jueves, 11 de abril de 2013

Madrid, 10 de abril de 1913




Efemérides del 10 de abril de 1913
El 10 de abril fue jueves


Contenido: "Los Miserables" de 1913 - El aeroplano español de Luis Acedo - Centenario de la chistera - Más patas y callos


El sol apareció a las 05:45 y se marchó a las 18:47 horas. Luna nueva.
La temperatura máxima a la sombra fue de 14,4º y la mínima de 3,5º. La mañana estuvo nubosa, pero el cielo comenzó a despejarse y el sol brilló durante 9 horas y 15 minutos.

Santos del día:
Santos Ezequiel y Daniel, profetas






1913
ABRIL
L M X J V S D
. 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30


No fue el 10 de abril un día de noticias de relevancia; todos los periódicos hacían referencia a la presencia del rey en Carabanchel con las tropas de Melilla. Aquellos moros se andaban paseando por Madrid, ciudad que les llamaba mucho la atención, lo mismo que a los madrileños su presencia por el centro de la ciudad. También se comenzaba a hablar de un tema del agua de Barcelona y, como cada día, la situación en los Balcanes. Por cierto, el Papa hoy estuvo un poco mejor.


"Los Miserables" de 1913
Unos radicales católicos de Alcalá de Henares ponían el grito en el cielo por alguna de las películas expuestas en la cartelera del Salón Cervantes. Publicaban en el semanario "El amigo del Pueblo" un artículo donde se decía esto de la obra "Los Miserables" y de su autor, Víctor Hugo:

"Advertimos a nuestros lectores, que las películas que hemos visto anunciadas estos días para ser expuestas en el salón Cervantes, son de las que no deben verse.
Representan escenas de "Los Miserables" de Víctor Hugo, y Víctor Hugo es autor condenado por inmoral, en grado superlativo, fatalista, blasfemo, calumniador de la Iglesia y del clero."

Daba la impresión de que los autores de aquellas palabras no habían leído nada de Víctor Hugo, o lo usaban de chivo expiatorio por el tema del Catecismo en las escuelas y el dictamen de la Junta.

Las primeras adaptaciones al cine de "Los Miserables" se remontan a la época muda, en 1897, con una versión de los hermanos Lumière; 1907, una parte de la historia, dirigida por Alice Guy Blaché, y 1913, cuando el francés Albert Capellani adaptó la historia en cuatro cortos, dedicados a Jean Valjean, Fantine, Cosette y Cosette y Marius.


El aeroplano español de Luis Acedo
Hoy se sabe que el día 7 de abril fue recibido por el rey, en audiencia particular, el joven matemático y distinguido socio del Aero Club, D. Luis Acedo, quien entregó al monarca los planos y cálculos de un nuevo aparato de aviación que marcaba interesantes progresos y orientaciones en el problema de la aeronáutica.
Hasta la fecha, descontando algunos plausibles pero estériles ensayos, nada se había hecho en España respecto de máquinas voladoras, y nuestro país seguía siendo tributario del extranjero.
El aeroplano Acedo nos libraba de esa dependencia y colocaba a España en el debido puesto.

El aparato, en la parte dinámica y de configuración, no tenía diferencias esenciales con el «Berliot» o el «Antoinette»; pero su estática, su equilibrio, constituían una nota original, aun dentro de su sencillez.
En aquellos tiempos, el aviador no tenía más garantías de estabilidad que su pericia en el manejo del volante y pedales de mando, yendo constantemente a merced del viento, toda vez que los aparatos estabilizadores no pasaban de ser otra cosa que timbres de alarma más o menos ingeniosos, pero absolutamente ineficaces.
Una corriente de aire inesperada, un remolino, una maniobra torpe ponen al aeronauta en peligro inminente de muerte, porque no se conocía ningún aparato que, por sí mismo, recobre la estabilidad, restableciendo el perdido equilibrio.
Esto, según el Sr. Acedo, se debía a una porción de circunstancias tales como la escasa atención que se prestaba al centro de gravedad, cargando todo el peso del aparato en las alas, y obligando al piloto a una constante lucha contra la inestabilidad, debida a la acción de los remolinos, por una parte, y por otra al cambio de incidencia del viento sobre las alas.
El aparato Acedo, por el contrario, era estable por construcción, repartiendo el peso en el aeroplano, colocando al piloto en un punto específico y evitando que las alas estuviesen unidas al fuselaje de forma rígida y dando así flexibilidad y ligereza.



Centenario de la chistera (Bicentenario en el 2013)
Decir que el día de hoy de 1913 se conmemoraba el centenario del uso de la chistera sería hilar muy fino. Sabemos que el simpático y postinero sombrero, también llamado de copa, o de copa alta, o galera, nació en 1797, pero su uso se hizo popular en la segunda década del siglo XIX y perduró hasta los primeros años del siglo XX.
El poeta José Rodao, que colaboraba en las columnas de "El País", eligió este día de hace cien años para rendir homenaje al elegante y multifacético cubre cabezas.


Con tu pluma sandunguera
y tu ingenio extraordinario,
recuerdas a España entera
que ha llegado el centenario
de la famosa chistera.

Y propones, con la sal
que nunca en tu prosa falta,
que se le haga un festival
de carácter nacional
al sombrero de copa alta.

La ideica me ha gustado
y más de uno habrá exclamado:
—¡Bien merece ese homenaje
la chistera, ya que ha dado
lustre a tanto personaje!

Prestó en fiestas esplendentes
gravedad a muchas gentes
de molleras como rocas,
y cubrió también no pocas
calabazas eminentes.

Cuenta para ese tu plan,
que todos aplaudirán,
con mi protección sincera...
¡y con una canariera
que conservo en mi desván!

Cepillada a contrapelo,
me parece que mi abuelo
la compró para sa boda,
pero aún abrigo el consuelo
de que vuelva a estar de moda.

Es un tubo colosal;
su forma es original
y no está tan olvidada,
pues la saca mi criada
los días de Carnaval...

En su juventud tendría
reflejos y luciría
en más de alguna ocasión;
¡y ahora quién sabe si un día
terminará en acordeón!

Y ya que la canariera
adoptó diversas modas,
organizarse debiera
una exhibición de todas
las formas de la chistera.

Su centenario, al llegar,
se puede asi festejar;
y si eso se logra hacer
tendrá no poco que ver..
¡y mucho que apabullar!

En una fiesta así habría 
 emociones, alegría, 
 y bullicio y algazara, 
 y un banquete nos saldría 
 por un ojo de la cara.

 Puesto que sabe cualquiera 
 que en esta España torera, 
 esclava de su modorra, 
 es la gente de chistera, 
la que más come de gorra.

José RODAO




Humor centenario
Coincidiendo con el bicentenario de la chistera y la "maldita crisis" que en este siglo XXI nos afecta, aquí va un chiste de "El Imparcial" de 1918 que parece no pasar de moda.
Diálogo:
-¡Nada; estoy viendo que me quedo con el acta en el bolsillo y sin poder lucir en el Congreso 
mi chistera de siete reflejos!



Las fotos
Los Maceros del Ayuntamiento rindiendo honores frente a la casa de Juan Valera, en la Cuesta de San Vicente número 3, donde se colocó la lápida conmemorativa.



Recetas de la bisabuela

PATA ALCAPARRADA
Cocida la pata y cortada á pedacitos, se separan los huesos, se pone en una cazuela manteca, se pica cebolla bien fina y unos tomates sin piel; frito esto se echa la pata, que dé algunas vueltas, después se le añade almendras crudas, alcaparras, aceitunas quitada la semilla, pasas quitándoles las semillas y palitos; cuando haya tomado bien el gusto esto del frito se le da algunas vueltas más y se agrega sal, la necesaria, y caldo de la misma pata, y se deja hervir con fuego lento hasta que está en su punto. Que quede con muy poco caldo y un poco espeso. Sírvase caliente.

CABEZA DE CABRITO A LA SANSFAÇON
Este plato es muy sabroso, pero se ha de comer en familia. Las cabezas bien lavadas y partidas por la mitad, sin quitar el seso ni la lengua, y ésta bien raspada, se coloca en una tartera, se unta de manteca, ajo, perejil bien picado, pimienta negra, sal, limón y pan rayado; se ponen al horno y se sirve en la misma tartera que se ha hecho el guisado.

MANOS DE TERNERA GUISADAS
Se pone en una sartén manteca y en ella se echa un poco de tocino en tiras que se fría; se añade cebolla, un ajo picado y un poco de harina, hasta que esté todo frito; luego se echa agua ó caldo y se deja hervir para que se espese. Después se hace pasar esta salsa por un colador y se va echando sobre las manos, cocidas de antemano y colocadas en una cazuela, y se mantienen calientes al lado del fuego.

PATA A LO FELIPE
Primero de todo se pone una cucharada de manteca en una cazuela, unos ajos, cebolla y tomate; cuando todo está bien frito se echa el mismo caldo de las patas, que es el todo ; en seguida se pican cuatro granos de ajos, junto con almendras ó piñones, una raspadita de nuez moscada, unas hebritas de azafrán, y cuando todo está hirviendo se corta la pata en pedazos como uno quiera, que ya se tiene hervida de antemano, y se echa para que cueza, y cuando está en su punto se sirve caliente.



Publicidad con solera




© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-087 EFEMERIDES1913


.