viernes, 19 de abril de 2013

Madrid, 19 de abril de 1913


Efemérides del 19 de abril de 1913

Sábado 19
Máxima 19,4º
Mínima 4,9º



Santos Hermógenes y Vicente, mártires



Contenido: 
El rey en A B C - La merluza adelgaza - El viaje de Alfonso XIII - Sesión del Ayuntamiento - La fuente de las Cuatro Estaciones o de Apolo - Croquetas de crema y más dulces de la bisabuela.


1913
ABRIL
L M X J V S D
. 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30



El rey en ABC
Ayer estuvo el rey a la casa de "Blanco y Negro", es decir, el A B C, para hacer entrega a seis inválidos de la campaña de Melilla de la suma recaudada en la Exposición allí celebrada coa tal fin.
S. M., que vestía uniforme de Infantería, de diario, fue acompañado por el marqués de la Torrecilla; los generales Aznar y conde del Grove, y el ayudante, coronel Francés.
En la calle de Serrano se había reunido numeroso público, y en los balcones de las casas aparecían asomadas muchas personas.
El Sr. Luca de Tena recibió a su regio invitado junto al presidente del Consejo, los ministros de la Guerra, Fomento, Gracia y Justicia e Instrucción pública; el gobernador, el alcalde, el director general de Seguridad, los generales Viniegra, Marino, Contreras, Villar y Villate y Tovar; los Sres. Benlliure, Viniegra (D. Salvador) y Escuderos, y la redacción de Blanco y Negro y A B C.
El monarca y sus acompañantes subieron al piso segundo, donde se encontraban esperando los soldados agraciados con los donativos.
El reparto de éstos se verificó en el despacho del Sr. Luca de Tena.



La merluza adelgaza
El industrial D. Jesús López Suevos recibía diariamente expediciones de merluza fresca, destinada a alimentar a los madrileños.
El caso es que cuando repesaba los cajones en que le enviaban la pesca, arrojaban bastante menos peso. Caviló y pensó si sería la merma consecuencia de las molestias del viaje ferroviario. Supuso después que alguien mermaba el comestible y organizo una investigación.
En efecto; los guardias números 1.030 y 813, dedicados a ello, vieron que el carrero Julián Casarrubios Rodríguez y el mozo José Riesco Frade, al mismo tiempo que conducían la pesca en el vehículo le metían mano a los cajones y sacaban merluzas. Registradas las bolsas del carro vieron, metidas en un saco, cuatro merluzas acabaditas de "pescar" del cajón.
El lote de merluzas y los dos merluzos pasaron al Juzgado de guardia.


El viaje de Alfonso XIII
Ya se conocía la noticia del próximo viaje oficial del Rey de España a París, aunque no se habían confirmado oficialmente, despertaban gran interés.
Se creía que Alfonso XIII llegaría a la capital de Francia hacia el 7 de mayo, acompañado por el conde de Romanones.
El tren Presidencial le conduciría hasta la estación del Bosque de Bolonia, donde le esperaría el presidente de la República francesa, el Gobierno y todo el elemento oficial.
La hora de la llegada sería a las tres de la tarde.
La comitiva desfilaría por la avenida del Bosque de Bolonia, la Plaza de la Estrella, la avenida de
los Campos Elíseos y la Plaza de la Concordia.
El Rey residiría en el ministerio de Negocios Extranjeros, y permanecería en París hasta el día 9 por la noche.
Ya lo veremos en su debido tiempo.


Sesión del Ayuntamiento
Vamos a ver lo que se cocía en el Pleno del Ayuntamiento:
Fueron aprobados sin discusión los asuntos siguientes:
Nuevo pliego de condiciones para él servicio de explotación de lanchas en el estanque grande del Retiro; el presupuesto de 40.151 pesetas para la instalación de pavimento de asfalto en la calle del General Castaños, votando en contra del dictamen la minoría socialista; la interposición de recurso contencioso-administrativo contra providencia gubernativa declarando nula la adjudicación del concurso celebrado para el arriendo del arbitrio sobre colocación de sillas y sillones en los paseos públicos, y conceder gratificación al jefe de Vigilancia sanitaria.
Fueron tomadas en consideración, pasando a las Comisiones correspondientes tres proposiciones: una del Sr. Sáiz Herráiz para que se rectifiquen las alineaciones de la plaza del Progreso; otra del Sr. Buendía. proponiendo sea sustituido el actual pavimento de la calle de Colón y plaza de San Ildefonso por el de asfalto, y, por último, una del señor Valdivieso encaminada a que se varíe el actual emplazamiento de la fuente de las Cuatro Estaciones. Sobre esta última se suscitó debate, en el que tomaron parte dicho concejal y sus compañeros Sres. Piera y Gurich.
Terminado el orden del día, el Sr. García Molinas recordaba que hacía tiempo pidió que se abriese al tránsito de carruajes el callejón de San Alberto.
Relata lo ocurrido en este asunto, haciendo constar que él no tenía nada que ver con la resolución de la cuestión ni con que pueda o no salir ganando o perdiendo un industrial de dicha vía, según asegura un periódico.


La fuente de las Cuatro Estaciones o de Apolo
La fuente de las Cuatro Estaciones, conocido hoy como "fuente de Apolo", delicado monumento que hoy ocupa un privilegiado lugar en el Paseo del Prado, se estaba dejando estropear. Se había quitado la verja que lo resguardaba de los chiquillos que trepaban por el borde del pilón, y hasta por las
tazas, con riesgo para ellos y peligro de roturas y deterioros de la bellísima fuente.
Además, se hundía en el sitio que ocupa por el desnivel del terreno, y corrimiento de la arena cuando lluevía.
Fuente de Apolo, 1910 - Museo de Historia - Inv. 31446

La fuente
La fuente es hermosísima por su traza y por las esculturas.
Don Ventura Rodríguez diseñó la obra, y se encomendó la ejecución de las cinco estatuas, Apolo y las Estaciones, al escultor Álvarez, que murió antes de terminar su obra, por lo cual hubo de terminar la estatua de Apolo otro escultor, D. Alfonso Bergaz.

En la excelente obra, editada con verdadero lujo, "Historia de los monumentos de la Villa de Madrid", decía su autor, el señor Rincón Lezcano, que en 1904 aprobó el Ayuntamiento, a propuesta del Sr. Arroyo de Aldama, el traslado de la fuente al centro del Salón del Prado, para desenterrar su pilón y evitar que sirviese de baño a indigentes y gandules.
Informaron favorablemente los peritos señores Rodrigáñez y Urioste, quienes ponderaron la necesidad de evitar que continuase tal salvajismo de las gentes, estropeando la hermosa fuente.
En Septiembre de 1908, el alcalde ordenó al Sr. Urioste la formación de presupuesto para el traslado. En octubre lo tuvo hecho el arquitecto: 107.957,31 pesetas, no sólo para trasladar, sino para restaurar lo roto y estropeado ya por las arenas, ya por los hombres.
Y en 14 de enero de 1909 se acordó... ¡archivar el expediente!
Para desenterrar el expediente y libertar a la hermosa fuente de Apolo de su acabamiento y ruina, presentó al Ayuntamiento una proposición el celoso concejal D. Dío Amando Valdivieso.
Era urgente la reforma, más que otras, como el asfaltado de algunas calles, discutido en el Pleno del Ayuntamiento.

Véase también "La Cibeles desorientada"



Misceláneos del 13



Humor centenario
Diálogo:
EL PRESIDENTE. -¿Por qué degolló a su víctima? ¿Cuál fue el móvil del crimen?
EL ACUSADO. -Todo el mundo decía que tenía un tesoro en la garganta... y fui a descubrirlo


Las fotos
La fotografía, extraída de los archivos de memoriademadrid.es, corresponde al documento perteneciente al Museo de Historia, con número de inventario Inv. 9725.
Fue tomada hacia el año 1891 y figura titulada como "fuente de los cuatro tiempos"



Recetas de la bisabuela


COCRETAS DE CREMA
Se hace una crema muy espesa y después se deja enfriar; ráspese miga de pan duro y bátase la clara de dos huevos; cójase una cucharada de crema y envuélvase con el pan, después con la clara de huevo, y fríase después en la sartén con manteca.

BARBAROI
Hágase una mezcla con seis yemas de huevo, una taza de nata y seis cucharadas de azúcar blanca molida. Se bate hasta que la pasta esté bien fina, se añade una corteza de limón. Aparte en una cacerola se pone un cuartillo de leche, cinco hojas de cola de pescado blanca cortada á pedazos para que se deslía pronto, además una cascarita de limón y un poco de vainilla; cuando esté esto desleído se le añade otro cuartillo de leche y se pasa por un tamiz.
Mézclese con la pasta preparada anteriormente y viértase en un molde. Colóquese esto en abundante hielo y se deja por espacio de tres horas para poderlo servir.

DULCE DE MANZANAS CON ZUMO DE NARANJAS
Se cogen unas manzanas buenas, se mondan, se cortan y se echan en una cacerola con agua para que cuezan; cuando estén bien blandas se pasan por un tamiz: por cada libra de manzanas una libra de azúcar y el zumo de seis naranjas; se pone todo á cocer hasta darle la consistencia del dulce de membrillo.
Se echan en tarros de vidrio ó en vasijas.

ISLA FLOTANTE
Para un litro de leche cuatro yemas de huevo y su correspondiente azúcar; se hace una crema y se pone en la dulcera; bátanse bien las claras, y así que estén se les pone cristal de guayaba á pedacitos y se coloca haciendo suspiros encima de la crema.

CABELLO DE ÁNGEL
Se abre una calabaza y se hace hervir en una cacerola hasta que se desprenda el cabello de la cascara; se echa luego en un lebrillo con agua fría y se limpia de semillas y corazón, y se echa el cabello en otro lebrillo con agua fría; después de bien limpio se pone en remojo hasta el día siguiente. Se tiene el almíbar ya hecho y purificado, se escurre bien el cabello, y cuando el almíbar hierve se echa el cabello, un pedazo de canela y una cascara de corteza de limón; se deja hervir con fuego lento hasta que tome su punto.
Advertencia. El cabello, después de exprimido, se pesa, y por cada libra de cabello, una y media de azúcar.

YEMAS DOBLES
Las yemas dobles es un dulce muy delicado, pero sencillo de hacer.
En una cacerola que sea algo ancha y de poca profundidad se hace un almíbar claro; para un litro de agua una libra de azúcar y seis yemas de huevo. Las yemas se baten mucho en una vasija de porcelana, y cuando están se van echando á cucharadas en el almíbar, quitando del fuego la cacerola en el momento de echarlo; se vuelve á poner al fuego y con mucha rapidez se dobla como si fuese una tortilla á la francesa, y se van colocando en una dulcera; cuando la cantidad de yemas está lista, se deja el almíbar que espese más para echarlo encima de las yemas.



Publicidad con solera





© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-096 EFEMERIDES1913


.