miércoles, 23 de octubre de 2013

Madrid, 20, 21 y 22 de octubre de 1913


Hace cien años en Madrid...


1913
OCTUBRE
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31


  Lunes 20  
Máxima  15,8º
Mínima  12,8º



Estreno de "Marcantonio e Cleopatra" en el Teatro de la Zarzuela
Se estrena en el Teatro de la Zarzuela el film "Marcantanio e Cleopatra", producción italiana del director Enrico Guazzoni, con guión de Pietro Cossa.





Comienza la vista contra el proceso del asesino de Jalón
Por la mañana comienza ante el Consejo Supremo de Guerra y Marina la vista en última instancia del proceso instruido contra el ex capitán Sánchez y su hija María Luisa.
Componían el Tribunal los generales Linares, González Tablas, Peña y Suottorno. Actuaba como fiscal el Sr. Daroca, y como relator, el Sr. Piquer.
La sesión dio principio a las diez en punto. Los abogados defensores Serrano Batanero y Cabrera ocupaban la derecha del Tribunal. El Sr. Piquer dio lectura al apuntamiento, que es una síntesis de todas las diligencias instruidas.
El ex capitán Sánchez será condenado a muerte, y su hija María Luisa a veinte años de prisión.


Un nuevo infante
A las ocho de la tarde da a luz la infanta Beatriz, esposa de D. Alfonso de Orleans.
Desde la mañana, con los primeros síntomas de alumbramiento, estuvieron junto a la infanta la reina Victoria, la infanta Isabel (La Chata) y el doctor, conde de San Diego.
La presentación del niño se celebró de la forma acostumbrada, con la presencia del presidente del Consejo, los ministros de Estado y Gracia y Justicia, el embajador de Alemania y varios altos funcionarios palatinos.


Cosas de la Villa
En la sesión del pleno del Ayuntamiento se trataron los siguientes temas:
El arte público
Para la próxima sesión llevaría el alcalde una moción para que se formase una Comisión, que se denominaría de Arte público, constituida por cinco concejales, dos vocales arquitectos de la Academia de Bellas Artes y dos críticos de arte, con el objeto de que dictaminasen cuantas veces fuese necesario de reformar monumentos o edificios de carácter público.

La Gran Vía
El alcalde ofreció al dueño del hotel Roma depositar en el Banco de España en títulos y obligaciones municipales la cantidad que pidiese por expropiación de dicha finca, sin perjuicio de litigar luego acerca del valor de la misma.
Con esto se facilitaba la apertura del primer trozo de la Gran Vía.

Visita a Maura
El alcalde y seis concejales visitarían por la tarde Sr. Maura para darle a conocer el proyecto de canalización del río Manzanares.

Asamblea de químicos y bacteriólogos
Por la mañana se celebra en el salón de sesiones del Ayuntamiento la primera Asamblea nacional de químicos y bacteriólogos.





Préstamos del Banco Hipotecario
Durante los nueve primeros meses del año 1913, el Banco Hipotecario de España había realizado 564 operaciones de préstamo. El capital prestado sobre fincas rústicas ascendió a 6.754.800 pesetas.
Sobre fincas urbanas se prestaron 12.756.750 pesetas, y sobre fincas en construcción, pesetas 1.857.500
El total prestado se elevaba a 21.369.050 pesetas.


Banquete a "Bombita" en el Palace
En el Palace Hotel se celebró por la noche el banquete organizado en honor del torero "Bombita".
La Gerencia del hotel había dispuesto en el espléndido comedor grande cinco mesas paralelas, de a ciento veinte cubiertos cada una, y la presidencial con treinta puestos. Pasaba de seiscientos el número de comensales.
A la puerta del Palace se había congregado una enorme cantidad de curiosos y simpatizantes, que rompieron en estrepitosa salva de aplausos cuando a las ocho de la tarde "Bombita" descendió del automóvil.



PARA BOMBITA
Por encargo de la madre de un torero humilde
Oye, mozo gallardo,
noble y sencillo,
"varil", porque tú eres
de los "variles"
oye a la pobre madre
de un torerillo;
oye a una pobre vieja
de los Madriles.
Maestro de maestros
de torería;
gran corazón, modelo
de corazones;
Dios te de "salú" y suerte,
paz y alegría,
para ver realizadas
tus ilusiones.
Hoy, que todos te aplauden
como torero,
y celebran con palmas
tu despedida,
yo aplaudo al generoso
y al caballero,
que socorre a los pobres
con alma y vida.
Por bueno te mereces
muchas bondades;
por artista, el delirio
de palmas; deja
que brinde por las muchas
prosperidades
que te aguardan, Ricardo,
junto a tu vieja;
junto a la santa madre
de tus amores,
que la madre de un hijo
como tu eres,
puede considerarse
de las mayores,
entre las más dichosas
de las mujeres.
Deja, pues, que te aclame;
que a Dios le pida
que te colme en el mundo
de dichas miles.
...........................
Y el retrato del diestro
besó afligida
aquella pobre vieja
de los Madriles.

Por la interesada,
Antonio Casero

La fotografía muestra un momento de la reunión celebrada en Madrid por la Asociación de toreros para organizar los festejos en honor a "Bombita".




************


  Martes 21 
Máxima  13,4º
Mínima 3º



Funerales de Alejandro Pidal y Mon
El domingo 19 había fallecido el ilustre director de la  Real Academia Española y hombre de la política D. Alejandro Pidal y Mon.
A las once y media de la mañana de este martes de hace cien años fue bajado el ataud con el cadáver, a hombros, por les hijos del finado. El féretro, de ébano, con herrajes de plata, fue depositado en una carroza estufa, tirada por ocho caballos.
Inmediatamente se organizó la comitiva, en el orden siguiente:
Sección de la Guardia civil de Caballería. Cuatro piezas de Artillería, montada. Batallón del regimiento de Infantería de Asturias. Clero de todas las parroquias, y en primer lugar el de Santa Bárbara.
El coche fúnebre, rodeado de dos filas de alabarderos, y religiosos y religiosas de distintas Comunidades.
Dos largas filas de porteros del Senado y Congreso, Casa de la Moneda, Compañía de los ferrocarriles de M. Z. A., ministerio de la Gobernación, Tabacalera, Academias Española y de Jurisprudencia, Instituto de San Isidro, Tribunal Supremo, Hospital del Carmen, Giro mutuo, Azucarera y Consejo Supremo de Guerra y Marina; todos con hachas encendidas.

Detrás del coche fúnebre marchaba, a caballo, el gobernador militar, general Contreras, con un ayudante.
La banda de Alabarderos, seguida de una sección al mando del oficial mayor Sr. García Labaggi, iba detrás, y luego una sección de la Escolta Real.

Para rendir los debidos honores al ex presidente del Congreso formaron en la carrera dos brigadas de Infantería y una de Caballería, mandando la línea el capitán general de la región, Sr. Bazán.
Formaban la primera brigada los regimientos del Rey y León, al mando del general Moracas, y
la segunda los regimientos de Zapadores y Ferrocarriles, y fuerzas á pie de la comandancia de Intendencia y la brigada de tropas de Sanidad militar, mandada por el general Prendergost.
La brigada de Caballería, constituida por el regimiento de Lanceros de la Reina y el 4.º montado de Artillería, la mandaba el general Fernández de la Puente; la Artillería formó en la Cibeles, extendiéndose por el Prado, y la Caballería por la calle de Alcalá. Las fuerzas cubrieron la carrera desde la casa mortuoria (calle de Bernardo el Santo) hasta la iglesia de San José.

La comitiva se dirigió por la calle de Fernando el Santo, Castellana, Recoletos y Plaza de Castelar, a la calle de Alcalá, deteniéndose frente a la igrlesia de San José.
A pesar de la persistente lluvia, numeroso público presenció el paso del cortejo. En los balcones del Banco de España había numerosas señoras.
Al llegar la carroza al citado templo, el clero parroquial salió á recibir el cadáver, con el estandarte de la Congregación de la Purísima, de la Academia de Jurisprudencia, y cantó un responso.
Terminado este, se situaron al lado del coche mortuorio los representantes de la Real familia, el Gobierno y la familia del finado. El Infante D. Carlos ocupó un lugar entre los generales.
Comenzó inmediatamente el desfile de las tropas a paso ligero y en columna de honor, dando vista á la carroza. Desfilaron primero los Alabarderos y Escolta Real, y luego los regimientos de Lanceros, Asturias y del Rey, Ingenieros, Administración militar y Artillería.
En este momento se hicieron en la Virgen del Puerto las salvas de ordenanza, así como durante toda la mañana se estuvieron haciendo cada me día hora.
Terminado el desfile, se despidió el duelo, retirándose la representación de SS. MM. y AA., y el Gobierno.
Los asistentes ocuparon sus coches, para trasladarse á la estación del Norte.
Al lado del féretro siguieron los parteros de las Cámaras y Corporaciones ya, citadas. La comitiva siguió por la calle de Alcalá, Puerta del Sol, calles del Arenal y de Bailén, y Paseo de San Vicente.

A las dos menos cinco llegó la comitiva a la estación del Norte, donde aguardaban numerosas
personas. En el tren rápido de Asturias fue depositado el féretro rumbo a su destino final, Covadonga.




Situación política
Reunión de los liberales demócratas
Desde las cuatro y media de la tarde de este día de hace cien años comenzaron a acudir al palacio del Senado los Diputados y Senadores liberales disidentes. Entre estos y los numerosos periodistas que concurrieron a la Cámara, se llenó la galería central.
Se presentaron 58 diputados; 41 senadores; 26 diputados y senadores, que hacían un total de 125; uno menos que los firmantes del Manifiesto disidente.

Discurso de García Prieto
Dijo que no era su propósito abundar en recuerdos que pudieran ser molestos.
Se refirió a la reunión de exministros liberales en casa del conde de Romanones, y dijo que al dar aquéllos a éste su confianza, le proporcionaron la de la Corona.
Opinó que la cuestión del catecismo, la contestación que se dio por el conde de Romanones al jefe de los conservadores y la atracción de ciertos elementos de la izquierda crearon una atmósfera tan densa, que el Gobierno, ahogado en ella, tuvo que cerrar las Cortes apenas comenzadas las tareas parlamentarias.

"Después, el proyecto de Mancomunidades, al ser votado en el Senado, originó otra crisis, y tras de ella vinieron las diferencias entre los liberales; porque  nosotros, hombres verdaderamente liberales, queríamos la inmediata reapertura del Parlamento, porque queríamos que nuestros actos fuesen juzgados a la luz del día.
Tres hechos capitales debo estudiar en este interregno parlamentario: la huelga textil de Barcelona, el viaje de M. Poincaré y nuestras relaciones internacionales y el problema de Marruecos. En ninguno de ellos ha obrado acertadamente el Gobierno.
Sobre el proyecto de Mancomunidades tenemos opiniones diversas, y así lo dije en la reunión de exministros verificada en mi casa. Hay cuestiones que no forman parte de los programas y que deben ser declaradas libres, como hacen los ingleses non party. Sobre eso, cada cual debe proceder como estime conveniente. El proyecto de Mancomunidades no formaba parte del programa del partido liberal, ni tampoco se habló del asunto en el discurso de la Corona y las contestaciones de las Cámaras, que son los verdaderos contratos políticos. La cuestión de las Mancomunidades es para nosotros como la del sufragio de las mujeres lo fue para el Gobierno de Inglaterra: libre. Que cada cual vote con arreglo a su conciencia, lo que crea mejor para los intereses del país."


************


  Miércoles 22 
Máxima  
Mínima    6,5º



Alfonso XIII en Madrid
Después del viaje realizado a San Sebastián para someterse a un tratamiento del doctor Moore, el rey llegaba a Madrid en el sudexpreso a la estación del Norte. Allí le esperaba la Familia Real al completo y miembros del Gobierno, entre ellos el jefe de Gobierno. El monarca conferenció con Romanones un momento y le citó para acudir más tarde a Palacio.


Cosas de la Villa
Moción del alcalde Sr. Vincenti con motivo de las obras del Canal de Panamá.





Situación política

-Morir habemos...
-¡Ya lo sabemos!

Romanones llamado por el rey
El discurso del señor García Prieto en el Senado, y sus primeras consecuencias, habían creado una situación verdaderamente crítica en la política española, sobre todo de gran expectación.
A las dos y minutos de la tarde regresó el rey a Madrid. Poco después llegó a Palacio el Presidente del Consejo, llamado por el rey, permaneciendo en conferencia con D. Alfonso hasta las cuatro.
El conde de Romanones dijo que no pasaría nada hasta el próximo sábado, día en que se reunirían las Cortes.
"Yo he rogado a mis amigos del Senado que no dejen de concurrir a la sesión del sábado."

Los conservadores se frotan las manos
Los conservadores se hallaban muy satisfechos con el giro que iba tomando la política, no recatándose para dar como cosa fuera de duda que en día muy próximo estarían en el Poder.
La mayoría de ellos negaban que el Sr. Maura se prestase en momento alguno a consentir, ni menos a apoyar, un Gobierno presidido por el Sr. Dato, aunque éste se resignase a ser un mero ejecutor de las órdenes de aquel.
Afirmaban igualmente que el Sr. Maura formaría Gobierno la semana próxima, sin haber rectificado ni una tilde de su famosa carta de retirada, ni del discurso que, después de aquella, pronunció en el Congreso.

Los seguidores de García Prieto
Para estos era también cosa segura que el conflicto político se resolvería a favor de ellos, y que no más lejos del lunes próximo ocuparía la Presidencia del Gobierno el Sr. García Prieto, marqués de Alhucemas.
Como lo hizo en su discurso el Sr. García Prieto, declaraban que ellos podían gobernar con las Cortes existentes.

Opinión de Lerroux
El jefe de los radicales exponía en el Congreso su opinión, favorable a la continuación de los liberales.
"Dudo mucho que vengan los conservadores; pero para el caso de que así suceda, he dirigido hoy mismo una circular a todos los Comités de mi partido de toda España, recomendándoles que se dispongan a realizar cuantas manifestaciones de opinión puedan para impedir la vuelta de los conservadores."
Los socialistas también se proponían protestar contra la política conservadora.


Humor centenario

Diálogo:
-¡No hay mayor desgracia en el mundo!...
-¡Que haber visto torear a Ricardo y ya no verlo!

Diálogo:
-¡Pero qué hombre! ¡Decir un día que se retira... y nada, retirarse completa y definitivamente!



Recetas de la bisabuela
GUISOS Y GUARNECIDOS
Guisado de criadillas de tierra. (Intermedio).
Limpíense y lávanse con muchas aguas las criadillas y después se parten en. ruedas, Póngase después en una cazuela manteca, una cucharada de vinagre, perejil y cebolletas, picadas muy menudamente, sal y nuez de especia, y échense en esta salsa las setas que no deben estar mucho tiempo en ella porque sueltan mucha agua: se deja que cuezan á fuego manso un cuarto de hora, que es lo suliciente, y se sirven con un batido de yemas.


Guisado de berzas. (Intermedio).
fee hace que hierva en agua por espacio de media hora la mitad de una berza, y después se echa en agua fria, se esprime bien, se la quita el troncho , se pica un poco y pone en una cazuela con un buen pedazo de manteca para rehogarla, polvoreándola con un poco de harina; humedézcase con el caldo y sustancia suficientes para que tome un color de oro, y cuezase después á fuego lento hasta que esté hecha medio salsa, habiéndola sazonado de antemano con pimienta, sal y un poco de moscada. Se sirve encima de la vianda que se ha destinado para entrada.

Macedonia de legumbres. [Guarnecido é intermedio).
Tómese igual cantidad de zanahorias y nabos que se cortarán de figura de almendras, y después se limpiarán cebollas pequeñas, y se pondrá todo en una cazuela con manteca: se cocerá á fuego moderado hasta que tome color, y en seguida se empapará con caldo y sustancia, añadiendo setas y además judías verdes ó blancas, habas menudas, lombarda (estas últimas después de haberse escaldado), puntas de espárragos y coliflor, y un terrón de azúcar como una nuez: déjese hervir todo pausadamente, y al tiempo de servirlo se trabará con fécula. Puede presentarse á la mesa solo, ó para guarnecer un plato. Para de vigilia se prepara esta macedonia con manteca en lugar de sustancia y con caldo de legumbres ó pescado.


Cebollas heladas para guarnecido.
Se toman diez cebollas gruesas y se limpian, pero sin tocar la cabeza á fin de que se mantengan enteras, y se ponen una al lado de la otra en una cazuela en la que se haya derretido manteca, añadiéndoles una media onza de azúcar, sal y un vaso de caldo; póngase á fuego moderado, y cuando estén casi cocidas se humedecen con caldo ó sustancia muy espesa, que se da con unas plumitas ó pincel; y luego que están enteramente cocidas y bien doradas, se sirven alrededor de un trozo de vaca ú otra entrada;, pero antes se deslié lo que ha quedado en el fondo de la cazuela con un poco de caldo y se echa por encima.



Publicidad con solera






© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-253/254/255 EFEMERIDES1913


.