viernes, 7 de junio de 2013

Madrid, 7 de junio de 1913




Efemérides del 7 de junio de 1913

Sábado 7






Máxima    27,6º
Mínima   15,8º





Contenido:
El asesinato de Jalón - Las Cámaras y su crisis - El conflicto en Marruecos - Concurso Hípico Internacional de Madrid


1913
JUNIO
L M X J V S D






1
2 3 4 5 6 7  8
9  10  11  12  13  14 15 
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30










El asesinato de Jalón


El titular habla por si sólo. El viejo Buch, apodado "el padrino", declaró que el asesinato fue cometido por más de una persona. Acusó con toda tranquilidad a María Luisa como colaboradora en el asesinato del pobre García Jalón.
En los anteriores careos María Luisa había delatado a su padre, el capitán Sánchez, sin embargo, después de los nuevos datos aportados por el viejo Buch, era evidente que la joven no acababa de decir lo que sabía.
Los periódicos ya decían que María Luisa se asemejaba a Higinia Balaguer, la famosa autora del crimen de la calle de Fuencarral.

El capitán Sánchez
El juez instructor, Sr. Algora, dirigió un oficio al coronel jefe de Prisiones militares notificándole su resolución de levantar la incomunicación del capitán Sánchez.
A pesar de esa resolución del juez de la Latina, el capitán Sánchez continuaría incomunicado, puesto que en esa situación le mantenía el Juzgado militar. Sánchez, que ocupaba la celda número 5, continuaba completamente tranquilo.



Las Cámaras y su crisis
Congreso
Muy temprano por la mañana había estado conferenciando el conde de Romanones con el rey en La Granja para ponerle al tanto de los últimos acontecimientos vividos en las Cámaras. Acto seguido regresó a Madrid para tomar parte en la sesión del Congreso.
El Gobierno, resuelto a salir de la difícil situación en que se encontraba, decidió comenzar la batalla.
Para ello procuraría que en la sesión de la tarde hubiese, en una y otra Cámara, una votación de confianza.
"Los Gobiernos viven —decían los ministros en el Consejo que celebraron por la mañana— de la confianza conjunta del rey y de las mayorías. La del rey ha sido ratificada. Veamos si seguimos contando con la de las mayorías."
A este fin, en el Senado habría una votación provocada por el Gobierno, ya fuese con motivo de una enmienda, ya con otro pretexto parlamentario que se buscase.
En el Congreso acontecería lo mismo. En esta Cámara sería francamente un voto de confianza que se produciría con motivo de la terminación del debate político, y por medio, probablemente, de una proposición incidental.
Por fin después de los rifirrafes producidos entre todos los grupos parlamentarios, se decidió presentar una proposición de confianza al Gobierno:
"Los Diputados que suscriben ruegan al Congreso se sirva declarar, como término del debate, que confían una vez más en el Gobierno para el desarrollo de la política liberal y democrática.
Palacio del Congreso, 7 de Junio de 1913.—Rodríguez de la Borbolla, Francos Rodríguez, Alcalá-Zamora, Cortinas, Cóbián (hijo), Arteche y Raventós."

Ya muy avanzada la tarde, circuló la noticia de que la proposición no sería presentada, por innecesaria. Lo ocurrido nos lo cuenta "El Año Político-1913":
"En cuanto ésta tomó cuerpo, insistió en hablar el señor Burell, por lo cual, allegados al Presidente del Consejo, Ministros, Subsecretarios, etc., se pusieron en campaña, y después de varias conferencias, en las que se apeló al patriotismo, al amor al partido liberal y otras consideraciones, el Sr. Burell se resignó a no intervenir en el debate, a condición de que no se presentase el voto de confianza. Y, en efecto, éste no se presentó, pues aunque el Gobierno hubiera triunfado, era seguro que no todos los Diputados liberales habrían votado la proposición, y, por consiguiente, sería pública la división de la mayoría.
El Sr. Romeo, y otros elementos ajenos, como éste, al partido liberal, trataron de presentar otra proposición en términos algo más indeterminados; pero también hubieron de desistir de su propósito."
Diálogo:
EL UJIER.-Señoras; dice el señor presidente que aquí se viene a ver, oír...
y a comer caramelos


Senado
En el Senado continuó el debate sobre Mancomunidades, pronunciando un discurso muy elocuente el Sr. Maestre para mantener su oposición a las Mancomunidades provinciales.
Recordó cómo se combatió por el partido liberal el proyecto de régimen local del Sr. Maura, en cuya lucha fueron directores los Sres. Montero Ríos, Groizard y Salvador.
Analizó el concepto de la región, y dijo que cuando la región toma actividad, surge el sujeto de derecho, lo cual es un mal que hay que combatir.
El Sr. Obispo de Jaca habló también para alusiones.
Manifestó que hablaba como Senador, y no como Prelado, declarándose un ferviente partidario del regionalismo, pues éste era el más conforme con el catolicismo.
La Cámara se había desanimado, pues solamente quedaban en los escaños seis Senadores.
Contestó por la Comisión el Sr. Abadal, y rectificó el Sr. Maestre, quien insistió en que combatiría con toda energía la Mancomunidad provincial, que consideraba como un artificio, un convencionalismo y una falsedad.
La situación respecto a este conflicto estaba igual; sólo hubo un compás de espera. Mientras tanto, Montero Ríos seguía ratificando su dimisión.




El conflicto en Marruecos
El titular de El País resume el estado de la situación en Marruecos
La agitación de las kábilas se extendía por toda la región del Garb. La situación se estaba complicando en Larache, Alcázar y Arcilla. Apareció cortado el cauce de aguas de los manantiales de Benzú, que surtían a Ceuta. Llegaban municiones a Tetuán.

Bajas militares
Este día 7 de junio se recibe el telegrama que da cuenta de las bajas militares sufridas en el ataque del día 5 a la posición kudia Frackatz, cercana al Zoco El-TZenin [Ver: 5 de junio - Incidentes en Tetuán: Un telegrama de Larache]
Lo que decía el telegrama:
"LARACHE, 7. Jefe de Estado Mayor a ministro Guerra.
Aclarando mi telegrama sobre las bajas, comunico a V. E. que, según me dicen de zoco TZenin, la columna del teniente coronel Bermúdez de Castro, ha tenido muertos teniente Bermúdez de Castro y soldado Gonzalo Molina, y heridos capitán Alvargonzález y soldado Benito Miguel, Antonio Cabrera y Tomás Gómez; de infantería Marina han resultado heridos, teniente José Núñez de Castro, sargento Emilio Batalla, cabo Adolfo Lorenzo, tambor Isidoro Ibáñez y soldados Juan Lardín, Gonzalo Ibáñez y Daniel Fort; total bajas en combate zoco TZenin, dos muertos, once heridos. Las bajas del enemigo numerosas.
En el resto de esta zona no hay novedad, pero según noticias que acabo de recibir, parece que se proponen atacar nuevamente la posición de TZenin.
Se lo aviso al comandante general, que está en T'zetatza."

La fotografía muestra un retrato de Luis Bermúdez de Castro, uno de los oficiales muertos en aquel combate que pertenecía al batallón de cazadores de Las Navas.



Concurso Hípico Internacional de Madrid
Durante estos días se estaba celebrando en Madrid el Concurso Hípico Internacional organizado por la Real Sociedad Hípica Española.
A continuación ofrecemos unas fotografías que muestran las diferentes pruebas en las que participaron grandes jinetes extranjeros y españoles, con muy buenos resultados y premios para los de aquí.







De todos estos saltos, el del portugués Sr. Maia fue el más desafortunado. En estas fotografías vemos el momento en que se rescata del foso al caballo y el penoso estado en que quedó el jinete.








Humor centenario
En "Las Cámaras y su crisis"


Las fotos
En "El Concurso Hípico Internacional de Madrid"



Recetas de la bisabuela

FÓRMULA 73
SALSA DE OSTRAS
Se deslíe una cucharada de harina en igual cantidad de manteca derretida; se pone al fuego con pimienta, rodajas de limón y nuez moscada, y se añade un poco de caldo.
Ábrase una docena de ostras, y se las deja cocer en esta salsa durante media hora, espolvoreándolas con pan rallado.
Con esta salsa se sirven los pescados cocidos.

FÓRMULA 74
SALSA DE LANGOSTINOS
Se monda un puñado de langostinos; se majan los caparazones, y se ponen á cocer con manteca á un fuego suave.
Cuando la manteca está coloreada, se le añade un poco de agua caliente, y se cuela cinco minutos después. Mézclese una cucharada de harina con otra de manteca; agregúese un vaso de caldo; deslíase cuidadosamente, revolviendo la salsa á un fuego suave hasta que esté espesa; añádase entonces la manteca coloreada, las colas de langostinos, y otro poco de manteca fresca, exprimiendo, por último, el zumo de un limón.
Sírvase en una salsera con peces cocidos, ó bien rocíese con esta salsa los huevos fritos ó estrellados.

FÓRMULA 75
SALSA DE HINOJO
Se derrite una cucharada de manteca, en la que se deslíe un poco de harina, rehogándola hasta que tome color.
Añádase entonces caldo de pescado, sal, pimienta, cebolleta picada, un poco de hinojo y una docena de grosellas verdes cortadas en dos mitades y cocidas durante algunos instantes en agua hirviendo.
Cuezase todo á fuego lento durante un cuarto de hora, y sírvase con los pescados.

FÓRMULA 76
SALSA AL APIO
Córtese el apio en trozos, y póngase en agua hirviendo hasta que se pueda desmenuzar fácilmente. Pásese por un tamiz, y añádase leche caliente, para que la salsa no resulte demasiado espesa. Se sazona con sal y pimienta, y se incorpora poco á poco una yema de huevo batida, concluyendo por exprimir el zumo de un limón. Se sirve con peces cocidos.



Publicidad con solera







© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-142 EFEMERIDES1913



.