miércoles, 5 de junio de 2013

Madrid, 4 de junio de 1913




Efemérides del 4 de junio de 1913

Miércoles 4




Máxima    25,2º
Mínima   11,3º





Contenido:
Los reyes se trasladan a La Granja - La Granja entre 1853 y 1865 - Noticias de Tetuán - Madrid lleno de cadáveres - Sobre el asesinato del hombre invisible - Inundaciones en Navarra - Hoy no hay recetas por fallo técnico.


1913
JUNIO
L M X J V S D






1
2 3 4 5 6 7  8
9  10  11  12  13  14 15 
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30









Los reyes se trasladan a La Granja 
La Corte se desplaza este día a La Granja para instalarse en el magnífico Palacio. El motivo, la proximidad del alumbramiento de la reina.
Poco después de las nuevo de la mañana salieron de Palacio, en un coche abierto, precedido de una sección de la Escolta Real, la reina doña Victoria y doña Cristina y la infantita Beatríz.
En otro "landau" iban el príncipe de Asturias y los infantitos. Daba guardia a este coche otra sección de la Escolta Real con el caballerizo Sr. Dorado al estribo.
En otros carruajes marchaban los generales Aznar y Aranda, el conde de Aybar, el marqués de la Torrecilla y el duque de Santo Mauro.
La familia real fue objeto de cariñosas manifestaciones de simpatía por el público que esperaba el paso de la comitiva en la plaza de Oriente y frente a la estación del Norte.
Las augustas personas fueron recibidas en la estación por los infantes doña Luisa, don Carlos, D. Femando, D. Alfonso y doña Beatríz.
También se encontraba en la estación casi todo el Gobierno y un gran grupo de condes y marqueses.
El infante D. Jaime y el príncipe de Asturias atravesaron corriendo los andenes y subieron al coche, desde cuyas ventanillas estuvieron saludando al público hasta el momento de partir el tren.
Doña Cristina, los infantes, el conde de Romanones y algunas personas más se trasladaron desde la estación a Palacio para despedirse de S. M. el rey, que a las diez y cuarto partió en automóvil para La Granja, acompañado del príncipe Raniero y el marqués de Viana.

Llegada a La Granja
A las doce y cuarto llegó el rey a La Granja.
Desde la puerta de Segovia hasta Palacio formaban fuerzas del regimiento de León.
A las doce y media llegó la reina con el principie de Asturias y los infantes. En otros automóviles iban los ayudantes del rey y el alto personal.
Se voltearon las campanas y la música tocó la Marcha Real.
Una vez estuvieron sus majestades y altezas en Palacio, y después de ser cumplimentados por las autoridades civiles y militares de ésta y de Segovia, se presentaron en el balcón y fueron vitoreados por el pueblo.
Se retiraron después de presenciar el desfile de honor de las fuerzas de León y de Alabarderos.
La lluvia impidió que se celebrase un partido de polo en el que intervendría el rey, así como el paseo que tenía previsto la Corte por los jardines de La Granja.



La Granja entre 1853 y 1865
Las cuatro fotografías que vemos a continuación fueron tomadas entre 1853 y 1865 por el fotógrafo Charles Clifford. Se conservan en el Museo de Historia.
Las tres primeras corresponden a la fachada principal del Palacio de La Granja; la cuarta, a la segunda fachada principal.
Museo de Historia - Inv. 34490-9

Museo de Historia - Inv. 34490-7

Museo de Historia - Inv. 34490-8

Museo de Historia - Inv. 34490-10




Noticias de Tetuán
Iban llagando a Madrid noticias desoladoras sobre la situación crítica de los españoles en Tetuán, porque todos los kabileños se habían unido en contra suya. Así lo anunciaba un telegrama de "Le Journal".
Se había constituido una verdadera confederación provisional de 39 kabilas.
Dicha confederación había nombrado jefe supremo a un prestigioso kaid de la montaña que inmediatamente formó un Gobierno, e impuso una contribución de guerra y estableció aduanas interiores.
Lo que aquellas produjeran sería destinado íntegramente a los gastos de la campaña contra los españoles.
El citado kaid dirigió cartas a los cónsules extranjeros de Tetuán, con exclusión del de España. Decía en ellas que en breve declararía la guerra a los españoles. Añadía que los extranjeros que no eran súbditos de España nada tenían que temer de los kabileños a sus órdenes.

Por su parte, un telegrama del Alto Comisariado de Tetuán al ministro de Guerra decía:
"El telegrama de «Le Journal» escrito en términos que acusan o desconocimiento o mala fe, porque es completamente falso que exista esa situación de gravedad e inseguridad que el telegrama acusa.
He dado cuenta al Gobierno de las agresiones sufridas y he adoptado medidas de rigurosa vigilancia.
Es completamente falso también que kabileños pululen en actitud hostil ni que hayan llegado al campamento; no ha desertado ningún soldado del tabor ni se nos ha robado ganado.
El funcionamiento del servicio es completamente normal; inexacto también que general Primo de Rivera y yo hayamos tenido menor desacuerdo, ni le hubiera consentido.
Como es natural, la disciplina en su lugar. Alfau"

Bueno, ya veremos cuál de los dos telegramas decía la verdad.
De momento, una fotografía tomada este miércoles de hace cien años en el Zoco Puerta de Tánger, de Tetuán. Todo parecía tranquilo y la vida se desarrollaba con normalidad.




Madrid lleno de cadáveres
Si eran pocos el cadáver del desdichado García Jalón, hallado en la Escuela Superior de Guerra; el de la calle de Santa Ana, que parecía llevar enterrado allí desde las postrimerías del siglo XIX; se sumaba ahora otro encontrado por la Guardia Civil en Ciempozuelos.
Había dado cuenta la Benemérita a la Dirección General de Seguridad del hallazgo de un cadáver en la presa de un molino. Se trataba de un hombre completamente desnudo, que aparentaba tener unos sesenta o sesenta y cinco años.
Se creía que se trata de un mendigo que había ido a lavarse las ropas al río y cayó al agua, siendo arrastrado por la corriente. El cadáver presentaba dos heridas en la cabeza.



Sobre el asesinato del hombre invisible
Los últimos días aumentaban las noticias sobre el asesinato del hombre invisible o el asesinato de Jalón, que era lo mismo.
Se vivía con expectación cada uno de los detalles obtenidos de los careos y confesiones. Así titulaban los periódicos las noticias más recientes:


Los titulares resumían el contenido de las noticias; redactadas éstas con todo lujo de detalles y en primera página, siempre acompañadas de nuevas fotografías.
Este día tuvieron que asistir al Juzgado los hijos pequeños del capitán. Las pobres criaturas, además de soportar su nueva condición de hijos de un asesino y permanecer asilados fuera del hogar, debían comparecer ante un juez.




Inundaciones en Navarra
Se iba conociendo la magnitud de las inundaciones en varios pueblos del Valle de Baztán.
Errazu había quedado incomunicado, pues el puente fue arrastrado y la carretera destrozada, hundiéndose cuatro casas y la iglesia. Los bancos, altares e imágenes fueron arrastrados por el agua.
Desde Errazu hasta Arroyo, quedaron destrozados seis puentes, y habían desaparecido varias personan.
En Elizondo todo el comercio y varias casas quedaron destruidos, así como las calles. Ninguna farmacia podía facilitar medicamentos.
En la iglesia de Elizondo el agua alcanzó tres metros, llegando hasta el Sagrario y arrastrando las imágenes y confesionarios.
Gran parte de las obras del ferrocarril de Irún a Elizondo quedaron deshechas.
Los pobladores realizaron actos de heroísmo, salvando a varias mujeres y niños.
Otros pueblos de la comarca sufrieron también grandes daños, quedando los campos cubiertos de barro.
Las pérdidas se calculan en varios centenares de miles de pesetas.
Las aguas arrastraron centenares de animales y carros.



Humor centenario
Diálogo:
El médico.-¿Oh, que mala lengua!
El marido.-Hace tiempo que se lo digo; tiene muy mala
lengua y eso acabará por jugarle una mala pasada.



Las fotos
Imágenes de la catástrofe meteorológica de Navarra.





Publicidad con solera







© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-139 EFEMERIDES1913


.