domingo, 19 de enero de 2014

Madrid, 18 de enero de 1914. La nevada


Continúa nevando en Madrid. La nieve y la niebla convertían la ciudad en una estampa velada, sin profundidad ni horizonte. Los diminutos cristales helados hechos copos se mezclaban con la tierra de las calles formando un pesado lodo que dificultaba el tránsito. A esto se sumaba el intenso frío, con temperaturas que no superaron los cero grados en toda la jornada y que, debido a la nieve en el suelo, daban una sensación térmica de 10 grados bajo cero.

En el Heraldo de Madrid del 17 de enero, el fotógrafo Alfonso ofrece esta visión de Madrid. Se trata del carro de las bodegas "Colonia de San José", al que tuvieron que desenganchar los caballos que lo arrastraban por no poder circular a causa de la nieve depositada en la calle de Alcalá.




Hace cien años en Madrid...

Domingo 18
NIEVE
Máxima   -5,0º
Mínima   -8,1º


Coplas del domingo, por Antonio Casero
El madrileñista poeta describe los efectos de la nieve en la ciudad. Deja de lado su humor castizo para criticar a la impasible sociedad, que nada hace por el dolor ajeno.

LA NIEVE
¡Cómo cae la nieve!
Todo está en silencio;
voy á hacer mis «coplas»;
escribo, y no puedo.
Mi musa está triste,
está como el tiempo;
hoy sus alegrías
desaparecieron;
hoy no canta alegre
el reír del pueblo.
La noche está envuelta
en hondos misterios;
ni el más leve ruido;
todo está en silencio;
nada se me ocurre;
escribo, y no puedo.
Mi musa está triste,
está como el tiempo.
¡Pájaros sin nido
que tendéis el vuelo
y vais por el mundo,
de cariño huérfanos;
infeliz golfemia,
pobres pequeñuelos
sin amor de padres
ni calor de besos;
míseros ancianos,
que os rendís al peso
de una larga vida
que os dio como premio
muy duros trabajos
y tristes recuerdos
de amor e ilusiones
y hogares deshechos!...
del helado invierno
En las noches largas
del helado invierno
deberían abrirse
las puertas del templo
y allí refugiarse
los niños, los viejos,
al calor de las puras esencias,
que la casa de Dios es tu templo
que cobija a todos,
a malos y buenos.
Los portales debieran abrirse
para albergue de los pordioseros
y debieran abrirse las almas,
y debieran abrirse los pechos,
para darles calor a los pobres
que caminan por tristes senderos
sin calor de nadie
en las noches de nieves y hielos.
Los palacios, las casas humildes,
hospitales, asilos, conventos,
no cierren sus puertas
al que sin consuelo
camina aterido
por tristes senderos
sin calor de nadie
en las noches de nieves y hielos.
¡Caridad a todos;
son hermanos nuestros
que mueren de frío;
piedad para ellos!...
¡Es triste, muy triste,
el pensar que hay perros
más considerados
que esos pequeñuelos
sin amor de padres
ni calor de besos!...
........................................
¡Cómo cae la nieve!
Todo está en silencio;
nada se me ocurra;
escribo, y no puedo,
¡Mi musa está triste,
está como el tiempo!



----***----

La nevada en Madrid y las calles
El Heraldo de Madrid del día de la fecha publica, además de la dolorosa copla de Antonio Casero, varios artículos relacionados con la copiosa nevada que estaba cayendo en Madrid. En el titulado "La nevada en Madrid - Nieve y frío", describen el aspecto de las calles de la ciudad en aquel día.



La fotografía, de Alfonso, muestra a un grupo de bomberos y empleados municipales limpiando una de las céntricas calles de la ciudad.


El periódico critica que la Puerta del Sol tenía un aspecto de suciedad y peligro, que desmerecía su calidad de plaza central de una nación. También juzgaba la labor de la Compañía de tranvías y su falta de interés por la limpieza de los coches, que circulaban por Sol con la nieve adherida a los techos y testeros.


De la Puerta del Sol se traslada el periodista del Heraldo de Madrid a la plaza de Pontejos, verdadero paso de la muerte, donde, con sus declives y escalones desiguales habían ocurrido infinitas caídas de transeúntes, algunas de ellas de cierta gravedad. Desde allí se dirige a la Plaza Mayor. La estampa es verdaderamente bonita. La nieve, blanca y brillante, cubre los tejados de las edificaciones de la plaza, y la estatua ecuestre de Felipe III tiene el aspecto de una nube de algodón. Mismo cuadro encontraron en la Plaza de la Villa, con la estatua de Don Álvaro de Bazán luciendo níveo modelo.

La Plaza de Oriente ya estaba limpia, pero sus árboles, suelo y fuentes, combinados con su cinturón de estatuas creaba una preciosa postal. Así la mostraba el fotógrafo Alfonso:


Continúa el periodista describiendo el recorrido invernal:


Y seguirá su camino por el Parque de El Retiro, Atocha-que era un lodazal-, y el Salón del Prado, observando el blanco y sucio panorama. La guerra de batallas infantiles con proyectiles de nieve y el esforzado trabajo de los empleados municipales, merecedores de un premio al duro y desangelado trabajo.


----***----


Otras estampas 
Todos los periódicos y revistas dieron cuenta de la noticia de las nevadas y el frío de Madrid. De mejor o inferior calidad, pero todas recuerdo de aquel día de hace cien años, se hicieron varias fotografías del estado de la ciudad durante y después de la nevada.

"El Liberal"
19 de enero de 1913
Fotografías de Alfonso

"Mundo Gráfico"
Enero de 1914
Fotografía de Hugelmann

La siguiente fotografía formó parte de nuestros "Recuerdos de papel. La nevada de 1914 en el Palacio de Cristal"

"La Esfera"
24 de enero de 1914
Fotografía de Salazar

----***----

Fotografías con Arte
Vamos a dar un poco de color a este artículo, que con tanta nieve y frío ha quedado gris y apagado.
La revista La Esfera, en su sección "La fotografía artística", reproduce una magnífica fotografía de Prats titulada "Gitana del Albaicín"



----***----

Humor centenario
El sarcasmo del dibujante Tovar vuelve a ilustrar las páginas del Heraldo de Madrid con una viñeta dedicada a los buzones de Correos en los tranvías. [Véase la noticia "Nuevo servicio público. Buzones de Correos en los tranvías". Madrid, 15 de enero de 1914]

Diálogo:
Uno desde la plataforma. -¡Eh, amigo: allá va un sello de alcance!

----***----

Las fotos
La revista Mundo Gráfico publica dos fotografías de Salazar donde es visible el frío y nieve que azotaba Madrid. En la primera, además de contemplar una diosa Cibeles congelada, vemos las obras de construcción del Palacio de Correos (hoy Ayuntamiento de Madrid). La segunda recoge los juegos invernales sobre el estanque congelado del Palacio de Cristal del Parque de El Retiro.





----***----

Publicidad con solera



---*****---

Bibliografía

· Citas de noticias de periódicos en la publicación
· Citas de fotografías y artículos de revistas y periódicos en la publicación




© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-006 EFEMERIDES1914




.