miércoles, 20 de febrero de 2013

Madrid, 20 de febrero de 1913



Efemérides del 20 de febrero de 1913
El 20 de febrero de 1913 fue jueves.

El sol apareció a las 07:03 y se marchó a las 17:55 horas. Luna creciente.
La temperatura máxima a la sombra fue de 6º y la mínima de 1,2º. Día muy frío y lluvioso. Humedad del 100%.

Santos del día:
Santos León, Eleuterio y Nemesio, obispos.


1913
FEBRERO
L M X J V S D
. . 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28






Fallecimiento de D. Antonio Catena y Muñoz

El fundador propietario del Diario republicano "El País" fallece la noche del 19 de febrero. Hasta las 22:00 horas había estado trabajando en la redacción del periódico. Pidió un coche y se despidió de sus empleados. A las 23:00 horas, ya en su domicilio de la calle Torija número 9, se sintió indispuesto. En un instante se agudizó la dolencia y sobrevino la muerte, repentina, inesperada. Poco más tarde una llamada de teléfono a la redacción del periódico sorprendía con la noticia del fallecimiento.

A la una de la madrugada se informará a los medios, quienes, a pesar de las diferencias ideológicas y políticas, acogerán con profundo pesar la terrible noticia. D. Antonio había sido persona muy querida entre los periodistas.

Durante la madrugada
La capilla ardiente se instalará en su domicilio y desde primera hora de la madrugada quedarán velando el cadáver los Sres. Juan Sol y Ortega y Rosendo Castells, junto a los familiares del difunto y periodistas de la vieja guardia.

Por la mañana
Desde primera hora de la mañana firmaban en las listas personalidades de la política, periodistas, gente de la sociedad madrileña, representantes de los partidos políticos y todo aquel que quiso dar un último adiós al hombre republicano.

A las ocho de la mañana se presentaron en la casa D. José Nakens y D. Pedro Niembro.
Se recibirá una importante cantidad de coronas, pero todas fueron devueltas porque la familia respetó la voluntad del difunto que dispuso que no se admitieran.

El duelo
A las cuatro de la tarde, con gran dificultad por la aglomeración de gente que había en la calle, fue sacado el féretro a hombres de los Sres. Joaquín Monasterio, Miguel Morayta, Antonio Heredero, Álvaro Fernández Carriles, Santiago Oria, Alfredo Verdugo y José Monti, y colocado en una carroza a la "Gran Dumond", tirada por seis caballos.

Formaban la presidencia del duelo los Sres. Agustín Retortillo y José Monasterio, hijos políticos del difunto, y Roberto Castrovido y Rafael Ginard de la Rosa, en nombre del personal del periódico.
Entre los asistentes se encontraban los siguientes diputados y senadores: Gumersindo de Azcárate, Juan Sol y Ortega, Miguel Moya, Rafael Gasset, Benito Pérez Galdós, Luis Morote, el general Ángel Aznar, Rafael Salillas, Álvaro de Albornoz, José del Prado Palacios, Leopoldo Cortina y Hermenegildo Giner de los Ríos.

También asistieron diputados provinciales, concejales del Ayuntamiento entre los que se encontraba Luis Mesonero Romanos; ex diputados; ex senadores; representantes de los republicanos de las provincias; de la Unión republicana; de la Junta municipal reformista y de la radical; de la Asamblea municipal federalista; de los periódicos, y gran número de personas afines a los ideales del fallecido, amigos y conocidos.


Trayecto del duelo
Se puso en marcha el duelo salvando las dificultades que planteaba la calle atestada de gente y carruajes. Desde la calle de Torija enfiló el carruaje hasta la plaza de los Ministerios y siguió por la calle Bailén hasta la plaza de San Gil para continuar por la Cuesta de San Vicente hasta el paseo de la Virgen del Puerto. Desde allí hasta el puente de Segovia, que lo cruzaron para llegar al cementerio de San Justo, última morada del ilustre periodista.


En San Justo
Aquella tarde fría y desapacible llegó el cortejo fúnebre al cementerio de San Justo. Firmes junto a la fosa estaban Sol y Ortega, Azcárate, Ureña, López y López, el general Aznar y García Ladevese.
Joaquín Monasterio y el operario de los talleres del periódico, Antonio Valero, ayudaron a bajar el féretro al Panteón familiar.
El cuerpo de D. Antonio Catena y Muñoz fue sepultado junto al de su esposa, Amalia Mendiboure e Irigoyen.
Entre mayo de 1888 y julio de 1897, Catena sufrirá la pérdida de sus padres, su esposa, su yerno y su hija Consuelo, que fallecerá en Úbeda con tan sólo 20 años.



Vida y obra
Antonio Catena y Muñoz nace en Úbeda en 1840. Era hijo de Juan Catena Madrid y María Muñoz  Quesada. Tuvo dos hermanas, Ana María y Luisa. Estuvo casado con Amalia Mendiboure e Irigoyen, con la que tuvo cuatro hijos: Luisa, María, Consuelo y Juan. Este último se hará cargo del periódico a la muerte de D. Antonio.

Obtiene el título de bachiller en el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza de Jaén en el año 1858. Posteriormente se trasladará a Madrid para comenzar sus estudios de Ciencia en la Universidad Central. Se interesará por la Filosofía junto a Sanz de Río y Salmerón.

Ejercerá la profesión de maestro de la Cátedra de matemáticas durante poco tiempo y se volcará de lleno a su gran pasión: la política.

Su ideología republicana y su rechazo a la monarquía de Isabel II le llevará a participar en la Revolución de septiembre de 1868. Durante la Primera República ocupará un alto cargo en el Ministerio de Ultramar. También será candidato republicano a Cortes del distrito Linares-Baeza en 1905.

El 14 de junio de 1909, en el merendero del Parque de la Bombilla, se celebrará un banquete en su honor, como muestra de agradecimiento por tantos años de lucha. Estarán presente, entre otros, Benito Pérez Galdós, Miguel Morayta, José Nakens, Francisco Pi y Arsuaga, Emilio Menéndez Pallarés, y centenares de correligionarios de todas las agrupaciones republicanas.
Portada de El País del 21 de febrero de 1913



La herencia de la calle Campomanes, 4 - entresuelo
En esta calle nacerá El País, aunque más conocida será la calle de la Madera, 8.
Antonio Catena y Muñoz pone en marcha El País en junio de 1887 a petición de Manuel Ruiz Zorrilla, jefe del partido republicano progresista. El periódico sustituirá a "El Progreso" como órgano oficial del partido durante la jefatura de Ruiz Zorrilla.
El País será el diario republicano de Madrid de mayor importancia durante la Restauración.

A la muerte de Ruiz Zorrilla, acontecida en junio de 1895, Catena no aceptará el liderazgo de José María Esquerdo como nuevo jefe y esto motivará que El País dejase de ser órgano oficial del partido.

El primer número saldrá a la luz el 22 de junio de 1887 y se publicará durante treinta y cuatro años. Muerto Catena el periódico sobrevivirá siete años, dejando de existir el 11 de febrero de 1921. Curiosamente coincidirá con el aniversario de la Primera República.
Primer número de El País - Clic para ver ejemplar

16 redactores
El País comenzará a funcionar con 16 redactores al mando de Valentín Morán.
Rafael Ginard de la Rosa
Enrique Segovia Rocaberti
Félix González Llana
Pascual Millán
Manuel Curros y Enríquez (literatura)
Tomás Tuero
Eusebio Grado
Manuel G. Molina Martell
Ramón Caballero
Julio de la Roca
Manuel Tébar y Celaya
Francisco Alonso Granés
Pedro García Ortega
Anselmo Lacasa
Juan P. de Zavala

Alejandro Lerroux iniciará su carrera periodística en El País, y será su director entre 1890 y 1897.
Con la muerte de Ruiz Zorrilla, cuando Catena decide apartar al periódico del órgano oficial, Lerroux se llevará gran parte de la redacción y volverá a lanzar "El Progreso".

Columnistas
Muchas de sus columnas llevarán la firma de grandes intelectuales del momento, como Valle Inclán, Rubén Darío, Miguel de Unamuno, Manuel y Antonio Machado, Pío Baroja, Ramiro de Maeztu, Eugenio D'Ors, Ramón y Cajal, Blasco Ibáñez Larra o Pérez Galdós.

Topando con la Iglesia
El País criticará la intromisión de la Iglesia en los temas políticos.
"Hay curas que creen que los púlpitos son tribunas de un club", publicará el 25 de febrero de 1901.
En ocasiones animarán campañas en contra de grupos religiosos, como el caso de los jesuitas, para quienes pedirán en 1901 hasta la expulsión de España.
Esta tendencia no era sólo de El País, en el ámbito republicano las ligas anticlericales celebraban mítines contra la Iglesia por todo el territorio nacional.

Denuncias y censura
Durante los años de existencia del periódico muchas serán las denuncias que reciba; algunas acabarán con redactores en la cárcel. Tal fue el caso de la campaña de persecución contra El País del año 1896 en la que, además del encarcelamiento de varios redactores también fueron entre rejas algunos vendedores del periódico.

Por orden gubernamental, en febrero de 1901 la publicación del periódico será suspendida durante catorce días. Entre diciembre de 1920 y enero de 1921 recibirá diecinueve denuncias.

Finalmente, debido a la presión del Gobierno y la escasez de lectores, el periódico dejará de existir el 11 de febrero de 1921. Ese mismo día, en la Casa del Pueblo Radical (Relatores, 24), la Juventud radical celebrará una fiesta Republicana para conmemorar el aniversario de la proclamación de la República; entre los invitados se encontraba Lerroux.


El País en Argentina
Con motivo de la celebración del centenario de la Independencia de República Argentina (25 de mayo de 1810), España estará representada por la infanta Isabel y una parte de la Prensa constituida exclusivamente por La Correspondencia de España, El Imparcial, ABC y La Época.

Antonio Catena y Muñoz, por cuenta y riesgo, enviará una representación de El País asumiendo todos los gastos sin ningún sufragio gubernamental. El periodista José Monti será el encargado de las crónicas del centenario en aquel país del nuevo mundo y su trabajo se publicará el 12 de octubre de 1910, coincidiendo con el tributo del periódico al aniversario del descubrimiento de América, a la inauguración del Pabellón de España y de la toma de posesión del presidente de Argentina, Sr. Roque Saenz Peña.
Clic para ver ejemplar


Humor centenario
Hoy no se hacen chistes.



"Don Quichotte" por las calles de Madrid
A horas de la tarde se paseaba por las calles de Madrid, montado en un Rocinante de raza, un estrafalario "Don Quichotte" con armadura de latón, yelmo, adarga e invencible lanza. Este Quijote venía mandado por los franceses para anunciar una película. Se trataba de "Don Quichotte", un film francés del director Camille de Morlhon, con el siguiente reparto:

Don Quichotte - Claude Garry
Sancho - Vallez
Dulcinea - Lèontine Massart
Don Fernando - Henri Étiévant

Niños y papanatas revoloteaban alrededor del afrancesado Hidalgo que transitaba por las calles del centro ofreciendo el saludo marcial con dejes de locura. Nada hablaba en español este individuo por ser adaptación a la francesa de la magnífica obra de Cervantes, igual que el film de Camille de Morlhon o las láminas de Doré.

"Don Quichotte" se estrenará en el CINE-DORA (antes Teatro de La Latina, Toledo, 62) y el PETIT PALAIS.



Salón Doré
Ante la imposibilidad de conseguir proyecciones de Camille de Morlhon, ofrecemos en esta sesión del Salón Doré una obra de Segundo de Chomón, precursor del cine en España.




La inutilidad de los Quintos
Los jóvenes sorteados para el remplazo contaban con ciertas reglamentaciones modificadas este mes de hace cien años, mal llamadas "cuadro de inutilidades para el servicio", por las que quedaban exentos del servicio militar. 
Estas eran las modificaciones:
"Inutilidades que, siendo independientes de estados morbosos determinados, están constituidas por condiciones negativas en absoluto de aptitud física"
  • Cuando un mozo tenga una talla inferior a 150 centímetros.
  • Cuando un mozo con una talla reglamentaria para el servicio (154 centímetros o más) presente un perímetro torácico inferior a 75 centímetros.
  • Cuando un mozo alcance la talla de 150 centímetros, sin llegar a la de 154, cualquiera que sea su perímetro torácico.
  • Por el dudoso potencial biológico


Las fotos
Algunos jóvenes soldados que eran útiles para el servicio, con sus al menos 154 centímetros de estatura y tórax de 75 que, en su mayoría, eran destinados a Melilla o la nueva plaza de Tetuán.



Copyright: Las fotografías son propiedad de "Veteranos de Melilla"



Misceláneos del 13
En esta fotografía de 1913 podemos ver el muro Oeste del famoso Templo de Ramsés III, en la llanura de Tebas, y sus impresionantes jeroglíficos. Más abajo, un detalle del muro en época reciente.




Recetas de la bisabuela


ALBÓNDIGAS DE BACALAO
Una libra de buen bacalao de Irlanda es la cantidad para seis personas. Se pone en remojo veinticuatro horas, se le quitan pellejos y espinas y se pica muy menudito. En una cacerola se echa dos cucharadas de aceite, y cuando está caliente, dos cucharadas de harina, se mueve bien, y antes de tomar color la harina se agrega medio vaso de caldo o leche (lo mismo da). En la cacerola, y fuera del fuego, se une el bacalao con perejil bien picado, se amasa todo y se liga con un huevo batido. Se deja enfriar y se hacen las albóndigas, que se fríen en aceite, pasadas por harina. Se hace una salsa de cebolla, ajo, tomates, y se colocan las albóndigas, echándoles una picada de almendras tostadas y su agua correspondiente para que cuezan, se dejan hervir un rato para servirlas calientes.

BACALAO SENCILLO
Se pone en remojo buen bacalao de Escocia, y en una sartén, con aceite, se fríe á trozos envuelto en harina. En una cazuela se pone bastante cantidad de cebolla picada, y a medio dorar se echa el bacalao, que dé un par de vueltas; se hace una picada de ajos, perejil abundante, un poco de harina y unas gotas de aceite, se revuelve bien y se echa, tratando que hierva con poco fuego para que no se deshaga el bacalao, se sazona de sal y se sirve que la salsa quede espesita.

BACALAO CON SETAS
Se coge el bacalao, ya remojado, se enharina y se fríe en la sartén con aceite. En una cazuela se pica un poquito de cebolla fina, un grano de ajo y tomate; cuando esto está dorado se hace una picada de sequillo y se deslíe con caldo o agua y se echa al sofrito; cuando hierve se echa el bacalao, cuidando que no se deshaga. Aparte, en una tartera, se pone aceite y manteca, se colocan las setas con un par d e dientes de ajo y algunas salchichas, cuando ya todo está blando se echan al bacalao y queda muy exquisito: se sirve con poca salsa.

BACALAO ESTOFADO
En una olla de boca ancha se corta á ruedas bastante cebolla muy fina; para una libra de bacalao una cebolla
regular: cuando está a medio dorar se coloca el bacalao á tajadas (remojado del día antes), unos cuantos dientes de ajo enteros y una hoja de laurel; se mueve continuamente con cuidado que no se deshaga; si se quiere se le puede añadir unas pasas y piñones, que le da muy buen sabor. Este bacalao tiene que guisarse con fuego lento, porque no se le pone agua y ha de quedar con la salsa del aceite. Se sirve como verdura.



Publicidad con solera





© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-038 EFEMERIDES1913


.