lunes, 13 de mayo de 2013

Madrid, 11, 12 y 13 de mayo de 1913




Efemérides del 11, 12 y 13 de mayo de 1913


1913
MAYO
L M X J V S D



1 2 3 4
5 6 7 8 9 10  11
12  13  14  15  16  17 18 
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31




Domingo 11




Máxima 22,8º
Mínima 10,5º
San Mamerto, obispo.
Pentecostes



Entrada del rey en Madrid
A las diez de la mañana entró en la Estación del Norte el tren Real que traía de regreso a Alfonso XIII de su viaje a Francia.
Gran multitud de público se agolpaba en la Plaza de Oriente y la de San Marcial para recibir al Soberano. En la calle de Bailén y Paseo de San Vicente el público fue obligado a circular porque allí no se permitió aglomeraciones.
gando al público á circular.
En el interior de la estación también se habían adoptado precauciones.
Una ancha alfombra roja se extendía desde la puerta de entrada de la estación hasta el tercer andén, atravesando la sala de espera.
A uno y otro lado de ella formó todo el Real Cuerpo de Alabarderos a excepción de los que prestaban guardia en Palacio, con la banda da música y los pífanos, al mando del oficial mayor Sr. Iñigo.
Minutos después de las nueve llegó a la estación la primera compañía del regimiento del Rey, con bandera y música, en la que figuraba, mandando su sección, el infante D. Alfonso.
Fuerzas de Seguridad mantenían el orden, tanto en el exterior como en los andenes.
Un escuadrón da la Guardia civil estaba formado fuera de la estación, para rendir al Monarca los honores debidos.

En un landó abierto salió el rey acompañado por la reina Victoria, yendo al estribo el infante Fernando. Detrás del coche iba toda la Casa militar del rey. Detrás todo el séquito con miembros de la Corona y el Gobierno.
Durante todo el recorrido las muestras de afecto del público son evidentes, pero en la Plaza de Oriente y la de San Marcial la ovación es monumental.



Una copla dominguera de Antonio Casero
El genial madrileñista nos habla en tono bien madrileño de la experiencia y sabiduría de los mayores.
"Experiencia"
—Oiga usté, seña Manuela:
¿me quie usté prestar un ascua,
que ese demonio de lumbre
ni en broma se enciendo?...
—Vaya,
pos claro; perlas que pidas
perlas te doy,
—Muchas gracias.
—Y ¿qué tal te va en tu nuevo
estado?
— Como la Arabia
feliz
—Pero si m'han dicho
que usáis el morrito en casa,
y que tu duermes en Lugo
y él en Jerez, y estaba
tu madre buscando empeño
pa dir al divorcio.
—¡Magras!,
-Pos, hija, por ahí lo dicen;
a mi, de Laredo; no haiga
aquello de que te creas
que me paso la semana
abollando matrimonios.
—Algo hay de verdaz, ¡caramba!;
pero no es pa que nos echen
a presidio; lo que pasa
es que el tie su genio, y una,
que tampoco es una malva,
p'os ya sabe usté...
—Lo eterno;
que sus daréis pa castañas.
—Eso no; pero las cosas
se están poniendo mu malas.
—Y, en total, ¿será el disputo
por quítame allá esas pajas?
—Por si una se riza el pelo
u si él se peina con raya,
u si no ha querido un gajo
que le doy de mi naranja,
o él no m'ha dao de la suya.
—Pero ¿son esas las causas?
—Claro.
—Pos ya sé quien dices.
Y ¿reñís por la mañana?
—Cuasi siempre.
—¿Y a la noche
hacéis las paces?
—¡Caramba!;
pero, a usté, ¿quién se lo ha dicho?
—¡Ay, hija mía! Las canas.
Pos mira: si quies tenerle
mansito, no seas paya
y, cuando llegue la noche,
y a medida que s'amaasa
y te viene con carocas,
ponte tú mucho más brava.
—No puedo, seña Manuela.
—Pos has un poder, muchacha.
—Me dice que está heladito
y que a mi lao se le pasa;
me dice que le da miedo
quedarse solo, y me clava
sus ojillos en los míos,
y a mí me da, mucha lástima,
y el mu tunante s'acerca
y no sé lo que me pasa
que, en cuanto llega la noche,
le perdono, y santas pascuas.
Y así llevamos tres meses,
ca vez más enamorada.
-Ya me lo dirás de misas
dentro de un año, chavala;
a ese le dejas al fresco
más de tres noches, palabra;
¿no ves tu que soy viejales
y sé mu bien de estas danzas?
El primer año, manteca;
al segundo, goma arábiga-
esa de goma lo digo
por lo de pegarse, Paca—;
al tercero, la absoluta;
él te pega, tu le amagas,
median unos, median otros,
hay después juicio de faltas...
—Calle usté, seña Manuela;
¡caray!, ¡sí que es programa!
¿Y no será, too este infundio
algo de envidia?
-Muchacha
¿envidia de qué?
-Pos de eso;
de ser una una chavala
y las demás unas viejas
que ya no sirven pa nada.
-Que te den pa un traje, niña;
no te ocupes de eso, chata;
u dejo de ser quien soy,
u antes de un mes pides árnica*.


* Árnica: es un género con unas 30 especies de plantas perennes, herbáceas, que pertenecen a la familia de las asteráceas. Una de sus características es su capacidad para hacer estornudar.



Prohibido para menores
Con frecuencia recibían las Redacciones de los periódicos quejas de muchas madres de familia, lamentándose de que las funciones cinematográficas, que pudieran ser para los niños el recreo más agradable, más honesto y hasta más instructivo, se habían convertido, por el poco escrúpulo de algunas empresas y particular gusto de una parte del público, en un medio de perversión, o por lo menos de excitaciones nerviosas.
En algunas secciones de días festivos, y en matinées dedicadas a los niños, se exhibían películas trágicas del peor gusto. Ane la imposibilidad de hacerlas desaparecer, al menos las empresas deberían hacer algunas advertencias en aquellas películas que eran dudosas, para que los padres procedieran como estimaren oportuno.
Las autoridades tenían prevenido ya que en las funciones dedicadas a los niños de las Escuelas fuesen sometidas las películas a un examen previo.
Si las empresas persistían en no hacer más escrupulosamente la selección de las películas, se daría a aquella medida carácter general, para hacerla cumplir severamente.
En Alemania ya se había prohibido la entrada a los cines que proyectaban películas de carácter dudoso a menores de catorce años.
En Madrid, de momento, las familias debían abstenerse de ir al cine si no querían llevarse una desagradable sorpresa durante la proyección.



Más sobre el hombre invisible
Don Rodrigo García Jalón seguía sin aparecer por ninguna parte. La policía encargada de su busca, a las órdenes del inspector jefe, Sr. Fernández Luna, practicaba incansables pesquisas. Pudiera decirse. Hasta la fecha se habían interrogado 50 o 60 hombres y mujeres que trataban con más o menos afecto al desaparecido ex recaudador de contribuciones.
El Juzgado de Chamberí no paraba con las diligencias sobre la misteriosa desaparición del ya conocido popularmente como "el hombre invisible".
El día de hoy había sido puesta en libertad la rubia despampanante que días pasados había ingresado en la Cárcel de mujeres.
Según un periódico, parece que la familia del desaparecido había recibido un anónimo, y no era el primero, en el que se decía que D. Rodrigo estaba sano y salvo y que no debía preocuparse nadie por su paradero.
El anónimo terminaba afirmando que el desaparecido no podía presentarse por estar complicado en un negocio de juego. La carta estaba suscrita con las iniciales R. T.





Lunes 12




Máxima 25,8º
Mínima   6,5º
Santo Domingo de la Calzada y San Pancracio, mártir.



Un día con pocas noticias destacables. Quizá la más importante fue la tormenta de granizo y agua que durante dos horas anegó Madrid.


Gran tormenta de granizo en Madrid
Sobre las cuatro de la tarde se desató en Madrid una gran tormenta de agua y granizo que afectó a muchos campos cultivados.
Como vemos en la información climatológica, el día fue muy caluroso y el ambiente caliginoso, propicio para la formación de las nubes tormentosas que descargaron por la tarde.
Diez minutos después de las cuatro de la tarde sonaron algunos truenos e inmediatamente descargó la nube en un chaparrón formidable, violentísimo, que duró más de un cuarto de hora.
La lluvia formaba una densa cortina de gruesos hilos de agua. En pocos minutos cayó una cantidad extraordinaria de lluvia. Por los arroyos de las calles corría el agua a torrentes.
Cuando parecía que iba a amainar el temporal, se encapotó aún mas el cielo, y arreció el chaparrón, cayendo al mismo tiempo, mezclada con el agua, una granizada tremenda. Los granizos eran de gran tamaño: muchos de ellos como garbanzos, y aún más gruesos; algunos caían casi cristalizados.
La cantidad de piedra caída fue considerable. Los terribles granizos rebotaban en los cristales, en las paredes y en el suelo, produciendo gran ruido.
La tormenta duró, con la misma violencia, hasta las seis de la tarde. Entonces comenzó a despejar un poco.





Martes 13




Máxima 16,2º
Mínima   6º
Santas Glicerina y Argenta, mártires




Consejo de ministros
En el Consejo de ministros celebrado por la tarde quedó acordado poner a la firma del rey el decreto de convocatoria de Cortes, las cuales reanudarían sus tareas el día 26 del corriente mes. Ya estaba, pues, despejada esa incógnita y lealmente cumplido el compromiso que hacía tiempo adquirió con el país, con las diversas fuerzas políticas y con el propio partido liberal, el señor presidente del Consejo.
No faltaban quienes dudasen de que el Parlamento entrase en funciones antes del venidero otoño, distinguiéndose entre los más escépticos el propio jefe del partido conservador. A esas alturas, próximos ya los meses de verano, no cabía otra cosa que contestar en la Gaceta a los recelosos. Y eso es precisamente lo que, con buen acuerdo, hizo el conde de Romanones.


Alfonso XIII y el Tiro de Pichón
Si algo le gusta a la monarquía española es andar tirando tiros sobre cualquier bicho que se mueva. Don Alfonso era más comedido y cambiaba los elefantes por los pichones.
En este día había asistido al chalet de la Casa de Campo donde almorzó con los tiradores del Campeonato de Tiro de Pichón que se celebraba en Madrid.
El ganador fue el tirador sevillano D. Clemente del Camino, a quien vemos en la fotografía abrazando al rey.
Era costumbre subastar las escopetas de los tiradores que, quitado el beneficio del 10 % para la Sociedad, se entregaba al vencedor. El Sr. del Camino se hizo con la nada despreciable suma de 22.695 pesetas.


El suicidio de "la secuestradora"
Enriqueta Martí, conocida como "la secuestradora", conmocionó Madrid y toda España aunque los hechos ocurrieron en Barcelona.
Estaba acusada la tal Enriqueta de secuestrar niños; de haberles matado; de haber utilizado "sus mantecas"  guardándolas en frascos, y de haber quemado sus restos en un horno.
Se comentaba en bares y mentideros que con la "manteca" de los niños la Enriqueta curaba ciertas enfermedades y con la sangre del recién muerto se conseguía cierta "sugestión amorosa".
No había pruebas suficientes que la culpasen de aquellas atrocidades, pero a la Policía se le dio por encontrar sangre por todos los rincones, incluso en su mandil.
En espera del juicio, que se estaba dilatando en el tiempo, Enriqueta se suicidó.
Enriqueta Martí, "la secuestradora"



Inauguración de un Colegio en el Paseo de las Acacias
En el Paseo de las Acacias, del barrio de las Peñuelas, se inauguró un nuevo Colegio católico de niñas, asistiendo numerosa concurrencia.
Bendijo el Colegio el receptor de la Real Capilla, D. Cándido Manzanos.
Las alumnas cantaron un himno al Purísimo Corazón de María, y una de las niñas leyó un sentido saludo al cura de la parroquia, agradeciéndole sus desvelos.
El párroco contestó a las niñas, manifestando su deseo de que el nuevo Colegio fuese la base del Patronato de Jóvenes artesanos, en el que llegarían a instalarse seis amplias clases.
El Sr. Manzanos ofreció la cooperación de las señoras católicas, para llevar a cabo la regeneración social del abandonado barrio de las Peñuelas.




Humor centenario
Diálogo:
-Ud. disculpe... ¿Sabría Ud. decirme si vamos bien para la calle de San Roque?


Las fotos
El fotógrafo Alfonso nos muestra escenas de la Exposición Canina que se inauguró ayer en el Parque de El Retiro.



Recetas de la bisabuela

FÓRMULA 21
SALSA BLANCA DE CEBOLLAS

Se pela media docena de cebollas, y se cortan en dos mitades, para cocerlas en agua hirviendo. Después de escurrirlas, vuelven á ponerse en la cacerola con cierta cantidad de manteca. Se calienta á un fuego suave moviendo con la cuchara de madera, y procurando que no tome color.
Cuando está hecho puré, se espolvorea una cucharada de harina, removiendo sin cesar para que se haga bien la mezcla; se añade un vaso de leche templada, y se sazona con sal, pimienta blanca y un poco de nuez moscada.
Sírvase con huevos estrellados ó con peces de mar cocidos.

FÓRMULA 22
SALSA DE TOMATE
Córtense en pedazos algunos tomates bien maduros, y pónganse en una cacerola con cebolla, tomillo, hojas de laurel, una cabeza de ajos, pimienta y sal. Déjese todo á un fuego suave durante un cuarto de hora, moviendo la mezcla de cuando en cuando para que no se pegue al fondo de la vasija. Pásese el puré por un colador, á fin de que no pasen el pellejo ni las semillas del tomate. Coloqúese otra vez el puré al fuego con manteca ó con la grasa de un asado de vaca.
Para espesar la salsa, añádasele una cucharada de fécula, harina ó pan rallado. Vuélvase á calentar, y sírvase.
Las conservas de tomates se preparan del mismo modo. La salsa de tomate puede añadirse á todas las salsas rojas, á las que da un excelente sabor.
Se sirve con carnes y pescados, con algunas legumbres y empanadas.

FÓRMULA 23
SALSA CASERA
Se pican menudamente perejil y ajos en cierta cantidad, y se ponen en la cacerola con un vaso de agua, sazonándolo con sal y pimienta, para dejarlo á medio hervor; y cuando los ajos están cocidos, lo que sucede al cabo de media hora, se retira del fuego, se añade una cucharada de manteca, y se sirve con carnes asadas, que se colocan en la salsa cortadas en trozos.

FÓRMULA 24
SALSA A LA FINANCIERA
Se mezcla con una cucharada de manteca una cantidad igual de harina, y se calienta en la cacerola á un fuego suave, agitando hasta que tome un color moreno muy pronunciado.
Añádase jugo de carne, caldo donde se haya cocido algún ave, champignons, cebollas, zanahorias, perejil, tomillo y laurel, y sazónese con sal y pimienta. Déjese cocer, y añádase medio vaso de Sau terne seco. Cuélese, y sírvase esta salsa para acompañar á los ragouts, fricandós, quenelles y timbales de macarrones.



Publicidad con solera



© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-117/118/119 EFEMERIDES1913

-