domingo, 2 de marzo de 2014

Estampas. Madrid pueblo: Especial Carnaval

Ha llegado el Carnaval a Madrid. El Carnaval de los disfraces, los bailes de máscaras, comparsas y jarana; el de doña Cuaresma y don Carnal, con su entierro de la sardina, incluidas las plañideras. Pero hay otro Carnaval, con su particular baile, en una sala de fiestas flanqueada por dos leones; a ese tiempo de las carnestolendas estamos invitados cada cuatro años.

Las estampas de hoy nos trasladan a los famosos bailes de máscaras del Círculo de Bellas Artes de Madrid y otras Asociaciones. Carteles, fotografías y las vibrantes perspectivas de Bellón y Garrido, reviven aquellos carnavales de los años 30 del siglo pasado que atrapados quedaron en las sepias páginas de la revista Crónica.

Revista CRÓNICA
Contraportada
23 de febrero de 1936

Caretas
Miedo dan las caretas utilizadas por los madrileños de antaño para cubrir su rostro en esas fiestas carnales. Grotescas, de cartón piedra y colores llamativos, el periodista de la revista CRÓNICA del 3 de marzo de 1935 lanzaba la pregunta: "¿Qué careta va usted a escoger para cubrirse el rostro durante estos carnavales?"


El escueto artículo, que firma "J. B.", no tiene desperdicio. Habla de los diferentes tipos de caretas asociados a la personalidad de quien las utiliza y los supuestos casos a presentarse cuando uno se cubre con ellas.
"¿QUÉ careta va a escoger usted, lectora o lector, para este Carnaval? Ponga mucho cuidado en la elección.
Las mujeres, y también los hombres, se cubren el rostro; pero dejan desnudos apetitos y ambiciones. Más que disfraz, la careta es franqueza. Franqueza de gritar bien alto lo que se desea, de afirmar su verdadera personalidad, de descubrir las más calladas ilusiones.
¿Por qué habría si no caretas de bueno, de malo, de monstruo, de niño, de perro, de león y de carnero? La vieja verde escoge una careta suave y tersa de doncella inocente. El cobarde compra una cabeza de león, infla la voz, ruge y se muere de satisfacción al comprobar que los chiquillos le contemplan con ojos espantados.
Las vírgenes auténticas, empujadas por inconscientes y obscuros deseos, quieren siempre disfrazarse de grandes pecadoras. Y las grandes pecadoras, de sencillas pastorzuelas. Y los niños, de hombres. Y los viejos, de niños.
Disfraz de la materia y espejo del alma, la careta es una tregua al otro gran Carnaval que dura casi todo el año. El caballero virtuoso y correcto—es decir, que parecía virtuoso y correcto—va, protegido por su careta, repartiendo pellizcos entre las muchachitas.
Y la muchachita de buena familia que no levantaba los ojos del suelo ofrece sus labios a un galán desconocido, simplemente porque sus labios, durante el baile de disfraces, no llevan nombre ni apellido.

Caretas y más caretas. No las de todo el año, sino otras de cartón y de tela. Algunas mujeres muy guapas escogen la más horrible para experimentar durante unos minutos la sensación de ser fea. Pero se trata de una minoría escasísima. Las mujeres bonitas huyen de las caretas como del mismísimo demonio, y no suelen renunciar, ni por unos segundos, a la coquetería.
Los pobres se disfrazan de burgueses adinerados con chistera y perilla, para hacerse ilusiones. Los millonarios se visten de piratas de acción—de los heroicos—, también para hacerse ilusiones. Si pocos hombres se disfrazan de mujer, a todas las mujeres les encanta llevar los pantalones y pegarse unos bigotes sobre los labios pintados. Se pasan el año gritando: «¡Si yo fuera hombre, haría tal o cual cosa!» Al conjuro del Carnaval, la transformación queda operada. ¿La utilizan para algo? Para tratar de pescar novio nada más.

Caretas inocentes para los que llevan el alma llena de remordimientos; caretas que son lo que uno quisiera ser más o menos conscientemente, y detrás de las cuales se recobra la auténtica personalidad y salen los instintos a flor de piel. 
Careta o antifaz que, como en Venecia en otros tiempos, debería cubrir el rostro de las mujeres y de los hombres para que, así protegidos, se atrevieran siempre a decirse la verdad."

Puestos a elegir, nosotros preferimos los antifaces.




Disfraces
De los grandes almacenes que existían en Madrid (Capitol, Simeón, El Águila, Rodríguez, San Mateo, Progreso, Madrid-París), la revista CRÓNICA nos ofrece la publicidad de los almacenes Eleuterio.
En el número 14 de la calle Fuencarral se situaba Casa Eleuterio, un comercio moderno inaugurado el 30 de diciembre de 1922, dedicado a la venta de tejidos y confección. La tienda, que ocupaba 3.000 m2 repartidos en varias plantas, consiguió gran reputación en la Villa y Corte convirtiéndose en un gran almacén que llegó a vender tejidos, muebles, alfombras y tapicería, confecciones, complementos y ropa del hogar.
También vendía disfraces.


En las estampas del 18 de mayo de 2013 el dibujante Bellón nos muestra la fachada de los almacenes Eleuterio [Ver "Rebajas en la calle Fuencarral"]

El dibujante Bayo realiza unos inspirados diseños de disfraces para el Carnaval de 1935, publicados en CRÓNICA del 24 de febrero de ese año. Dice el dibujante en una nota: "Aunque algún modelo lleva careta, recomiendo que no se la pongan. En mi opinión, la careta la inventó una mujer fea. Y como todas las lectoras de CRÓNICA son bonitas...-BAYO."




Bailes de Máscaras
Como sigue ocurriendo en la actualidad, el Baile de Máscaras del Círculo de Bellas Artes constituía un evento social muy esperado. Cada año se publicaban las bases del concurso para la ejecución del artístico cartel; nobeles dibujante, que luego tuvieron gran fama, participaban en aquellos concursos de los que hoy se guardan valiosos tesoros. [Ver "Concursos del Círculo de Bellas Artes" en Efemérides del 5 de marzo de 1913]

Revista CRÓNICA
4 de febrero de 1934.

También se organizaban bailes en el Teatro Real o el de la Zarzuela a beneficio de diversas Asociaciones. Uno de los más sonados era el de la Asociación de la Prensa, con concursos y premios.

Los dibujantes también festejaban el Carnaval con un Baile de Máscaras que organizaba la Unión de Dibujantes Españoles. Anunciaban tal evento los que colaboraban en la revista CRÓNICA como mejor sabían hacerlo, con una gran ilustración.

1934
Baile de Máscaras U.D.E

"Baile de los Antropófagos"
Celebrado el miércoles de Cenizas a las 23:00 horas en la
Sala de fiestas del Gran Metropolitano

1935
Baile de Máscaras U.D.E
"La Españolada"
Celebrado el miércoles de Cenizas en la
Sala de fiestas del Gran Metropolitano

1936
Baile de Máscaras U.D.E.
"Las últimas noches de las mil y una noches"
Celebrado el miércoles de Cenizas en el 
Teatro Victoria

Las estampas 
De los bailes citados, los humoristas Bellón y Garrido ofrecían su particular visión. También lo hacían de los desfiles que discurrían por las calles de la ciudad, los barrios y también por los pueblos de la región. Es el caso del Carnaval de "Villaberzotas", población inventada por Bellón donde queda reflejada la idiosincrasia de los pueblos madrileños de antaño.

Página de humor, por Bellón
"Carnaval en Villaberzotas"
CRÓNICA
3 de marzo de 1935

Página de humor, por Garrido
"La una y media de la tarde, y no van recaudados más que ochenta y cinco céntimos...
¡Me parece que hemos salido con mala pata!"
CRÓNICA
3 de marzo de 1935

Estampa de Carnaval, por Garrido
"Las cosas más o menos absurdas que se 
ven cuando el baile empieza a animarse"
CRÓNICA
1 de marzo de 1936

Carnavalesca, por Bellón
"La última hora del último baile"
CRÓNICA
1 de marzo de 1936

Y ahora la realidad...

1934
Baile de Máscaras
Teatro de la Zarzuela

1934
Baile de Máscaras
Teatro de la Zarzuela

1934
Baile de Máscaras
Teatro de la Zarzuela

1934
Baile de Máscaras
Teatro de la Zarzuela


Bibliografía

Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2014) "Estampas. Madrid pueblo: Especial Carnaval", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.

© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-004 ESTAMPAS MAD
ISSN 2444-1325

.