sábado, 22 de junio de 2013

Madrid, 22 de junio de 1913




Efemérides del 22 de junio de 1913

Domingo 22






Máxima    31,5º
Mínima   17,3º






Contenido:
Clausura del IV Congreso de las Ciencias - La fiesta del idioma - La festividad de San Juan - La verbena de San Juan - Banquete en los Viveros de la Villa - Concierto en El Retiro - En las calles de Madrid - La aviación militar en Cuatro Vientos - Cargas, tiros y heridos en Barcelona



1913
JUNIO
L M X J V S D






1
2 3 4 5 6 7  8
9  10  11  12  13  14 15 
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30









Clausura del IV Congreso de las Ciencias
A las once de la mañana, en el Teatro Español, se efectuó la sesión de clausura del Congreso.
Fue numerosa la concurrencia y en los palcos se veía a distinguidas señoras.
Alfonso XIII entro a las once con varias personas de su séquito; tras él entraron el presidente del Consejo, los ministros de Instrucción pública, Estado, Guerra y Marina; el presidente de la Asociación, D. José Echegaray, y los vicepresidentes, D. Gumersindo de Azcárate, D. Amos Salvador y D. José R. Carracido, los cuales tomaron asiento en el escenario.
Abierta la sesión, el Sr. Carracido pronuncio un breve discurso, haciendo notar que el florecimiento de la vida científica española coincidía con el reinado de D. Alfonso XIII.
El Sr. Azcárate enumeró los méritos de aquel Congreso de Ciencias y los numerosos trabajos científicos por que en él fueron realizados.
Don Amos Salvador pronuncia breves palabras para consignar que su discurso era a modo de un descanso par a el auditorio.
Don José Echegaray recogió lo dicho por el Sr. Azcárate sobre la utilidad de la Ciencia:
"La ciencia abstracta busca la verdad, y como el hambre es un ser racional, sin la verdad se convierte en bestia. Las ciencias aplicada tienen miras más practicas y directamente utilitaria; pero sus adelantos proceden directamente de trabajos abstractos que no parecen útiles, que podrían calificarse de entretenimientos de sabio."

El rey también intervino con un discurso de clausura:
"Señoras y señores: Con profundo interés he seguido la marcha de vuestras reuniones, y vengo a daros las gracias en nombre de España a cuantos en ellas habéis tomado parte.
Cuando contemplo desde el elevado sitial en que a la Providencia plugo colocarme la labor de nuestro Ejército, que da su sangre por la Patria, civilizando lejanas tierras, o el trabajo sereno de los sabios aquí reunidos, o los esfuerzos del labrador, del minero, del industrial, de todos los que trabajan en cualquiera de las manifestaciones de la actividad humana, me siento lleno de esperanza en el porvenir de España.
A vosotros, que os movéis en el campo de la Ciencia, que descubrís la verdad y sacáis de ella útiles enseñanzas para la vida, que vivís alejados de los embates de las pasiones, os contemplo con admiración y a veces con envidia.
En esta labor serena y útil os acompañarán las simpatías y el apoyo de vuestro Rey, que sólo aspira al engrandecimiento de esta España de sus amores."

La concurrencia, puesta en pie y subyugada por las patrióticas palabras del Monarca, prorrumpió en estruendosas aclamaciones, sucediéndose los vivas al Rey durante largo rato.
Acto seguido, el ministro de Instrucción pública dio por clausurado el Congreso.



La fiesta del idioma

La Liga Cervantina Universal organizó la fiesta de arte y cultura celebrada en la zona de recreo del Parque de El Retiro, en la que se contó con la asistencia de numeroso público.
Al espectáculo acudió nuestra entrañable infanta Isabel, La Chata.

El cuadro artístico de la brillante Sociedad "La Farándula", con D. Fernando de Larra al frente, quien llevó el peso de trabajo dramático, interpretó admirablemente el diálogo "Entre el amor y un viejo", de Rodrigo de Costa; el paso "Las aceitunas", de Lope de Rueda; la primera comedia (pastoril), escrita por Lucas Herández a principios del siglo XVI, y el entremés "Los habladores", atribuido a Cervantes.
Las Srtas. Vázquez, Gorostegui, Garcés, Movellán, Jiménez y Molina, y los señores Larra, Bosson, Gil, Pereda, Herrero, Vargas, Dolz y Méndez, fueron aplaudidísimos en la difícil interpretación de las mencionadas obras, representadas en un sencillo tablado instalado al aire libre, frente al kiosco de la música.

Artística e históricamente considerado fue interesante de verdad la parte musical de la fiesta, en la cual tomaron parta el notable bajo Sr. Foruria, la Orquesta Sinfónica, siempre celebrada, y la Capilla Isidoriana, cuyos méritos eran bien conocidos por el público.

El romance morisco del siglo XV "¡Ay de mí, Alhama!", melodía de Fuenllana, instrumentado por Ruiz Pardo; unas folías, muy bien ejecutadas, y las populares seguidillas para coro, orquesta y baile, atribuidas a Mateo Romero, constituían la última parte del programa, en la que fueron ovacionados, además de los mencionados, cuatro bailarinas del Teatro Real.

Esa fue la primera fiesta del idioma celebrada. Y se esperaba que repitiesen en años siguientes por el gran éxito obtenido y por ser una forma de acercar el arte y la cultura a todo el público madrileño.





La festividad de San Juan



La verbena de San Juan
Dispuso el alcalde que la verbena de San Juan se celebrase en el Paseo del Botánico y delante del Museo de Pinturas, desde la fuente de Neptuno hasta la Puerta de Atocha, quedando libre toda la parte del Paseo del Prado y las inmediaciones de los grandes hoteles.
Recomendó el Sr. Vincenti a los dueños de los puestos de las verbenas que se constituyesen en Sociedad, para que por sí mismos fijasen el sitio en que cada uno hubiera de colocarse, y también les pidió que presenten un modelo de kiosko o puestos de venta para que aquellas verbenas ofreciesen un aspecto más agradable.



Banquete en los Viveros de la Villa
Se celebró un banquete en honor del ilustre repúblico D. Miguel Morayta, organizado por los anticlericales y republicanos madrileños en los Viveros de la Villa.
Más de cuatrocientos comensales, entre los cuales figuraban representaciones de todas las tendencias republicanas, asistieron al homenaje de cariño que se tributaba a la personalidad ilustre que, en largos años de lucha, no había vacilado en el culto a sus ideales, y fue maestro de una generación democrática.
Presidían la mesa presidencial, además del festejado, los diputados a Cortes señores Soriano, Nougués y Castrovido, el concejal Sr. Catalina, los Sres. Cabanas, Rubaudonadeu y otros significados republicanos.



Concierto en El Retiro
A las nueve y media de la noche, se celebró la primera función organizada por la Comisión de Espectáculos del Ayuntamiento.
La notable banda municipal, bajo la dirección del maestro Villa, interpretó el siguiente programa:
"El Liberal", pasodoble, Zúñiga; fantasía de "Ótelo", Verdi; aria de la "suite en re", Bach; en las estepas del Asia Central (fragmento Sinfónico), Borodín; selección del acto segundo di la zarzuela "Cádiz", Chueca y Valverde.
Finalizó el espectáculo con la presentación de interesantes números de varietés, por Moraima, Negrill, Mexicana, Trío Obiol, Julia Gálvez y Paz Calzado.
La entrada, incluidos todos los impuestos, tuvo un precio de 60 céntimos.

En la fotografía, de autor desconocido, vemos el kiosco de música del Parque de El Retiro hacia 1910.
Museo de Historia - Inv. 21568


En las calles de Madrid
Plaza de Leganitos
Por la noche, en la plaza de Leganitos, se había hecho un gran socavón en el pavimento. Ningún municipal tuvo la precaución de colocar en tamaña zanja el consabido farol indicador del peligro.
Por esta omisión, el automóvil de D. Germán Iravedra Pérez se precipitó en la zanja y experimentó graves daños.
El Sr. Iravedra presentó la correspondiente denuncia en el Juzgado.

Calle de Alonso Cano
El vendedor ambulante de ropas hechas, Manuel Fernández, de cincuenta y tres años, se cayó a la cueva del piso bajo de la cosa número 3 de la calle de Alonso Cano, al entrar en la finca llamado por una inquilina.
En la caída sufrió la grave fractura del húmero derecho y otras lesiones de importancia. Ingresó en el hospital.

Calle del Olivar
La niña de diez años Francisca Alvarez Inglá, domiciliada en la calle del Olivar, número 23, se asomó por la barandilla de la escalera. Sin que la misma niña sepusiese por qué, se venció su cuerpo y cayó por el hueco de la escalera desde el segundo piso.
El cuerpo de la niña cayó sobre la portería, y de rebote, al portal.
En la Casa de Socorro la apreciaron una extensa herida en la frente, otras varias en la cara y numerosas contusiones en el cuerpo. Por fortuna, no era grave su estado.



La aviación militar en Cuatro Vientos
Al aeródromo de Cuatro Vientos acudía el pueblo en los días de maniobras de aviación, y aplaudían la intrepidez de los bravos militares que exponían a diario su vida por el engrandecimiento del Ejército español y por la ciencia.

Poco antes de clausurarse el Congreso de Ciencias, los ingenieros militares dispusieron una fiesta en honor de los congresistas.
El coronel Vives, los capitanes Herrera, Bayo y otros oficiales del Cuerpo efectuaron notables vuelos en diversos tipos de aeroplanos.
Aprovechando su estancia en Madrid, los ilustrados capitanes del regimiento de Valencia, D. Felipe Azcona y don Carlos Ducasi, de guarnición en Santander, acompañaron en preciosos vuelos al intrépido capitán del Estado Mayor Sr. Bayo.
Fueron objeto de grandes atenciones, y entusiasmados al ver la valentía y pericia de sus compañeros, rogaron al Sr. Bayo que los llevase como pasajeros.
Accedió el bravo capitán, realizando dos preciosos vuelos por varios pueblecitos de los alrededores, y al llegar a la altura de unos 200 metros hizo un aterrizaje magistral en vuelo planeado en espiral, que colmó el entusiasmo de los Sres. Ducasi y Azcona.




Cargas, tiros y heridos en Barcelona
Llegaba a Madrid una noticia que para los madrileños de hoy es plato de casi todos los días, venga del lugar que sea.
Se había celebrado por la noche, en la Casa del Pueblo, un mitin de los republicanos radicales contra la guerra de Marruecos.
Se pronunciaron discursos violentísimos, en medio de clamorosas ovaciones.
A la salida se formó una manifestación de cerca de mil personas que gritaban ¡Abajo la guerra! y que pretendían llegar hasta el centro de Barcelona.
Acudió la fuerza pública, y al cargar la Guardia civil de caballería para disolver la manifestación, sonaron numerosos disparos, y se produjo un tremendo pánico.
Se supo que hubo tres heridos, uno de ellos grave, y que la benemérita tuvo que cargar varias veces para despejar. Se practicaron más de veinte detenciones.




Humor centenario
Hermanos, cuñados, primos, amigos y conocidos... nada ha cambiado en cien años de política






Las fotos
En la fotografía vemos a los nuevos ingenieros industriales de la Universidad Central de Madrid, revalidados en junio.



Recetas de la bisabuela

PARA EL MES DE ENERO (IV)
Lomo adobado
Un kilo de lomo. Cien gramos de aceite. Cien gramos de vinagre. Cien gramos de vino blanco. Sal, pimienta, perejil, ajos, laurel y orégano.

Se prepara el adobo, machacando en el mortero el orégano, el ajo y la pimienta; se mezcla todo esto con el aceite, el vinagre y el vino; se añade un diente de ajo, una hoja de laurel y una rama de perejil, y en este adobo se tiene dos días el lomo.
Pasadas las veinticuatro horas, se limpia muy bien el horno con un paño, se unta de manteca de cerdo y se asa en el horno. Sírvese caliente con patatas gordas asadas, pero está mucho mejor servido como fiambre.

Coste aproximado, 3,60 pesetas.


Chocha al jerez
Tres chochas. Cincuenta gramos de tocino. Una copa de jerez. Cincuenta gramos de trufas.

Con mucho cuidado (después de bien limpias las chochas) se sacan los hígados y los intestinos de las mismas y se dejan en un plato.
Se hace un picadillo con el tocino, las trufas picadas y los hígados y los intestinos de las chochas. Se amasa todo esto con un poco de tuétano de vaca derretido al baño de maría, sazonándolo con sal, pimienta y nuez moscada.
Rellénase la chocha con esta mezcla, cosiéndola por el cuello y la rabadilla para que no se salga, y se asa en manteca, rociándola con la copa de jerez.

Coste aproximado, 6 pesetas.


Manzanas á la inglesa
Un kilo de manzanas pequeñas. Cien gramos de manteca de vaca. Cien gramos de azúcar.

Después de lavadas las manzanas, con un cuchillo de punta se les quita el corazón, cuidando que el corte no pase al otro lado.
En el hueco se coloca un poco de azúcar y un pedazo de manteca de vaca. Colócanse en una tartera chata y se asan al horno. Se sirven en la misma tartera.

Coste aproximado, 1,25 pesetas.


Publicidad con solera





© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-156 EFEMERIDES1913


.