martes, 2 de abril de 2013

Madrid, 2 de abril de 1913




Efemérides del 2 de abril de 1913
El 2 de abril de 1913 fue miércoles.

Contenido: Predicciones astrológicas - Las tropas indígenas de Melilla en Madrid - Firma del Tratado franco-español - El fuerte de la calle de la Reina - Defraudadores de Hacienda - Verduras en las recetas de la bisabuela


El sol apareció a las 05:59 y se marchó a las 18:39 horas. Luna menguante.
La temperatura máxima a la sombra fue de 15,2º y la mínima de 2,9º. Día con cielo cubierto; despejado por momentos. Humedad del 75%.

Santos del día:
San Francisco de Paula




















1913
ABRIL
L M X J V S D
. 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30



Ayer se nos olvidó poner la cabecera que da título al mes que comienza. Cumplimos con ello y damos la bienvenida al mes de ABRIL... LLUVIAS MIL.



Predicciones astrológicas de Bailly-Bailliere
Nacidos en este mes, sucumbid a las definiciones del astrólogo del famoso Almanaque Bailly-Bailliere.



Las tropas indígenas de Melilla en Madrid
A la estación del Mediodía llegó por la noche, a las doce y cuarto, el tren militar con la primera expedición de las fuerzas regulares indígenas que, procedentes de Melilla, que como hemos comentado, venían a Madrid para asistir a la jura de la bandera. La expedición ocupaba 30 coches, en 12 de los cuales venía el ganado.
En la estación esperaban el gobernador militar, general Contreras; el comandante Cabanillas, jefe del grupo de escuadrones, y el capitán Poderoso, de la Caballería indígena, que habían llegado el 31 de marzo, con objeto de preparar el alojamiento. Las tropas indígenas estaban al mando del coronel Berenguer.
Al descender de los coches, el coronel Berenguer y los oficiales fueron saludados por el gobernador militar. Acto seguido, al toque de llamada, descendió la tropa de los coches, y formo en los andenes.
Les fue servido café y pan, en presencia de algunos centenares de personas, y a la una y cuarto de la madrugada salieron de la estación, batiendo marcha con tambores, cornetas y dulzainas. (Parece que en esa época no existía ninguna ordenanza municipal sobre los ruidos.)
Rodeados por la muchedumbre, a la que se iban sumando los transeúntes, las tropas indígenas marcharon por el Jardín Botánico y el Paseo del Prado, precedidos por tres guardias de Orden público, y a paso de camino llegaron a la Cibeles, y en correcta formación subieron por la calle de Alcalá.
Al paso de los moros salía la gente de los Círculos y los Cafés.
Eran las dos de la madrugada cuando los indígenas cruzaban la Puerta del Sol, y seguían por la calle Mayor al Puente de Segovia, en dirección de Carabanchel. Una hora más tarde siguió la misma dirección la Caballería regular mora.



Firma del Tratado franco-español
Ayer mismo el jefe de Gobierno, conde de Romanones, decía que aún quedaba mucho por negociar para la firma del Tratado con Francia... Escasas veinticuatro horas.

A las doce y media de la mañana se verificó en el Ministerio de Estado el acto de firmar de la ratificación del Convenio franco-español relativo a Marruecos.
La ceremonia fue muy sencilla. Poco antes de la hora que indicamos llegó al Ministerio el embajador de Francia, Sr. Geoffray, acompañado por el consejero de la Embajada de la República. En el despacho particular del ministro se reunieron dichos señores con los representantes de España, que eran, además del Sr. Navarro Reverter, el subsecretario, Sr. González Hontoria, y el jefe de la Sección del Protocolo, D. Emilio Heredia.
Presentadas las plenipotencias que autorizan, por parte de S. M. el Rey al Sr. Navarro Reverter, y por la del presidente de la República francesa a M. Geoffray, para firmar en definitiva el Convenio cuya ratificación habían autorizado los Parlamentos de ambos países, se procedió a la firma del documento.



El fuerte de la calle de la Reina
De las noticias relacionadas con los derribos que daban paso a las obras de la Gran Vía, destaca la bochornosa situación del llamado "Palacio" de la calle de la Reina número 8, propiedad de un conde de poca monta. Desde el comienzo de las expropiaciones los dueños de aquella finca pusieron todas las trabas habidas y por haber. Aun habiendo recibido el dinero, después de una controvertida tasación, daban largas para abandonar la finca.
Comentaba un periodista:
"En esa casa se hace fuerte el espíritu anárquico que se achaca al pueblo y que difunden las clases altas; es la fortaleza de la absurda idea de la propiedad al uso y el abuso; es el individuo sobreponiéndose al procomún, y es un monumento elevado a la desigualdad ante la ley.
Si se tratara de un comerciante de poco pelo, de un taller de plancha, de una carpintería, de un zapatero remendón, ya habría enviado el alcalde a los bomberos para levantar el tejado y dejar a la intemperie a los propietarios. Algo de esto se ha hecho otras veces; con un procedimiento así conmina el Sr. Aragón a cierto propietario. ¿Por qué no se procede de ese modo?"
Se hizo eco de estas palabras el Juez del distrito Centro, Sr. Torres, que harto ya del culebrón del número 8 de la calle de la Reina, decretó el procesamiento de los dueños de la finca con fianza de 5.000 pesetas.



Defraudadores de Hacienda
Con este título no nos referimos a quienes manejan y conocen estrategias para estafar al fisco, sino a los defraudadores de Hacienda, literalmente. Desde que saltó la noticia de la estafa de 27.000 pesetas en la Tesorería de Hacienda el pasado 28 de marzo, por medio de un libramiento falso, el revuelo dentro de la Administración fue sublime.
La investigación que se practicaba comenzó a dar sus frutos cuando se comprobó que el desfalco era mucho más importante, diciéndose que se habían descubierto pagos ilegales por más de 400.000 pesetas.
Se aseguraba también que el Juzgado había acordado la detención de un individuo, además del aspirante que ingresó en la cárcel al ser descubierta la falsificación del libramiento de 27.000 pesetas.
Se decía, por último, que varios de los funcionarios a quienes cabría exigir responsabilidades habían fallecido y otros están jubilados.
En la actualidad, para los desfalcos gordos, se espera a que prescriban y luego se los lleva a juicio... ¡en fin!



Humor centenario
Diálogos:
-Permítame usted que me despida. Siento trepidar mi automóvil
-Se equivoca usted. Es que ronca la baronesa

Las fotos
El actor Ernesto Vilches, quien en aquel año cosechaba grandes éxitos en los teatros de la Comedia y Princesa.



Recetas de la bisabuela


COL COMPUESTA
Se coge una col y se quita el cogollo sin deshacerla; ésta tiene que ser blanca, se lava bien, y cuando el agua hierve se echa entera y se deja dar un par de hervores con su sal correspondiente, se escurre y se pone en agua fría unos diez minutos para que se le quite el gusto de la col; se pone a escurrir otra vez y después se coloca en una olla con manteca. En una sartén se pone manteca y aceite, un par de dientes de ajo para que se tuesten, se quitan los ajos y se pica cebolla en bastante cantidad; cuando ésta empieza a dorar se añade salchichas a pedazos, sobreasada, un poco de pimentón colorado, y se tiene preparado unas habichuelas hervidas, que se dejarán sofreír en este refrito, y se echa todo esto en la olla que está la col; se pone un poco de caldo o agua de las habichuelas, se sazona de sal, se tapa bien y se deja hervir con poco fuego, hasta que se comprenda que la col está bien cocida para servirse.

COLIFLOR A LA PEPETA
Se hierve la cantidad de coliflor que se quiera y luego se pone a escurrir, poniéndola luego en una fuente.
En el mortero se hace una salsa de un grano de ajo, perejil, apio (la hoja), una miga de pan mojada en vinagre; cuando esto está bien picado se le va echando aceite poquito a poco hasta hacer un alioli, que se echará por encima en el momento de servirse.

PISTO
Piqúense dos o tres cebollas de regular tamaño, se sofríen en aceite caliente, se añade tomate bien picadito, así que esté frito se pican tres berenjenas a cuadraditos y se dejan sofreír bien; de la misma manera se añade dos pimientos, ya fritos, se pelan seis calabacines, se pican igual que lo demás y se incorpora, dando algunas vueltas, sazonándolo de sal y pimienta, se mueve continuamente para que se deshaga, se pone el agua necesaria para que cueza, cuando esté con poco caldo se sirve.

ESPÁRRAGOS SEVILLANOS
Se ponen los espárragos en agua, después de quitada la parte dura; se pone una cazuela con aceite, se fríen unos granos de ajo, una rebanada de pan; apartado esto se echa en el aceite los espárragos que cuezan con la poca de agua que sueltan, y si se quiere se añade un poco más de agua, hasta que queden bien blandos; se sazona con sal y un poco de pimentón colorado (esto si se quiere); luego se machacan los ajos y el pan con un poco de vinagre, se echa la salsa, y después que ha tomado el gusto se le echan huevos estrellados.

BUDÍN DE BRÓCULI
Se hace hervir la verdura y se pone a escurrir y se pica bien fina.
En una fuente se prepara carne de cerdo picada y se une con esa verdura; para una pina de "bróculi" media libra de carne de cerdo y dos huevos, éstos también se unen a la carne y todo se sazona de sal. Se unta un molde con manteca de cerdo, se polvorea de galleta molida y se echan aquellas substancias, se pone al horno para que se dore; cuando está se sirve en una fuente.

Publicidad con solera






© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-079 EFEMERIDES1913

.