lunes, 9 de septiembre de 2013

Madrid, 8 de septiembre de 1913

Efemérides del 8 de septiembre de 1913

Lunes 8



Máxima    23º
Mínima   14,6º





Contenido:
Verbena de la Virgen del Puerto - Reforma de la Policía urbana - Cosas de la Villa - Añoranzas del verano.


1913
SEPTIEMBRE
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11  12  13  14 
15  16  17  18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 .









Verbena de la Virgen del Puerto
Como anunciamos en las efemérides del 7 de septiembre, había comenzado la Verbena de la Virgen del Puerto.
El día de hoy de hace cien años se celebró la romería regional, con concurrencia de cantadores y bailadores, a la que asistió la colonia asturiana en pleno.
En las fotografías vemos momentos de aquellas fiestas.






Reforma de la Policía urbana
En 2013, la Policía Municipal celebra el 175º aniversario de su creación.
Hace cien años el alcalde de Madrid, Sr. Vincenti, se proponía llevar a cabo una amplia reorganización de la este cuerpo municipal.
De los últimos trabajos que el nuevo alcalde de Madrid había venido realizando ninguno tan importante como el darle una concreta aplicación a la guardia urbana, a cuya custodia estaban entregadas las Ordenanzas municipales.
Hasta aquel momento, lo mismo hubiera sido tener a los guardias figurando en nómina que tenerlos pintados en la pared, como proponía un célebre concejal. Tal estuvo de organizada la Policía del Ayuntamiento y tan abandonada estuvo la urbanidad sometida a su vigilancia.

El Sr. Vincenti, que tenía el buen gusto, como alcalde, de andar a pie por Madrid y de enterarse personalmente de los males que le aquejaban, comprendió inmediatamente la necesidad absoluta en que se encontraba la capital de España de que hubiese quien velase por su ornato y por su higiene.
Comenzó el alcalde por suprimir esos poco artísticos puestos supletorios colocados a las puertas de los establecimientos de comestibles, en especial las pescaderías, sobre los cuales sacudían las alfombras las criadas de los pisos altos a primera hora de la mañana.
Había introducido además el Sr. Vincenti algo de orden en el caótico desorden de los mercados adyacentes, como el de la calle de la Ruda y la Corredera de San Pablo, y gracias a su actividad y a su energía, algunas de aquellas calles dejaron de parecer un zoco.
Con estos ejemplos se reorganizaba en buena hora la Policía urbana, para que siempre las calles estuviesen limpias, para que las zanjas fuesen tapadas a su debido tiempo, para que la gente de baja laya no escandalizase por las noches, para que los automóviles no circulasen criminalmente, para que el pan tuviese su peso legal; y para muchas cosas más que se fueron añadiendo al trabajo que debía realizar aquel poder municipal.




Cosas de la Villa
El concesionario del Teatro Español
En el pleno de este día la minoría socialista del Ayuntamiento presentar la siguiente proposición sobre el teatro Español:
"1.º Que el Ayuntamiento rescinda el contrato con el Dr. Madrazo, ya que éste indica esa solución al comunicar la última lista de compañía que había podido contratar.
2.º Que se le devuelva al Dr. Madrazo la fianza de 20.000 pesetas que tiene depositada, pues, aparte de que el incumplimiento del contrato no puede achacarse, en principios de estricta Justicia, a dicho señor, no sería legal la incautación, porque la fianza se exigió para responder a daños materiales en el atrezzo y del local que el Ayuntamiento puso a disposición del contratista —criterio que se aplicó al Sr. Oliver—, y, por último, porque, aun cuando fuese legal, que no lo es, no sería, decente quedarse con 20.000 pesetas de una persona que dio constantes pruebas de querer cumplir sus compromisos, aunque la fortuna no le haya acompañado.
3.° Que una vez rescindido el contrato, el Ayuntamiento entre en relaciones con el Sr. Oliver, anterior contratista del Español, para entregarle de nuevo el teatro, a condición de que el Sr. Oliver abandone el pleito que entabló contra el Municipio madrileño, y que lleva ganado en dos instancias; y
4.° Que mientras el Sr. Oliver termina en el teatro Español el tiempo determinado por su contrato, el Ayuntamiento se dirija a las Sociedades de Autores y de Actores, invitándolas a que se pongan de acuerdo para organizar ellas por su cuenta, y con el amparo del Municipio, la explotación del teatro Español.
Esta proposición será defendida por el compañero Mora en el seno de la Comisión de Espectáculos, y si allí se rechaza pasará en forma de voto particular al Ayuntamiento en pleno."



Añoranzas del verano
Desde Cubas de la Sagra, población de veraneo de D. Juan Pérez Zúñiga, llegan las "cosquillas" que se mofan de los políticos.


Ilustre zampatortas
y diputado
que cuando el Parlamento
quedo cerrado
con el hatillo
fuiste a pasar tres meses
a un pueblecillo.
No sientas la nostalgia
de las sesiones
ni el estar a cien leguas
de Romanones,
que en Villardiente
vas pasando el verano
tan ricamente.
No ves a los maceros
con sus dalmáticas;
pero ves muchas mozas
ensimismáticás.
¿Que así no gozas?
¡Pues mejor que las mazas
es ver las mozas!
¿Que en ese pueblecillo
donde resides
no te dan caramelos
cuando los pides?
Pues no te inquietes,
mientras, haya arvellanas,
y cacahuetes.
No oyes de Villanueva
la campanilla;
pero sí la campana
de la capilla
del Cristo bajo,
que a las devotas llama
con el badajo.
Claro es que en Villardiente
no hay votaciones
y que a nadie interpelan
sus mocetones,
ni hay tropelías
por ponerse de punta
las minorías.
Pero es igual; los burros
su voz, aguzan
y gruñendo los guarros
las calles cruzan,
y el polvo es denso
y los que menos piensan
piden más pienso.
No suspires, amigo,
por las sesiones;
sigue entre calabazas
y entre melones
en Villardiente
y sacarás lo mismo,
probablemente.
En el pueblo no escuchas
a don Dalmacio,
pero escuchas al pobre
don Bonifacio,
que muchos días
desde el púlpito dice
majaderías.
En suma; entre los trigos
y las cebadas
olvida que las Cortes
están cerradas,
y dulcemente
pasa el tiempo que puedas
en Villardiente.



Varietés
Espacio dedicado a los artistas residentes en Madrid que alegraban las tardes y noches de los madrileños.






Humor centenario

Diálogo:
ROMANONES. -¡Apenas se ha ido una nube, viene un nubarrón!



Las fotos
En la fotografía, de Alfonso, la Comisión de Mineros reunidos en la Casa del Pueblo de Madrid.





Recetas de la bisabuela
PARA EL MES DE OCTUBRE (I)
Lechón á la española
Dos lechoncillos. Un limón. Cien gramos de manteca de cerdo. Medio cuartillo de vino blanco.

Limpios los lechoncillos se restregan por dentro y por fuera perfectamente con sal, zumo de limón y pimienta molida. Se colocan en la cazuela, en ella se echa la manteca y el vino blanco y se asan en horno no muy fuerte.

Coste aproximado, 8,65 pesetas.


Besugo asado
Kilo y medio de besugo. Un limón. Cien gramos de aceite. Una cebolla. Perejil. Pan rallado.

Después de escamados y limpios los besugos, se les hacen tres cortaduras por cada lado y en cada cortadura se mete una rama de perejil, media rueda de limón y un casco de cebolla. En el fondo de la besuguera se pone una capa de pan rallado y perejil picado, encima se coloca el besugo, se cubre con otra capa de pan rallado y se rocía con aceite crudo.
Se asa en el horno y si no lo hubiere con lumbre arriba y abajo.

Coste aproximado, 3 pesetas.



Publicidad con solera





© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-211 EFEMERIDES1913


.