domingo, 16 de marzo de 2014

Cuando Madrid bailaba el cakewalk




Madrid del recién estrenado siglo XX. Como presagio de una centuria plagada de locuras humanas, en los salones de la Villa y Corte se danza al ritmo sincopado del salvaje cakewalk (Cake-walk o Cake Walk para diversos autores). Introducido en Europa hacia 1902, el arrítmico baile inventado por los esclavos negros del sur estadounidense, causa furor en la sociedad madrileña de alto copete.

La primera mención conocida sobre el cakewalk la hace el periodista J. Pérez Jorbá en el diario El Globo de 24 de febrero de 1902. Pérez Jorbá tacha este baile de primitivismo musical, y añade:

"El cake-walk es una danza de las más salvajes, que está por introducirse en los regios salones de París. La inventaron y la bailaron unos negros de América, durante el periodo de la esclavitud legal, y la misma se ejecuta al compás de una música muy bárbara, lo cual es suficiente para que se trastornen los espíritus refinados, haciendo que sus cuerpos bailen destempladamente. [...] La pareja del cake-walk salta, voltea, pónese de frenta a frente, de espalda a espalda, contemplándose, según un ritmo extraño, quebrado e inharmónico, que arrebata, sacude y hace bailar aunque no se quiera."

En Madrid y toda España causó furor y tuvo tanta fama como el tango, la rumba, el fox-trot o el charlestón. Entre 1903 y 1914 proliferaron las parejas artísticas que lo incluyeron en su repertorio y los compositores españoles utilizaron sus ritmos en sus partituras. Dicen las crónicas taurinas que el diestro Gallito entró a poner unas banderillas marcándose un cakewalk al son de la música.




En 1910 la pareja de vodevil estadounidense Charles E. Johson y Dora Dean bailaron en el Circo Parish aquel baile de ritmo sincopado muy similar al ragtime. El pianista y compositor estadounidense Scott Joplin (1868-1917), fue una de las figuras más relevantes en la creación de aquellos ritmos. Aunque hemos elegido un tema acorde a las imágenes superiores, Joplin es popularmente conocido por la composición The Entertainer, tema principal de la película El golpe.



El mismísimo Claude Debussy compuso un movimiento titulado Cakewalk de Golliwog  que formaba parte de los seis pertenecientes a la Suite El rincón de los niños (Children's corner), realizada entre 1908 y 1911.



Jacinto Benavente introdujo un cakewalk en el primer acto de su comedia Al natural (1903), casi treinta años antes del estreno de su comedia La melodía del jazz-band, estrenada en el Teatro Fontalba la noche del 30 de octubre de 1931.

La Biblioteca digital de la Biblioteca Nacional de España atesora una partitura del compositor español Joaquín Taboada Steger del año 1903 que fue dedicada a la marquesa de Argüelles. Lleva por título Cake-Walk de Salón - Célebre baile americano, e incluye, además de la partitura, la definición y teoría de tan estrafalario baile.



Así descoyuntaban caderas y talones las entalladas damas y los acartonados caballeros de la más rancia y postinera sociedad madrileña. "Delirio furioso" define la RAE al frenesí, producto de este baile peculiar. Primitivos Michael Jackson bailando un "Thriller" de hace cien años en decorados y brillantes salones burgueses. Al día siguiente, absoluto decoro e inmaculada presencia.

Enlace a la partitura:
https://drive.google.com/file/d/0B4jmVBtSC_TpUnNLbTYyTTR3RWs/edit?usp=sharing


Bibliografía
· García, Jorge. El ruido alegre. Jazz en la Biblioteca Nacional. BNE, 2013. 
· Brightwell, Eric. The roots of jazz-cakewalk. Amoeba music, 2009.
· Ortiz Oderigo, Nestor R. Historia del Jazz. Ricordi Americana, Buenos Aires, 1952.

· Citas de noticias de periódicos en la publicación


© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-007 RECUPAPEL