, destinado a las personas Reales, siendo acogida su presencia en la sala con grandes aplausos y a los acordes de la Marcha de Infantes.
La compañía que dirigía el notable actor Sr. Puga interpretó la famosa de Benavente "Los intereses creados".
Al acto asistió numerosa y distinguida concurrencia, en la que figuraban muchas señoras de la alta sociedad de madrileña.

(*) El teatro fue inaugurado el 9 de febrero de 1907 con el nombre de Cinema Nacional. Pocos meses después se convertirá en el Petit Palais y en 1913 pasará a denominarse Infanta Isabel.



Varietés
Espacio dedicado a los artistas residentes en Madrid que alegraban las tardes y noches de los madrileños.




Pasarela Cibeles
Avance de la moda de invierno en sombreros de La Moda Elegante.

4.—De charmeuse pardo skungs con ala plana de terciopelo del mismo color, adornado con banda de plumas de fantasía, terminada en aigrettes hacia atrás.
5.—De terciopelo, con copa alta tendida blanda, azul vivo, aureolado con un volante de tul de Chantilly con ala finamente alambrada. Ala drapeada de terciopelo negro. Lazo azul y plumas negras de avestruz.
6.—De terciopelo nutria, adornado con aigrette maza del mismo color y con un volante de Chantilly, sobre el ala, por detrás.
7.—Sombrero blando de peluche verde bronce, adornado con plumas de gallo.
8.—Sombrerito de terciopelo negro adornado por detrás con un lacito de moaré, que sujeta dos plumas de avestruz blancas acostadas a un lado con la cabeza hacia delante.
9.—Sombrero de hechura charlotte de brocado de terciopelo zafiro, con cinta de raso del mismo color.




Humor centenario

Romanones (delirando). -¡No, no puede ser! ¡Todo esto es una farsa!... ¡La cartera es mía! 
¡La Presidencia es mía!... ¡Todo es mío! ¡Dejadme unas horas y daré todo cuanto pidáis! 
¡Broquitas de mi alma, haz que pasen de mi estos caimanes!



Portadas con Arte





Las fotos
El reportaje gráfico de Alfonso muestra al grupo escolar de las Escuelas Aguirre, durante la función preparada para rendir homenaje a los municipales franceses. El alcalde y los concejales de París no asistieron a la celebración.





Recetas de la bisabuela
SOPAS DE VARIAS CLASES
Sopa de primavera.
Se hace lo mismo que la de á la juliana, añadiéndole puntas ó cabezas de espárragos, guisantes tiernos, rabanilos blancos, cebolletas y un terrón de azúcar para quitar la aspereza. Se cubre la sopa con estas legumbres.

Sopa de lechuga, oreja de mulo ó romana.
Dése un hervor á dos de estas lechugas: átense con un bramante y se cuecen en caldo del puchero: humedézcanse con otro nuevo, y se sirve esta menestra poniendo encima las lechugas.

Sopa de escarola.
Córtense menuditas las escarolas después de haberles quitado las hojas de afuera y las lacias, échense en manteca, y puestas al fuego, dénseles algunas vueltas, pero sin dejar que se doren; se empapan con agua sazonada con sal, pimienta y nuez moscada: después que han cocido tres cuartos de hora, se rebozan con yemas de huevo y se echan sobre rebanadas de pan.

Sopa de pan de avena.
Verdaderamente es una sopa: si se hace con lechugas, se les da un hervor, se atan y se cuecen en un cazo, en cuyo fondo se hayan puesto lonjas delgadas de tocino, zanahorias, cebollas y clavo de especia.
Viértase encima caldo ó agua, y, luego que estén cocidas las lechugas, se desatau y se cortan a l o largo en dos partes, y se ponen en un plato hondo por capas, alternadas con rebanadas de pan y polvoreándolas con pimiento molido. Cálense con el caldo en que han cocido, y se dejará tostara fuego suave ó rescoldo: esta menestra es espesa, y el caldo se sirve aparte. Del misino modo se hace la de berza y calabaza de invierno, pero esta se diferencia de las otras, en que las ruedas se cuecen con leche sazonada con especias y sal, y después se sirve empapada en rebanadas de pan de avena ó centeno.



Publicidad con solera




© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-247 EFEMERIDES1913


.