domingo, 23 de febrero de 2014

Madrid erótico. El baño de una francesita. Parte III


El 23 de enero de 1904 sale a la venta el número 3 de la revista SICALÍPTICO. En portada aparece retratada Carolina Torrincelli. La preciosa modelo era italiana y había nacido en 1879. Según la escueta biografía que de ella se publica, la bella señorita vivía en París bajo la protección de un archiduque. ¡Vaya uno a saber!



El 9 de febrero de 2014 publicamos la primer entrega de "El baño de una francesita". Hoy la segunda parte, que corresponde a la publicación del 16 de enero de 1904.
El 16 de febrero publicamos la segunda entrega. Es bueno que las leas para no perder el hilo de la historia. Historia que, por cierto, hoy nos puede resultar ingenua, o terriblemente machista; no vamos a juzgar eso sino el hecho de cómo se las gastaban aquellos antepasados centenarios.


Fotografía
"El baño de una francesita"
Striptease por episodios
Parte III

V.-"Ya estamos en 'plenos pantalones'. Nunca podrá emplearse con mayor propiedad la frase, puesto que la badista finísima de esta prenda guarda una plenitud encantadora de formas, que es lamentable no apreciar en este momento por medio del cálculo.
Sin embargo yo respondo a ustedes de la exactitud del cálculo que hagan: Lili no engaña a nadie; no usa postizos porque no los necesita afortunadamente: no le sobra, pero le basta con las firmezas de sus caderas y la redondez apretada y tersa de sus muslos para estar libre de toda envidia. Ya lo sabe ella y sigue sonriendo porque sigue pensando en sus triunfos obtenidos por el mismo procedimiento que emplea ahora para bañarse. En realidad, la pila con el agua preparada para sumergirse, tiene algo del lecho donde ha de acostarse; el agua brinda un placer, como lo brindan las blancas ropas del lecho. La diferencia consiste... en la diferencia de temperatura."



VI.-"Y sigue haciendo ensayos ante el eupojo. Realmente, la actitud no puede ser más deliciosa. ¡Oh, si el joven noruego pudiese verla en este instante!...
Lili no permite que la sorprendan en intimidad del baño, aunque sea capaz de dejarse sorprender en cualquier otra intimidad de su vida. Los pantalones de Lili son un primor, como pueden ustedes apreciar.
Pero hay que reconocer también que el mérito de ellos consiste en la gracia de quien los lleva. Póngale usted esos mismos pantalones a una burguesa guapa pero honrada y estará la pobre hecha un adefesio. Por eso los maridos buscan fuera cíe casa lo que dentro no tienen. (Continuará en el número próximo.)"



Literatura
Sicalíptico
23 de enero de 1904
A TI
Cuando más que ceñir romper intento
tu cuerpo hermoso que mi cuerpo toca,
y recojo con besos de mi boca
las abrasadas ondas de tu aliento;
cuando murmuras con nervioso acento
una frase de amor, que amor provoca,
y a mí to estrechas delirante y loca,
todo mi ser estremecido siento.
La gloria inmensa a que mi orgullo aspira,
la suprema ambición en que confío,
me parece sin ti, sueño y mentira;
tú sólo eres verdad, y sólo ansío
besar tu boca que por mí respira
y oír tu beso respondiendo al mio.
                                               Anónimo


Un striptease de hace 110 años acompaña el post de hoy. La revista SICALÍPTICO publicaba fotografías con situaciones sugerentes que se iban poniendo más picantes a medida que avanzaba la historia. Lo hacía por entregas, un par de fotos por número publicado, acompañadas de textos eróticos-o al menos eso pretendían ser.

El erotismo, lo sensual y sugerente dejaban de ser temas tabú y pasaban a formaba parte del "Libro de estilo" de la época. Los ángulos de enfoque y la luz en las fotografías; las poses, miradas y expresiones; los motivos representados; la vestimenta y modelos; los títulos y narraciones; las ilustraciones estilizadas, y todos los detalles que hoy han dejado de sorprender, fueron seña de identidad de la década de 1930 que convertirán la figura femenina en una expresión artística.

Lejos de interpretaciones vejatorias, discriminatorias y/o que puedan ofender a la mujer, las fotografías, ilustraciones y publicidad que aquí aparecerán corresponden a una época en que las féminas comenzaban a tener mayor protagonismo, perdían esa absurda condición de "sexo débil" y recibían no pocas alabanzas. Por desgracia, y durante mucho tiempo, aquel ideal fue truncado una vez finalizada la Guerra Civil.


© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-006 MADEROT


-