domingo, 9 de febrero de 2014

Madrid erótico. El baño de una francesita. Parte I


Un striptease de hace 110 años acompaña el post de hoy. La revista SICALÍPTICO publicaba fotografías con situaciones sugerentes que se iban poniendo más picantes a medida que avanzaba la historia. Lo hacía por entregas, un par de fotos por número publicado, acompañadas de textos eróticos-o al menos eso pretendían ser.

Pero antes, como es imprescindible en Madrid erótico, el buen gusto del estudio Manassé y la belleza de sus modelos en esta fotografía de arte publicada en la revista Crónica del 25 de marzo de 1934.

Estudio Manassé
"Una muchacha vienesa, un "peignoir" parisiense y un sillón inglés"
Crónica, 1934

En las fotografías que hoy publicamos es evidente el avance de las técnicas fotográficas y los cambios en la moda y fisonomía de la mujer. Sólo existe una diferencia de treinta años entre unas imágenes y otras, sin embargo los cambios son abismales. Años más tarde, desde la década de los cuarenta, todo irá en retroceso.

Fotografía
"El baño de una francesita"
Striptease por episodios


I - "El lecho podrá ser el trono de la belleza, pero es el enemigo declarado de la higiene; las horas que en él se pasan quitan al cuerpo vigor y elasticidad: los nervios en laxitud, los músculos distendidos, el cabello revuelto, los ojos anublados, todo conspira contra la belleza 'éclatante' de la carne... Hay que recurrir, pues, al baño: el agua tibia y perfumada tiene en si la virtud secreta con que conserva su hermosura la cortesana de Bizancio, es fuerza y juventud a la vez... Lili acaba de levantarse. No ha soñado, porque una mujer como ella no tiene ya necesidad de soñar como las vírgenes de quince años; la realidad se lo ha ofrecido todo y más aún; pero necesita volver a ser quien es y preparar su cuerpo para la labor diaria. Esta misma tarde espera a un amigo con el cual no le liga una gran intimidad; muy al contrario, se trata de la vez primera que pone los pies en aquella casa. Y para que la visita sea con todas las de la Ley, Lili necesita ante todo 'pasarse por agua'."


II - "No es que le tenga miedo al agua... ¡nada de eso! Recuerden ustedes de ella el último verano en Trouville-era la más decidida y la más resuelta de las bañistas; entraba mar adentro sin preocuparse de que el agua estuviese más o menos fría y sin necesidad de bañero que la acompañase. Bien es verdad que en Trouville tenía un público escogido que asistía diariamente, de diez a once de la mañana, al espectáculo gratuito del baño de Lili. La playa se convertía en un teatro y el cuerpo de Lili era martirizado en fuerza de miradas agudas, como lo fue el de San Sebastián en fuerza de flechas. Por eso Lili, aunque no sea virgen de una manera absoluta, por lo menos tiene algo mártir. Nota: Esta historia, que consta de dieciséis grabados, continuará en el número próximo."


Literatura
Revista Sicalíptico
23 de enero de 1904

DECLARACIÓN
El hecho ocurrió hacía Ronda:
prendieron al malhechor,
y el juez de primera instancia
le tomó declaración.
El mozo, porque era mozo,
dijo a la buena de Dios:
-Pues, señor juez, yo no tuve
curpa de lo que pasó.
Carcule usía que estaba
en esta disposición...
(aquí se coloca el mozo
en una postura ad hoc)
cuando se asomó esta moza
y no sé qué me llamó.
Claro es que la conosía,
pero sin satisfacción,
vamos, por fin, pa pasarme
a lo que luego ocurrió,
Yo levanté la cabesa
y vi en lo alto de un barcón
a esta chica, pero... vamos,
la vi... más que eya me vió,
porque yo estaba en la caye
y eya arriba...
-A la cuestión.
-Por eso, precisamente,
fue todo: me dio la olor...
y vaya que dije:—Mira,
¿está tu mare?—Que no—
me respondió esta chavala,
pero con mala intensión.
-Si subo las pagas toas.
-¿Tú que has de subir, melón?
-Mira, Lola, que si subo...
-No subas, que hase calor,
y se reía, y yo... viendo
desde abajito aquel... sol...
Conque trepé como pude,
—¿Y ella, corrió?
—No corrió.
Diga usía que eso es farso.
-¿Y quién miente de los dos?
-Ella se quedó en la suerte,
-¿Gritó?
—Tampoco gritó,
pero que llegó su madre,
yo no sé por qué rasón,
y por más que yo la dije:
—Miste, que esto se acabó;
yo quiero bien a la chica
y, si hay una proporsión,
me caso con eya, y... nada,
la mujer me delató.
Ahora vea usía de ambos
quién tiene más pundonor;
porque yo, por fin, me creo
que eya fue quien me engañó.
                  J. JORQUERA



Humor
Revista Sicalíptico
23 de enero de 1904




El erotismo, lo sensual y sugerente dejaban de ser temas tabú y pasaban a formaba parte del "Libro de estilo" de la época. Los ángulos de enfoque y la luz en las fotografías; las poses, miradas y expresiones; los motivos representados; la vestimenta y modelos; los títulos y narraciones; las ilustraciones estilizadas, y todos los detalles que hoy han dejado de sorprender, fueron seña de identidad de la década de 1930 que convertirán la figura femenina en una expresión artística.

Lejos de interpretaciones vejatorias, discriminatorias y/o que puedan ofender a la mujer, las fotografías, ilustraciones y publicidad que aquí aparecerán corresponden a una época en que las féminas comenzaban a tener mayor protagonismo, perdían esa absurda condición de "sexo débil" y recibían no pocas alabanzas. Por desgracia, y durante mucho tiempo, aquel ideal fue truncado una vez finalizada la Guerra Civil.



© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-004 MADEROT


-