jueves, 20 de junio de 2013

Madrid, 20 de junio de 1913




Efemérides del 20 de junio de 1913

Viernes 20






Máxima    28,8º
Mínima   16,2º






Contenido:
Un nuevo infante de España - Aniversario del fallecimiento de Federico Chueca - El conflicto en Marruecos - Los liberales disidentes almuerzan en el Ritz - Pasarela Cibeles: modelitos fresquitos para el verano.


1913
JUNIO
L M X J V S D






1
2 3 4 5 6 7  8
9  10  11  12  13  14 15 
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30









Un nuevo infante de España
Ya se anunciaba en las efemérides de ayer que la reina presentaba los primeros síntomas de parto.
A la una y veinticinco de la madrugada de este día de hace cien años, daba a luz la reina Victoria Eugenia, con toda felicidad, un robusto infante.
El rey, radiante de júbilo, salió inmediatamente a la antecámara, y dijo a  los palatinos que allí aguardaban:

-Señores; ¡Es un varón!

La noticia circuló rápidamente por el pueblo de La Granja, y el vecindario se estacionó ante Palacio, mientras la batería saludaba con 21 cañonazos el nacimiento del augusto niño.

El parte oficial
La Gaceta publicaba el siguiente parte oficial de la Presidencia del Consejo:
S. M. el Rey (q. D. g.) y SS. A A. RR. el serenísimo señor Príncipe de Asturias é Infantes D. Jaime, Dª. Beatriz y Dª. María Cristina, continúan sin novedad en su importante salud.
El jefe superior de Palacio dice, con fecha de hoy, al excelentísimo señor presidente del Consejo de ministros lo siguiente:

"Excelentísimo señor; El médico de cámara, conde de San Diego, me comunica con fecha de hoy que S. M. la Reina (q. D. g.) ha dado á luz, con toda felicidad, un robusto Infante, á la una y veinticinco minutos de la madrugada.
Tanto S. M. la Reina como su augusto hijo continúan sin novedad.
Lo que, con la venia de S. M. el Rey (q D. g.), tengo la satisfacción de participar á V. E. para su conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarde á V. E. muchos años.
Palacio de San Ildefonso 20 de Junio de 1913.
El jefe superior de Palacio, El marqués de la Torrecilla.
Señor presidente del Consejo de ministros."


La presentación del infante
Poco después de las dos comenzaron a llegar las personas que habían de asistir a la presentación.
Los primeros automóviles que llegaron fueron el de la infanta Dª. Isabel y el del conde de Romanones, con quien venía el ministro de Gracia y Justicia, Sr. Borbolla.
Las autoridades de Segovia llegaron en coche, desde aquella ciudad.
A las tres y media el rey hizo la presentación del nuevo infante, con el ceremonial de costumbre. El nuevo miembro de la Real familia llevaría por nombre el de Juan.

Sí, señoras y señores, efectivamente; el recién nacido será D. Juan de Borbón y Battenberg, el que hubiese sido, de haber reinado, Juan III de España pero que se quedó en conde de Barcelona, padre de D. Juan Carlos I de Borbón.

Estuvieron presentes en el acto la reina Doña María Cristina, las infantas Dª. Isabel, Dª. Beatriz y Dª. Luisa, y los infantes D. Fernando, D. Alfonso y D. Carlos; el presidente del Consejo, el ministro de Gracia y Justicia, marqueses de la Torrecilla y Viana, duque de Santo Mauro, duquesas de San Carlos y la Conquista, general Aznar, obispo de Sión, duque de la Conquista, Grande de España de guardia; duquesa de Plasencia, dama de servicio; conde de Churruca, mayordomo de semana; condesa de los Llanos, gobernadores civil y militar de Segovia, presidente de la Diputación provincial, alcalde de San Ildefonso, condesa del Puerto, general Aranda, conde de Aybar, D. Emilio M. de Torres, el inspector general, Sr. Zarco del Valle; el caballerizo, conde de Riadoms; teniente coronel y capitán de la Guardia civil y jefe de Estado Mayor.
También estaban presentes el oficial mayor de Alabarderos, de servicio, Sr. Mariné; los doctores Gutiérrez, Grinda y Alabern; el capitán de la guardia exterior, Sr. Mamolar, y el segundo teniente Sr. Vara de Rey.
Terminada la ceremonia, el ministro de Gracia y Justicia, como notario mayor, extendió el acta del nacimiento y presentación.

Con motivo del fausto suceso, el rey concedió condecoraciones, entre las que se encontraban la Gran cruz de Carlos III, las Grandes Cruces de Isabel la Católica y la llave de gentilhombre de Cámara.

Después de la presentación del nuevo infante, y de la imposición de condecoraciones, se sirvió en Palacio un lunch. El Rey, muy satisfecho por el feliz resultado del alumbramiento y estuvo muy afectuoso con todos.



Aniversario del fallecimiento de Federico Chueca
Se cumplían cinco años del fallecimiento del maestro Federico Chueca.
Estaba previsto para esta fecha inaugurar el monumento a "Los Chisperos" -del que hemos hablado anteriormente en las efemérides-, pero se dejó para más adelante.
En el Oratorio del caballero de Gracia, todas las misas del día estuvieron dedicadas a la memoria del insigne compositor.




El conflicto en Marruecos
Las noticias de África no eran satisfactorias. Estos son algunos de los telegramas del día de la fecha:

Ceuta, 20 (12,30 t.).
"Anoche atacaron los moros el campamento de Lauzien, siendo rechazados con grandes pérdidas."

Tánger, 20 (1,66 t).
"Los montañeses han cortado 10 postes telegráficos, llevándoselos.
En la zona vecina las comunicaciones telegráficas terrestres con la zona francesa están interrumpidas.
Muchos moros han ido desde Tánger a engrosar las filas de los combatientes.
También salen de aquí provisiones para abastecer a las tribus con víveres y armas."

Tetuán, 20.
"Alto Comisario a Ministro Guerra.
Según anunciaba a V. E. en mi conferencia de ayer, la excursión por los territorios de las cabilas de WadRás y Beni-Ider, se realizó por las fuerzas que salieron de la posición de Lauzien á la madrugada, y recorrió sin resistencia los poblados de dichas cabilas, que fueron castigadas.
Terminando con un enérgico ataque que hizo huir al enemigo, dejando en nuestro poder 22 muertos y muchas armas, sabiéndose además que las bajas sufridas por los de Anghera son inmensas, pudiéndose asegurar que el castigo ha sido duro, pues no se atrevieron a volver a hostilizamos a nuestro regreso a la población de Lauzien.
Por nuestra parte hemos tenido las siguientes bajas:
primer teniente de Caballería de las fuerzas regulares de Melilla D. Casimiro Santander; segundo teniente de Barbastro D. José Leño Carlos, muerto. Comandante D. José Jiménez Coronado, de Cazadores de Madrid; capitanes D. Fernando Torres Martínez y D. Arturo Cebrián Sevilla, de Cazadores de Barbastro; y primer teniente de las fuerzas regulares de Melilla D. Luis Pareja, heridos. Dos oficiales contusos: sargento Arturo Vega, cabos Mariano Ramírez y Julián Zamorano, y soldados Benito Méndez, etcétera."

Como se ve, los moros atacaban por todas partes, y nuestras tropas respondían y castigaban siempre duramente, pero a costa de numerosas e importantes bajas y de sacrificios inútiles o poco ventajosos, puesto que no se conseguía ni avanzar ni librarse del verdadero asedio en que los moros tenían a nuestras fuerzas.

En la fotografía vemos a los generales García Menacho y Primo de Rivera examinando un plano para hacer fuego contra el enemigo desde el campamento de Lauzien.


Los liberales disidentes almuerzan en el Ritz
En las efemérides del día 16 de junio conocimos la intención de Romanones de nombrar alcalde de Madrid a D. Fernando Merino Villarino, II conde de Sagasta. Éste no aceptó el cargo y se mostró posicionado a favor del marqués de Alhucemas, contrario a las ideas de Romanones y, por tanto, afecto al grupo disidente.
Invitados por este conde de Sagasta se reunieron a almorzar con él en el Hotel Ritz, los exministros Sres. Marqués de Alhucemas, Barroso, Burell, Alvarado y Valarino.
La noticia de la reunión de los seis exministros transcendió a los círculos políticos, y fue durante la tarde el cebo preferente.
La reunión tuvo importancia, pues la motivó el deseo del Sr. Merino de ultimar los detalles y concretar los puntos de la publicación del manifiesto que habían de dar los liberales disidentes, que había de redactar el selñor Burell.
El almuerzo no parece que sentó bien a los ministeriales, a juzgar por las ironías de que le hicieron objeto.

Cuando los periodistas informaron al Presidente del citado almuerzo y del propósito de los disidentes, de publicar el manifiesto, el Conde de Romanones puso a la noticia este comentario:
"-En cuanto lo firmen 106 Diputados, que son la mitad más uno de los que componen la mayoría, les dejo el Poder."
Lo del Ministro de la Gobernación fue más serio, a fuerza de querer ser gracioso:
"-¿Se sabe si hay plato de criadillas en la lista?"



Pasarela Cibeles
Últimos modelos llegados de París que marcaban la tendencia del próximo verano.
Toilettes cómodas, vaporosas, ligeramente ceñidas, en las que la muselina de seda, los valiosos encajes y el tul neige, realzados por anchas cintas, hacían verdaderas maravillas de contraste, y sombreros que exhibían valientemente todas las fantasías de la aigrette gallarda de finísima pluma o de tul dispuesto en nudos sencillos.





Humor centenario
Irónico chiste de Sileno en el que los periodistas preguntan por Alhucemas al conde de Romanones. Aunque la intención es referirse al conflicto en Marruecos, la picaresca y el recochineo dejan evidencia de que preguntan por el marqués de Alhucema, uno de los disidentes liberales que quiere quitarle del Poder.
Diálogos:
-Nada nuevo puedo comunicarles de Melilla, ni Ceuta, ni de Tetuán...
-¿Y de Alhucemas?



Las fotos



Recetas de la bisabuela

PARA EL MES ENERO (II)
Butifarra catalana
Cuatro kilos de carne de cerdo. Tripas de cerdo de las más anchas.

La carne de cerdo debe tener una tercera parte de gorda; se pica bien picada, se sazona con sal y pimienta negra molida, se amasa perfectamente, se deja descansar una hora, se vuelve á amasar y se introduce el picado en las tripas, que deben estar sumamente limpias.
Atanse de trecho en trecho con un cordelito, se pinchan con una aguja para que no revienten al cocer, se cuelgan de un palo atravesado sobre la caldera que contenga el agua donde han de cocerse durante quince minutos.
Al poner á hervir las butifarras, no debe aún cocer el agua.

Coste aproximado, 10,50 pesetas.


Perdiz en agridulce
Tres perdices. Cien gramos de aceite. Cien gramos de vino blanco. Cien gramos de vinagre. Una cebolla grande. Cien gramos de azúcar.

Las perdices enteras y bien limpias, se ponen en una olla de boca ancha, con la cebolla, el aceite, el vinagre, el vino y otros cien gramos de caldo del cocido, y si no lo hubiere, de agua fresca. La sal suficiente y unos granos de pimienta. Se tapa la olla y se deja cocer á fuego lento.
Cuando están tiernas las perdices, se añade el azúcar, dejándolas hervir aún quince minutos más.

Coste aproximado, 5 pesetas.


Ríñones de cerdo ensartados
Seis ríñones de cerdo. Cien gramos de jamón.

Se parten los ríñones en ruedas delgadas y se ponen en un plato con sal, pimienta negra y nuez moscada, teniéndolos veinte minutos en este adobo.
El jamón, pártese también en pedazos delgados, y se ensartan en una aguja de cocina un pedazo de riñon y otro de jamón alternados.
Se untan ligeramente con manteca de cerdo y se asan á la parrilla á fuego muy flojo.
Se sirven en las mismas agujas.

Coste aproximado, 1,75 pesetas.



Publicidad con solera





© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-154 EFEMERIDES1913


.