viernes, 25 de abril de 2014

Madrid, 25 de abril de 1914



En portada
La Esfera, del 9 de mayo de 1914. Año I, Número 19




Efemérides

Sábado 25
Máxima  23,3º
Mínima  7,9º


Contenido
Destacados de hoy: Política: La edad de los diputados - Del extranjero: Guerra en México - Cosas de la Villa: Atropellado por un tranvía - Quiosco: El Mentidero; Eco artístico - Publicidad.


Política
La edad de los diputados
Se debatía este día en el Congreso un dictamen de la Comisión de Incompatibilidades sobre el caso del marqués de Valdavia, diputado por Saldaña, que no había cumplido los veinticinco años. Había un voto particular, el del Sr. Morote, quien dijo que el caso estaba comprendido dentro del art. 29 de la Constitución y del 6.º de la vigente ley electoral, entendiendo que el marqués no podía sentarse en el Congreso.

Se citaron varios casos en que se aprobó la incorporación al Congreso de diputados menores de veinticinco años, pero la discusión ya estaba planteada y había que resolverlo.

El Sr. Villanueva, en nombre de los liberales, creía que había llegado el momento en que se debía poner un límite a eso que se llamaba la omnipotencia del cuerpo electoral, y que no podía estar conforme con esto, pues era una arbitrariedad que atropellaba la ley.
"Es preciso—dijo Villanueva—que lo que hoy se acuerde quede como precedente, para que sepamos ya a qué atenernos en este asunto. Todos los casos que se citan son de una ley anterior, que ha sido derogada por la vigente, con la que se quiso hacer borrón y cuenta nueva. Creo que no hay ninguna razón para hacer lo que se intenta."

El Sr. Giner de los Ríos, en nombre de los radicales, dijo que la buena teoría constitucional es que se cumpliese siempre la voluntad del pueblo. Creía, además, indiferente que tuviese un candidato unos meses más o unos meses menos de los veinticinco años.

El Sr. Iglesias creía que el asunto carecía de gravedad, y afirmó que en el Parlamento se cometían cosas mucho más graves. Aseguró que en adelante votaría siempre a favor de la proclamación de los menores de veinticinco años.

El Sr. Nougués, en nombre de la Conjunción, dijo que le extrañaba que las minorías liberal y democrática, que aceptaban como sentencias los informes del Supremo, discutieran este asunto, pues el Tribunal, aunque se inhibía de la cuestión, en un considerando del dictamen había aconsejado la proclamación del marqués de Valdavia.
Se mostró partidario de que se votase el dictamen.
No se tomó en consideración el voto particular del señor Morote, por 119 votos contra 40.

Se puso a discusión el informe y lo impugnó el señor Morote, para hacer constar que después de esa votación la Cámara no podría negar la entrada á nadie.
El Sr. Ministro de la Gobernación afirmó que la Cámara podría siempre, en uso de su soberanía, votar lo que quisiera.
El dictamen fue aprobado.

Y esto fue lo que se trató aquel día en el Congreso y así el diálogo de besugos.



Del extranjero
Guerra en México
Este sábado de hace cien años los periódicos se centraban en el conflicto mexicano.



HERALDO DE MADRID - Edición de la noche. Pág. 2

Por supuesto que no faltó la crónica humorística en la viñeta de Tovar para el Heraldo de Madrid.

El tío Sam. -Heme aquí dispuesto a comérmelo, ¡Lo malo es que se me indigeste!


Cosas de la Villa
Atropellado por el tranvía
Alrededor de las cinco de la tarde ocurrió un suceso en la calle de Bravo Murillo, delante del número 125, que produjo enorme conmoción entre los vecinos de las populosas barriadas de Chamberí y Bellas Vistas.
A esa hora venía, procedente de Tetuán, con dirección a la glorieta de Chamberí, el tranvía de vapor de la Ciudad Lineal, compuesto de tres unidades arrastradas por la máquina núm. 7. El niño Basilio García Sanz cruzó a la vía y fue arrastrado, primero; atraído luego por una rueda, y desapareciendo después debajo del convoy, que pasó por encima de su cuerpo.



Así relataba los hechos un periodista del Heraldo de Madrid, quien nos ilustra de las costumbres y geografía urbana de la época:

"Hoy, como sábado, los niños que reciben instrucción en los colegios tuvieron asueto antes de las cinco.
Los del colegio católico de instrucción primaria establecido en la calle de Guipúzcoa, núm. 2, que corta perpendicularmente á la de Bravo Murillo, salieron del colegio, como es costumbre en niños de poca edad, formando grupos abigarrados, de los que salían voces y gritos alegres.
La mayoría, luego de desembocar en la calle de Bravo Murillo, siguieron por la derecha de la calle, que bordean, hileras de árboles, por cerca de donde la vía forma un óvalo, compuesto por la línea general y un apartadero.
Del grupo mayor se destacaron dos niños, que corrieron persiguiéndose.
Acaso el que iba delante creyó que el que le seguía estaba á punto de darle alcance, y para evitarlo sesgóse con rapidez hacia la izquierda, y cruzó la vía. El que le seguía rectificó el rumbo y quiso continuar la persecución de su camarada.
En este momento descendía el tranvía de vapor, con incesante timbreo, con la velocidad que daba al convoy el plano inclinado que forma la carretera por donde se deslizaba.
El primero hurtó el cuerpo al peligro; el segundo no pudo evitarlo y pereció.
Su muerte, trágica por la forma, fue terrible, porque el desgraciado niño, atraído por el abismo de ruedas, sufrió horribles mutilaciones.
Desde el sitio en que lo alcanzó el convoy hasta donde desapareció debajo de los vagones hay más de diez metros de distancia.
"




Quiosco
El Mentidero
Aparece el número 66 (Año II) de El Mentidero, revista de humor que arremetía contra los políticos.




Eco Artístico
Número 160 (Año VI) del popular directorio de artistas y espectáculos. En portada, un retrato de "La Manola Gaditana", prodigiosa cantante que había cosechado grandes éxitos en el Salón Doré de Barcelona y el Teatro Parisiana de Zaragoza. En sus páginas, interiores una publicidad de "Estrella Troup", grandiosas bailarinas que triunfaban en el Trianón Palace de Madrid con los bailes de salón más modernos. Tenían domicilio permanente en la calle de Toledo, 129, principal izquierda.





Publicidad
Publicidad con solera
Dedicamos la publicidad de hoy a nuestra seguidora en Facebook Nati Zurdo, quien, en vista de lo sui géneris de algunas publicidades, sostiene con acierto que "el Petróleo Gal se lo debían beber." Como vemos, la botella tenía un tamaño considerable.



© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-031 EFEMERIDES1914