sábado, 28 de septiembre de 2013

Madrid, 28 de septiembre 1913

Hace cien años en Madrid...


  Domingo 28  
Máxima    20,4º
Mínima  10º


Tal día como hoy del año 1913...
Coplas del domingo, por Antonio Casero - ¿Os acordáis del fraude de la carne de caballo? - Mitin en el Teatro Barbieri - En las calles de Madrid


1913
SEPTIEMBRE
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11  12  13  14 
15  16  17  18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 .




Coplas del domingo, por Antonio Casero
El Heraldo de Madrid publica este día de hace cien años la copla titulada "Las hijas junto a las madres", del madrileñista D. Antonio Casero.

—Que la dejes a la chica.
—Que no va la chica, ¡ea!
—Mia que viene con nosotros,
y con Rufo y la Quiteria
y con el mío.
—¿Va el perro?
—¿Qué perro dices?
—Cualquiera,
porque me la guardaría
mejor que vosotros.
—¡Petra!,
¿qué dices?
—El Evangelio.
Oye, que eso es una ofensa;
que conmigo va tu hija
talmente como si fuera
con un cevil, y respeto
al mío no sé qué tengas
que pedirle.
—Na, una pina;
que me dé las seis pesetas
que me debe, porque el hombre
ni con memorial las suelta.
—Perdona; pero ese asunto
es del negociao de Hacienda,
y es prosa, y a mí la prosa,
francamente, me revienta.
—¿De modo que no tenéis
pa pagarle a uno las deudas
y aun pensáis en chirigotas,
en danzas y francachelas?
—No, que nos prepararemos
a bien morir, ¡mia tú esta!;
aquí es que s'ha dicho vamos
a comer una paella,
y a pasar una un domingo
lo más chipé que una pueda,
y a cantarse una dos coplas
y a marcarse una tres vueltas,
que, total, pa cuatro días
de vivir que a una la quedan
justo es que una le dé al cuerpo
lo que el cuerpo de una quiera.
—Donde los dieciséis años
estás con la cantinela
de los cuatro días.
—¡Ole!
—¡Y vas a cumplir cuarenta!
—Y c'haiga salú; la cosa
os disimular las penas,
porque si encima de que una
se pasa una la existencia
descifrando logogrifos,
porque el «piri» es un problema
¿Va una a estar en la dotrina
pidiéndole a Dios que venga
el tío Tenaza y nos lleve
pronto de este mundo? Petra,
que la vida es más sabrosa
que un pastelito de crema,
y que eso es del negociao
de cementerios, y, ¡ea!,
¿vas a dejar a la chica
de venir, u no la dejas?
—La chica no va con nadie
mas que conmigo.
—Dispensa.
—Porque el vino descompone
malamente las cabezas,
y eso no es como un paraguas,
que se le deja a cualquiera;
las hijas, pa que te enteres,
al lao de las madres, Pepa,
y aun así viene el demonio
condenao, que te las lleva.
—Pos hija, puedes clavarla,
por mi parte, con tachuelas
en la pared; yo no pienso
con el aquel que tú piensas;
mi chica, por las mañanas,
en vez de café con media
y chocolate con suizo,
bebe gasolina a secas
pa que corra mucho mundo,
y pa que viva y aprenda
a saber lo que es lo malo,
pa que lo güeno la sepa
a gloria, y así la educo.
—Allá ca cual.
—En fin, Petra,
esto es ya del menisterio
de Instrucción; yo, a la paella,
que si no es mu filosófico,
por lo menos alimenta,
y hay pollos, que pa las chicas
es bocao de convenencia.
—Se agradece
—No lo hago
pa que tú me lo agradezcas.
—Que sus divertáis.
—Mil gracias;
haremos lo que se pueda;
pero eso de que no dejes
de venir a tu heredera
con gente honrá es un asunto
del negociao de limpiezas;
vamos, una porquería
c'haces con personas serias.
—¡Allá cuidaos!
—Y la guardas,
no se te apolille, Petra.
—Las hijas junto a las madres,
y déjate de pamemas.



¿Os acordáis del fraude de la carne de caballo?
A principios de 2013 conocíamos la noticia de un fraude de consumo al detectarse carne de caballo en productos precocinados etiquetados como de carne vacuna. La Correspondencia de España nos decía esto tal día como hoy de hace cien años en el artículo titulado "La carne de caballo en España":

"Lógica, científica y financieramente pensando, no hay razón, para que en España no se autorice la venta de la carne de caballo, al igual de otras naciones: Francia, Viena, Alemania, Suiza, etc., etc. No sabemos el por qué, pero ello es así: los que viajan en automóvil ni se acuerdan ni piensan en mejorar... la penosa situación de los que viajan a pie.
En la actualidad estamos—claro que sin saberlo—comiendo conservas de carnes, pagándolas por vaca o buey, y es caballo, mulo o asno (?), ¡sabe Dios en qué condiciones de higiene!

Si la venta estuviese autorizada oficialmente, sabríamos qué clase de carne se comía, y se pagaría cada clase por su precio, y el precio sería o estaría al alcance de todos los bolsillos; lo mismo comería carne el rico que el de modesta situación monetaria.
Hágase conocer, por los medios apropiados, lo que es la carne de caballo, y una vez persuadidos de ello, nadie, nadie la condenará al desprecio—claro está que siendo carne gorda y sana—. En la actualidad es muy despreciada; los que no conocen su composición no pueden saber la importancia, que tiene.
Al efecto, allá va un cuadro demostrativo:


La carne de caballo es roja, suculenta, alimenticia y muy fortificante, conteniendo no sólo los mismos elementos y sales que las demás, carnes, sino que su valor nutritivo supera a la del buey, circunstancia que se explica por la diferente alimentación de uno y otro animal. El buey come hierba, residuos de fábrica y de otras materias oleaginosas, que determinan su rápido engorde; en cambio, el caballo y mulo se alimentan con paja, heno y granos—generalmente—, todo ello muy substancioso, originando carne superior, menos acuosa y, por lo tanto, mas nutritiva y de fácil digestión. Generalmente es mucho más sana que la de los rumiantes."



Mitin en el Teatro Barbieri
También este día se celebró un mitin de protesta contra el pan, la luz y los tranvías. La finalidad de este mitin era convencer al pueblo de la necesidad de una defensa colectiva. Se pedía a las mujeres de los obreros que secundasen la campaña contra el fraude del pan exigiendo el peso.
Afirma uno de los oradores que "al pueblo de Madrid le han engañado hombres de cultura con el espejuelo de la Cooperativa Électra, que rebajó los precios para disfrazar sus aspiraciones explotadoras definitivas."

En nuestro artículo del 3 de marzo de 1913, con el subtítulo "El Trust eléctrico" dábamos cuenta de los dudosos convenios del Ayuntamiento con la Cooperativa "La Electra-Madrid".





En las calles de Madrid
Tres atropellos por tranvía
Casi al mismo tiempo, y en diferentes puntos de la ciudad, se produjeron por la tarde tres atropellos por tranvía. Al ser domingo las calles céntricas y plazas estaban muy concurridas, y a causa, sin duda, de la aglomeración, se debió alguno de los accidentes.

El primero ocurrió en la calle de Fuencarral, frente al número 113. Por dicha calle bajaba, a regular velocidad, el tranvía de la línea del Pacífico núm. 284. En él iba D. Francisco Sánchez del Castillo, de sesenta y cuatro años, farmacéutico, que vivía en la calle del Príncipe, núm. 13. Este señor intentó bajarse del tranvía en marcha; pero resbaló, y al caer fue arrollado por el coche.
En la Casa de Socorro del distrito de Chamberí, los médicos le apreciaron dos fuertes contusiones en la frente y la fractura incompleta del hombro derecho.

Del segundo atropello, ocurrido en la Puerta del Sol, esquina a la calle de Carretas, fue víctima el albañil Julio Gastesi, de treinta y ocho años, quien quiso tomar un tranvía en marcha, también de la línea del Pacífico. Como en esas horas de la tarde la confusión que se producía los días de fiesta en la Puerta del Sol para tomar el tranvía era enorme, Julio, en su precipitación, tropezó y cayó bajo el vehículo, cuyas ruedas de atrás le pasaron por encima.
Extraído de debajo del coche con las debidas precauciones, fue conducido a la Casa de Socorro del distrito del Centro donde se le practicaron los primeros auxilios. Al pobre hombre tuvieron que amputarle una pierna.

El tercer atropello ocurrió en la calle de Sagasta. La anciana Juliana Martín Izquierdo intentó atravesar la calle cuando pasaba un tranvía. Aunque el conductor frenó, para evitar el atropello, el coche la alcanzó produciéndole una herida de cuatro centímetros, contusa, en el temporal izquierdo, y otra, de dos centímetros, en la parte interna del brazo derecho. En grave estado fue trasladada a la Casa de Socorro correspondiente, y de allí al Hospital.



Portadas con Arte





Humor centenario
El exquisito humor de Tovar reflejado en la siguiente viñeta aparecida tal día como hoy de hace cien años en el Heraldo de Madrid, representa la visita del ministro de Marina, Sr. Gimeno, a Huelva. Allí se reunió con el director general de Pesca, el comandante del puerto, el ex diputado Sr. Tejero y otras personalidades.

Diálogo:
Gimeno. -Oiga, buen hombre: ¿puede usted decirme cómo se pesca la sardina?



Las fotos
"Los políticos también son humanos", frase que se ha hecho muy popular en este maltrecho año 2013, podemos trasladarla a 1913 para dar título a esta fotografía de Vidal que muestra a D. Álvaro Figueroa y Torres, conde de Romanones, junto a su familia en San Sebastián.


Aunque aquí aparece con su esposa, Casilda Alonso-Martínez y Martín, y dos de sus hijos, el matrimonio tuvo siete descendientes:

  • Casilda de Figueroa y Alonso-Martínez
  • Luis de Figueroa y Alonso-Martinez
  • Álvaro de Figueroa y Alonso-Martínez
  • Carlos de Figueroa y Alonso-Martínez
  • José Maria de Figueroa y Alonso-Martínez
  • Eduardo de Figueroa y Alonso-Martínez
  • Agustín de Figueroa y Alonso-Martínez



Recetas de la bisabuela
SOPAS DE VARIAS CLASES
Sopa de sémola, fécula, tapioca, sagú, salep, etc.
Estas harinas se deslíen en un poco de caldo caliente, y en seguida se echan en otro que esté hirviendo: se hacen cocer á fuego manso, y se sirven que estén poco trabadas: tres cuartos de hora decocción son suficientes. Si el tapioca es de buena calidad, bastará una cucharada de él para cada convidado, porque crece mucho.

Sopa de leche trabada con huevos
Se hace hervir la leche añadiéndola un poco de sal y azúcar; al momento de servirse á la mesa, se le echa cuatro yemas de huevo batidas por cada cuartillo de leche: se dejará que se trabe meneándola con cuchara de madera, pero sin dejar que hierva: cuando se advierta que se espesa y se pega á la cuchara, se vierte sobre las sopas cortadas muy delgaditas.

Sopa á la Monaco
Se recortan rebanadas de miga de pan todas de un mismo tamaño y figura, se polvorean con azúcar blanca, y se ponen á tostar en las parrillas sobre un fuego muy templado: cuando hayan tomado un color dorado se ponen en la sopera y se"vierte por cima la leche hirviendo con un grano de sal, y trabada, si se quiere con yemas de huevo como la anterior.

Otra con yemas de huevo
En medio cuartillo de caldo se deslíen ocho yemas de huevo, se pasan por tamiz espeso, y se echa en un molde poniéndolo en el baño-maría para que no cuaje. Cuando se ha condensado, con una espumadera pequeña se va quitando la especie de crema que se forma en la superficie como si fuesen sopas, y se va echando en la sopera, en la que se ha puesto caldo caliente.


Publicidad con solera




© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-231 EFEMERIDES1913


.