lunes, 16 de septiembre de 2013

Madrid, 16 de septiembre de 1913


Hace cien años en Madrid...


  Martes 16  

Máxima    16,9º
Mínima    5,7º


Tal día como hoy del año 1913 eran noticia:
Horario de la Biblioteca Nacional - En las calles de Madrid (Calles de Leganitos y Ceres) - El precio de las casas en Madrid


1913
SEPTIEMBRE
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11  12  13  14 
15  16  17  18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 .




Horario de la Biblioteca Nacional
Se anuncia este día de hace cien años que, por iniciativa del director de la Biblioteca Nacional, el ministro de Instrucción pública dictaría el día 17 del corriente una Real orden  ampliando los horarios de lectura.
Desde el 1º de octubre y hasta junio inclusive, los lectores podrían acceder a la biblioteca desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde. Los domingos el horario sería de diez de la mañana a una de la tarde.



En las calles de Madrid
Calle de Leganitos
Ocurrió este día una desgracia que reunía circunstancias verdaderamente extraordinarias, porque la víctima era un hombre jovial y alegre y no parecía dispuesto de ningún modo a tomar la fatal determinación que llevó a efecto.
Ubaldo Beltrán, de treinta y nueve años, casado y separado de su mujer, sin profesión conocida, se presentó por la tarde en casa de su cónyuge, ubicada en la calle de Leganitos, 45, y llamó varias veces a la puerta.
Según referencias no había nadie en el cuarto; pero a Beltrán se le antojó que su mujer no quería abrirle la puerta, y tanto le desesperó esta idea, que sacando una navaja de afeitar se dio un tajo en el cuello, seccionándose la tráquea.
Algunos vecinos que salían en aquel momento tropezaron con el inanimado cuerpo de Beltrán y lo condujeron a la Casa de Socorro de Palacio, donde los médicos de guardia, Sres. Cartón y Ruiz Peláez, procedieron a practicarle los primeros auxilios. En gravísimo estado, y sin haber podido pronunciar una palabra, fue trasladado al Hospital.

CALLE LEGANITOS, 45











Calle de Ceres
Un cabo de un Cuerpo de Caballería de esta guarnición, que se encontraba al "alcoholizado" en la calle de Ceres, contestó a los requerimientos que le hizo un sargento que ejercía servicio de vigilancia, tratando de agredirle con el sable. Varios soldados, una pareja de Orden público y algunos paisanos redujeron con gran dificultad al agresor y lo desarmaron. El cabo fue conducido al Principal, donde se le instruiría sumaria.
Uno de los paisanos que había colaborado en la pelea sufrió leves heridas de sable en una pierna.

La calle de Ceres, también conocida como "de la Justa", es una de las tantas desaparecidas de la geografía urbana de Madrid que dieron paso a la construcción de la Gran Vía. En uno de nuestros primeros artículos hablamos de ella en "Calles desaparecidas:..."




El precio de las casas en Madrid
Entre las fincas que se habían vendido en los últimos días figuraban una casa de la calle de la Ruda, de unos 2.900 pies cuadrados, vendida en 80.000 pesetas, precio que se aproximaba 27,50 pesetas por pie; otra de la calle de Olid, de 3.328 pies, en 45.000 pesetas, o sea a unas 13,50 pesetas por pie, y otra de la calle de Almansa, de 821 pies, en 5.000 pesetas, un poco más de seis pesetas por unidad.
También se habían vendido un solar de la calle de Benito Gutiérrez, de 2.687 pies, a seis pesetas por pie; otro de la calle de Galileo, de 5.930, a 1,88, y otro de la calle de Bretón de los Herreros, de unos 15.000 pies, a 9,40 aproximadamente por unidad.

Por su parte, el Ayuntamiento había aprobado un convenio con el propietario de las fincas que era preciso expropiar para la apertura de las calles de Zurbarán y Monte Esquinza, con arreglo, por lo que se refería a dichas expropiaciones y a la apropiación de parte del antiguo callejón de Doña Blanca de Navarra, al precio de 51,52 pesetas metro cuadrado, fijado por sentencia firme del Tribunal Supremo.



Al precio de 140 pesetas por metro cuadrado se fijó el valor de una superficie de terreno de 38,20 metros cuadrados, que el Ayuntamiento adjudicó, como sobrante de la vía pública, al propietario del solar número 15 de la calle de San Nicolás, con vuelta a la de Noblejas, donde se construiría un edificio de nueva planta. En la actualidad existe un edificio de siete plantas que alberga oficinas de Madrid Convive - Oficina municipal de información y orientación para la integración de inmigrantes (Ayuntamiento de Madrid).

CALLE SAN NICOLÁS, 15












Varietés
Espacio dedicado a los artistas residentes en Madrid que alegraban las tardes y noches de los madrileños.




Misceláneos del 13
Cuatro fenómenos de la naturaleza que hace cien años se ganaban la vida dando espectáculos. Mr. Cannon, el hombre más grueso del mundo; Lucia Lamour, la mujer barbuda; Cornelio Bruns, el gigante ruso, y Carlos Keller, el hombre más pequeño que existía.






Humor centenario

Diálogo:
Ruiz Jiménez. -¿Quién es el hombre más grande de Madrid?
El niño. -V. E.; pero antes de V. E., el Sr. Vincenti.
Ruiz Jimenez. -Vincenti, ¿por qué?
El niño. -Porque ha hecho de V. E. un hijo de Madrid.



Recetas de la bisabuela
PARA EL MES DE DICIEMBRE (II)
Arroz de retazos
Medio kilo de arroz. Un cuarto de kilo de jamón.

Como generalmente queda mucha grasa de haber asado el pavo y queda el caparazón y la sangre y los menudillos, con todo esto se hace un arroz suculento.
En la grasa se rehoga el jamón partido menudo y los menudillos y la sangre ya cocidos, añadiendo el caparazón partido en dos pedazos pequeños. Cuando todo ha dado una vuelta, se echa el arroz por el procedimiento que llevamos explicado para que salga en punto.

Coste aproximado, 1,40 pesetas.


Foigrás á la española
Un kilo de hígado de cerdo. Un cuarto de kilo de avellanas tostadas que no estén rancias. Medio kilo de manteca de cerdo. Medio kilo de jamón.

Después de bien lavado el hígado, se pone á cocer con el jamón y agua hirviendo. Cuando están bien cocidas las dos cosas, se pican caliente y se machacan en el mortero á fin de que queden completamente deshechos. Las avellanas bien limpias se machacan hasta reducirlas á polvo, y se pone en una cacerola la manteca, el picado y las avellanas, sazonándolo con pimienta negra y un poco de nuez moscada raspada. Poca nuez, pues si se escapa la mano, resulta ordinario el foigrás.
Se mueve constantemente con un cucharón de madera para que se mezcle todo y para que no se pegue el hígado á la cacerola. No debe hacerse á fuego vivo, sino poco á poco para que se cueza en la grasa. Se conoce que está en punto cuando empieza la manteca á hacer unas pompas que saltan. Se prueba y se sazonan de sal. Se retira y cuando se enfría un poco, se coloca en frascos de loza que no se tapan hasta que está el foigrás completamente frío. La manteca sube á la superficie formando una capa blanca (que al ir á comerla se separa) que es la que la conserva.
Los frascos se tapan como los de dulce, con un papel blanco que se unta de grasa y encima un pergamino ó gamuza bien atados.

Coste aproximado, 5 , 2 5 pesetas.


Sopa imperial
Un cuarto de gallina. Cincuenta gramos de jamón. Cuatro huevos. Cincuenta gramos de tapioca.

La gallina y el jamón, cocidas ambas cosas en el cocido, se pican, se baten las cuatro yemas y se mezclan al picadillo, añadiendo medio cuartillo de caldo. Se unta un molde con grasa y se espolvorea con pan rallado; se vierte la mezcla en el molde y se cuece al baño de maría. Cuando sale limpia la aguja está cocido el flan. Partido en cuadrados pequeños, se echa al tiempo de ir á comer, en una sopa de tapioca muy clarita.

Coste aproximado, 1,25 pesetas kilo.



Publicidad con solera




© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-219 EFEMERIDES1913


.