miércoles, 27 de noviembre de 2013

La Plaza de Colón y su monumento.


Dice José Rincón Lazcano en "Historia de los Monumentos de la Villa de Madrid":
"La ley de 22 de junio de 1864 dispuso la erección de una estatua monumental a Cristóbal Colón.
Consta esta ley, que firma la Reina Doña Isabel II y refrenda el entonces Ministro de Gobernación, Cánovas del Castillo, de cuatro artículos.
En el primero se autoriza al Gobierno de S. M. para que, de acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid y con la Junta formada en esta capital, se erija una estatua monumental a Cristóbal Colón en el Paseo de Recoletos, frente a la Casa de la Moneda.
A la realización del proyecto-dice el artículo segundo-se aplicarán en este caso los 800.000 reales destinados por el expresado Ayuntamiento a la erección de una estatua al mismo héroe, y los fondos recaudados por la mencionada Junta, contribuyendo el Estado con el resto hasta completar la suma necesaria.
Y el Gobierno-art. 3º de la ley-, oyendo a la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando, abrirá público concurso, al cual serán convocados todos los artistas nacionales como los extranjeros, e invitados especialmente los que gocen de universal reputación, a fin de elegir el proyecto más digno de la grandeza del asunto." 

Y así comienza la historia del monumento a Cristóbal Colón y las vueltas que ha dado con el correr de los tiempos.

Como muchas otras estatuas madrileñas, y siendo tan viajero D. Cristóbal Colón, no es de extrañar que en esta Villa le hicieran dar más vueltas que una peonza. Una grande y pesada peonza, porque la estatua del genovés, que forma parte del monumento de estilo gótico florido erigido en su nombre, mide tres metros y treinta centímetros de altura, todos ellos esculpidos en auténtico mármol de Carrara.
Por su parte, el monumento cuenta del suelo a la base de la estatua diecisiete metros, lo que viene a dar a todo el conjunto una altura de veinte metros y treinta centímetros.

La estatua comenzó a construirse en Roma, en el taller de Jerónimo Suñol, autor de otras varias estatuas madrileñas. El resto del monumento, que como hemos dicho es de estilo gótico florido (neogótico), lo realiza en Madrid don Arturo Mélida en piedra de Fons. La construcción comienza en 1881 y termina cuatro años más tarde, si bien transcurrirá muchos más tiempo hasta su inauguración.

Colón realizará un primer viaje desde el taller de Suñol, en Roma, hasta Madrid, donde se unirá al majestuoso y longo pedestal de Mélida. Su inauguración, prevista para el 4 de enero de 1886, será suspendida debido al fallecimiento de Alfonso XII. Ningún cronista ha facilitado fecha cierta sobre la inauguración; sólo sabemos que el 12 de octubre de 1892, en el cuarto centenario del descubrimiento, una comisión de Títulos del Reino visitó al alcalde para hacerle la entrega simbólica del monumento, que entonces pasaba al dominio de Madrid.

El monumento a Colón quedará emplazado en el centro de la plaza homónima, siendo sus principales vecinos la Casa de la Moneda y la Biblioteca Nacional.
Las tarjetas postales atesoradas por el Museo de Historia de Madrid nos muestran un paisaje difícil de reconocer, salvo por la referencia que aporta la ubicación de la Biblioteca Nacional. Sin embargo, lo que aquí vemos, es el emplazamiento actual del monumento.

Autor: J. LACOSTE - Entre 1906 y 1914 - Inv. 2007/1/66

EDITION PHOTOGLOB OO., ZÜRICH - ca. 1910 - Inv. 31471

GRAFOS MADRID - Entre 1921 y 1933 - Inv. 1991/1/202

Entre 1920 y 1930 - Inv. 24692

El "Plano parcelario de Madrid" de Carlos Ibañez e Ibañez de Ibero, formado y publicado por el Instituto Geográfico y Estadístico, año 1872-74, reproduce la ubicación de la Casa de la Moneda y el lugar donde años más tarde quedará emplazado el monumento.



Tuvo don Cristóbal Colón por vecino, además de la desaparecida Casa de la Moneda, uno muy ilustre y de rancio abolengo: el Palacio de Medinaceli. En la fotografía aérea del año 1929 puede verse este Palacio (Entre el Pº de Recoletos y la calle de Génova), también el palacete de D. Luis de Silva y Fernández de Córdoba, y la casa donde vivieron la marquesa de Esquilache y Benito Pérez Galdós (Solar que ocupan hoy las Torres de Colón).

Vista aérea. Plaza de Colón. 1929

El elegante y desaparecido Palacio de Medinaceli fue en origen propiedad del duque de Uceda y posteriormente del marqués de Salamanca. Hacia 1890 será adquirido por la duquesa viuda de Medinaceli y duquesa de Denia y Tarifa. De ahí que en su corta existencia, el Palacio será conocido por los nombres de Uceda, Denia y/o Medinaceli.



El 1 de marzo de 1936, verá Colón desde su pedestal la llegada por el Paseo de Recoletos de una marea humana que celebraba el triunfo del Frente Popular. En aquel punto se unirá a la marcha el Sr. Julián Besteiro, que venía por la calle de Génova.



Entrado el mes de abril de 1970 el monumento será testigo de la sesión al Ayuntamiento por parte del Estado de la manzana que formaba, con la plaza de Colón, las calles de Jorge Juan, Serrano y Goya. El alcalde de Madrid, Sr. Arias Navarro, tomará posesión del edificio de la Casa de la Moneda el 29 de abril de ese año. Comenzará entonces la transformación de la parte occidental de la plaza, y el antiguo edificio, inútil y desmantelado en 1964, no tardará en sucumbir al poder de la piqueta. Nacerá con estas remodelaciones el Jardín del Descubrimiento.

La fotografía aérea nos muestra la fisonomía de la Plaza de Colón hacia 1969, donde es evidente la transformación de la zona. El espacio que ocupaba el Palacio de Medinaceli, demolido en 1964, será utilizado para la construcción del edificio Centro Colón. Hubo otro Palacio de Medinaceli más antiguo que ocupaba los solares donde hoy está emplazado el Hotel Palace. En la otra esquina del Paseo de la Castellana con la calle de Génova se elevan los dos grandes pilares que soportarán el peso de las Torres de Colón, llamadas Torres Jerez en tiempos de la empresa Rumasa.









El monumento comenzará un nuevo periplo. Colón bajará de las alturas y pondrá pie en tierra como lo hiciera en sus antiguas travesías. Es el año 1972, y aquella manzana y la plaza nunca volverán a tener el aspecto que hemos visto en las antiguas postales.

Colón volando por Madrid. De fondo los pilares de las Torres de Colón
Santos Yubero, 1972

Colón pone pie en tierra firme. Santos Yubero, 1972

En la siguiente imagen, cortesía de todocolección.net, vemos la ubicación del monumento en los Jardines del Descubrimiento y la entrañable y desaparecida cascada del Centro Cultural de la Villa. Más atrás, el monumento al Descubrimiento de América, obra de Joaquín Vaquero Turcios, erigido en 1977.

VESIV Postal  Madrid nº 37 - Plaza de Colón. Jardines del Descubrimiento. 1987
Cortesía de todocoleccion.net

En el años 2009 Colón volverá a ponerse en movimiento para ser desplazado a su actual ubicación, que es la que tuvo desde el año 1892 hasta 1972. Preside otra vez la unión del Paseo de la Castellana con el de Recoletos.

Plano parcelario de Madrid - Carlos Ibañez e Ibañez de Ibero
1872-1874

Plano Eje Prado-Recoletos
2009

Y don Cristóbal Colón pone fin a sus viajes en este siglo XXI -o al menos eso parece, de momento. Como antaño, vuelve a otear el horizonte allende el Paseo de Recoletos, con el recuerdo del galante Salón del Prado y la moderna visión de la milla de oro del arte.

© Ayuntamiento de Madrid

© esmadrid.com

Nosotros nos quedamos con otra visión hoy imposible. La de un grupo de madrileños disfrutando de un día frío pero soleado en la cambiante Plaza de Colón.

Plaza de Colón hacia 1915



© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-012 ESP PLZA.COLON



.