martes, 26 de noviembre de 2013

Recuerdos de papel. Don Cecilio Rodríguez Cuevas, Jardinero Mayor

Poco tránsito a esas horas en el Madrid de principios del siglo XX. Un soldado y una mujer caminan hacia la Plaza de Oriente. En dirección contraria van un religioso y un seglar, quizá mozo de cuerda o cartero... no se puede apreciar.
Precioso paisaje el que miran a su paso, escultura floral cincelada por don Cecilio Rodríguez Cuevas, Jardinero Mayor del Ayuntamiento madrileño.


Exquisito jardín diseñado para disimular el desnivel de la calle Bailén, frente a la Plaza de la Armería, que representa, junto con las filigranas de la Puerta de Alcalá y las coloridas flores que embellecen plazas y monumentos, un ejemplo del paisajismo urbano madrileño.


Fotografías que recuerdan la maestría de tan ilustre jardinero, autor además de la Rosaleda de El Retiro y el paisajismo de la antigua Casa de Fieras.
Noble labor la de aquel hombre que desde muy pequeño, con tan sólo ocho años, adecentaba la flora del Paseo de Recoletos y trabajaba en los Viveros del Ayuntamiento. Así, llegó a realizar obras de arte desaparecidas como la decoración de una de las plazoletas de los jardines de Recoletos.


A él se deben, además, la reposición de arbolado en los paseos y avenidas de la Casa de Campo, Parque del Oeste, y Viveros de Puerta de Hierro, Puente de Toledo y Sotillo. Concibió un nuevo trazado a los andenes del Paseo de Coches de El Retiro y reformó las entradas correspondientes a la Puerta de la Independencia y Hernani.

Otros ejemplos de su trabajo son las fotografías que en papel recuerdan la fisonomía de la Plaza de Isabel II y el monumento a Mesonero Romanos en el Madrid de 1914.





Cecilio Rodríguez Cuevas
Nace en Valladolid el 2 de febrero de 1865.
El 1º de julio de 1873, a la edad de ocho años, ingresa en el Ayuntamiento de Madrid como aprendiz de jardinero.
En 1910 es designado jardinero jefe del servicio y en 1914 alcanza el grado de Jardinero Mayor del Municipio de Madrid, año en el que se le concede la Cruz del Mérito Agrícola.
Además de esta condecoración, estaba en posesión de la Cruz del Mérito Naval; Caballero de la Orden de Leopoldo II de Bélgica; Comendador de la Orden Civil del Mérito Agrícola, oficial de la corona de Italia; Caballero de la Cruz de Wassia (Suecia); Medalla de la Villa de Madrid, y la del Trabajo, de plata.
Fue cesado de su cargo por el nuevo Ayuntamiento durante la Segunda República. Finalizada la Guerra Civil fue restituido y desempeñó el mismo cargo hasta su fallecimiento.
El 2 de febrero de 1935, a la edad de setenta años, se planteó concederle la jubilación, si bien el Ayuntamiento acordó que continuase en activo.
En el año1942 el Gobierno de Franco le concede la placa de Caballero de Isabel la Católica por su labor destacada en la restauración de los parques y jardines madrileños.
En 1949 el Ayuntamiento premia sus servicios con la erección de un busto en los jardines que llevan su nombre.
Fallece en Madrid el 14 de octubre de 1953.




© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-023 RECUPAPEL


.