domingo, 19 de mayo de 2013

Madrid Erótico. A pecho descubierto



A pecho descubierto y al natural. Sin trampa ni cartón en formas y volúmenes.
Y si había trampa, lo que no había era cartón, porque en aquella época para los pechos postizos se utilizaba marfil, pelotas de vidrio, caucho de suela, cartílago de buey, lana de Terylene, gutapercha, dicora, pastillas de polietileno, esponja de polímero de alcohol-formaldehído de polivinilo (Ivalon), Ivalon en una bolsa de polietileno, esponja de espuma de poliester (Etheron), cinta de polietileno (Polystan) formando una pelota, poliester (esponja de espuma de poliuretano) caucho de Silastica, y prótesis de teflón-silicona.


El arte de la fotografía
"En el crepúsculo del último día de verano"
Fotografía, por V. Perckhammer


¡Al pueblo, al pueblo!
Vedettes del Romea en 1933
Fotografía, por Cortés



Lápiz y pincel
"El pescador y la sirena"
por Federico Ribas


"La capitana del yacht"
por Federico Ribas





Sólo para ellas
Publicidad



El erotismo, lo sensual y sugerente dejaban de ser temas tabú y pasaban a formaba parte del "Libro de estilo" de la época. Los ángulos de enfoque y la luz en las fotografías; las poses, miradas y expresiones; los motivos representados; la vestimenta y modelos; los títulos y narraciones; las ilustraciones estilizadas, y todos los detalles que hoy han dejado de sorprender, fueron seña de identidad de la década de 1930 que convertirán la figura femenina en una expresión artística.

Lejos de interpretaciones vejatorias, discriminatorias y/o que puedan ofender a la mujer, las fotografías, ilustraciones y publicidad que aquí aparecerán corresponden a una época en que las féminas comenzaban a tener mayor protagonismo, perdían esa absurda condición de "sexo débil" y recibían no pocas alabanzas. Por desgracia, y durante mucho tiempo, aquel ideal fue truncado una vez finalizada la Guerra Civil.



© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-015 MADEROT


-