sábado, 5 de abril de 2014

Madrid, 5 de abril de 1914


En portada
La Esfera, del 24 de enero de 1914. Año I, Número 4





Efemérides

Domingo 5
Máxima   23,3º
Mínima   9º


Contenido
Domingo de Ramos madrileño con un sol y temperatura poco habituales para esas fechas.
Destacados de hoy: Escenas del Domingo de Ramos en la pluma de Antonio Casero, Juan Tavares y El chulito de Madrid - Reparto de pan - La condesa de Pardo Bazán - Bolsa de Madrid - Humor centenario - Publicidad con solera.


Semana Santa
Domingo de Ramos
Desde las seis de la mañana se comenzó a celebrar la bendición de las palmas en iglesias, asilos y conventos. A partir de las cuatro y media de la tarde comenzaron los ejercicios de Vía Crucis y Miserere.

Domingo de Ramos.
José Garnelo, 1903
media.cervantesvirtual.com


Escenas del domingo de Ramos
El País de este día publica una columna que, con el título de Madrid chulesco, ilustra el gracejo y talante madrileños en la prosa de Juan Tavares y El chulito de Madrid.

-¿Se puede saber donde va
la mocita de más garbo
que pasea los Madriles
con su zapatito bajo?...
¿Es que va a que la bendigan
con agua bendita el ramo,
o es que quiere dar achares
con ese cuerpo serrano
y esas persianas tupidas
y esos ojos tan gitanos?...
Contésteme usté alma mía,
que si es que la pasa algo
aquí está Serapio el Mosca
bautizado en san Cayetano,
dispuesto a too lo que salga, 
inclusive hasta casarnos.
-¿Mosca ha dicho usté?
-Morena,
¡Gracias a Dios!
-No es extraño
que le llamen a usté así,
porque, ¡no es usté pelmazo!...
¡Pero, hija, si es c'amanecen
diítas que ni de encargo!
Si a usté le dieran el gordo,
¿iba, reina, a despreciarlo?
-Tanto como eso...
-Pos eso
es lo que a mi m'ha pasao:
q'he salido esta mañana
de mi casa mu temprano
y he tropezao con usté
que pa mi es el gordo, vamos.
-¡Ja, ja!...
-¿Se ríe? ¡Guasona!
-¡Si no es para menos el caso!
¡Pos no es usté nadie haciendo
comparaciones!...
-¡Pa chasco
que dijera usté que soy
un embustero! Yo hablo
de fetén
-¿Usté es compare?
-¿Por qué?
-¡Por lo exagerao!
-Pos no señora; yo soy
d'esta tierra de garbanzos,
aonde too respira gracia
y aonde too güele a geranio:
los cuerpos de las mujeres 
y el aire que respiramos.
-¡Dexagerao! ¡Eche usté tila
pa los nervios! ¡No es pa tanto!
¿Qué dirían las provincias
si l'oyeran?
-¿Yo les falto?
Yo digo que pa mujeres 
España, y no me retrazto;
porque sol como el de España,
tan bonito, ni pensarlo.
En otras partes habrá
más dinero y más boato;
pero lo qu'es más humor
y más gracia pa gastarlo,
y mujeres más serranas
y de más perfezto óvalo...
eso, créame usté, negra,
que sólo son cuentos tártaros.
-¡Caray, si me gusta usté
solamente es por lo franco,
que, por lo demás, su cara
parece un manojo de espárragos trigueros.
-Son las viruelas
de chico, aún tengo el rastro;
pero si usté me tratara
unas miajitas despacio,
vería usté que yo soy
jalea d'arriba a abajo.
-Pos, hombre, sólo por verlo...
-¿De verdá que sí?
-Esta calro que sólo por eso...
-Reina, ¿pa qué pasar más el rato?
¿Me camela usté por novio?
¿Ha dicho que sí?...
-Es temprano---
-¿Temprano y tie mi reló
ya las doce menos cuarto?
¡Miosté que no va a encontrar
otro mocito en el barrio
que la quiera con más ganas
ni con querer más sano!
Lo de las viruelas, naa:
los hombres no hay que mirarlos
como si fuan maniquíes;
que hay quien es la mar de guapo
y luego tienen unos fondos
que pa echárselos al gato:
lo de fuera ¡naa, pamplinas!
lo que va dentro es lo práztico;
y en eso yo, se lo juro,
soy pura miel hasta el tuétano.
Con que, ¿qué va a ser, princesa?
-¡Que sí, no sea usté pelmazo!
-¡Ole las hembras castizas
con sal y andares gitanos,
y ole, que no he conocido
mejor Domingo de Ramos!
Juan TAVARES

---º---

El próximo Jueves Santo
yo, genial predicador,
desde mi chulesco púlpito
os endilgaré un sermón.
Y el Viernes Santo, que es fiesta
y un clasicismo español,
prometo que he de llevaros
a ver la Cara de Dios
y ya, para lo que queda
 de semana, pienso yo,
que el sábado también debo
pedescribir mi sección.
Y hasta el domingo siguiente,
en que este mal ripiador
compendiará en torpes versos
la Semana de Pasión.
El chulito de MADRID



Coplas del domingo
Antonio Casero y la vestimenta de Semana Santa
"«La cemana. de pasión» «El sombrero y la mantilla» «De fuera vendrá quien de casa te echará».
Semisainete fantástico burlesco. La ficción se desarrolla en los Madriles, y entre prendan de vestir
que, al igual que los célebres animilitoa de las fábulas de Samaniego, hablan, discuten [...] y riñen.
PERSONAJES: EL SOMBRERO-LA MANTILLA-LA CAPA-EL GABAN-EL BOA-LA PELERINA-EL RINGLAN-EL MANTÓN ALFOMBRAO-EL DE FLECOS-FALDAS, CAPOTAS, PAÑUELOS, GUARDIAS, ETC, ETC."


ESCENA PRIMERA
EL SOMBRERO Y LA MANTILLA
-No te das tú poco tono
porque estás en la semana
que me dejan y te toman
y presumes á tus anchas.
—Hijo mío, porque puedo;
justo es que vierta fanfarria
una vez, ca doce meses,
quien no brilla por tu causa,
y la que pa mí es de gloria,
pa ti seria esta semana
de pasión, por envidioso.
—¿Yo envidioso, desdichada?
Yo soy la moda extranjera,
la derniére, la elegancia.
—Tú eres el primer ridículo
que se coló aquí, en mi patria.
—Yo seré lo que tú dices;
pero me adoran las damas,
y van por mi al Extranjero
y por lucirme afanan;
soy su loca pesadilla,..
—A mí siempre, y no es jactancia
ni na, me verás lo mismo;
tu, á ca momento te cambias,
te conviertes en caldero
del rancho, en tricornio, en alas,
y, á veces, vas y te achicas,
y te aburres, y te agrandas;
ahora te vuelves morrión
después, talmente una facita
con uvas y guindas; otras
veces, las más, no hay quien haga
comparación de lo que eres,
con unas plumas tan raras,
y unos bichos, tan extraños;
no te acerques, quita, aparta;
por mi salú, que te odio;
eres inquieto; no paras
en la cabeza; te agitas;
á las mujeres engañas;
los maridos te aborrecen
porque contigo no paran
de gastar, y na, ca día
es peor tu indumentaria;
en mal hora te dejaron,
ladrón, entrar en España.
—Me estás faltando, Mantilla,
—Y tú me sobras; repara,
y fíjate en mis hechuras:
yo sólo soy negra y blanca,
de madroños, que arrancaron
dos manitas muy serranas
del madroño del escudo
de mi pueblo,!so lilanga!;
yo soy de seda finísima;
yo soy airosa, gallarda;
me sujetan con claveles,
y hago muy bien á la cara;
hermoseo á la hermosura,
y á las feas hago guapas.
Sin saber por qué motivos,
me dejaron por tu causa
las mujeres de mi pueblo,
¡ya ves tú si son ingratas!;
soy española y humilde,
corno, son las de mi raza;
pero, ahora y siempre, la misma
que así me hicieron las majas;
soy la mantilla española;
quítate, sombrero; aparta,
y fíjate en lo que digo:
cuando Dios toque en el alma
á la mujer de mi tierra,
y con el agüita clara
se chapuce sus ojazos
pa que se vea á sus anchas
en un espejo lo hermosa
que está con lo que tie en casa,
chapiruli, te estoy viendo
salir á patas de España,
—¡Ya será menos, Mantilla!
—¡Ta d'ahí,- ridículo!
—Calla,
o te arrancaré la lengua.
—Acércate, si ties alma.
—Eres débil, yo soy fuerte;
te desprecio, me das lástima.
—¿Yo débil? ¡Toma, por primo!
—¿Qué ficiste, desgraciada?
¡Me has puesto en la faz la mano!
—¡Y repito!...
-¡Que me matan!
¡Socorro! ¡Esto es una fiera!
¡Detenerlal ¡Sujetarla!
(La Mantilla arruga al Sombrero y á las voces salen otras prendas.)
Antonio CASERO.



Cosas de la Villa
El pan nuestro de cada día
El Congreso de panaderos celebrado en la Casa del Pueblo el 17 de marzo, y días sucesivos, había creado cierto desbarajuste en el comercio del pan. Así, este Domingo de Ramos de hace cien años El Imparcial publicaba la siguiente noticia que daba cuenta de la supresión del reparto de pan a domicilio y la limitación de fabricación a 1.100 kilos diarios.




Homenaje a la condesa de Pardo Bazán
Anuncia La Época, que quedaba abierta la suscripción abierta por el Centro Gallego de Madrid para rendir homenaje a la condesa de Pardo Bazán, "la mujer eximia, que es honra de Galicia, y antes los extraños es gala de la Nación."
El motivo de tal homenaje era el haberle concedido Alfonso XIII la banda de la Orden de Damas Nobles de María Luisa. El Centro Gallego encabezaba la lista de suscriptores con 100 pesetas.



Economía
Bolsa de Madrid
Para entendidos. Según la revista Economía Nacional, del 5 de abril de 1914, así estaba la Bolsa de Madrid al cierre del día 3 de abril.




Arte
Dos mantillas
Dos ilustraciones de la revista La Esfera con la mantilla de Semana Santa como protagonista.




Humor
Humor centenario
El sarcasmo de Tovar y los señoritingos nuevos diputados del Congreso.

-Oye, mira que león, ¡y qué boca más grande tiene!...
-¡Ten cuidado, no vaya a morder!...



Publicidad
Publicidad con solera
A propósito del sombrero que menciona Antonio Casero en su copla dominguera.





© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-016 EFEMERIDES1914