martes, 13 de junio de 2017

Madrid y Galdós. Junio y San Antonio. Madrid, 1876

Don Benito Pérez Galdós escribe JUNIO en 1876. Se trata de un artículo para la serie descriptiva de los doce meses del año que publicará La Ilustración Española y Americana en su Almanaque de 1877. La narración se divide en seis partes, abordando en cada una de ellas la llegada, presencia y efecto del mes de junio en el jardín, el campo, la cocina, la religión, las escuelas y la historia, siendo esta última una graciosa efemérides.




Hoy, 13 de junio, festividad de San Antonio de Padua, y de la Florida o Guindero para los madrileños, lo celebramos junto a las Antonias y los Antonios con un fragmento de la parte IV, donde Galdós habla del santo.
Por más prisa que se da el pobrecito, no puede llegar hasta el día 13. Viene jadeante, fatigado, los desnudos pies llenos de sangre por los picotazos de las zarzas. En el camino ha estado predicando a las aves y a los peces, y por eso no ha podido venir más pronto. Además, trae gran pesadumbre sobre sus manos, que sustentan un libro, y sobre el libro, un divino Niño, que es el Redentor del mundo. Trae también una vara de azucenas.

Su humilde hábito franciscano está lleno de remiendos, señal inequívoca de pobreza. Es su semblante juvenil, pálido, ardoroso, calenturiento, porque la devoción le inflama, y sublime, místico amor le espiritualiza.

Tiénele preocupado y melancólico el sinnúmero de matrimonios que le piden y no puede dar, así como el mal éxito de los que concedió generosamente el año pasado. Prepárase a recibir cantidad mediana de solicitudes pidiendo novios y no pocas demandas de buenas novias. ¡Ay! El es tan bueno que está dispuesto a darlas, y las daría si las hubiera. […]

En algunos pueblos son tan impíos, tan ingratos los labradores (esto lo he visto), que cuando San Antonio no accede al suministro de novios, le vuelven de espaldas en el altar, poniéndole con la cara hacia la pared, y sé que una doncella desesperada le metió en el pozo atándole una cuerda al cuello; pero estas excepciones irreverentes y sacrílegas no merman, en general, la devoción y popularidad del santo paduano, ideal figura del catolicismo, y uno de los seres más perfectos y menos imitados, mientras anduvo en carne mortal por la Tierra. [...]” [1]



Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

[1] PÉREZ GALDÓS, Benito (1971) Obras completas: Cuentos, Teatro y Censo. Madrid: AGUILAR. BI. 1.646-1970 (IV)

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2017) "Madrid y Galdós. Junio y San Antonio. Madrid, 1876", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325

[VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.
De las imágenes:
Muchas de las fotografías y otras imágenes contenidas en los artículos son de dominio público y correspondientes a los archivos de la Biblioteca Nacional de España, Ministerio de Cultura, Archivos municipales y otras bibliotecas y archivos extranjeros. En varios casos corresponden a los archivos personales del autor-editor de Historia Urbana de Madrid.
La inclusión de la leyenda "Archivo HUM", y otros datos, identifican las imágenes como fruto de las investigaciones y recopilaciones realizadas para los contenidos de Historia Urbana de Madrid, salvaguardando así ese trabajo y su difusión en la red.
Ha sido necesario incorporar estos datos para evitar el abuso de copia de contenido sin citar las fuentes de origen de consulta.


© 2017 Eduardo Valero García - HUM 017-001 MADGALDOS
Historia Urbana de Madrid
ISSN 2444-1325


domingo, 4 de junio de 2017

Ruta guiada: El Madrid del Ministerio del Tiempo. Reserva de entradas

Información del blog de las Jornadas Madrileñas de Novela Histórica:

Las II Jornadas Madrileñas de Novela Histórica contaron con la presencia de Javier Olivares, quien nos habló de la exitosa serie “El Ministerio del Tiempo”, de Onza Partners y Cliffhanger para RTVE.
Por eso queremos compartir y disfrutar contigo de esta ruta guiada coordinada por Carpetania Madrid.



El sábado 10 de junio tienes una nueva oportunidad para participar en un viaje por las calles, plazas, rincones y espacios públicos del Madrid "ministérico" de la primera temporada: las puertas del Ministerio, los viajes en el tiempo, la patrulla del Ministerio, Lope de Vega, Velázquez, Spinola, la Inquisición, El "Guernica" de Picasso, la picaresca, la plantilla y las buenas prácticas del ministerio, conjuras y conspiraciones, la Residencia de Estudiantes, Federico García Lorca... y referencias a nuevas misiones y nuevos personajes.


En el recorrido, que discurre por la Plaza del duque de Alba, calle Toledo, calle Concepción Gerónima, Plaza Mayor, Plaza de la Provincia, Plaza de Jacinto Benavente y Plaza de Santa Ana, encontrarás muchos de los lugares más representativos de la serie. En especial esta puerta "ministérica".

Ver Capítulo 1: http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-ministerio-del-tiempo/ministerio-del-tiempo-capitulo-1/3013194/


RESERVAS
Reserva tu entrada antes del jueves 8 de junio (Ocho plazas disponibles)
Envía un mail a madridblog@gmail.com indicando número de plazas, tu nombre completo y un teléfono de contacto.
Confirmaremos tu reserva dando respuesta a de tu correro.

Si lo prefieres, puedes reservar desde el grupo de facebook de las Jornadas Madrileñas de Novela Histórica indicando en comentarios:
"Margarita Flores Rosales. CONFIRMO MI ASISTENCIA A LA RUTA EL MADRID DEL MINISTERIO DEL TIEMPO".


MÁS INFORMACIÓN
Enlaces de interés
Carpetania Madrid
www.rtve.es/television/ministerio-del-tiempo/
cliffhangertv.com/web/

www.hostalpersal.com/





jueves, 1 de junio de 2017

La Casa de Iván de Vargas, la familia Forns y un secuestro. Madrid, 1935

Hace unos días, buscando datos asociados a nuestro Santo Patrón San Isidro Labrador, dimos con un curioso suceso. Los hechos ocurrieron en el Madrid de 1935, en la antigua casa de Iván de Vargas, edificio hoy convertido en la Biblioteca Pública Municipal del mismo nombre.

Llamaron nuestra atención dos fotografías idénticas -y publicadas en distintas fechas-, de la Casa de Iván de Vargas, vecina a la Plaza del Cordón. La primera era una composición al uso de la época que incluía la casa y una imagen de San Isidro; la segunda hacía referencia al suceso que relataremos. El guardia urbano que aparece nada tenía que ver con la noticia, pues la fotografía era de archivo.




La casa de Iván de Vargas
La Casa de Iván de Vargas fue construida en el siglo XII. La que aparece en las fotografías es la que pudo ser levantada hacia 1720 sobre los terrenos de la primitiva edificación. Otros datos hallados podrían datar la construcción entre los siglos XVI y XVII.
Como hemos comentado, hoy la casa es Biblioteca y su fisonomía difiere de la original. Incluso en 1935 tenía en su fachada elementos que no existían en 1928.




Todos los detalles sobre la nueva edificación, obra del Estudio Andrada Arquitectura, los podemos encontrar en el sitio web Plataforma arquitectura.

En los años 60 del pasado siglo vivieron allí, además de uno de sus propietarios, el académico de Bellas Artes D. Joaquín Valverde Lasarte y el famoso pintor Guido Caprotti, muy aficionado a celebrar el día del Santo patrón con una fiesta a la que asistía multitud de amigos para tomar rosquillas y sangría.

De esos años son las estampas de los fotógrafos Vidal (1964) y Torremocha (1967), respectivamente.




La casa por dentro
En 1935, año del suceso, la casa ya había sufrido notables reformas aunque mantenía gran parte de su estructura y decorado original. Se conservaba el pozo del milagrero Isidro; la escalera y su viguería que conducían al piso principal; azulejos toledanos; suelos de madera arcaicos, y otros tantos elementos decorativos.

El propietario que tomó posesión de ella en 1912-a quien citaremos más adelante-, conocerá la casa tal y como había sido construida, con tres alturas en la esquina enfrentada a la Plaza del Cordón y dos en la parte de la Costanilla de San Justo. En los bajos estaban las cuadras y dependencias; en la primera planta el piso principal que habitaron los descendientes de Vargas, y en la última la servidumbre. El nuevo propietario alineará las alturas del resto de la finca, dando por resultado la fisonomía que vimos en las fotografías.





Cabe destacar que documentos históricos y títulos de la propiedad se conservaban en una vitrina, pero fueron quemados por milicianos durante la Guerra Civil.

Por otra parte, hay que destacar que si bien Iván de Vargas pudo habitar esta propiedad, no lo hizo San Isidro; éste vivirá en la aneja a San Andrés; sin embargo, también servirá junto a su mujer en esta casa.

Durante mucho tiempo madrileños e "isidros" se acercaron allí para recoger agua del pozo el día del Santo. Los últimos dueños de la propiedad complacían al visitante dejándoles acceder al patio donde se encontraba. Este pozo difiere del que hoy se encuentra expuesto en la Biblioteca, cuyo brocal tiene labrada la imagen de San Isidro.




Prólogo del suceso
El sábado 14 de septiembre de 1935 los madrileños conocían una desgarradora noticia, un afamado médico, Rafael Forns y Romans, había sido detenido por mantener secuestradas a su mujer y la sirvienta de ésta en las habitaciones más lúgubres de la blasonada casa.


Para entender mejor la relación de la casa de Iván de Vargas con un reputado médico ajeno al linaje, es interesante conocer a la familia Forns, sus principales miembros, y su vinculación con aquel edificio.


Los herederos de la casa de los Vargas
El abogado y periodista Rafael Delgado Maldonado de Guevara, descendiente del linaje de los Vargas, hace una exposición del Tracto sucesivo de la casa, que incluía, además, la posesión de la llave del sepulcro del San Isidro. [1]

Enumera Delgado Maldonado de Guevara a cada uno de los herederos desde Pedro I de Vargas hasta contar veinte entre el siglo XV y el XX. Es en ese siglo, el año de 1912, cuando doña Victoria Lorenzo y Rodríguez, heredero número dieciocho, permuta la propiedad y llave a su médico, don Rafael Forns y Romans, conocido otorrinolaringólogo y pintor paisajista.


La familia Forns
Rafael Forns y Romans




Rafael Forns y Romans nace en Castellón el 12 de diciembre de 1868. Estudia Medicina y Farmacia en Barcelona, y en 1888 viaja a Madrid para completar sus estudios. Se instalará en la casa del doctor Letamendi (Plaza de las Cortes, 8), donde conocerá a Aurora Quadras Cubero, ahijada del doctor.

Ganará la plaza de Médico del Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos de Madrid, especializándose en Otorrinolaringología. Entonces abrirá consulta en la Plaza del Ángel, 13 y 14, y en la calle Victoria, 2.

Compaginará su profesión con la de pintor, obteniendo a lo largo de su vida gran reconocimiento en Madrid y otras ciudades españolas, europeas y americanas.

El 12 de abril de 1894 contrae matrimonio con Aurora en la iglesia de San Sebastián. De esta unión nacerán dos hijos: Rafael (1897) y José (1898).

El 30 de mayo de 1912 se trasladará con su familia a la recientemente heredada casa de Iván de Vargas, donde tendrá espacio suficiente para su estudio de pintura.

Curiosidades de la vida, Rafael Forns y Romans fallecerá en esta casa el 15 de mayo de 1939, festividad del Santo Patrón de los madrileños. Se desconoce el motivo del fallecimiento, pero desde los años 30 padecía de arteriosclerosis.

El 20 de junio de 1939 le será retirado su título catedrático por orden de Franco. Don Rafael había sido activista republicano y en la siguiente fotografía podemos verlo retratado junto a Francisco Maciá en la casa de Iván de Vargas.



Aurora Quadras Cubero fallecerá en Lisboa el 2 de enero de 1952 a la edad de 89 años.



La trayectoria profesional y artística de Rafael, además de su vinculación con la corona y personalidades de las ciencias, las artes y la literatura, fue extensa y llamativa. Por la casa de Iván de Vargas pasarán muchos de ellos, incluida una jovencísima Rosa Chacel y al mismísimo Joaquín Sorolla.

Si es de interés del lector, les invitamos a visitar el excelente trabajo biográfico publicado en el blog Rafael Forns Romans (1868-1939), de Carlos Forns Bada, biznieto del pintor.

La unión de las familias Forns y Bada data del año 1951.



Como podemos apreciar en la portada de la Revista Especialidades Médicas que dirigía el doctor Forns, la editorial estaba en la propia casa de Iván de Vargas.



También es de destacar la colaboración de ambos hijos en la publicación. Tanto Rafael como José habían heredado de su padre una notable inteligencia y conocimientos en las ramas del arte y las ciencias.

Las excentricidades del doctor Forns llevaron a que en 1930 la fachada de la casa estuviese adornada con imágenes del Santo Patrón (visibles en las dos primeras fotografías del artículo).



Rafael Forns y Quadras
Rafael Forns y Quadras era licenciado en Derecho y doctor en Medicina. Desarrollará una brillante trayectoria diplomática que comenzará en 1920 como Encargado de Negocios de España en Berlín.

Fue secretario primero en el Protectorado de Marruecos y Encargado de Negocios de España en Berlín, Cuba, Río de Janeiro Liverpool, Lisboa, etc. Puestos que desempeña durante la República.

En agosto de 1936 le cesan en su cargo de Secretario de Embajada en Roma, entonces se pasará al llamado Gobierno de Burgos e impedirá que los pensionados en Europa cobre prestación alguna.
Una noticia publicada en el Diario de la Marina, de la Habana, indicaba que Rafael Forns actuaba “en nombre de los rebeldes”.

Llegó a ser ministro plenipotenciario en varios países de Europa y recibió la Gran Cruz del Mérito Civil. Pidió la excedencia en 1959. También colaborará en diversos periódicos, adaptará obras de teatro y compondrá obras musicales junto a su hermano.

Falleció el 29 de noviembre de 1971 en un taxi cuando proveniente de Barcelona, donde residía, se dirigía desde la Estación de Chamartín a un hotel madrileño.





José Forns y Quadras
En 1915 se licenciará en Derecho pero su trayectoria profesional estará ligada a la música y al cine. En este ramo figurará como presidente de la Sociedad de Autores Cinematográficos y miembro del Consejo de Cinematografía Nacional.

Junto a su hermano participará en la adaptación y composición de musicales que obtuvieron gran éxito durante su extensa producción. 

En 1926 fundará junto a José Buchs el estudio cinematográfico “Ediciones Buchs-Forns”, situado en la mismísima casa de Iván de Vargas.

Allí se realizarán varias producciones, entre ellas el film mudo “El Dos de Mayo”, del año 1927. Si bien los interiores fueron rodados en el hotel de Santiago Alba, en otras películas aparecerán los suntuosos salones de la casa de Iván de Vargas. Estas son: "La extraña aventura de Luis Candelas", "El conde de Maravillas" y "Los misterios de Toledo".




Fue catedrático del Conservatorio, compositor y crítico musical. En 1933 publicará el libro Historia de la música.

En las revistas y periódicos de la época era muy frecuente ver su nombre en las noticias de espectáculos y su firma en diversos artículos.

En 1945, durante el acto de posesión de su plaza  de académico de Bellas Artes, leerá un discurso sobre "El derecho de autor de los artistas".

Falleció en Ginebra (Suiza), el 7 de septiembre de 1952.

Tanto Rafael como José heredarán la propiedad de los Vargas, donde vivirán conservando gran parte de la obra pictórica de su padre y la decoración que aquel había realizado en la restauración de la vivienda, inspirada en el Santo.


Últimos propietarios
Los Forns y Quadras serán los últimos propietarios. Rafael pondrá mayor interés en legar la histórica casa al Ayuntamiento, manteniendo negociaciones que nunca llegaron a buen término. El obstinado diplomático jamás consiguió cumplir con el deseo de su extravagante padre: convertir la casa en Museo de San Isidro.

En 1996 eran pocos los inquilinos que habitaban la ya muy deteriorada propiedad. Para evitar la intrusión de "okupas" se vieron obligados a tapiar muchas de sus ventanas y balcones. Así lo informaba el Diario ABC el 10 de julio de aquel año:

Noticia ABC 10/07/1996
No se indica autor de la fotografía
© ABC (Madrid)

El inmueble había sido expropiado por el Ayuntamiento por un valor de 362 millones de pesetas y en diciembre de 1999 lo cedía a la Fundación "Nuevo Siglo".

El 31 de julio de 2002 la casa de Iván de Vargas era derribada. El gerente municipal de Urbanismo, Sr. Luis Armada, informaba que la decisión venía dada por el lamentable estado de la finca que ponía en riesgo la seguridad de los transeúntes. Se había decretado su estado de ruina en 1994.

La Fundación para el Progreso de Madrid incluyó el derribo en su lista de los diez horrores urbanos de 2002, ocupando el segundo puesto.


El secuestro
El matrimonio del doctor Forns con Aurora Quadras se había desgastado notablemente, a tal punto que vivían un divorcio “oficioso” y la convivencia en el hogar era insoportable. De hecho, los abogados de ambas partes estaban buscando la mejor solución para el grave conflicto.

El doctor no facilitaba en nada los posibles acuerdos; sus negativas, cuestionamientos y vacilaciones complicaban aún más la situación. Su intransigencia era tal que un día de verano del año que nos ocupa decidió echar a su esposa.
-Es necesario que salgas de esta casa. Yo te ofrezco por ello mil doscientas pesetas mensualmente. Acéptalo de buen grado, porque si no marchas de aquí, te desheredaré a ti y a tus hijos.
Coaccionada, Aurora abandonó el hogar por el temor de ver a sus hijos sin herencia y, quizá, para escapar de los maltratos del notable académico.

Rafael Forns no tardará mucho en incumplir su palabra. En agosto se negará a pagar las mil doscientas pesetas estipuladas. Entonces Aurora pondrá el asunto en manos de su abogado, quien se personará en la casa para reclamar el importe. Obtendrá un cheque por mil pesetas y, ante la protesta del letrado, espetará que no daría ni un duro más, seguido de la amenaza de desheredar.

En el mes de septiembre volverá a incumplir su palabra. En esa ocasión será Aurora quien se presente en el domicilio; exactamente el domingo 8 de ese mes.

El encuentro fue violento y hasta peligroso en algunos momentos, pero Aurora, reivindicando su derecho a habitar la casa, se acomodó en las habitaciones principales. Al poco se trasladó a las estancias más lejanas y sombrías, donde se guardaban los trastos viejos, para evitar males mayores.

Poco tardará el doctor en cerrar aquella zona de la casa a cal y canto, dejando atrapadas a doña Aurora y su sirvienta, Juana Andrés Nogueras. La comunicación con las estancias principales quedaba condenada y la única comunicación con el exterior era a través de las ventanas con vista al patio interior. Tras sortear unos peldaños, un camino conectaba el patio con el zaguán de la casa.

Las fotografías tomadas por Cortés desde el patio interior muestran la localización de las habitaciones. La primera de las imágenes corresponde a una ventana enrejada de las habitaciones donde permanecían secuestradas la señora y su sirvienta. En la segunda podemos ver el balcón de la habitación donde dormían las desdichadas mujeres.




La salida desde el patio al zaguán, cuyo uso no era frecuente y había sido abandonada, la utilizará una gran amiga de Aurora para llevarle algunos alimentos que sirvienta y patrona cocinaban de modo rudimentario, haciendo fuego con madera proveniente de las sillas acumuladas en otra habitación.

Así cada día hasta el viernes 13 a las siete y media de la mañana, momento en que el portero de la casa le prohibió el paso por orden de su patrón. La tarde del día anterior el desquiciado doctor Forns había puesto candados en la puerta que conducía del zaguán al patio.

Lo único que pudo hacer el portero fue aceptar el paquete con alimentos por si podía hacérselo llegar a las pobres señoras. Acto seguido, la amiga de Aurora dio cuenta de la situación al abogado de aquella, quien se personó en la casa y levantó acta notarial. Inmediatamente después acudió al Juzgado de guardia para tramitar la denuncia por secuestro.

Y por la tarde se presentó el juez de guardia para interrogar al doctor, quien negó toda acusación. Por fin, después de muchas preguntas, entregó las llaves al juez, quien dispuso se abrieran los candados de las cuatro puertas que separaban a las secuestradas del resto de la casa.

Entre gritos y lágrimas, Rafael Forns y Romans fue conducido al Juzgado donde quedó incomunicado en los calabozos del Palacio de Justicia. La madrugada del día 14 se dictó auto de procesamiento y prisión domiciliaria atenuada.

El 20 de noviembre la Sala segunda del Tribunal Supremo en sentencia de urgencia condenaba a Rafael Forns a dos meses y un día de arresto mayor por “coacción en la persona de su esposa”.

Conclusión
Y así la casa de Iván de Vargas, vinculada con la vida y milagros del Santo Patrón de los madrileños y labradores, fue testigo mudo de los desvaríos producidos por la enfermedad de un notable académico.

Esta historia no puede ni debe desmerecer lo mucho que representó para Madrid el patriarca de los Forns; tampoco el buen hacer de sus hijos en el cine, el teatro y la prensa; en especial el primogénito, Rafael, que desde los años 50 del pasado siglo luchó por donar su patrimonio a Madrid y los madrileños.

Queda el recuerdo a doña Aurora Quadras Cubero, a su sirvienta Juana Andrés Nogueras, y a esa amiga anónima que supo actuar para que esta historia hoy contada no tenga un final trágico.  



Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

[1] DELGADO MALDONADO DE GUEVARA, Rafael, 2016. Tracto sucesivo de la Casa de Iván de Vargas (San Justo), Madrid. En: Maldonado y Macanaz [en límea] Disponible en: http://maldonaz.blogspot.com.es/2016/08/tracto-sucesivo-de-la-casa-de-ivan-de.html [cosulta: 28 mayo 2017].

Prensa:
Mundo Gráfico, Estampa, Crónica Heraldo de Madrid, El Sol, ABC

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2017) "La Casa de Iván de Vargas, la familia Forns y un secuestro. Madrid, 1935", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325

[VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.
De las imágenes:
Muchas de las fotografías y otras imágenes contenidas en los artículos son de dominio público y correspondientes a los archivos de la Biblioteca Nacional de España, Ministerio de Cultura, Archivos municipales y otras bibliotecas y archivos extranjeros. En varios casos corresponden a los archivos personales del autor-editor de Historia Urbana de Madrid.
La inclusión de la leyenda "Archivo HUM", y otros datos, identifican las imágenes como fruto de las investigaciones y recopilaciones realizadas para los contenidos de Historia Urbana de Madrid, salvaguardando así ese trabajo y su difusión en la red.
Ha sido necesario incorporar estos datos para evitar el abuso de copia de contenido sin citar las fuentes de origen de consulta.


© 2017 Eduardo Valero García - HUM 017-005 RECUPAPEL
Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

domingo, 28 de mayo de 2017

La cigarrera más vieja de la Fábrica de Tabacos de Embajadores. Madrid, 1930

En el Madrid de 1930 vivía la que se decía era la cigarrera “más vieja de España”. Se llamaba Valentina Alonso de Espinosa y contaba con 95 años en mayo de ese año. Este es uno más de los personajes pintorescos que vivieron en nuestra ciudad y forman parte de su historia urbana.




El escenario adecuado para nuestro relato es la Fábrica de Tabacos del Portillo de Embajadores, lugar donde las cigarreras realizaban una actividad frenética y a su vez poderosa. Frecuentes eran los amotinamientos y reivindicaciones de estas trabajadoras, tanto en el Madrid decimonónico como en el siglo XX. Frente poderoso en todas las luchas: rojas unas, amarillas otras. 

No es de estrañar que nuestro querido Benito Pérez Galdós dijese de aquel gremio de cigarreras:

"... alegría del pueblo y espanto de la autoridad."

El fotógrafo Almazán toma esta instantánea de unas cigarreras en 1934 después de abandonar una huelga de brazos caídos a las doce de la noche.



Omitimos referencias a la Fábrica de Tabacos para no extendernos demasiado, aunque os ofreceremos imágenes del edifico en tiempos de la protagonista de nuestra historia:


La cigarrera Valentina

Había nacido doña Valentina en Toledo el año de 1835 y a los 11 o 12 años la enviaron a casa de unos parientes en Madrid.

Aunque su mayor deseo hubiese sido ingresar en un convento toledano de la Orden Capuchina para cantar al órgano (cosas de la primera juventud), a los 20 años (1855) ingresará a trabajar de cigarrera en la Fábrica de Tabacos.

Llevaba trabajando allí 75 años y en todo ese tiempo había confeccionado la ingente cantidad de nueve millones trescientos mil cigarros puros.

-De diez a doce paquetes de cigarros puros, que antes tenían cuarenta y cinco, y después cuarenta cigarros de los llamados de a cuatro.” Esto respondía la veterana cigarrera a un periodista de Crónica que la entrevistaba. Indicaba además que antes de llegar las maquinarias al edificio de Embajadores todo el trabajo que se hacía era manual y había allí unas diez mil cigarreras. En el año que nos ocupa la cifra descendía a escasas cuatro mil.

Aquella operación de trabajar el cigarro puro era denominada “liar el niño”; formas de definir las cosas que tenían esas mujeres de rompe y rasga; de garbo y salero; chulaponas; castizas, y piquito de oro también.

Vivía Valentina en una casa vieja de la calle Mesón de Paredes, con unos ochenta escalones de por medio hasta acceder a su vivienda. La anciana los subía y los bajaba hasta seis veces al día; una de las veces para ir a la fábrica, porque continuaba trabajando dos horas y media por la tarde. Ya no hacía jornada completa, aunque la había hecho durante décadas, cuando su porte era el de las cigarreras retratadas en tantos sainetes.

A las cuatro me levanto,
a las cinco el chocolate,
a las seis lío el petate,
a las siete a trabajar,
y entero en un jornal saco
de cigarros un millar.
Pues pa repique San Ginés,
me sale ya a mí el tabaco
por las plantas de los pies.

Ganaba casi cuatro pesetas por día, pero eso dependía de la labor que realizara. Y si un día no acudía, no ganaba nada. Así era la vida de algunos ancianos en un Madrid no tan lejano.

A los 36 años (1871) se había casado con un calesero (cochero), Juan Vivo y López, alias el “tío Vivo”. Fruto de aquella unión nacerán “tres hijos varones y una hembra”, carga que se hizo pesada cuando en 1887 al “tío Vivo” se le dio por morir. Cincuentona y viuda.

De los cuatro hijos sólo quedaba uno en 1930. Se llamaba Pedro y había marchado a vivir a Zamora en busca de mejor porvenir.

El grabado de E. Vela nos muestra el taller de cigarros en 1879. El dibujante G. Meléndez es el encargado de confeccionar el boceto y, seguramente, entre todas las cigarreras esté retratada Valentina.



Años más tarde, en 1898, será el fotógrafo Compañy quien las retrate. La primera fotografía corresponde al taller de cigarros; la segunda, al de cigarrillos.




Valentina nunca había estado enferma, a excepción de algún catarro. Hacía dos comidas diarias y no tomaba desayuno. Se cuidaba ella sola y cosía sin gafas, todo un mérito para tan avanzada edad.

Vivía completamente sola, con sus compañeras de trabajo como únicos parientes más cercanos. Y es que al parecer la querían mucho en aquella viejuna fábrica, otrora de Naipes y Aguardientes.

La “tía Viva” le llamaban esas compañeras y amigas. Quizá haciendo referencia al mote de su difunto marido o al personaje creado por Jacinto Benavente para su comedia “De cerca”, otra tía Viva que en 1909 tenía 89 años.

Y muy viva debía estar la cigarrera; incluso lo estaba un año más tarde, cuando Crónica le hace preguntas en un reportaje sobre las cigarreras y lo que esperaban de la República. En esa ocasión la citan como “Flora Alonso” y suman a su edad nada menos que 13 años.

¿Tenía la “tía Viva” noventa y cinco años en 1930 o ciento ocho en 1931? No, se trataba de un error de cálculo; en 1931 tenía 96 años.

El fotógrafo Cámara retrata a Valentina –o “Flora”-, para el reportaje. La identifica con el número 1 y con el 2 a su compañera María Grainés, de 82 años. Ninguna de las dos tenía intención de jubilarse y, junto a otras compañeras, los domingos se echaban una “cana al aire”. En su propia definición, se trataba de ir por ahí a comer paella y pasar la tarde de la mejor manera posible.



Bien podríamos mentar a la Carmen de Bizet, y a otras de mismo nombre y profesión, sevillanas y de otras provincias. O a las que inspiraron cuplés, sainetes y zarzuelas, que hasta en el mudo y el sonoro cine quedaron inmortalizadas.




Por hacer una comparación, citamos a María Josefa, una cigarrera vieja que el crítico José Félix Tapia describía como de “sangre de chulapona, de castiza, de heroína, de aquella «Malasaña» de 1808”.

María Josefa era uno de los personajes creados por Pilar Millán Astray para la comedia asainetada “Las tres Marías”, estrenada en el Cervantes la noche del 25 de febrero de 1936.

En la fotografía, de Pío, vemos a la actriz Milagritos Leal caracterizada como María Josefa, la anciana cigarrera. A su lado el actor Salvador Soler Mari.



Valentina conoció la Castellana cuando era un melonar, y a la reina Isabel II y las Revoluciones. Vivió su juventud en un Madrid que para ella parecía “un corral de vacas”, y fue testigo de otros tantos acontecimientos que dieron paso a la villa y corte moderna.

No podemos precisar cuándo marcho al cielo de los madrileños, sólo podemos afirmar que existió y seguramente falleció cuando ya no pudo “liar el niño”; antes o durante la guerra.

Si pasas por Embajadores y te acercas a la antigua Fábrica de Tabacos, recuérdala. Recuerda a cuantas cigarreras hubo e imagínalas en su plena juventud, con percales en pañuelo y delantal, medias caladas y zapato de tabinete, luciendo ese porte que era imán de los piropos.


Esta anochecer, saliendo
de la Fábrica e Tabacos
—porque yo soy cigarrera
pa lo que ustés gusten—marcho
Embajadores arriba,
y oservo que vie un muchacho
como de unas diez y nueve
primaveras, muy ufano,
con su pitillo en la boca,
en los bolsillos las manos,
y contoneando el cuerpo
como diciendo: "Esto es garbo;
y señora a quien yo miro
con este mirar gitano,
es señora que se muere
de gusto... por mis peazos."
Empezó a chicolearme
atrevido y vivaracho;
mas, como a mí no me gusta
que me vengan molestando...
porque no..., me planto en seco,
me pongo en jarras, le aguardo
a que se ponga a mi vera,
y le digo: "Vamos claros,
amigo; si alguna cosa
tié que decirme, ya estamos
cara a cara y pecho a pecho;
conque... ¡vaya usté soltando!"
Al pronto, el barbián se puso
amarillo, verde, pálido...
y oservé que hasta la cola
le temblaba, del cigarro.
Como usté quiera, gachona,
me voy a hacer parroquiano
de usté..., y no va a ser flojo
lo que la dé... de trabajo.
Porque servidor, señora,
es de los hombres más largos
pa consumir cigarrillos
que fabriquen esas manos.
Conque ya lo sabe, prenda:
cuando quiera, nos liamos...
usté a arreglarme pitillos;
y yo, a su vera, a fumármelos.
Se iba usté a poner enfermo
porque el... fumar mucho es malo;
y mayormente escupiendo,
como usté hace a cada paso.
Y a mí me gustan los hombres
que no consuman cigarros
como agua, sino que sepan
hacerlos durar... un rato...
Y me alejé de él, riendo,
y el pobre quedó acharado
pensando seguramente
en lo que yo iba pensando:
en que hay mucha semejanza
entre el amor y el cigarro.
Los cigarrillos de a veinte
son fuertes, cortos y malos;
los de cincuenta, resultan
de más duración, y... vamos
que satisfacen de veras
porque son algo más largos,
no se queman tan de prisa
y saben más... a tabaco.
En cambio los de sesenta,
con ser más finos, más caros
y más de postín, no saben
más que a paja... y por lo tanto
siendo más flojos, ni llenan
ni satisfacen. Pa el caso
es como si una tuviese
hambre y la diesen un cacho
de longaniza o jamón .
que no haiga, ni pa probarlo,
y que se lo zampa una
sin sentirlo ni notarlo.
Ustés no me negarán
que un hombre, a los veinte años,
más que un hombre hecho y derecho
es un chico que ha empezao
a sentirse hombre, y por eso
comienza a quemar tabaco...
con más pretensiones y humos
que el mismísimo cigarro.
En seguida se echa novia,
porque de amor y cigarros,
a los veinte años, consumen
los hombres un rato largo.
—¿Me quedrás mucho, mi vida?
Dame un beso, dos, tres, cuatro...
y febriles nos estrujan
entre sus robustos brazos,
y como tien tanto ardor
los infelices... pues, ¡claro!
resulta que se les pone
la cabeza mal, con tanto
fuego, y hay que tratársela
con muchísimo cuidao,
porque si no, en poco tiempo
se queda una sin muchacho.
Aman lo mismo que fuman:
de cada chupá, un cigarro:
y asi no se saca gusto
que eso... ¡sólo es hacer gasto!
Y ahora díganme ustés
si hablo yo mal, cuando hablo
eso de que se parecen
hombres, amor y cigarros.

ENRIQUE GRIMAU DE MAURO
Hombres, amor y cigarros (Monólogo de una cigarrera)”
Madrid, 1930.






Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2017) "La cigarrera más vieja de la Fábrica de Tabacos de Embajadores. Madrid, 1930", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325

[VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.
De las imágenes:
Muchas de las fotografías y otras imágenes contenidas en los artículos son de dominio público y correspondientes a los archivos de la Biblioteca Nacional de España, Ministerio de Cultura, Archivos municipales y otras bibliotecas y archivos extranjeros. En varios casos corresponden a los archivos personales del autor-editor de Historia Urbana de Madrid.
La inclusión de la leyenda "Archivo HUM", y otros datos, identifican las imágenes como fruto de las investigaciones y recopilaciones realizadas para los contenidos de Historia Urbana de Madrid, salvaguardando así ese trabajo y su difusión en la red.
Ha sido necesario incorporar estos datos para evitar el abuso de copia de contenido sin citar las fuentes de origen de consulta.


© 2017 Eduardo Valero García - HUM 017-004 RECUPAPEL
Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

lunes, 15 de mayo de 2017

Especial: 40º Aniversario del Centro Cultural de la Villa. Teatro Fernán Gómez.

Madrid celebra este año 2017 el cuadragésimo aniversario del Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa, inaugurado el 15 de mayo de 1977 por los reyes de España. Ese mismo día quedaban inaugurados los Jardines del Descubrimiento.

Historia Urbana de Madrid ha participado en la creación del precioso mural expositivo que, a modo de recorrido gráfico, cuenta la historia del Centro Cultural y su entorno. Además, hoy nos unimos a la celebración contando al madrileño de ahora las efemérides de aquel año y el proceso histórico que convirtió una lejana huerta en la zona que hoy conocemos como Plaza de Colón.


©esmadrid.com


Efemérides
Madrid, 1977
Con el fallecimiento de Francisco Franco (20-11-1975), Juan Carlos de Borbón y Borbón es proclamado rey de España (22-11-1975). Así, el 3 de julio de 1976, el coronado Juan Carlos I nombra a Adolfo Suarez como nuevo presidente del gobierno en sustitución de Carlos Arias Navarro.

Llegada la Transición, Madrid comenzará una frenética actividad política, social y cultural. Será también escenario de grandes transformaciones, pero también de hechos luctuosos.

Antes de comenzar el año que nos ocupa, merecido es el recuerdo a Tomás Borrás, cronista oficial de la Villa, que fallecía el 27 de agosto de 1976. Y a Miguel Ángel García-Lomas y Mata, último alcalde del franquismo (1973 a 19176), responsable de la llamada “operación ruina”, de los inicios de la construcción de la M30 y la peatonalización de las calles Carmen y Preciados. Cesó en su puesto municipal el 1 de abril de 1976.

En lo urbanístico, dos símbolos nacidos ese año de 1976: la Estación de Chamartín y la singular edificación que citaremos más adelante, las Torres de Colón.

Nos centramos ya en el año 1977, cuando Madrid contaba con 3.355.720 habitantes después de la política de anexión de los municipios.

El 24 de enero habían sido asesinados los abogados laboralistas de Atocha, hecho que debilitará a la reciente democracia y decantará en las primeras elecciones generales, celebradas el 15 de junio. Poco antes, el 9 de abril, se legalizaba el Partido Comunista de España.

El 4 de julio se formaba el tercer gobierno de la monarquía y el 27 de octubre se firmaban los pactos de Moncloa entre todos los partidos con representación parlamentaria.

Bajo este ambiente político y social nacerá el Centro Cultural de la Villa. Y de la historia de su entorno y proyecto hablamos a continuación.


De modesta huerta a gran plaza.
Madrid, Siglo XIX
En los confines del Prado de Recoletos, donde estuvo la Puerta homónima, existieron las huertas de San Felipe Neri, también conocidas como “La Solana”. Estos terrenos, anejos a las huertas de los frailes recoletos, pasarán a formar parte de la Escuela de Veterinaria en la última década del siglo XVIII.




Casa de la Moneda
El 18 de enero de 1856 se aprueba el proyecto de Ley para construir en las huertas un edificio que albergase la Real Casa de la Moneda y la Fábrica de Papel Sellado. En 1860 el arquitecto Francisco Jarreño realizará el proyecto y al año siguiente será inaugurado por la reina Isabel II; sin embargo, las obras no concluirán hasta 1866.
Es un inmenso edificio, constituido por dos altos pabellones laterales, con tres hileras de ventanas cada uno, y un cuerpo central de un solo piso. El triángulo formado por los dos pabellones y el cuerpo central está ocupado por un vasto patio ó jardín, cerrado por una verja con entrada semimonumental.
Para subir á esta entrada hay una escalinata con cuestas laterales para los carruajes. El edificio, aunque grande, y por su misma grandeza de cierta suntuosidad, todo de ladrillo rojo, no tiene importancia desde el punto de vista del arte, y es indigno del sitio privilegiado en que se asienta, entre la Biblioteca-Museo y los lindos hoteles del barrio de Salamanca.
LA ILUSTRACIÓN CATÓLICA. Madrid, 31 de marzo de 1894



La nueva configuración de la zona difiere de los planos anteriores. El Plano parcelario de Madrid de Carlos Ibañez e Ibañez de Ibero, formado y publicado por el Instituto Geográfico y Estadístico, año 1872-74, reproduce la ubicación de la Casa de la Moneda y el lugar donde años más tarde quedará emplazado el monumento.



En la sesión del Senado del 24 de abril de 1883 el ministro de Fomento solicita desaparezca la escalinata por considerarla un inconveniente para el tránsito de público. Tres años más tarde se sumaba a esta idea la supresión de las rampas laterales.


La escalinata desaparecerá, pero las rampas laterales perdurarán hasta la demolición de todo el conjunto arquitectónico en la segunda mitad del siglo XX.

En las verjas de la Casa de la Moneda se formaban largas colas para el Sorteo del Gordo de Navidad, siendo característica la presencia de los golfos y golfillos que vendían su puesto en la fila.






Monumento a Colón
Por Ley de 22 de junio de 1864, Isabel II y Cánovas del Castillo dispondrán la erección de una estatua monumental a Cristóbal Colón. Su primer artículo decía: “… se autoriza al Gobierno de S. M. para que, de acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid y con la Junta formada en esta capital, se erija una estatua monumental a Cristóbal Colón en el Paseo de Recoletos, frente a la Casa de la Moneda.

Así resumía El Clamor Público la primera propuesta realizada en sesión de Cortes del 5 de mayo de 1864 que dará por resultado la promulgación de la Ley citada:



En sesión de 11 de mayo de 1865, el Ayuntamiento pasaba a comisión de obras un proyecto para la construcción de aceras de tres metros de ancho desde la fuente de Cibeles hasta la Castellana. Acordaban también habilitar la acera de enfrente y contiguas a la Casa de la Moneda

Casi once años después de la Ley por la que se aprobaba la erección de un monumento a Colón, el 15 de octubre de 1875 se publicaba en La Ilustración Española y Americana una carta de José Marín Balbo, primero de los artistas a los que se le encargó el proyecto.
Comentaba Marín Balbo que en 1866 ya había abandonado el proyecto y marchado a su pueblo, porque, aún habiendo llegado a las más altas y dignas esferas, el interés fue poco y la desidia mucha.
Revela en la misiva cómo hubiese sido aquel monumento:
"[...] un pedestal de metro y medio cubico de berroqueña, con dos planchas de Macael, cubriendo, a guisa de pasquines, dos de sus caras, con tres escaloncitos por bajo de su base y una verjita de hierro con cuatro faroles para alumbrar, las noches, al santo encerrado en su recinto."

En 1878 decía una breve noticia de El Imparcial:




Diversión entorno a la Casa de la Moneda
Y mientras se decidía esto del monumento, el mes de marzo del mismo año el Gran Teatro Guiñol se instalaba en el Paseo de Recoletos, frente a la Casa de la Moneda, para dar funciones todos los días desde las cuatro de la tarde. También lo hacía en el Prado y Plaza de Oriente.

Más tarde, en el mes de julio, junto a la Casa de la Moneda se instalará el Teatro de los Autómatas, con funciones de autómatas, cuadros disolventes y rifa de juguetes desde las seis de la tarde hasta las diez y media de la noche.


La plaza y el monumento
En octubre de 1880 el Ayuntamiento de Madrid decidirá denominar Plaza de Colón “a la que está enfrente de la Casa de la Moneda”. Enseguida la opinión pública reclamará la estatua en honor al almirante, deseo que se hará realidad durante el reinado de Alfonso XII.

Así, entre 1881 y 1885 se construirá el monumento que hoy conocemos, obra de Jerónimo Suñol (estatua) y Arturo Mélida (proyecto y pedestal).

La estatua de Cristóbal Colón había sido instalada sobre su elegante pedestal la tarde del 31 de enero de 1884. El grabado de A. Soler, publicado en La Ilustración Católica, reproduce la estatua que todos conocemos.



Ante esta magnífica obra se rendirá homenaje a Colón en la celebración del Cuarto Centenario del Descubrimiento de América (1892). En ese acto una comisión de Títulos del Reino hizo entrega simbólica del monumento al Ayuntamiento de Madrid.

En febrero de 1886 comenzarán las obras del jardín de la plaza a iniciativa del delegado de paseos y arbolados, Sr. Miranda Delgado.






Su señorial fisonomía-muy a pesar de la humeante fábrica de moneda y timbre-, se mantendrá hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando el paisaje urbano sufrirá una transformación radical.
La preciosa estampa aérea que atesora la Fototeca de Patrimonio Histórico nos muestra dos edificios enfrentados a la plaza.

A la derecha el que habitó por una temporada el insigne escritor Benito Pérez Galdós.  A la izquierda, casi centrado, el elegante Palacio de Medinaceli, que fuese en origen propiedad del duque de Uceda y posteriormente del marqués de Salamanca. Hacia 1890 será adquirido por la duquesa viuda de Medinaceli y duquesa de Denia y Tarifa. De ahí que en su corta existencia, el Palacio será conocido por los nombres de Uceda, Denia y/o Medinaceli.




La Plaza de Colón será escenario de festivales, ceremonias, manifestaciones y desfiles de Carnaval desde la segunda mitad de los años 80 del siglo XIX hasta la actualidad.


Hacia el nacimiento del Centro Cultural de la Villa
Madrid, Siglo XX
El decimonónico Madrid fue escenario y testigo de grandes cambios. La antigua huerta llamada "La Solana" quedaba convertida en una plaza ajardinada que rendía honores al almirante, y una Casa de la Moneda, símbolo de riqueza de un reino. Aneja a ella, el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales cuya primera piedra tuvo a bien colocar Isabel II el 21 de abril de 1866.




La zona que una vez fue las afueras de la Villa y Corte se rodeaba de aristocráticos barrios y mostraba un aspecto casi romántico.

Autor: J. LACOSTE - Entre 1906 y 1914 - MHM Inv. 2007/1/66

EDITION PHOTOGLOB OO., ZÜRICH - ca. 1910 - MHM Inv. 31471

GRAFOS MADRID - Entre 1921 y 1933 - MHM Inv. 1991/1/202

GRAFOS MADRID - Entre 1921 y 1933 - MHM Inv. 1991/1/202


Los años 30
Durante la celebración de la Feria del Libro de Madrid de 1935 la cultura estuvo presente en la plaza con la instalación de un “tablado” donde se realizaron conciertos, representaciones teatrales y de guiñoles.

La modernidad paseaba por encima de la cabeza de Colón. El 11 de enero de ese año el autogiro de Juan de la Cierva, tripulado por el teniente Antonio Guitián, sobrevolaba la plaza y Casa de la Moneda haciendo un descenso vertical sobre la cabeza del almirante.



También del mismo año será el proyecto expuesto por el arquitecto Fernández Shaw, del que hablamos en nuestro artículo "Estación de enlace de Plaza Colón. Proyecto de Fernández-Shaw".



Los años 60
En la década de los 60 comienza la transformación de la plaza y su entorno. El palacio de Medinaceli desaparecerá para dar paso al edificio Centro Colón y en su esquina opuesta comenzarán a elevarse los dos grandes pilares que soportarán el peso de las Torres de Colón, llamadas Torres Jerez en tiempos de la empresa Rumasa.




Desmantelado y abandonado desde 1964, el edificio de la Casa de la Moneda será cedido por el Estado al Ayuntamiento de Madrid en 1970. El 29 de abril, don Carlos Arias Navarro, entonces alcalde de esta Villa, tomará posesión de las vetustas instalaciones. Comenzarán entonces las obras de derribo y planificación de un nuevo espacio verde para la ciudad.



El madrileño conocerá a través de la Prensa las primeras noticias sobre lo que se proyectaba. El 26 de julio de 1965 un gran titular será prólogo de una transformación monumental e impensable.

 

La noticia venía acompañada de una fotografía de Torremocha donde podemos apreciar la fisonomía de la plaza en ese momento.



Cuatro años más tarde, en 1969, se presentaba el proyecto realizado por los arquitectos Carlos Babé Delgado y Miguel Granados Pérez, de la Gerencia Municipal de Urbanismo, por el que se buscaba la creación de un espacio abierto que descongestionase la zona.

El primitivo diseño consistía en una gran zona ajardinada con estanque y zonas infantiles. El monumento a Colón cambiaría de ubicación, ocupando un lugar predominante en el entorno paisajístico. Completarían la decoración la colocación, a modo de esculturas, de algunas antiguas máquinas de acuñar moneda.



Los años 70
En diciembre de 1969 se presentan las maquetas del polémico concurso de ideas para la remodelación de la plaza y su entorno. El arquitecto municipal Manuel Herrero Palacios dirigirá el proyecto y será, además, quien diseñe una fuente emulando las tres carabelas. Quedarán instaladas en 1972, y el monumento a Colón será ubicado en la esquina de los Jardines del Descubrimiento que linda con la calle Jorge Juan y Paseo de Recoletos.

Plaza de Colón y Casa de la Moneda en 1970

En 1973 se inaugurará el Aparcamiento Subterráneo de 23.300 m², con tres plantas y capacidad para 774 turismos. Otro espacio se destinará a Centro Cultural equipado con gran auditorio, sala de conferencias y exposiciones.

Las críticas no tardaron en llegar. La demolición de la Casa de la Moneda implicaba la pérdida de "la gran plaza de los madrileños".
En 1976, los miembros del Colegio de Arquitectos consideraban "horrendo" el alzado de una plataforma sobre la plaza con la finalidad de conseguir el mismo nivel con la calle Serrano. Un muro impediría a los transeúntes contemplar la perspectiva de los jardines proyectados.

En enero de 1977 se anunciaba la definitiva disposición de la plaza. Un rústico plano localizaba cada uno de los elementos y esbozaba la configuración de la Plaza de Colón. Hasta ese momento no se conocía la nueva denominación de Jardines del Descubrimiento.



A diferencia del primitivo proyecto, el monumento a Colón queda situado en la esquina de la entonces llamada Calvo Sotelo (Paseo de Recoletos) con Jorge Juan. Además, la idea de colocar antiguas máquinas de acuñar caerá en el olvido. Los bloques escultóricos diseñados y ejecutados por Joaquín Vaquero Turcios darán carácter a los jardines en concordancia con el monumento y el nombre asignado.




El domingo 15 de mayo de 1977, los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, juntamente con el presidente don Adolfo Suarez, representantes gubernamentales y los alcaldes madrileños e hispanoamericanos, asistirán a la inauguración de la nueva Plaza de Colón, Jardines del Descubrimiento y Centro Cultural de la Villa de Madrid.






Gran multitud de madrileños asistirán a la inauguración y disfrutarán del nuevo espacio multifuncional donde el agua y la piedra son elementos protagonistas.





Una superficie de 47.000 m² flanqueados por el monumento a Colón, las monumentales esculturas del artista Joaquín Vaquero Turcios y la cascada de agua del pasillo donde se reproducen los viajes de Colón en muro de granito portugués con incrustaciones de cobre, aluminio y estaño.

Las fotografías del Archivo Villa de Madrid (Revista del Ayuntamiento de Madrid - Gerencia de Educación) son hoy documento histórico que sirven de homenaje al 40º Aniversario del Centro Cultural de la Villa.









Fernán Gómez y Colón
Madrid, Siglo XXI
En febrero de 2008, en un emotivo homenaje a cargo del entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, el Centro Cultural de la Villa de Madrid adoptará el nombre de Teatro Fernán Gómez.



En el año 2009, conforme a lo proyectado en el plan urbanístico Eje Prado-Recoletos, Colón volverá a ponerse en movimiento para ser desplazado a su actual ubicación, que es la que tuvo desde el año 1892 hasta 1972. Preside otra vez la unión del Paseo de la Castellana con el de Recoletos.



La cascada ya no existe. Y donde estuvo se ha colocado un mural expositivo que cuenta toda la historia que os hemos ofrecido.











Con estas fotografías finaliza nuestro recorrido por la historia de un emblemático espacio de Madrid. Precioso mural que el Centro Cultural de la Villa de Madrid ha querido regalar al pueblo madrileño, iniciativa aplaudida desde su primitiva idea por el autor de este blog.

¡Feliz Aniversario!



ARTÍCULOS RELACIONADOS:
PLAZA DE COLÓN
- Especial: Estación de enlace de Plaza Colón. Proyecto de Fernández-Shaw (2 de octubre, 2013)
- La Plaza de Colón y su monumento (27 de noviembre, 2013)

CASA DE LA MONEDA
- 200 años del primer Sorteo de Navidad (2 de diciembre, 2012)
- Efemérides del 26 de marzo de 1913 (29 de marzo, 2013)
- ¡El premio Gordo de Navidad cae en Madrid! (21 de diciembre, 2013)



Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2017) "Especial: 40º Aniversario del Centro Cultural de la Villa. Teatro Fernán Gómez. ", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325

[VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.
De las imágenes:
Muchas de las fotografías y otras imágenes contenidas en los artículos son de dominio público y correspondientes a los archivos de la Biblioteca Nacional de España, Ministerio de Cultura, Archivos municipales y otras bibliotecas y archivos extranjeros. En varios casos corresponden a los archivos personales del autor-editor de Historia Urbana de Madrid.
La inclusión de la leyenda "Archivo HUM", y otros datos, identifican las imágenes como fruto de las investigaciones y recopilaciones realizadas para los contenidos de Historia Urbana de Madrid, salvaguardando así ese trabajo y su difusión en la red. Ha sido necesario incorporar estos datos para evitar el abuso de copia de contenido sin citar las fuentes de origen de consulta.


© 2017 Eduardo Valero García - HUM 017-001 CCV
Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325