domingo, 9 de marzo de 2014

Madrid erótico. El baño de una francesita. Parte V

Sexto número de la revista SICALÍPTICO, correspondiente al 12 de febrero de 1904. En portada la Srta. Juanita Sala, según la escueta biografía era esposa de un marqués que vivía en Valencia.



Fotografía
"El baño de una francesita"
Striptease por episodios
Parte V


Literatura
Sicalíptico
12 de febrero de 1904

UN RECUERDO DE CARNAVAL
¡Que noche pasamos! ¿Te acuerdas, hermosa?
Quisiste en el baile lucir un disfraz.
y al baile conmigo viniste gozosa
cubriendo tu cara de niña mimosa
merced a la seda del rojo antifaz.
Miraban algunas con ojos crueles,
tu cuerpo elegante, tu andar coquetón;
aquel manojito de blancos claveles...
y el brillo del oro de los cascabeles
que orlaban tu traje color de salmón.
Bailamos lo menos cincuenta habaneras
y valses y polkas y no sé qué más...
y yo te miraba gozoso de veras
sintiendo tus curvas macizas caderas,
moverse ondulantes llevando el compás.
Después... tu mirada que enerva y sofoca
y un palco que es nido de amor y placer,
y tu entre mis brazos frenética, loca,
ciñendo mi cuello, buscando mi boca;
queriendo anhelante besar y morder.

Pasaron los años; dolencias crueles
postraron mis fuerzas en este sillón...
y aún siento el perfume de aquellos claveles
y el repiqueteo de los cascabeles
que orlaban tu traje color de salmón!



Un striptease de hace 110 años acompaña el post de hoy. La revista SICALÍPTICO publicaba fotografías con situaciones sugerentes que se iban poniendo más picantes a medida que avanzaba la historia. Lo hacía por entregas, un par de fotos por número publicado, acompañadas de textos eróticos-o al menos eso pretendían ser.

El erotismo, lo sensual y sugerente dejaban de ser temas tabú y pasaban a formaba parte del "Libro de estilo" de la época. Los ángulos de enfoque y la luz en las fotografías; las poses, miradas y expresiones; los motivos representados; la vestimenta y modelos; los títulos y narraciones; las ilustraciones estilizadas, y todos los detalles que hoy han dejado de sorprender, fueron seña de identidad de la década de 1930 que convertirán la figura femenina en una expresión artística.

Lejos de interpretaciones vejatorias, discriminatorias y/o que puedan ofender a la mujer, las fotografías, ilustraciones y publicidad que aquí aparecerán corresponden a una época en que las féminas comenzaban a tener mayor protagonismo, perdían esa absurda condición de "sexo débil" y recibían no pocas alabanzas. Por desgracia, y durante mucho tiempo, aquel ideal fue truncado una vez finalizada la Guerra Civil.


© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-008 MADEROT