jueves, 19 de septiembre de 2013

Madrid, 19 de septiembre de 1913

Hace cien años en Madrid...


  Viernes 19  
Máxima    22,10º
Mínima    9,3º


Tal día como hoy del año 1913 era noticia:
El capitán Sánchez condenado a muerte - Baños-duchas populares - Campeonato de Motociclismo en Carretera - En el velódromo de Ciudad Lineal - Hablando en madrileño


1913
SEPTIEMBRE
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11  12  13  14 
15  16  17  18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 .



El capitán Sánchez condenado a muerte
Los periódicos daban cuenta de las últimas noticias recibidas de Capitanía general. Finalizado el Consejo de Guerra, el ahora ex capitán Sánchez era condenado a muerte por el asesinato de D. Rodrigo García Jalón. Por su parte, María Luisa, hija de Sánchez, había sido sentenciada a veinte años de cárcel por su complicidad en el hecho.
Ahora quedaba por determinar cuándo se cumpliría la sentencia del ex capitán y si esta sería la muerte por garrote o fusilamiento. Quedaba pendiente la confirmación del Consejo Supremo de Guerra y Marina.
En la fotografía, María Luisa saliendo de Prisiones Militares momentos después de finalizado el Consejo de Guerra.





Baños-duchas populares
En el pleno del Ayuntamiento de este día de hace cien años, el alcalde Sr. Vincenti vuelve a insistir sobre la higiene en Madrid y recuerda que durante su mandato de 1905 mostró interés en la conveniencia de establecer en la capital baños-duchas populares; baños que determinarían, además de la inmediata limpieza del individuo, fuertes energías y prevención de gran número de enfermedades.
Aquella iniciativa fue dejándose estar de presupuesto a presupuesto hasta que en 1910 se presentó al Ayuntamiento una proposición recordando la moción de la alcaldía. En aquella se proponía instalar dichos baños en el distrito de la Inclusa, en el solar propiedad del Ayuntamiento situado en la calle Miguel Servet, números 21 y 23, con fachada a la Ronda de Valencia y Glorieta de Embajadores. La proposición pasó a la Comisión de Obras, y de ésta a la Dirección de Fontanería alcantarillas, que redactó un proyecto para dicho servicio de baños por un valor de 122.967,45 pesetas.
El alcalde lanzaba entonces una nueva moción para la construcción de dichos baños, hoy conocidos como "Casa de Baños", situada en el mismo lugar que se había proyectado en 1910.

CASA DE BAÑOS












Campeonato de Motociclismo en Carretera
Este día se publicaba en La Correspondencia de España una noticia relacionada con el motociclismo en nuestra ciudad. La Federación Ciclista Madrileña organizaba el Campeonato de Motociclismo (fuerza libre) en carretera, que se celebraría el 12 de octubre. El Campeonato estaba sujeto a la reglamentación del R.A.C.E. y el recorrido sería el siguiente:
Salida de Madrid, kilómetro 4 de la carretera de la Coruña (Viveros de la Villa), El Plantío, Las Rozas, Las Matas, Torrelodones, Villalba, Guadarrama, San Rafael, Otero, Segovia, La Granja, Bahaín, Navacerrada, Villalba al kilómetro 4, punto de partida. El tiempo máximo concedido para realizar el recorrido sería de seis horas.
Se prevenía a los corredores que, al llegar a la meta, estaría terminantemente prohibido acortar la marcha de su máquina, hasta que se hubiese pasado el Puente de los Franceses.
El Jurado de salida y llegada tendría plenas facultades para impedir que tome parte en la carrera todo corredor cuya presencia, a su juicio, resultase un peligro para los demás por su inexperiencia o por las condiciones de su máquina.
En la fotografía, cortesía de portalmotos.com, vemos una motocicleta Triumph del año 1913. Un modelo como este pudo ser utilizado en aquel Campeonato.

TRIUMPH 3 1/2 HP de 3 velocidades SV 500 cc 1 cyl


En el velódromo de Ciudad Lineal
También anunciaba La Correspondencia de España ese mismo día otra noticia relacionada con la Federación Ciclista Madrileña y las carreras que organizaba para el día 21 de septiembre en el Velódromo de Ciudad Lineal.
El programa de carreras era el siguiente:
Primero.—Carrera Nacional.
Libre para corredores de cualquier categoría, socios de la F. C. M. (25 vueltas, 10 kilómetros).
Premios: primero, copa de la F. C. M. ; segundo, 20 pesetas.
Segundo.—Carrera de velocidad para neófitos clasificados (cinco vueltas, dos kilómetros).
En esta carrera podrán tomar parte los neófitos y los que en estas pruebas hayan corrido en la anterior temporada.
Premios: primero, medalla de plata, jersey y diploma; segundo, medalla de plata y diploma, y tercero, medalla de plata.
Tercero.—Carrera de primas (10 vueltas, cuatro kilómetros).
Para todos los corredores que no hayan obtenido premio en la Carrera Nacional.
Primas: de cinco pesetas para el que llegue primero en las vueltas primera, segunda, cuarta, sexta y octava, y diez pesetas para el vencedor de la décima.
Cuarto.—Carrera de motocicletas (fuerza libro;. Veinticinco vueltas (10 kilómetros).
Premios: primero, 30 pesetas; segundo, 20; tercero, 10.

En las fotografías, dos vistas del velódromo de Ciudad Lineal; gran campo deportivo inaugurado en 1910 que fue considerado uno de los mejores de Europa.





Hablando en madrileño
Las simpáticas coplas del domingo de D. Antonio Casero amenizan nuestras páginas con el gracejo madrileño. Hace cien años, el Heraldo de Madrid publicaba unas coplas de Juan Tavares tituladas "Mundo, mundete...", escritas en castellano de Madrid.

Amos, chico, si te digo
qu'és pa morirse de risa.
¿Tú t'acuerdas de la Celes,
aquella gachí tan fina
que vendía chicharrones
en la calle de Zurita,
esquina a la Fe?
—No caigo.
—¿La que trató con el Vistas,
y luego, con Paco, el Poca,
y después, con el Bonifa,
hasta que cayó en las manos
de Serafín, el Noguila?
—Aguate; ¿es una que tiene
una nariz rectilínea,
y unos ojazos morunos,
y una boca chiquitita,
y dientes como la nácar
y caderas mu macizas,
y unas pestañas mu negras,
y un pelo como la endrina,
y unos andares gitanos,
y un minar que desafía?
—¡Gachó, que creí q'estabas
recitándome la Biblia!
Resultao: que la conoces.
—Pos a eso es a lo que iba;
que lo qu'es a esa señora
no la he visto en toa mi vida.
—Güeno, pos escucha el cante,
c'hay pa reírse las tripas.
Caminaba yo antiyer
por la calle de la Esgrima,
cuando m'enfoco a lo largo
a una jaca mu pulida,
con caderamen y... ercétera,
pa qué decirte; me mira,
la atisbo yo de reojo
y dibuja una sonrisa
en las comisuras. «¡Celes!»
«¡Hola, Sinfo» «¡Pero, chica,
si vas hecha un brazo mar!
¡Cualquiera te conocía!...
¡Pos no has prosperao!» «Las cosas:
que me metí a cupletista,
m'empujaron y...» «M'alegro»
«En fin, cosas de la vida.»
«¿Y dónde vas por aquí?»
«Pos ¿ves aquella botica?»
«¿Estás mala?» «¡Qué he d'estar!
Qu'en los balcones d'encima
ties tu casa.» «S'agradece.
La verdá es que ya tenía
muchas ganas de encontrarte
pa echar una parlaílla.»
«Pos, chico, más a propósito...
Sube, si no llevas prisa,
y te contaré.» «Es el caso
q'está mi parienta encinta
y l'han apretao los vértigos,
y voy a ver si en seguida
pue acercarse el comadrón
conmigo.» «Pos ahora avisas.»
Total, Baldo, que subimos;
que abre, y ¡verás qué escenita!
—Güeno; m'has anticipao
que la cosa era de risa,
y créeme que hasta ahora
no m'ha hecho gracia maldita
tu narración.
—¡Impulsivo!
¡Pos no eres tú repentista!
¡Si es en la segunda parte
aonde la cosa tie miga!
Verás: una vez adentro,
tiro yo de frases finas
pa camelarla. Ella: «¡Sinfo!»,
y yo: «¡Que no eres castiza!»;
y, chico, cuando ya estábamos
a punto de ir por cerillas
a la Puerta el Sol, «¡pum, pum!»
y voces de: «¡Celestina,
abres o tiro la puerta!»
Y Celes, qu'es una viva,
me dice: «Ocúltate pronto
bajo la cama. ¡Si chistas
te pue costar la cabeza!»
Conque... debajo la piltra.
Y penetra incontinenti
un socio, que a escape tira
de deshabillé: chaleco,
pantalones y camisa;
y yo decía pa mí:
«¡Chavó, qué confiancita
debe tener este prójimo
aquí!» Y oigo que rechina
el de muelles...
—¡La debacle!
—y mi men, tomando tila
pa los nervios, y pensando
en mi mujer, ¡pobrecita!,
que diría; ¡Cuánto tarda
el comadrón!»
—¡Pos fue chica
la díñá!
—Güeno, prosigo:
falta lo mejor toavía.
Y es que, cuando se cansaron
d'estar... jugando a la brisca,
dice el socio: «Celes, anda;
vamonos a la Bombilla
a cenar, y trae la llave,
no se te pierda a ti, nincha»
y dicho y hecho; cerraron,
y yo en la higuera, por lila.
Después comencé a chillar
porque no encontré salida
por ningún lao; y a too esto,
a mi memoria acudían
mi parienta, el comadrón,
Celes, el socio y el día
en que mi señora madre
me dio la primea papilla.
Pa terminar: que subieron
la portera, las vecinas;
qu'echaron la puerta abajo;
que llegó la Policía,
y que por más que yo dije
que mi conduzta era limpia,
me tomaron por un randa
y, atao, a la Comisaría.
¡Y mi mujer, con los vértigos,
y él comadrón... en la China!...
Y ahora, Baldomero, dime
si no hay pa hincharse de risa.


Humor centenario
Los humoristas madrileños ya tenían un nuevo filón, la visita del presidente de Francia, M. Poincaré. En el fotomontaje vemos al alcalde de Madrid, Sr. Vincenti (alias Tontolín), ensayando la Marsellesa con su perro.




Las fotos
El reportaje gráfico del fotógrafo Alfonso, aparecido en El Liberal, nos muestra una escena callejera donde un grupo de niños madrileños juegan al "peón" (peonza)




Recetas de la bisabuela

ESTAMOS BUSCANDO NUEVAS ANTIGUAS RECETAS
PARA OFRECER A NUESTROS LECTORES COCINILLAS



Publicidad con solera





© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-222 EFEMERIDES1913


.