domingo, 16 de junio de 2013

Especial "Circuito de Guadarrama - Gran Premio R.A.C.E"



El domingo 15 de junio de 1913 por la mañana, antes de las siete, comenzaron los preparativos para el comienzo de las carreras del "Circuito de Guadarrama", organizado por el Real Automóvil Club de España (R.A.C.E.), en la que se disputaba el Gran Premio de aquella institución.
El evento se celebró en La Granja, coincidiendo con la presencia de la Familia Real en aquel sitio.

En la Casa de los Infantes, donde estaban guardados y precintados los veinte automóviles participantes, la animación fue grande, y la actividad aumentaba a medida que se acercaba la hora de dar comienzo a la carrera.


La Meta
Dando frente a la verja que da acceso al pueblo por la entrada principal se habían instalado dos tribunas, una para Su Majestad y otra para el Jurado.
A la derecha de la verja, y en línea paralela al borde de la carretera, se hallaban preparados los 20 repuestos correspondientes a los coches inscriptos.
El espacio de carretera disponible para el viraje ante las tribunas era amplio y muy suficiente para la maniobra de los coches, así como para su colocación ante el repuesto correspondiente sin estorbar a los que siguieran corriendo.

A continuación, algunas fotografías que muestran la tribuna de los reyes y su situación con respecto al paso de los automóviles








El Circuito
Este es el recorrido marcado por el R.A.C.E para el desarrollo del Circuito de Guadarrama:
Debemos aclarar que en todo el trayecto hubo un exhaustivo control con soldados apostados en los arcenes.
La salida y llegada estuvieron ubicadas en el mismo punto, la puerta de Segovia de La Granja. Desde dicho punto, siguiendo la carretera, denominada de la estación de Villalba a Segovia, se debía pasar por Balsam para llegar al alto del puerto de Navacerrada, pasando por la Peña la Pescada, la Boca del Asno y las Siete Revueltas; del alto del puerto de Navacerrada bajarían por la carretera mencionada, pasando delante del Club Alpino, hasta llegar al cruce de la carretera seguida con la de Madrid a La Coruña; al llegar al kilómetro 41 de esta carretera, en el que se encontraba el paso a nivel con el ferrocarril del Norte, debían dejar la carretera a la izquierda para tomar la desviación que iba al paso superior sobre dicho ferrocarril; de este paso volverían a entrar en la carretera de Madrid a La Coruña para continuar por la misma, pasando por Guadarrama, hasta  el Alto del León.
De éste bajarían hasta San Rafael, en cuyo punto dejarían a la izquierda la carretera de Madrid a La Coruña y entrarían en la de San Rafael a Segovia, por la cual seguirían, dejando a los lados de la misma el caserío de Prados, la venta de la Cruz, la venta del Hambre y la de Santa Lucía, para llegar a Revenga, que queda a la izquierda de la carretera, en su kilómetro 87, y seguirían por la misma hasta delante de la Puerta de Madrid, en Segovia, en cuyo punto buscarían la carretera de Segovia a la estación de Villalba, dejando a su derecha la plaza de toros de Segovia y los depósitos de aguas, y más adelante, a su izquierda, la finca "Quita Pesares", cruzando el río Eresma en el kilómetro 39 para llegar a La Granja.



El Circuito en imágenes
Del detallado recorrido que hemos visto en el título anterior, podemos ofrecer algunas fotografías de la revista "Mundo Gráfico" que, además de mostrar aquellos vetustos automóviles, nos deja ver paisajes ya desaparecidos y que son muy familiares para los madrileños.

Difícil de imaginar esta vista panorámica del "Alto del León" o "Alto de los leones", como solemos llamar los madrileños de hoy a este puerto.




La próxima fotografía, curiosa y entrañable, muestra el paso elevado que el R.A.C.E. construyó en Villalba para evitar el paso a nivel del ferrocarril del Norte.





Los Premios
Los organizadores del evento cuantificaron los premios de la siguiente forma:
1.º Copa de S. M. y 20.000 pesetas.
2.º Copa de S. A. la Infanta Dª. Isabel y 5.000 pesetas.
3.º Copa de D. Carlos.
4.º Copa de Mestré y Blatgé.
Premios de la segunda categoría:
Copa del Casino de Madrid.
Premios de la tercera categoría:
Copa del Ministerio de Fomento al primero y premio Deutsch (l.OOO pesetas) al segundo.
Cuarta categoría:
Copa Gran Peña.
Quinta categoría:
Copa del Ayuntamiento.
Premio de "regularidad:
Copa del Ministerio de la Guerra.
Copa conde de Peñalver:
al coche que dé la vuelta más rápida.
Copa duque de Zaragoza:
al coche que dé la tercera vuelta más rápida.
Premio Fourcade y Proyot:
al primer clasificado que use el producto de esta Casa.
Premio Desmarais, hermanos:
al que obtenga el menor cociente, con arreglo al art. 28, empleando el producto de esta Casa.


Pesaje y precintado
A pesar del laborioso trabajo de montaje de una báscula de campaña, los organizadores se decantaron por la utilización de la perteneciente a la fábrica de vidrios "Cooperativa obrera La Esperanza", cuya barra graduada acusaba pesos de 1.900 kilos. Tal era la finura y exactitud de aquella báscula que identificó una diferencia en el peso de un automóvil a causa de una botella de Champagne que había en su interior.

En total fueron pesados 17 coches. El famoso coche de Rigal, que se dijo sería pilotado por Juanito Pombo, no se presentó al peso a la hora de cerrar éste. Igual suerte corrieron el coche que había de conducir Vitalis y el que debía pilotar Camino.


Durante las operaciones del precintado no hubo incidentes dignos de mención especial ni protestas sonoras. Los agentes de automóviles, sin salirse nunca del terreno de la amistad y del compañerismo deportivo, se dijeron mutuamente algunas ironías; pero no se turbó lo más mínimo la alegría que reinó continuamente.


Instrucciones para los pilotos
Transcribimos las instrucciones proporcionadas por el R.A.C.E. a los pilotos:
"Cada vez que lleguen al alto del puerto de Navacerrada deberán detenerse cerca de la bandera roja que habrá colocada a un lado de la carretera. El cronometrador de servicio les entregará un talón, en el que conste la hora de llegada a dicho punto, y tan pronto como haya recibido dicho talón deberá cada conductor poner su coche en marcha, teniendo en cuenta que para efectuar el recorrido comprendido entre el alto del puerto y el punto en que se encuentra el cronometrador de término de neutralización ningún coche podrá invertir menos de quince minutos. Al llegar al punto término de neutralización de Navacerrada, que se encuentra, aproximadamente, en el kilómetro 13,5 de la carretera de la estación de Villalba a Segovia, todo coche deberá detenerse, y su conductor deberá entregar al cronometrador de servicio el talón que le fue entregado en el alto, y no proseguirá su marcha hasta que dicho cronometrador le dé la orden de salida.
Para mayor claridad, téngase presente el siguiente ejemplo: si un coche llega al alto del puerto de Navacerrada a las doce y diez, el cronometrador de este puerto inscribirá la hora mencionada en el talón que entregará al conductor del coche; éste, tan pronto como ha recibido el talón, prosigue su marcha hacia abajo, y llega al término de la neutralización a las doce y veintidós minutos, entregando inmediatamente el talón al cronometrador, el cual, teniendo en cuenta que el coche ha invertido en el descenso del trayecto neutralizado tres minutos menos de lo que debiera, no dará la orden de solida hasta las doce y veinticinco minutos.
Al llegar los coches a la desviación que se ha hecho con objeto de salvar el paso a nivel de Villalba, deberán necesariamente pasar por el paso superior, y no por el paso a nivel, aunque este se encontrase abierto. Al pasar por el paso superior deberán hacerlo con precaución y a poca marcha.
Cuando lleguen al Alto del León, en el puerto de Guadarrama, deberán detenerse nuevamente junto a la bandera roja, para
que el cronometrador que allí se encuentre les entregue el talón correspondiente, repitiéndose las operaciones en idéntica forma que se han reseñado para el descenso de Navacerrada, teniendo en cuenta que en el descenso de Guadarrama la bandera roja que exige la detención del coche en el punto término de esta neutralización se hallará en el kilómetro 60,4, aproximadamente.
El tiempo que los coches, hayan de invertir en cada vuelta para efectuar el descenso del puerto de Guadarrama deberá ser de diez minutos, y después que se hayan detenido y entregado el talón correspondiente al cronometrador, no podrán emprender su marcha hasta que éste se lo ordene.
Al llegar al paso a nivel que hay próximo a la Venta de Santa Lucía, deberán los coches concursantes detenerse al lado de la bandera roja que allí habrá colocada.
Si el paso a nivel estuviese abierto, el cronometrador de servicio ordenará inmediatamente al conductor que prosiga, su marcha; lo que éste deberá efectuar en el acto.
Debe, sin embargo, tenerse presente que todo conductor que saliese antes de que se le hubiese dado la orden de salida quedará fuera de concurso.
Si el paso a nivel estuviese cerrado, el cronometrador no autorizará la salida del coche hasta que viese el camino expedito, no debiendo, por lo tanto, ningún coche concursante ponerse en marcha hasta que se lo ordene el cronometrador, bajo la pena de quedar, si desobedeciese, fuera de concurso.
Si durante el tiempo que permaneciese cerrado el paso a nivel llegasen dos o más coches al punto de parada, deberán quedar colocados necesariamente uno tras otro al lado derecho de la carretera, y para proseguir su mancha deberán esperar a que el cronometrador se lo ordene respectivamente a cada uno de ellos, incurriendo en la pena señalada anteriormente si así no lo hicieran.
Además, y aparte de que cada conductor está obligado a conocer con todo detalle el circuito, el R.A.C.E. señalará con banderas de los colores nacionales todo el recorrido en les parajes en que existan bifurcaciones, en tal forma que los conductores no tengan que preocuparse mas que de seguir el itinerario marcado por las banderas.
Los conductores deberán también tener presente que los comisarios estarán provistos de dos banderas, una azul y otra roja.
El significado de la bandera azul es el de disminución de marcha.
El significado de la bandera roja es el de parada absoluta.
Los Comisarios emplearán la bandera azul cuando un obstáculo imprevisto obstruya parcialmente la carretera. También emplearán la bandera azul cuando observen que un coche intenta pasar a otro.
Por consiguiente, siempre que un comisario presente a un coche la bandera azul, el conductor deberá tener presente que, o bien puede encontrar un obstáculo que dificulte su paso por la carretera, sin imposibilitarlo en absoluto, o que otro coche se encuentra detrás del suyo.
Los conductores deberán tener muy presente que si alguno de ellos presentase una reclamación contra otro, motivada en que este no le hubiera permitido el paso intencionadamente, el Jurado, después de estudiar el caso y oír a los comisarios, podrá declarar fuera de concurso al coche y conductor que hubiese cometido la falta origen de la reclamación, sin que pueda alegar éste en su favor el no haber visto las señales de los comisarios.
Por lo tanto, cuando un coche concursante sea alcanzado por otro, su conductor no deberá olvidar que por el hecho de haberlo alcanzado marcha con mayor velocidad que el suyo, y que por esa razón deberá necesariamente marchar por el lado derecho de la carretera, en tal forma, que si el coche que le hubiese dado alcance tuviese condiciones para poder adelantarle, no se encuentre imposibilitado de efectuarlo por no tener espacio libre suficiente."



Arranca la carrera
El rey presenció desde la tribuna la salida de los primeros automóviles, y después, acompañado de dos palatinos, marchó a caballo para presenciar la carrera en lo alto del Guadarrama, comiendo allí.

Los automóviles salieron por este orden:
1.—Schneider, tripulado por el marqués de Ugena.
2.—Rolls-Roice, tripulado por Plattford, llevando de copiloto al conde de los Llanos.
3.—Humbert, tripulado por D. Manuel San Román.
4.—Clement Talbot, condacido por Nedge, que hizo una emocionante salida.
5.—Mercedes, pilotado por el duque de Zaragoza.
6.—Mercedes, llevado por Ángel Santibánez.
7.—Opel, por Juan R. Manzano.
8.—Delaunay, por García Ocaña.
9.—Panhard, por Leoncio Garnier.
10.—Schneider, por José Toda.
11.—Panhard, sin válvulas por Julio Labayen.
12.—Lorraine-Dietrich, por el marqués de Aulencia.
13.—Rolls-Roice, por D. Carlos Salamanca.
14.—Dion Bouton, por el marqués D'Avasay.
15.—Dion Bouton, por el marqués de San Carlos del Pedrosa.
16.—Dion Bouton, por Arsenio Cebrián.
17.—Minerva, por el conde de Patilla.


A toda pastilla
Fotografías que muestran momentos de la competición y sus participantes. Grandes marcas de automóviles de la época que fueron galardonados con los premios ya mencionados.






Reviviendo aquellos momentos
El primer coche salió a las diez y trece minutos de la mañana, y el último a las once y treinta y tres minutos.
Varios automóviles tuvieron que retinarse de la carrera por averías ocurridas en los motores.
El automóvil que conducía el Sr. Toda volcó yendo cuesta arriba, sin que, por fortuna, tuviera el piloto ninguna lesión.
Al marqués de San Román, otro de los pilotos, se le saltó una rueda de su coche en la primera de las revueltas del Alto del León. Salvo el descartarse de la carrera, tampoco tuvo el accidente mayores consecuencias que lamentar.

Un soldado de Ingenieros estaba al teléfono de campaña y anunciaba los corredores que subían por San Rafael:
PRIMERA VUELTA
1.º Rolls-Roice, de Plattford.
2.° Schneider, tripulado por el marqués de Ugena.
3.º Mercedes, del duque de Zaragoza.
4.° Mercedes, de Ángel Santibánez.
5.º Delaunay, de García Ocaña.
6.° Panhard, de Leoncio Garnier.
7.º Opel, de Juan R. Manzano.
8.º Panhard, sin válvulas de Julio Labayen.
9.º Lorraine-Dietrich, del marqués de Aulencia.
10.º Rolls-Roice, de D. Carlos Salamanca.
11.º Dion Bouton, del marqués D'Avasay.
12.º Dion Bouton, del marqués de San Carlos del Pedrosa.
13.º Minerva, del conde de Patilla.
14.º Dion Bouton, de Arsenio Cebrián.

SEGUNDA VUELTA
1.º Rolls-Roice, de Plattford.
2.° Schneider, tripulado por el marqués de Ugena.
3.º Mercedes, del duque de Zaragoza.
4.° Mercedes, de Ángel Santibánez.
5.º Panhard, sin válvulas de Julio Labayen.
6.° Panhard, de Leoncio Garnier.
7.º Lorraine-Dietrich, del marqués de Aulencia.
8.º Rolls-Roice, de D. Carlos Salamanca.
9.º Opel, de Juan R. Manzano.
10.º Dion Bouton, del marqués D'Avasay.
11.º Delaunay, de García Ocaña.

TERCERA VUELTA
1.º Rolls-Roice, de Plattford.
2.° Schneider, tripulado por el marqués de Ugena.
3.º Lorraine-Dietrich, del marqués de Aulencia.
4.º Rolls-Roice, de D. Carlos Salamanca.
5.º Mercedes, del duque de Zaragoza.
6.º Dion Bouton, de Arsenio Cebrián.
7.º Panhard, sin válvulas de Julio Labayen.
8.° Mercedes, de Ángel Santibánez.
9.º Dion Bouton, del marqués D'Avasay.
10.º Opel, de Juan R. Manzano.
11.º Minerva, del conde de Patilla.
12.º Delaunay, de García Ocaña.

A las cinco menos tres minutos de la tarde entró el penúltimo automóvil, conducido por el conde de la Patilla, y a las cinco y seis minutos entraba el último, pilotado por Ocaña.
El Jurado se retiró a dirigir la operación de pesaje y reconocimiento de los coches.


Los tiempos
Los tiempos líquidos exactos, deducidas las neutralizaciones de descenso de puertos y detenciones en el paso a nivel y aumentadas las dos únicas penalizaciones por consumo, aplicadas a los coches números 9 y 10, son los siguientes, con clasificación por conductores:
1.°, C. Salamanca, 3 h., 34 m., 11 s. y 3/5.
2.°, marqués de Aulencia, 3, 37, 3 y 4/5
3.°, Plattford, 3, 39, 55 y 3/5.
4.º, marqués d'Avasay, 3, 49, 43 y 2/5.
5.", Julio Labayen, 3, 50, 56 y 4/5.
6.", marqués de llgena, 4, 7, 50 y 4/5.
7.°, conde de Patilla, 4, 8, 22 y 2/5.
8.°, Ángel Santibáñez, 4, 18, 18 y 4/5.
9.°, duque de Zaragoza, 4, 19. 57 y 2/5.
10.º, J. R. Manzano, 4, 57, 41 y 4/5.
11.º, Juan García Ocaña, 5, 4, 25 y 3/5.
Estos tiempos eran, por lo tanto, los invertidos por los coches en recorrer los 273 kilómetros que constituían las tres vueltas del circuito, descontados los 12 kilómetros de descenso de puertos neutralizados.



Los premiados
El resultado de la competición no se supo hasta la última hora de la tarde del 16 de junio.

CLASIFICACIÓN GENERAL
Primero — Coche núm. 16, perteneciente a D. Carlos Salamanca, conducido por el mismo: Gran Premio del R. A. C. E. (20.000 pesetas) y copa de S. M. el rey.
Sobre neumáticos PROWODNICK
Con gasolina homogénea AUTOMOVILINA

Segundo — Coche núm. 14, perteneciente al marqués de Aulencia, conducido por el mismo: Premio del R. A. C. E. (5.000
pesetas) y Copa de S. A. R. la Infanta Dª Isabel.
Sobre neumáticos CONTINENTAL
Con gasolina homogénea AUTOMOVILINA

Tercero — Coche núm. 3, perteneciente a D. Carlos Salamanca, conducido por Mr. Plattford: Copa de S. A. R. el Infante D. Carlos.
Sobre neumáticos PROWODNICK
Con gasolina homogénea AUTOMOVILINA

Cuarto — Coche núm. 17, perteneciente a Madrid Automóvil, conducido por el marqués D'Avasay: Copa de Mestre y Blatgé.
Sobre neumáticos CONITNENTAL











Y, cómo no, la publicidad













© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-007 ESP CGPREMIORACE 1913




.