miércoles, 2 de abril de 2014

Madrid, 2 de abril de 1914


Día de contrastes este jueves, segundo día del mes de abril. Hizo frío y calor; amaneció el cielo cubierto, luego despejó un poco y a las tres de la tarde comenzó a llover. La primavera también era impredecible hace cien años.

Efemérides: Apertura de las Cortes - Tercer centenario de El Greco - Comendadoras de Santiago - La armadura de Felipe II.

Jueves 2
Máxima   18,3º
Mínima   6,5º


Política
Apertura de las Cortes
Traslado de los atributos de la monarquía a la alta Cámara
Así vivieron los madrileños esta mañana del jueves 2 de abril de 1914, cuando fueron trasladados desde el Palacio Real al Senado el Cetro y la Corona Reales. Los regios atributos iban en un "Coche de París", custodiados por el secretario de la Mayordomía mayor de palacio y escoltados por un zaguanete de Alabarderos. Como era habitual -y al no haber televisión- muchos madrileños se acercaron a presenciar el solemne acto.

Desde la Plaza de la Armería hasta el Senado se habían apostado diferentes tropas del ejército.  Así, a uno y otro lado de la calle Bailén y Plaza de los Ministerios, se encontraban la primera brigada de la primera división, el regimiento de Asturias y los regimientos de Ferrocarriles y segundo de ingenieros zapadores. Desde el Ministerio de Marina y hasta la Plaza de España formaba el regimiento de Telégrafos.
En la Plaza de Oriente, dando frente a la puerta del Príncipe, en masa de a cuatro formaba el regimiento de Lanceros del Príncipe, y en la calle de Requena, cerrando todo el espacio en columna, los Lanceros de la Reina. En la calle Bailén hasta la Cuesta de la Vega formaba en columna el 10º montado de Artillería.
Todas las tropas vestían traje de gala, con guerrera y sin mochila, y estaban acompañados por sus respectivas bandas de música.

A las tres menos cinco de la tarde, desde el Cuartel de la Montaña, sonó la salva de 21 cañonazos del regimiento ligero de Artillería anunciando la salida de los reyes desde el palacio. En ese momento comenzó a llover copiosamente.
Una gran fila de coches y carruajes formaban la comitiva que partió de la Plaza de la Armería. Algunos representantes de la monarquía iban montados a caballo, así como los oficiales y servidumbre encargados de la custodia de cada ilustre transporte. Cerraba el gran séquito el escuadrón de la Escolta Real.

"Apertura de las Cortes"
Fotografía de Cortés en doble página
NUEVO MUNDO
Nº 1.057, 9 de abril de 1914


En el Senado
La puerta principal del Senado estaba cubierta por un dosel de terciopelo rojo y los balcones lucían colgaduras. Había tropas de Alabarderos y Zapadores con sus respectivas bandas, y mucho policía y fuerzas del ejército intentando controlar a la multitud.



A las tres y veinte llegó al Senado el coche de los reyes. Fue muy aplaudido por los madrileños que allí estaban. Detrás fueron llegando las grandes personalidades, unos en "coche de Amaranto y otros en "coche de Cifras". En "coche de Caoba" llegaron la reina María Cristina y la infanta Isabel.

Reyes y séquito fueron recibidos en el pórtico del Senado por el jefe de Gobierno, D. Eduardo Dato, y la Comisión de diputados y senadores que recibirían a SS. MM. y AA.



El general Azcárraga, acompañado de los secretarios de edad del Congreso, ocupó la mesa situada a la derecha del Trono, declarando abierta la sesión Regia. Fue entonces cuando se procedió a leer la lista de nombres de diputados y senadores de la Comisión encargada de recibir a los reyes. Estos últimos entraron en la Cámara y ocuparon sus lugares; después, Alfonso XIII, dirigiéndose a los miembros de ambas Cámaras dijo a viva voz: "Sentáos".

El jefe de Gobierno se adelantó y entrego al rey el discurso de Cortes, quien lo leyó pausadamente y en voz clara. Comenzaba el discurso con estas palabras, que no fueron las de "me llena de orgullo y satisfacción":

"Señores senadores y diputados:
Al presentarme a vosotros para inaugurar vuestras tareas, en cumplimiento de un precepto constitucional que es siempre grato porque me reúne en esta solemnidad con los representantes de la nación española, el sentimiento patriótico que a todos nos anima, y que permite y aconseja la colaboración de todos los españoles en las empresas dirigidas a la prosperidad y al progreso de nuestra amada España, me infunde la esperanza de que vuestra labor ha de ser provechosa y fecunda, de suerte que, mejorando los servicios públicos, promoviendo el legítimo desarrollo de las actividades sociales en las diversas esferas de la cultura y el trabajo y manteniendo el espíritu de ordenada libertad, propio de los tiempos en que vivimos y del régimen establecido en la ley fundamental del Estado, logre la nación los bienes a que es acreedora y que son objeto de mis desvelos y, sin duda, de los vuestros."

"Aspecto del Senado durante el discurso del Rey"
Fotografía de Alfonso
HERALDO DE MADRID - Edición noche
Jueves, 2 de abril de 1914

Apertura de las Cortes
Finalizada la lectura, los senadores y diputados se pusieron en pie y gritaron vítores al rey y la reina. El presidente del Consejo de ministros dijo a continuación:

"S. M. el Rey me manda declarar que quedan legalmente abiertas las Cortes de 1914."

Estas breves palabras daban comienzo a las aventuras y desventuras del nuevo Gobierno, con sus mayorías y minorías, y todo lo que vendría a continuación.


Aniversarios
Tercer centenario "del Greco"
El País publica este día una reproducción del artístico cartel que anunciaba el programa de fiestas conmemorativas que se celebrarían en Toledo con motivo del tercer centenario de la muerte de El Greco. Era obra del pintor José Vera, del litógrafo Ramón Fortuny y del dibujante litógrafo Régulo Redondo.


Este fue el programa celebrado en Toledo del 5 al 7 de abril de hace cien años:
Día 5 - Inauguración de la Exposición de obras del Greco y de fotografías de cuadros en el museo del Greco.
Conferencia en el paraninfo del Instituto.
Recepción en el Ayuntamiento.
Día 6 - Sesión de las Reales Academias de la Historia y de Bellas Artes de San Fernando y de la Universidad de Madrid.
Vigilia en Santo Domingo el Antiguo.
Concierto musical.
Día 7 - Solemnes exequias en la Catedral primada.
Procesión cívica.
Inauguración del monumento del centenario e interpretación del himno compuesto para este acto.
Fiesta literaria en el teatro de Rojas, en la que tomarán parte un elocuente orador y los eminentes actores María Guerrero y Femando Díaz de Mendoza con su compañía dramática.

La revista Nuevo Mundo del 16 de abril publica una fotografía correspondiente a la inauguración del monumento.



©Todos los derechos reservados por eduardoasb

Para conocer más detalles sobre aquella celebración os invitamos a visitar el blog Toledo Olvidado, de Eduardo Sánchez Butragueño, en este enlace: La inauguración del monumento a El Greco en 1914


Cosas de Palacio
En las Comendadoras de Santiago
Aunque la noticia apareció el día 2 de abril, la mañana del miércoles día 1 se celebró en la iglesia de las Comendadoras de Santiago el solemne acto de armar caballero y vestir el hábito de la Orden Militar de Santiago al príncipe Elias de Borbón, duque de Parma.

Las fotografías, de Salazar, recogen el momento de la llegada de Alfonso XIII junto al duque de Parma a las Comendadoras, y los mismos en el interior de la iglesia junto al capítulo de la Orden de Santiago.




Del extranjero 
La armadura de Felipe II
Este día de hace cien años el Senado francés adoptó la proposición de ley autorizando al ministro de Negocios extranjeros para ofrecer a España algunas piezas de la armadura de Felipe II que se hallaban en el museo del Ejército.
La proposición fue aprobada previa demanda de "urgencia". Debemos recordar que el Senado había desechado ya otra proposición idéntica y que en la Cámara de diputados se había rechazado también una proposición del monárquico Sr. Delahaye, quien pedía que, en vez de las piezas auténticas, se ofreciese a España tan sólo una reproducción de las mismas.
Antes de ponerse a votación esa proposición intervino el ministro de Instrucción pública, Sr. Viviani, quien declaró que, a pesar de cuanto se había dicho en contrario, no eran inalienables esas piezas, por la sencilla razón de que no estaban clasificadas como bienes propios del Estado. Además, sentenció el ministro, que fuese de ello lo que fuese, era indudable que el ofrecer meras copias hubiera quitado al ofrecimiento todo el alcance que como acto de cortesía podía tener. Estas palabras del ministro fueron muy aplaudidas en toda la Cámara.

En el mes de noviembre de 1913 Alfonso XIII había viajado a París y, como en otras ocasiones, visitó el Museo del Ejército donde estaban las cinco piezas que faltaban en la Armería del Palacio Real. Dijo el rey en aquella visita que le gustaría mucho ver "el frontal, las coderas y las dos rodelitas en Madrid." Esta frase convenció al Gobierno francés, que optó por devolverlas.

¿Por qué estaban allí esas piezas?
En el inventario de la Armería realizado por Martínez del Romero en 1849 no figuran las piezas que menciona el rey; sin embrago, en el inventario de 1793, debido a Abadé y dedicado a Godoy, aparecen todas las piezas de la armadura. Esto quiere decir que desaparecieron antes de 1849, quizá en tiempos de la dominación francesa, y se sabe que, después de pasar por varias colecciones privadas, fueron vendidas en 1850 para formar parte de la célebre colección de Debruge Dumesnil para el Museo del Louvre. Sin embargo nunca llegaron allí, sino a manos de dos anticuarios y después a la galería del príncipe Soltykof, de quien los adquirió Napoleón III. Posteriormente, por ley general, fueron entregados al Museo del Ejército francés en 1880.

Cortesia de Todocolección.net


Publicidad
Publicidad con solera



© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-013 EFEMERIDES1914