martes, 28 de mayo de 2013

Madrid, 27 de mayo de 1913




Efemérides del 27 de mayo de 1913

Martes 27


Máxima    28º
Mínima   18º






Contenido: 
Hallado un esqueleto en la calle de Santa Ana - Congreso de las Artes del Libro - Robo en las pescaderías "Coruñesas" - Fiesta de la Tonadilla - El sastre Magallón o la publicidad encubierta - Fotos del Hipódromo de La Castellana 


1913
MAYO
L M X J V S D



1 2 3 4
5 6 7 8 9 10  11
12  13  14  15  16  17 18 
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31



En las efemérides de ayer pasamos por alto las noticias relacionadas con el macabro crimen del "hombre invisible", pero continuaban. Cada día se ofrecía algún dato más; siempre con florituras y exageraciones, añadiendo una coma a lo ya dicho en días anteriores o desmintiendo lo que había comentado otro periódico. Entre ese inmenso océano de palabras se escapaba alguna ola de crítica hacia la labor policial y en contra del Jefe de Seguridad. Pero como ya sabemos... y nos es muy familiar, los periódicos reparten con ventilador hacia los contrarios y viceversa.

Pues bien; si ya los madrileños de hace cien años estaban hasta las narices de tanta escabechina y casquería, el día de hoy se despertaban con una nueva noticia que pasamos a relatar.


Hallado un esqueleto en la calle Santa Ana
En la calle de Santa Ana estaban trabajando el capataz Diego Sáinz García y los obreros Antonio Gómez y Epifanio López, de la Brigada de operarios del Canal de Isabel II, haciendo agujeros para buscar una filtración de agua.
En el espacio comprendido entre los números 15 y 19, y al cavar en la acera se vieron sorprendidos con el encuentro de unos huesos, al parecer, humanos.
Los obreros suspendieron los trabajos y dieron cuenta del hallazgo a la Policía, acudiendo inmediatamente los agentes señores García Granado y Roig, que dispusieron se siguieran efectuando los trabajos de excavación con gran cuidado, para ver si se encontraban más restos.
Momentos después, ante el asombro de los que seguían con curiosidad la operación, quedó al descubierto un esqueleto, en posición de decúbito supino, con la cabeza ladeada hacia la derecha. Le faltaban los huesos de los brazos, que fueron los primeros huesos qie se encontraron.
La noticia circuló con verdadera rapidez.


El cotilleo
Los vecinos de la populosa barriada acudieron en tropel a la calle de Santa Ana y comenzaron los comentarios fantásticos.
Para aquellas buenas gentes el esqueleto pertenecía a una víctima del capitán Sánchez, y añadían que el famoso asesino había tenido allí una taberna.
Poco después, el hecho, adornado con cuantos detalles pudo poner la fantasía más exuberante, corría de boca en boca, pero los aficionados a emociones inertes se vieron defraudados en sus deseos, porque el esqueleto era muy antiguo, y se supuso que podía haber sido enterrado allí mucho tiempo atrás. ¡Menudo chasco!
Al parecer hubo una vez en el lugar que ocupaban las casas un convento con jardín, por lo que se supone que el esqueleto era de alguno de los fundadores de la Comunidad.

En el Juzgado de guardia
Eran las nueve y media de la mañana cuando se dio aviso al Juzgado de guardia del hallazgo del esqueleto en la calle de Santa Ana; pero el juez no creyó conveniente actuar en el asunto y se lo endosó al juez entrante, que era el del distrito del Hospicio, D. Alejandro García del Pozo.
Este señor, con el escribano, Sr. Taracena, oficial D. Julio Pérez y alguacil Sr. Hernández se constituyó en la calle de Santa Ana a la una de la tarde y, después de examinar el esqueleto aparecido en la acera, ordenó que viniese el furgón de la funeraria para llevarse los restos.

Conjeturas
Era verdaderamente extraño el encontrar un esqueleto completo sin vestigio alguno de ropas ni ataúd. Teniendo en cuanta que la calle y la casa en cuyos cimientos se había encontrado el esqueleto tenían más de cien años de existencia, resultaba muy raro que al trazar la primera y construida la segunda no se hubiese tropezado con un cadáver que se hallaba enterrado a medio metro de profundidad.

El esqueleto
El esqueleto encontrado se hallaba completo, y aun cuando al sacar los huesos éstos se partían con facilidad, parecía que su existencia no debía remontarse al siglo y pico que llevaba la casa construida, y si esto fuera así, podría admitirse la posibilidad de un crimen.
Antes de que el juez, Sr. García del Pozo, dispusiera que se sacase el esqueleto para depositar sus huesos en un cajón forrado de periódicos, se midió aquél, y se vio que tenía 1 metro y 60 centímetros de estatura; más o menos la de un individuo en todo su desarrollo.
El atento examen de los maxilares superiores y el maxilar inferior con la dentadura completa, excepto una muela que falta en el maxilar inferior, permitió suponer que se trataba de un individuo de unos treinta años de edad, bien constituido, a juzgar por el grosor de los huesos de los miembros.

Investigación
El Sr. García del Pozo ordenó que siguieran haciendo excavaciones más profundas para ver si Se encontraba algún otro esqueleto; pero el operario manifestó que ya era terreno firme y que no podía haber debajo más restos.
Los trabajos subsiguientes de los obreros municipales en el centro de la calle demostrarían si había esqueletos, que probarían ser exacta la presunción de un antiguo cementerio; pero si en esos trabajos no se encontraban más huesos podría quedar demostrado que se trataba de algún crimen misterioso, imposible de descubrir por el mucho tiempo transcurrido.


Congreso de las Artes del Libro
Comienza el Congreso de las Artes del Libro en la Cámara de Comercio. El evento iba dirigido a los profesionales de las Artes Gráficas, y en el se estaban tratando temas de gran importancia sobre el proceso de edición y algunos pormenores de aquella industria.
Entre los asistentes se encontraba e secretario de la Unión gremial de Litógrafos de Madrid, que leyó cinco comunicaciones sobre "Contabilidad en las Artes Gráficas", "El trabajo de los niños en los talleres", "La exportación a Portugal", "Primas de exportación a América" y "Creación de Comités paritarios entre obreros y patronos".



Robo en las pescaderías "Coruñesas"
En el Juzgada de guardia presenta una denuncia el señor López Varo, apoderado del señor Lamigueiro, dueño de los establecimientos de pescadería llamados "Coruñesas".
Según el denunciante, por la noche fue forzada la puerta del establecimiento ubicado en la calle de Echegaray, número 5, y después, una vez dentro, los ladrones violentaron la caja de caudales llevándose 10.000 pesetas en billetes y plata.
El denunciante manifestó que no sospechaba de nadie, pero sí indicó al juez que un encargado que había sido despedido hacía algún tiempo tenía perfecta idea de las fechas en que la caja de caudales guardaba valores de cierta consideración.
Con este dato, el juez dio órdenes a la policía para que le fuese presentada el individuo en cuestión.



Fiesta de la Tonadilla
En el Círculo de Bellas Artes se celebró por la noche la Fiesta de la Tonadilla, a la que asistieron personalidades de la literatura, las artes y el periodismo.
La fiesta era de sumo interés, pues tomaban parte en ella el genial artista Granados, el maestro Linares Rivas y la notable tiple señora Membrives.
Las tonadillas del maestro Granados, admirablemente dichas por la distinguida artista del Apolo, fueron escuchadas con deleite y aplaudidas con entusiasmo, teniéndose que repetir algunas a instancias del público, entre otras, las tituladas "Irá la lá" y "El majo tímido".
Al final, el maestro Granados, entre continuas ovaciones, tuvo que tocar sus obras "La dama valenciana" y "La maja y el ruiseñor", núm. 4 de la suite de goyescas.
Linares Rivas leyó un discurso, en el que dijo muchas cosas, sin querer decir nada.
Para el maestro Linares sólo había una tonadillera: La Goya, y otra que merecía serlo: La Fornarina.
"Las demás son tonadilleras, porque para esto hasta ahora con ser mujer: la voz es un detalle, el arte otro detalle, y detalle principal el traje."




El sastre Magallón o la publicidad encubierta
Un astuto reclamo aparecido en "La Época" con el título "DE MODA". Los tenderos eran muy dados a publicitarse a modo de noticia.
"Siempre en esta época del año procuramos informar a nuestras lectoras de cuanto con las modas se relaciona, y constantes con esta costumbre, hemos visitado los talleres del afamado sastre señor Magallón, establecidos en la calle del Carmen, número 7, principal, el cual nos ha manifestado que los trajes hechura sastre siguen siendo los favorecidos, y que para la presente estación tiene telas preciosas.
En una palabra: que Magallón es el sastre predilecto de las damas aristocráticas, que saben de sobra que las prendas que salen de sus talleres llevan siempre ese 'chic' especial que tanta fama ha dado al sin rival artista."



Humor centenario
Diálogo:
EL.-¡Cosa más disparatada!... ¿Creerás lo que he soñado?...
¡Me había quedado en los huesos!



Las fotos
En el Hipódromo
Las fotografías, del fotógrafo Rivero, muestran detalles de una Carrera de Caballos de las que se celebraba en el Hipódromo de La Castellana (hoy Nuevos Ministerios). Una visión de Madrid desconocida para los madrileños de hoy, con una Castellana casi diáfana donde el pueblo iba a pasear las noches de estío y la sociedad de alto copete construía sus "hotelitos".







Recetas de la bisabuela

FÓRMULA 41
SALSA AMERICANA
Se ponen en una cacerola tres grandes cucharadas de harina, otras tres de manteca derretida, una de sal, otra de azúcar y una cucharadita de mostaza. Se remueve todo para que se mezcle bien á un fuego suave, se añade un vaso de leche, y se calienta hasta la ebullición.
En seguida se retira del fuego, se baten tres huevos, y se incorporan a la salsa, añadiendo media taza de vinagre. Vuélvese á poner al fuego, y se mueve continuamente hasta que la salsa se ponga espesa y pastosa. Entonces se deja enfriar, se añade crema fresca, se bate un poco, y se sirve con carnes asadas.

FÓRMULA 42
SALSA A LA BACHILLERA
Piqúese perejil, cebolletas, champignons, trufas, cebolla y jamón; añádase una hoja de laurel y una cabeza de ajos, y póngase todo en una cacerola con cierta cantidad de manteca, rehogándolo hasta que tome color. Añádanse dos vasos de caldo, y caliéntese hasta que se haya reducido á la mitad. Retírese del fuego; desmenúcense dos yemas de huevo en caldo frío, y añádase este caldo á la salsa, agitando sin cesar. Antes de servirla, salpíquense algunos pistachos, que se habrán tenido algunos minutos en agua hirviendo.
Sirve para acompañar á los pollos asados.

FÓRMULA 43
SALSA AL PAN
Mézclese con pan rallado un vaso de vino blanco, otro de caldo, medio de aceite, un limón cortado en rajas y un poco de estragón. Déjese media hora á un fuego suave para que el pan se empape perfectamente, y desengrásese; pásese por un tamiz, y sírvase con carnes blancas.

FÓRMULA 44
SALSA PIERNY
Tómese miga de pan, y empápese en consommé á un fuego suave. Piqúese un ala de pollo, dos yemas de huevos duros y dos almendras amargas cocidas con cebolla durante algunos minutos. Añádase todo esto al pan, mezclándolo cuidadosamente.
Sazónese con sal y pimienta; caliéntese sin dejarlo hervir, y sírvase con carnes blancas.


Publicidad con solera




© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-132 EFEMERIDES1913

.