sábado, 22 de marzo de 2014

Madrid erótico. El baño de una francesita. Parte VII


¡Y llegó la primavera!
Dos bellas señoritas visten sus cuerpos con las flores que la naturaleza ofrece. De fondo un acartonado decorado y un artesonado tiesto para dar más profundidad a la escena. Profundidad en el sentido literal de la palabra, porque poco tiene de bucólico el conjunto.



El baño de una francesita. 
Última entrega
Séptima y última entrega del striptease de la francesita que se daba un baño hace ciento diez años. Corresponde al número 8 de la revista SICALÍPTICO del 27 de febrero de 1904, con la publicación en portada de una oronda dama cubierta con una manta a modo de capa. Resulta interesante el hecho de que todas las señoritas de portada iban embutidas en una malla entera, sin embargo, en el interior de la revista se mostraban desnudas -no mucho- pero lo suficiente para la época.



Fotografía
"El baño de una francesita"
Striptease por episodios
Parte VII
(Conclusión)

XV.—Esto ya es otra cosa. No se trata de Lili precisamente, sino de su doncella.
Las doncellas son como los monos: tienen también muy desarrollado el instinto de la imitación. Y la doncella de Lili, cuando esta ya ha salido del baño y se retira a su gabinete para continuar el interrumpido coloquio con el joven noruego y entregarse en manos de la peinadora aprovecha la ocasión y se baña también mandando llevar la bañera a su cuarto.
La pobre no dispone de medios propios y recurre a este ardid ingenioso: se mete en su habitación llevando una sábana, desnúdase rápidamente sin las coqueterías minuciosas de su ama y aprovecha el agua misma que aun despide olorosas esencias.
La cosa no es muy legal, que digamos; pero bien puede perdonársele a la muchacha en gracia a la buena intención que supone. ¡Oh! ¡Si todas las doncellas se bañasen!... ¡Adiós, señoritas!



XVI.—Pero lo doncella de Lili no se anda con tantos ramilgos;bien es verda que dispone de muy poco tiempo y no quiere que su ama la sorprenda. Sería horroroso que en ese instante sonase el timbre. ¿Tendría valor para correr y presentarse delante de su señorita en semejante toillette? Porque ella también se ha desposeído de la camisa, como ustedes habrán notado, para darse el chapuzón de rúbrica. Claro está que esto no lo hace todos los días, sino cuando está segura de no tener una contrariedad cualquiera que la obligue a confesar lo que ella cree una falta. Y el caso es que la pobre se apura sin razón y sin motivo; porque si tal como está, la sorprendiese el joven noruego que le hace arrumacos a su señorita, puede que ella también contribuyese a dar salida a las ganancias que el bacalao proporciona a la familia del joven.
Es una cosa que se le ha ocurrido varias veces y... que acabará por ponerla en práctica.
Como el joven la mire por el ojo de la llave... es otra Lili a un mes de vista. ¿Qué duda cabe?


Arte desplegable
"Coquetería" o "Femme au Boudoir"
Reproducción de una obra de Georges Croegaert

Como si de la página central de Play Boy se tratase, SICALÍPTICO también tenía su desplegable. No aparecían fotografías de desnudos sino obras de arte, como esta preciosa dama frente al espejo en su gabinete, que la revista titula "Coquetería".



Femme au Boudoir - Georges Croegaert
© Wikigallery.org


Un striptease de hace 110 años acompaña el post de hoy. La revista SICALÍPTICO publicaba fotografías con situaciones sugerentes que se iban poniendo más picantes a medida que avanzaba la historia. Lo hacía por entregas, un par de fotos por número publicado, acompañadas de textos eróticos-o al menos eso pretendían ser.

El erotismo, lo sensual y sugerente dejaban de ser temas tabú y pasaban a formaba parte del "Libro de estilo" de la época. Los ángulos de enfoque y la luz en las fotografías; las poses, miradas y expresiones; los motivos representados; la vestimenta y modelos; los títulos y narraciones; las ilustraciones estilizadas, y todos los detalles que hoy han dejado de sorprender, fueron seña de identidad de la década de 1930 que convertirán la figura femenina en una expresión artística.

Lejos de interpretaciones vejatorias, discriminatorias y/o que puedan ofender a la mujer, las fotografías, ilustraciones y publicidad que aquí aparecerán corresponden a una época en que las féminas comenzaban a tener mayor protagonismo, perdían esa absurda condición de "sexo débil" y recibían no pocas alabanzas. Por desgracia, y durante mucho tiempo, aquel ideal fue truncado una vez finalizada la Guerra Civil.


© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-009 MADEROT