sábado, 1 de junio de 2013

Especial Feria del Libro de Madrid. Primera parte: 1933-1934


La primera Feria del Libro de Madrid se celebró hace más de 80 años. Fue en 1933, del domingo 23 al sábado 29 de abril, dentro de los eventos programados para la "Semana del Libro". Estuvo organizada por la Cámara Oficial del Libro y contó con el apoyo del Gobierno de la República y las más importantes editoriales madrileñas.
A ella le siguieron cuatro ediciones más; la de 1934, 1935 y 1936, ésta última será la primera de carácter oficial. Todas ellas se celebrarán en el Paseo de Recoletos, desde la Plaza de Cibeles hasta Colón (frente a la Biblioteca Nacional).
La Guerra Civil truncará la organización de nuevas ediciones, y no será hasta 1944 cuando se convoque la quinta edición, organizada por el Instituto Nacional del Libro Español con el nombre de Feria Nacional del Libro.

En el especial "Feria del Libro de Madrid" recordamos aquellas cuatro primeras ferias que nacieron con la intención de acercar el libro a todas las personas, sin distinción de clases ni categorías.

En el año 1931, había en Instrucción Pública un presupuesto de 440.000 pesetas para adquisición de libros; en 1933 tenían para el mismo fin 1.690.000 pesetas. La proporción había aumentado en un 387,7 por 100.

La cultura para todos; la enseñanza para todos... no lo olvidemos nunca.



*
1933
I Feria del Libro
Coincidiendo con el aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra (23 de abril de 1616), se inaugura la primera Feria del Libro de Madrid. En la actualidad Madrid celebra en esa fecha el Día Internacional del Libro. Hace 80 años, y dentro de los festejos de la "Semana del Libro", nacerá -casi sin saberlo- una de las ferias madrileñas más populares e internacionales.
Como hemos dicho en la introducción, se celebrará del 23 al 29 de abril de 1933 en el Paseo de Recoletos; lugar donde hoy se reúnen los libreros para ofrecer maravillas editoriales en la "Feria del Libro Antiguo y de Ocasión".

Aquella primitiva Feria del Libro no tuvo la misma relevancia que en ediciones posteriores. Al coincidir con el "Día del Libro" de Barcelona, el "Día de Cervantes" en Alcalá de Henares, y actividades teatrales de la "Semana Cervantina", la feria fue una actividad más de las tantas que se programaron; además de la Exposición de Artes Decorativas que se inauguró el día 24 de abril en el Ministerio de Instrucción Pública.

En el trascurso de la Semana del Libro la Cámara adjudicó los premios que tenía anunciados para el concurso de los mejores artículos periodísticos en elogio del libro, para el de las mejores bibliotecas particulares de señoritas, niños y obreros y para el de los mejores trabajos realizados por los aprendices-alumnos de la Escuela de Artes Gráficas y Encuadernación.


Inauguración
Con la intención de celebrar la "Semana del Libro", las editoriales madrileñas instalaron sus stands en el Paseo de Recoletos con rebajas del 10% en sus libros.
Momentos antes de las doce llegaron para inaugurar la Feria el ministro de Instrucción Pública, don Fernando de los Ríos; el subsecretario, Sr. Barnés, y el alcalde de Madrid, D. Pedro Rico, que fueron recibidos por el Consejo de gobierno de la Cámara Oficial del libro, formado por su presidente, D. José Ruiz Castillo; vicepresidentes primero y segundo, señores Aguilar y San Martín ; tesorero, D. Victoriano Suárez; contador, D. Tomás Alonso Pérez, y los vocales, señores Sáenz de Jubera, Levenfeld, Rodríguez, Cerrada y Castro-Les.

Después de recorrer todas las instalaciones se dirigieron a un micrófono, conectado con altavoces distribuidos por el paseo de Recoletos, y el señor Ruiz del Castillo hizo uso de la palabra diciendo que la iniciativa de la fiesta correspondía a los alumnos de la Escuela de Librería que funcionaba en la citada Cámara. También mencionó que la Feria se hizo realidad gracias al apoyo recibido por los ministros de la República. Dirigió un saludo a las autoridades y representantes del Cuerpo diplomático y terminó solicitando
la simpatía del pueblo madrileño, pues de otra manera no tendría eficacia aquella fiesta del libro.

Desde aquellos potentes micrófonos amenizaron la Feria la Banda del Asilo de la Paloma y las breves charlas de los más ilustres autores.

En la primera Feria sólo expusieron los editores madrileños; pero se esperaba que, en lo sucesivo, acudieran las editoriales de toda España e incluso las de América, para dar una idea de conjunto a la industria del libro en idioma castellano.

Discurso del alcalde
El alcalde de Madrid, D. Pedro Rico, en un elocuente discurso, hace el elogio del libro. Aplaude a la Cámara del Libro por haber recogido la iniciativa para celebrar aquel certamen cultural.
Dice Pedro Rico:
"El libro es la prolongación de la familia; y si se trata de un caso particular como el mío, en que se carece de descendencia, se le llega a tomar un cariño similar al que se tendría a los hijos."
Dirige una exhortación al pueblo madrileño para que sea un amigo inseparable del libro, y finaliza con estas palabras:
"La República tiene la obligación de fomentar la creación de la mayor cantidad posible de bibliotecas. Y si esto se hace se habrán sentado los mejores bases para constituir la nueva España."


Discurso de Fernando de los Ríos
Don Fernando de los Ríos pronunció las siguientes palabras:
"Tomado el libro para dialogar con él, única forma de que sirva para enriquecer el propio huerto, nos ayuda a ahondar en el mundo interior, y merced a ello nos aproxima a nosotros mismos, o bien nos ensancha el horizonte exterior, mediante los innúmeros senderos que nos descubren los ventanales de la observación científica. La tierra habitable ha sido toda ella descubierta, pero nos queda el mundo sin contornos, infinito, constituido por el orbe del espíritu; lo que en éste se logra el libro nos lo dice; él pregona la claridad y precisión que el pensamiento va logrando y el acrecentamiento de poder sobre la Naturaleza que el hombre va consiguiendo; y si el libro es exponente de esa doble marcha, el libro es instrumento de conquista por serlo de captación; y lo será en tanta mayor medida cuanto mayor sea la potencia de su carga; esto es, su valor en verdad, su valor en bien, su valor en belleza. He ahí los valores que dan al libro una justificación eterna y explican por qué sus redes no son mortales, sino vitales.
El libro español, como la España que lo crea, aporta cada día una más sustanciosa y rica carga de verdad, de ansia de justicia y emoción estética."


Después de inaugurada oficialmente la Feria, el subsecretario de Instrucción Pública, D. Domingo Barnés, ofreció adquirir a cada editorial lotes de libros con destino a las Bibliotecas públicas.

Entre las numerosas personalidades que desfilaron por las diferentes instalaciones figuraban los ministros de Justicia, Agricultura, el escritor alemán Emil Ludwig y numeroso público.
El Sr. Ludwig se detuvo unos momentos en el stand de la casa editora de su obra «El hijo del hombre» y firmó un centenar de ejemplares a otros tantos compradores de ella.

El día 29 de abril, fecha en que queda clausurada la primera Feria del Libro, se presenta en el Paseo de Recoletos un grupo de soldados pertenecientes a la Escuela de Información de Artillería del Campamento de Carabanchel para adquirir libros destinados a la biblioteca de ese Centro.





Álbum de fotos






Humor en la Feria




*
1934
II Feria del Libro




Mucha razón tenía el periodista de "LUZ Diario de la República" al decir:
"Las magníficas instalaciones que han sido dispuestas para esta II Feria del Libro son una demostración palpable de lo que en el futuro ha de ser para Madrid esta Feria, que hoy puede decirse que está en sus balbuceos."

La segunda Feria del Libro se celebró del 6 al 16 de mayo en el Paseo de Recoletos, desde Cibeles hasta Colón, con la novedad de tener stand "Editoriales Mexicanas", de México.

Desde bien temprano, un inmenso gentío invadió los andenes del paseo en espera de la inauguración.
A la hora anunciada -doce de la mañana- dio comienzo la fiesta.
Llegadas las autoridades al recinto de la Feria, visitaron una a una las instalaciones, mientras la Banda Municipal, dirigida por el maestro Villa, ejecutaba ante el micrófono sus más selectas composiciones.

Después de recorrer los stands, la comitiva, precedida de la Guardia Municipal, se dirigió al vestíbulo de la Biblioteca Nacional, que, convenientemente engalanado, estaba repleto de selecta concurrencia. Allí, una bellísima representación femenina y representantes de todas las facetas de la intelectualidad.

Con el Comité organizador, compuesto por los señores Ruiz del Castillo, Jiménez Siles, Aguilar y Jubera, la representación oficial, en la que figuraban el jefe del Gobierno, los ministros de Trabajo, Guerra, Industria, Gobernación y Estado; el alcalde de Madrid, el subsecretario, de Instrucción Pública, el director general de Seguridad y el gobernador civil. También se encontraba allí el embajador de México, señor Estrada.

Situados frente al micrófono -transmisor a todos los ámbitos de la Feria-, inició los discursos el señor Ruiz Castillo, como presidente de la Cámara del Libro y miembro del Comité organizador.

En su primer día se vendieron 30.000 pesetas en libros.

La Feria finalizó el 16 de mayo a las doce de la noche. Ese día estuvo dedicado al público infantil.

A las tres de la tarde, Cristóbal de Castro, pronunció ante el micrófono de Unión Radio una conferencia sobre "El libro, la mujer y el hombre".


La Feria y Unión Radio de Madrid
Con motivo de la II Feria del Libro de Madrid, Unión Radio estuvo presente con su valiosa colaboración, cediendo de forma desinteresada su micrófono para una intensa propaganda realizada por los más sobresalientes representantes de nuestra intelectualidad y llevada a cabo en conferencias llenas de amenidad.
Federico Romero y Fernández Shaw ante el micrófono de Unión Radio



Uno de los altavoces de Unión Radio




Álbum de fotos
Fotos de la II edición de la Feria del Libro de Madrid de 1934.
Este grupo de fotografías muestra algunos detalles de la Feria; la entrada, ubicada en Cibeles; los stands, y el público asistente.









Algunos stands
















Humor en la Feria









© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-006.1 ESP FERIALIBRO 1933-1934



.