martes, 14 de enero de 2014

Madrid, 14 de enero de 1914


El año 1914 había comenzado con bajas temperaturas en todo el territorio. Madrid amanecía helada y con temperaturas de muchos grados bajo cero; situación que creaba no pocos inconvenientes por las grandes heladas, y algunas muertes por el frío... y por el hambre.
El dibujante Tovar criticaba lo que ocurría con una viñeta publicada en el Heraldo de Madrid de este día gélido de hace cien años, fecha en que las noticias dieron mayor protagonismo al rey Alfonso XIII.

Diálogo:
-Señor alcalde, ¿qué resolución piensa tomar?
-¿Les parece a ustedes que publique un bando prohibiendo que la gente se muera
de hambre y de frío?


Hace cien años en Madrid...

Miércoles 14
Máxima    4,9º
Mínima   -5º



Comenzamos las efemérides de 1914 con unas risas... 
las "Cosquillas" de Pérez Zúñiga
La humorística reflexión que presentamos bien pudiese aplicarse a más de un portavoz y otras figuras tan de moda en este siglo XXI. Cien años han pasado de la publicación de este texto, y sólo ha cambiado la forma de expresarse.


Cierto disparatado nombramiento
del que ayer tuve yo
noticia casualmente, me ha causado
profunda indignación.
¡Bien lo tengo observado, yo que a veces
me siento observador;
los que nacen más brutos son los que hallan
más firme protección!
—¡Pobrecillos!—exclaman los parientes
que la suerte les dio,
con un coro de amigos de los padres,
que entonan igual son—.
¡Pobrecitos!—repiten—. ¡Son bien dignos
de ayuda y de favor!
y al fin son protegidos, pues los pobres
inspiran compasión
y viven sin que el mundo que los mira
les importe una col.
Mas si sale un chiquillo despejado,
listo y trabajador,
todos los que pudieran auxiliarle
exclaman a una voz:
—Allá se las componga, que harto tiene
con su imaginación.
¡Ya se abrirá camino con el genio
que le ha dado el Señor...—
Y los años transcurren... y unos se abren
camino... y otros no.
En política, en artes, en industrias,
en toda profesión,
el que sube por sí, sube a patita.
¡el, bruto... en ascensor!
En la práctica, pues, de la existencia,
dignos de envidia son
esos cachos de atún que en cada amigo
tienen un protector.
¿Cómo no he de querer que se convierta
en un zopenco atroz
cada uno de mis hijos? Si lo ruego
muy de veras a Dios.
Y entretanto, no cesan mis amigos
en su eterna canción:
—De los chicos de Zúñiga no es tonto
ninguno de los dos.
¡Ya se abrirán camino!— Y yo contesto:
—¿Se lo abrirán?... ¡O no!—
¡Nacer listo! ¡Qué pena! Está probado
que no hay cosa peor.
En vista de esto, pues, mientras hay padres
que sienten aflicción
por la falta de seso en los retoños
que Dios les concedió,
yo, en cambio, por lo mismo que a mis hijos
profeso tanto amor,
quisiera que en lugar de la cabeza
tuvieran un melón...

Juan PEREZ ZUÑIGA
(Heraldo de Madrid - 14 de enero de 1914)

----***----

Alfonso XIII en la Colonia de la Prensa
El Heraldo de Madrid publica fotografías de la visita realizada por Alfonso XIII a la Colonia de la Prensa, verificada el día anterior. La Colonia, proyecto y construcción del arquitecto Felipe Mario López,  está ubicada entre los entonces pueblos de Carabanchel (Alto y Bajo). Durante el recorrido, el rey colocó la primera piedra en uno de los "hoteles" de la Colonia. Ya en 1913 había colocado la piedra fundamental de la que sería la primera ciudad de periodistas de España.



"El Liberal"
15 de enero de 1914

----***----

El rey, el ejército y las Mancomunidades
El anuario "El Año político" da cuenta de las iniciativas tomadas por el rey en este día.
El Rey y el Ejército. - Real orden comentada.
"El Diario Oficial del Ministerio de la Guerra publicó la siguiente Real orden:
«Excmo. Sr.: El Rey (Q. D. G.), impulsado por su interés y amor hacia el Ejército, y como Jefe supremo del mismo, interviene directa y constantemente en cuanto se relaciona con las tropas, así como en la concesión de mandos y ascensos, demostrando especial complacencia en estimular al que contrae relevantes méritos y presta servicios que contribuyan al engrandecimiento y prosperidad de la Patria.
»Con este motivo, y en determinadas ocasiones, nuestro augusto Soberano se digna honrar á los Generales, Jefes y Oficiales, dirigiéndose á ellos directamente por carta ó telegrama, para hacerles manifestación de su aprecio, y con objeto de que los favorecidos con tanta distinción puedan corresponder seguidamente en igual forma, es la voluntad de S. M. que á los dichos Generales, Jefes y Oficiales, en este caso concreto, se les autorice para contestarle también directamente, sin intervención de persona alguna.
De Real orden lo digo á V. E. para su conocimiento. Madrid, 14 de Enero de 1914.—Echagüe.»"
Esta Real orden tuvo consecuencias poco favorables, ya que fue considerada por muchos como anticonstitucional.

El Rey y las Mancomunidades.
"El presidente de la Diputación de Madrid, Sr. Díaz Agero, tuvo una interesante audiencia con S. M. el Rey. El problema de la Mancomunidad Castellana fué el asunto de la conversación.
Véase la referencia publicada en el Mundo:
«El Rey—nos afirmó nuestro interlocutor—es un enamorado, un entusiasta de las Mancomunidades. Del principio que las informa y de las facultades que se las concede, sólo bienes y venturas pueden producirse para los altos intereses nacionales. De aquí la efusiva felicitación y los calurosos plácemes que el propósito de la Mancomunidad Castellana le merece y su deseo de que los recogiera la Corporación provincial de Madrid.
Pareció acertado asimismo al Rey—prosiguió nuestro buen amigo—el que la Mancomunidad abarcara, no sólo las provincias de Castilla la Nueva, sino las de la otra Castilla, con Santander. La comunidad de intereses industriales y comerciales, singularmente los relacionados con la agricultura, fundamento del porvenir de los pueblos y con aquel cantábrico puerto, harán de la Mancomunidad Castellana un organismo administrativo, decisivo propulsor del engrandecimiento de las provincias mancomunadas.
»El Rey—prosiguió el Sr. Díaz Agero, rememorando el diálogo sostenido con D. Alfonso — me expuso que, aunque por el Real decreto creador de las Mancomunidades provinciales se celebrarán las primeras reuniones constitutivas en la Diputación iniciadora de la Corporación, sería conveniente, si alguna capitalidad pusiera reparos á que se celebrara en Madrid, cederle esa cortesía, no ese derecho, en aras del interés regional que trata de robustecerse, y en este deseo, el Rey evocó, con gran lucidez de fechas y sucesos, la historia de Burgos.
»Al hablarme de Valladolid, centro industrial, comercial y agrícola importantísimo, se adelantó á las razones que se tuvieron en cuenta para no incluirla, por ser la capital del Reino de León.»"


----***----

Exposición de Alfonso
El popular fotógrafo Alfonso había inaugurado el domingo 11 de enero una exposición con sus trabajos. El público se agolpaba en el escaparate de su estudio de la calle Fuencarral, 6, y del establecimiento contiguo, del Sr. Cabiedes, transformado también en exposición fotográfica y de mantillas.
En la muestra podía verse unas ampliaciones a gran tamaño de una célebre artista, de unos monaguillos y del general Burguete. Además, los retratos hechos al bromuro, en sepia, al carbón, a la acuarela y al pastel, representaban verdaderas obras de arte que justificaron los elogios del público.
Figuraban también en la exposición unas cabezas de modelos y agraciadas señoritas ataviadas con la clásica mantilla, prenda que Alfonso sabía colocar con gran maestría para favorecer a la modelo.
La fotografía, publicada en "El Liberal" del martes 13 de enero, da cuenta del éxito de público que asistió a la inauguración.



----***----

Patinazos de la familia Real
No; no son los patinazos de la monarquía de hoy. Se trata de unas instantáneas de la Familia Real patinando sobre hielo. Las fotografías fueron tomadas por Campúa en el estanque de la Casa de Campo, congelado por el intenso frío que azotaba a Madrid.

La reina Victoria con la infanta Beatriz

Alfonso XIII con las señoritas de Viana

La reina con los condes de Santo Mauro y Bermejillo

----***----

Humor centenario
A propósito del hambre y el frío, Tovar vuelve a la crítica social a través del sarcasmo en "El Imparcial"

Diálogo:
EL DOCTOR. -Nada, nada; ¡buen alimento y abrigarse mucho! ¡Ustedes no saben la gente
que se está muriendo de hambre y de frío!

----***----

Las fotos
La revista Mundo Gráfico del día de la fecha, publica una serie de fotografías de actualidad. Recogemos aquí las relacionadas con Madrid.

El alcalde de Madrid, señor vizconde de Eza, con los nuevos tenientes de alcalde, al salir de Palacio, después de ofrecer sus respetos a S. M. el Rey, el día 8 de enero.


D. Antonio Maura, director de la Real Academia Española, con los invitados al banquete ofrecido en su casa en la noche del 9 de enero a los académicos de aquella docta corporación Sres. Echegaray, conde de Casa Valencia, Commelerán, marqués de Gerona, Cortázar, Cotarelo, Octavio Picón, Cavestany, Menéndez Pidal, Hinojosa, Rodríguez Marín, Rodríguez, Carracido, Alemany, Cano, Palacio Valdés, Vázquez Mella, Selles, Benavente y Alvarez Quintero.


----***----

Publicidad con solera

Mundo Gráfico
14 de enero de 1914


---*****---



Bibliografía
· Soldevilla, Fernando. "Mes de Enero. Día 14: El Rey y el Ejército - Real Orden comentada", "El Rey y las Mancomunidades". El Año Político (1914) Año XX. 19-20

· Citas de noticias de periódicos en la publicación
· Citas de fotografías y artículos de revistas y periódicos en la publicación



© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-001 EFEMERIDES1914




.