viernes, 17 de enero de 2014

Madrid, 17 de enero de 1914


La mañana de este día llegó acompañada de temperaturas bajo cero y nevadas. A las siete y media de la mañana comenzaba a nevar. A las 12 del mediodía la capa de nieve tenía una altura de 6 centímetros. A las 8 de la noche, una intensa niebla cubría Madrid. Entre otras noticias del sábado 17 de enero de 1914, los protagonistas serán el hambre, el frío y la nieve.

Mundo Gráfico publica en su número del 28 de enero unas impresionantes fotografías que muestran Madrid cubierto de nieve.

Fotografías de Salazar
Mundo Gráfico. 28 de enero de 1914
Pie de foto: " La calle de Alcalá después de la nevada que cayó el 17 del actual. - Los
leones del Congreso cubiertos de nieve. - El parterre del retiro después de la nevada."



Hace cien años en Madrid...

Sábado 17
NIEVE
Máxima   -1,2º
Mínima   -7,6º


Hambre y frío en Madrid
Con el título "HAMBRE Y FRÍO - El campamento no basta. - La moción de Niembro.", el periódico El País de este día nos cuenta lo que se estaba haciendo-o no se hacia-para evitar más muertes por el hambre y el frío.

"Ha sido precisa la muerte de diez o doce personas por esas calles que dicen de Dios, en la Corte católica de la catolicísima España, para que, después de excitaciones, reproches, avisos e indirectas de los periódicos se enteren el alcalde y el presidente de la Asociación Matritense de Caridad.
Consignémoslo en elogio de esos dos señores; las demás autoridades todavía no se han enterado.
Lo que han hecho el alcalde y el presidente de la Matritense de Caridad, el ex alcalde señor conde de Peñalver, ha sido rehabilitar el campamento de las Yeserías, tan atentos o más que a evitar las muertes de hambrientos helados, a impedir el desarrollo de otra epidemia de tifus exantemático.
Ya vio el conde de Peñalver las orejas al lobo, y el racional temor a esa plaga, guarda a nuestras autoridades de la infame recogida o barredura de mendigos de las vías públicas para hacinarlos en zahúrdas o zamparlos en la cárcel.
Si la epidemia producida por la miseria y la suciedad, el tifus exantemático, no fuese para venganza de los pobres, tan contagiosa, continuarían aplicándose, con aplauso de la buena Prensa, los antiguos infames procedimientos."

Un joven concejal del distrito Centro, D. Emilio Niembro, propuso en la sesión del Ayuntamiento la creación de una Junta que, con el apoyo de los gremios, clases mercantiles, industriales, etc., etc., arbitrara recursos y organizara medios que evitasen que en Madrid "muriesen como perros las personas, los seres humanos, nuestros prójimos, los hermanos en Cristo de esos frailes, de esas monjas, de esos carlistones y de esas señoronas que ante tanta miseria cierran la bolsa, atrancan la puerta de sus conventos, residencias o palacios, dan una miseria para remediar la general causa o agravadas con sus guerras, y su política, y exigen a las autoridades que limpien de pobres la entrada de hoteles, teatros e iglesias."


----***----

Fiestas de anoche
Las incidencias que sufre nuestro blog nos obligaron a prescindir de dos eventos celebrados la noche del 16 de enero en Madrid. Mientras unos morían de hambre y de frío, otros disfrutaban de grandes espectáculos y opíparos banquetes.

Fiesta de la Prensa
Un año más se celebró la esperada fiesta de la Prensa, en la que colaboraba un gran número de artistas. El Teatro Real había agotado todas las entradas; el pueblo madrileño no quería perderse este gran espectáculo de grandes estrellas como Rosita Storchio, Anselmi,  Biglione-Borghese y Cecilia Gagliardi, entre otros. Tampoco querían dejar escapar la oportunidad de disfrutar de fragmentos de Aida, Lohengrin, las magníficas escenas de San Sulpicio de Masenet y una preciosa opereta española del compositor Luna.



Baile benéfico del Hotel Ritz

La marquesa de Squilache organizó esta fiesta benéfica, destinada a la caridad con los más necesitados. Dos objetos principales tenía el evento: allegar recursos para las obras que se iban a realizar en el Grupo escolar del distrito de Congreso y llevar ropas de abrigo a un Asilo de Madrid del que la marquesa era protectora.
Con la idea de recaudar entre 5.000 y 6.000 pesetas, la sorpresa fue grande al conseguir más de 12.000.
La cena
Como se venía haciendo en las últimas fiestas celebradas en el Ritz, muchas aristocráticas personas se pusieron de acuerdo para cenar en el hotel, antes de comenzar el baile. Al efecto fueron encargadas con anticipación numerosas mesas. La marquesa dio el ejemplo, encargando una mesa de 30 cubiertos para obsequiar a sus amigos.
El baile
Poco después de las diez comenzaron a llegar los concurrentes al baile, que hacían su entrada por la puerta de la calle de Felipe IV. La marquesa de Squilache los recibía en el primer salón. A causa del duelo por la muerte del ilustre general Polavieja, no pudo asistir, como había ofrecido, S. A. la infanta Isabel; y es que la Chata se apuntaba a todos los saraos.


----***----


Funerales del general Polavieja
Este día fueron enterrados los restos del general Polavieja en la Sacramental de Santa María. A las once de la mañana salió el cortejo fúnebre constituido por un armón de Artillería, donde fue colocado el féretro, custodiado por la guardia del real Cuerpo de Alabarderos. Con arreglo a una orden de Capitanía general, las fuerzas de la guarnición formaron a lo largo de todo el trayecto desde la calle Serrano hasta la Plaza de Cánovas.
Los regimientos del Rey, León y tropas de Sanidad militar formaban en la calle de Serrano hasta la Plaza de la Independencia; el regimiento de Ferrocarriles y batallón de la Guardia civil, en el Salón del Prado; el escuadrón de la Guardia civil, en la Plaza de la Independencia, y el regimiento de Lanceros de la Reina a continuación, en la calle de Alcalá hasta la Plaza de Castelar. La Artillería, en la vía central del Paseo de Recoletos, con la cabeza en la Plaza de Castelar.

El despliegue militar fue digno de un jefe de Estado. La tropa aguantó estoicamente la intensa nevada que caía a esas horas. Un amigo del fallecido comentó:
"A una de las cosas que más temía el general en sus últimos tiempos era las temperaturas extremas, y sobre todo a la nievo. Y mire usted por donde la nieve va a servirle hoy de sudario."

El infante D. Carlos y Eduardo Dato en la presidencia del duelo
Mundo Gráfico. 21 de enero de 1914
Fotografía de Salazar

La comitiva se detiene en la Plaza de Neptuno
Mundo Gráfico. 21 de enero de 1913
Fotografía de Salazar

El armón de Artillería conduciendo los restos mortales del general durante la copiosa nevada.
Mundo Gráfico. 21 de enero de 1913
Fotografía de Salazar

El armón de Artillería a su paso por el salón del Prado
Heraldo de Madrid. 17 de enero de 1913
Fotografía de Alfonso


----***----

Cancionero del Heraldo
El grito rebelde, por José Camino Nessi





----***----
Humor centenario
El sarcasmo del dibujante Tovar vuelve a ilustrar las páginas de El Imparcial con una viñeta titulada "Una buena medida". Sendas estufas navegan por el estanque de El Retiro para calentar las aguas y evitar la muerte de los peces y ranas que lo habitaban. Crítica al gasto absurdo y poco interés puesto por los gobernantes e instituciones al bienestar del pueblo.

Calefacción necesaria en el estanque del Retiro si se quiere que no mueran de hambre
y de frío las ranas y peces que lo habitan.



----***----

Las fotos
Las fotografías, de Campúa, publicadas en la revista Mundo Gráfico del 28 de enero muestran el aspecto que tenían los jardines del Palacio Real después de la intensa nevada que cayó el día 17, y el estado en que quedaron los tendederos de las lavanderas en la orilla del Manzanares.




----***----

Publicidad con solera



---*****---

Bibliografía

· Citas de noticias de periódicos en la publicación
· Citas de fotografías y artículos de revistas y periódicos en la publicación




© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-005 EFEMERIDES1914




.