martes, 19 de noviembre de 2013

El Arco de Cuchilleros en tres vistas


Tres vistas que en el papel se recuerdan.

Cámara de Salazar. 1914
Sorprendente desnivel del Madrid de los Austrias que separaba a la plebe de las Cavas, la Morería y el Humilladero, de la grandeza de la plaza y sus autos de fe y fiestas de toros. Arco de Cuchilleros, empinada escalerilla de piedra que comunicaba la antigua ciudad con la nueva; zaguán de la añeja villa matritense a la también añeja plaza del Arrabal, que así se llamó antes de la moderna Plaza Mayor de Felipe III.

Conforma este arco una de las diez entradas a la monumental Plaza Mayor por donde discurrieron desde su fundación héroes y verdugos, hidalgos y gallofos, damas que tenían sus palacios o nobles casonas en la apacible calle del Sacramento, y daifas y manflas de los suburbios de las Cavas y de las pocilgas de los bajos de Cuchilleros o de la plaza de San Miguel.

El asentamiento de los menestrales de armas que durante el siglo XVI ocuparon aquellos contornos, dio nombre al arco y a la calle, y gran fama al oficio, ya que de los cuchilleros madrileños se decía en toda Europa "...que no había entre los de su oficio quien pudiera mirarles frente a frente como a iguales."

De todas partes venían sagaces miembros del agresivo gremio para conocer el secreto en que estribaba la bondad de las armas madrileñas, cuya reciedumbre y flexibilidad  era superior a todas las hojas tudescas o milanesas. Y dicen que se hicieron con grandes cantidades de agua y arena del maltrecho Manzanares pensando que de ahí venía la calidad de las armas.

Retrata Salazar el arco desde abajo en 1914. Especie de muralla con puerta de Cuchilleros donde ya no quedaban vestigios de los hombres de forja y temple sino el espacio que llenarían los vendedores de pavos y pollos. Aves a menor precio que en las alturas de la plaza, porque el desnivel en esto beneficiaba.

Fotografía de Salazar. La Esfera, 1914

Hoy, masificada zona de restauración que se extiende hasta la Plaza de la Cebada por las Cavas y, en sentido contrario, hasta el Mercado de San Miguel por la calle de la Cava de San Miguel. Un magnífico contrates entre el antiguo Madrid de los Austrias y el nuevo.

© 2013 Google Earth



Cámara de Cortés. 1930
Dice don Pedro de Répide en un artículo titulado Nueva visión y versión de Madrid ["La Libertad" Año XVI. Núm. 4.535. 1934]:
"Entra en la plaza Mayor por el callejón del Infierno y sale por el arco de Fortunata, como deberemos llamar a la bóveda de la escalerilla de piedra que empieza en el postigo del Púlpito y conduce a la hondura de Cuchilleros, el verdadero cavón que enlaza las Cavas, y el dédalo de las callejuelas históricas le brinda sus sorpresas."

En la parte superior de la escalera, cuyos peldaños llevan nombre de calle, existe un rincón desde muy antiguo que quiso la estética urbana no mover de su sitio. Se trata de la barandilla que daba acceso a la Taberna de El Púlpito, lugar de conspiradores, trajinantes y bandidos que allí llenaban la andorga y vaciaban sus pecados libando alcoholes, entre otras cosas. La plataforma de piedra, que hace un quiebro a la gastada escalera, muestra una barandilla de hierro que fue escenario de, seguramente muchas leyendas, entre las que destaca la arenga de un monje del Convento de San Gil aquel heroico y fatídico 2 de mayo de 1808.

El propio Ramón Gómez de La Serna advierte que la taberna no era la que figuraba a mitad de la Calle de la Escalerilla de Piedra:
"El Púlpito es el local casi desconocido que hay subiendo por una escalerilla que hay en el portal de El Púlpito vulgar."

Fotografía de Cortés. Mundo Gráfico, 1930

Hoy, una colorida maja goyesca se abanica desde el púlpito anunciando la entrada a "El Arco Artesanía", colorido espacio lleno de arte que una vez fue vecino de la Fortunata de Pérez Galdós.

Vista de la calle de Cuchilleros desde el púlpito
© 2013 Historia Urbana de Madrid 20131117-133717

Vista del púlpito desde la calle de la escalerilla de piedra
y entrada a la antigua taberna.

Junto al farol que hay en lo alto de la escalera, a la izquierda del arco según se baja, una placa identifica la calle con peldaños con el nombre de "Escalerilla de Piedra". Arteria empinada que atraviesa el muro de contención de la plaza, con sus gastados escalones que fueron y son testigos de no pocas historias.

Placa de la Calle de la Escalerilla de Piedra
© 2013 Historia Urbana de Madrid 20131117-133758


Cámara de Albero y Segovia. 1936
Clave de grises que no son tonalidades de la fotografía sino la tristeza de una ciudad en guerra; con miedo, con hambre, con muerte.
Lo ha dicho Pedro de Répide en el texto anterior, "...el arco de Fortunata, como deberemos llamar a la bóveda de la escalerilla de piedra que empieza en el postigo del Púlpito y conduce a la hondura de Cuchilleros..."; porque allí sitúa la casa de Fortunata don Benito Pérez Galdós en su obra "Fortunata y Jacinta: (dos historias de casadas)."

Desde allí, peldaño tras peldaño se va a las Cavas, no sin sentir antes la presencia de Luis Candelas, y su poco recomendable cuadrilla, reunidos todos en la Taberna de Cuclillo, muy cerca de las gastronómicas "Cuevas de Luis Candelas".

Un poco más allá de la curva que trazan los edificios sobre la calle de Cuchilleros, recibe al paseante la antigua "Hostería Botín", posada fundada por Jean Botin en 1725 que hoy da fama gastronómica a la Cava de San Miguel con el nombre de "Sobrino de Botín".

Fotografía de Albero y Segovia. El Siglo Futuro, 1936

"Pues por el orden siguiente, he ido descubriendo estos hechos: Que Fortunata no se ha muerto, que está en Madrid, que vive cerca de la Plaza Mayor, que vive en la Cava de San Miguel, en la casa de los escalones de piedra, que está fuera de cuenta desde hace un mes, y que D. Francisco de Quevedo la asiste". 
[Pérez Galdós, Benito. "Fortunata y Jacinta: (dos historias de casadas) Cap. V. La razón de la sinrazón. Parte III - http://bib.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=4584&portal=57 ]

Lugar donde Pérez Galdós sitúa el domicilio de Fortunata

Recuerdos de papel en viejas fotografías que cuentan historias de un rincón de la villa y corte. Arco famoso de Cuchilleros y su escalinata de piedra; túnel que nos transporta a otro Madrid de profesiones y costumbres ya olvidadas.


© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-019 RECUPAPEL
ISSN 2444-1325


.