miércoles, 26 de junio de 2013

Madrid, 26 de junio de 1913




Efemérides del 26 de junio de 1913

Jueves 26






Máxima    32º
Mínima   13,8º






Contenido:
La enseñanza en Madrid - En las calles de Madrid - Servicio de trenes especiales de verano - La "manuela" y dos manolas (Referencia al coche Simón)



1913
JUNIO
L M X J V S D






1
2 3 4 5 6 7  8
9  10  11  12  13  14 15 
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30








La enseñanza en Madrid
Una Comisión de la Junta de Patronato de Primera enseñanza visitó al ministro de Instrucción pública, acordándose en la conferencia celebrada proceder a la construcción de nuevos edificios con destino a escuelas primarias municipales en los barrios de Prosperidad, Guindalera, Cuatro Camino y Puente de Toledo.
Las referidas construcciones darían comienzo inmediatamente, realizándose las obras con cargo a las 250.000 pesetas de que disponía el Ayuntamiento como subvención del Estado.
En la entrevista se tomó, además, el acuerdo de gestionar la adquisición de nuevos terrenos que sirvieran para la continuación de construcciones.
A este objeto se suplicó al concejal señor García Molinas que pidiese al Ayuntamiento una relación detallada de lo que pagaba anualmente en concepto do alquiler de escuelas.
Una vez conocida la cantidad se procedería a estudiar el medio de realizar una operación de crédito por valor de siete u ocho millones sobre la base de una anualidad de esos alquileres y poder así construir nuevos edificios escolares.



En las calles de Madrid
Calle de Bravo Murillo
Por la calle de Bravo Murillo pasó a toda velocidad un automóvil gris, tipo torpedo, que arrolló a una mujer, dándole un golpazo tremendo con una aleta, y después continuó su vertiginosa carrera. La mujer, a consecuencia del golpe, fue a caer debajo de un coche de punto que pasaba por encima de ella. En este vehículo fue llevada a la Casa de Socorro.
La mujer, que se llamaba Francisca Ortega González, de sesenta y dos años, sufrió la fractura de la tibia y peroné derechos, heridas en la cabeza y contusiones en todo el cuerpo. Pasó al hospital de la Princesa en estado grave.

Puerta del Sol
El alcalde de Madrid, Sr. Vincenti, conferenció con el Sr. Aguado, director de los tranvías, para buscar una solución a la gran congestión de la Puerta del Sol. En una hora entraban en dicha plaza una media de 300 coches.
El alcalde le hablo de las ventajas que tendría el hacer cabezas de línea en la Cibeles y la Plaza Mayor.



Servicio de trenes especiales de veraneo
La Compañía de los caminos de hierro del Norte estableció durante el verano, como en años anteriores, un servicio de trenes especiales a los puertos de Santander, Gijón, Coruña, San Sebastián y Bilbao, con billetes de ida y vuelta a los precios económicos de 25 pesetas en 2ª clase y 15 en 3ª para los pueblos del Cantábrico, y 30 pesetas y 20, respectivamente, para el de Coruña.
Los trenes especiales solo circulan a la ida, y el regreso podían efectuarlo los viajeros por los ordinarios que se indicaban en el cartel correspondiente y en cualquiera de los doce días que los billetes tenían de validez.

Las fechas en que salieron de Madrid los trenes especiales fueron las siguientes:
Para Santander el 12 de Julio.
Para Gijón el 23 de Julio.
Para San Sebastián el 28 de Julio.
Para Coruña el 1 de Agosto.
Para Gijón el 9 de Agosto.
Para Bilbao el 16 de Agosto.
Para Santander el 20 de Agosto.



La "manuela" y dos manolas
A propósito del monumento a los chisperos, transcribimos una conversación de dos manolas que citan a una "manuela"* y el gracioso y desarrapado sombrerillo que luce uno de los pencos que tiran de ella. La conversación va desvirtuando y se convierte en cotilleo, donde se ven las miserias de algunas clases altas, o que presumían de serlo.
Estupendos versos de Juan Pérez Zúñiga, publicado tal día como hoy de hace cien años en el "Heraldo de Madrid", con la jerga o argot propio de los madrileños de entonces.


—Buenos días, Cleta.
¿Ande vas, Rosario?
—Voy por criadillas
ande Trinitario.
—Mia, por allí enfrente
pasa la manuela
que ahora guía Carlos,
el de la Grabiela.
¿No has visto sus pencos?
¡Mia que están bonitos
con las sombrillitas
y los sombreritos!...
¿Se los hará el amo?
—Sí; por compasión...
Es pa defenderlos
de una insolación.
Eso te lo ha dicho
tu Simón ? —Sí, Cleta.
Eso lo hacen siempre
que el calor, aprieta.
—Hija, pues celebro
que a los animales
se les dé más cuido
que a los racionales;
que hay caballos de esos
que ni se menean,
y conozco, en cambio,
chicos que cocean.
Y hay trotón que, gracias
a su sombrerito,
va mucho más guapo
que mi señorito.
El primer sombrero
le chocó a la gente;
pero ya en las bestias
hoy es tan corriente,
que, al ver una en pelo,
dijo anoche Patro:
—¡Cómo va esa yegua!
¡Debe ir al teatro!
—Bien, pues... no lo digas;
pero mi señora
es tan miserable
y es tan ahorradora,
que ese sombrerito
célebre que gasta,
terminado en punta
de pajucha basta,
con cintajos tiesos
de color cereza,
es el que ha lucido
sobre la cabeza
dos o tres veranos
el caballo tordo,
que arrastraba el coche
de Julián, el Gordo.
—¿Y va a usarlo más?
—Bien pudiera ser.
Sin embargo, ¿sabes
lo que dijo ayer?,
Que se lo ha pedido
cierto general,
que es su amigo y viste
de un modo especial,
para cuando viaja,
disfrutarlo aún,
cuidadosamente
dado de betún.
—Bueno, pues yo ahueco.
—Pues adiós, Rosario.
—Voy por criadillas
a lo de Trinitario.
—Que lo del sombrero
quede entre las dos.
—Vete descuidada.
—Bueno, adiós.
—Adiós

* La "manuela", también llamada "Simón", era un coche de alquiler tirado por caballos que circulaba en Madrid entre los siglos XVIII y principios de XX. Idéntico a los típicos coches de caballos de Sevilla, la denominación técnica de este carruaje era la de "milord".
En un primer momento lo utilizaban las familias pudientes, más tarde Madrid lo adoptará como coche de alquiler. La capota se desmontaba y quedaba transformado en un cabriolé.

Ramón de Mesonero Romanos dedicará unos preciosos versos  al coche Simón en octubre de 1837, publicados en su libro  "Escenas Matritenses por el Curioso Parlante".
Comienza don Ramón con una breve pero contundente descripción de aquel carruaje:

"Hay en Madrid un Simón
que se alquila... no sé dónde,
y tiene más aventuras
que Gil Blás o Don Quijote.
Su figura es de caldera,
verde y negro sus colores,
no tiene muelles de Ce,
ni persianas ni faroles;
Ni menos en sus costados
se ostentan empresas nobles,
ni guarnecido pescante
con dobles cifras de bronce.
Modesto en su sencillez,
holgado en sus dimensiones,
tan cerca está de cajón
como distante de coche;
Y a no ser por cuatro ruedas
que se mueven, si no corren,
tomáranle por sepulcro
o babilónica torre."



Humor centenario
-¿Que me meta yo ahí...? ¡P'al gato!


Las fotos
Alumnos procedentes del Colegio de María Cristina, de Aranjuez, ascendidos a oficiales por Real Orden del 25 de junio de 1913 en la Academia de Toledo.




Recetas de la bisabuela
PARA EL MES DE FEBRERO (III)
Jamón en dulce
Un jamón de cuatro kilos. Una botella de vino blanco. Un kilo de azúcar.

El jamón ha de ser de Avilés, trasero y muy magro. En el vino se echa una hoja de laurel, un poco de salvia, un polvo de orégano y una cebolla donde se clava un clavo de especia, se tapa y se deja cuatro días en maceración. El jamón ha de estar en agua fría tres días, dándole vuelta de cuando en cuando; pasado este tiempo, se saca y pone á escurrir. Se quita al jamón la parte del codillo y la corteza, y se pone á cocer en una besuguera, con agua suficiente para cubrirle y la mitad del vino, bien colado. Cuando el jamón está algo tierno, se saca sobre la tabla, se deshuesa con un cuchillo de punta, se vuelven á unir bien los dos pedazos y se cose en una batista blanca bien apretada, volviéndole á cocer en el mismo caldo, añadiendo la otra mitad de vino y doscientos cincuenta gramos de azúcar.
Sácase cuando está tierno, se deja enfriar, se prensa y se le quita la tela. Colócase sobre una tabla, se cubre de azúcar molido y se plancha con la paleta de hierro hecha ascua, por uno y otro lado, para que adquiera una corteza dorada.

Coste aproximado, 20 pesetas.


Pudín
Cuatrocientos gramos de pan rallado., Dos cuartillos de leche. Medio kilo de azúcar. Diez huevos. Cien gramos de pasas de Corinto. Setenta y cinco gramos de pasas de Málaga. Una copa de ron. Cincuenta gramos de manteca de vaca. Dos limoncillos en dulce.

Se hierve la leche con el azúcar, se mezcla con ella el pan rallado y se deja reposar en una vasija de porcelana. Se lavan y se quitan las pepitas y los palos á las pasas, y se mezclan á la leche cuando está casi fría, añadiendo las diez yemas de huevo batidas y los limoncillos picados.
Se baña un molde con azúcar tostado, untándole cuando está frío con manteca de vaca.
Así preparado el molde, se añade á la pasta una copa de ron y las claras de huevo, batidas á punto de nieve. Mezclando todo perfectamente, se pone en el molde y éste en el baño de maría al horno. Tiene que cocer unas cuatro horas.

Coste aproximado, 2,85 pesetas.


Queso holandés
Medio litro de leche de vaca. Doscientos gramos de harina. Sesenta gramos de azúcar. Cuatrocientos gramos de queso de Gruyere. Doce huevos.

Se cuece la leche con el azúcar y se deja enfriar, se deshace la harina en la leche, ya fría, y se acerca á la lumbre, moviéndolo sin cesar, hasta que forme una natilla clara que se deja enfriar.
Se ralla el queso de Gruyere, se baten separadas las yemas y las claras, subiendo éstas á punto de nieve. A la natilla, ya fría, se añade el queso y los huevos, y mezclado todo, se vierte en un molde untado de manteca de vaca y se cuece al baño de maría durante una hora.

Coste aproximado, 3 pesetas.


Publicidad con solera



© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-160 EFEMERIDES1913

.