miércoles, 1 de mayo de 2013

Madrid, 1 de mayo de 1913




Efemérides del 1 de mayo de 1913

Jueves 1


Máxima 17,5º
Mínima   6,9º
La Ascensión del Señor y San Felipe y Santiago, apóstoles.





Contenido: 
En Madrid se celebran las fiestas del Primero de mayo (Fiesta del Trabajo) y las fiestas Constantinianas, de carácter religioso... o eso es lo que parecía - Cien años del edificio de "La Casa Encendida" - La bisabuela nos presenta un nuevo libro de recetas: "Cien fórmulas para preparar Salsas".


1913
MAYO
L M X J V S D



1 2 3 4
5 6 7 8 9 10  11
12  13  14  15  16  17 18 
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31





Predicciones astrológicas
Estas son las predicciones del Almanaque Bailly-Bailliere para los nacidos en el mes de mayo. ¡Que Dios os pille confesados!



Inauguración de la hoy conocida como "La Casa Encendida"
Como muchos de los edificios que decoran Madrid, el arquitecto Fernando Arbós y Tremantí será el mentor y ejecutor de una de las sucursales del "Monte de Piedad de Madrid", edificio ubicado en la Ronda de Valencia número 2, que hoy conocemos como el espacio cultural "La Casa Encendida".
Se colocará la primera piedra el 1 de mayo de 1911 y se inaugurará el 1 de mayo de 1913.
Arbós había construido con anterioridad la "Casa de las Alhajas", también del Monte de Piedad y el Panteón de Hombres Ilustres. [Conoce más detalles]


Dos fiestas se celebraron en este Primero de mayo de 1913.

Fiestas del 1º de mayo


Los manifestantes, en número que ascendía a algunos miles, se reunieron en la plaza de Oriente, de donde partieron, después de las diez y media de la mañana.
Desfiló la manifestación por la calle del Arenal, Puerta del Sol, Alcalá y Barquillo.
Los niños cantaban La Marsellesa de la Paz y La Internacional, y los hombres y las mujeres otros himnos socialistas.

Abrían la marcha de la manifestación los concejales socialistas del Ayuntamiento y redactores del diario del partido, cogidos del brazo. Seguían los niños y las niñas de las escuelas laicas, con banderas y pendones, y a continuación representaciones de las siguientes Sociedades de la Casa del Pueblo.
En relación a los niños se recomendaba lo siguiente:

Os ofrecemos la lista de asociaciones y sindicatos de los tantos gremios que existían hace cien años en Madrid que asistieron a la manifestación. Da pena saber que tantas profesiones han desaparecido o están en absoluta decadencia. Estas son:
Agrupación Socialista.— Comité Nacional del Partido Socialista.—Comité Nacional de la Unión General de Trabajadores.—Juventud Socialista.—Federación de Juventudes Socialistas.— Agrupación Femenina Socialista.— Cooperativa Socialista.— Artístico Socialista. Grupo de Educación y Cultura Socialista.— Grupo Socialista del Norte.—Escuela Nueva, Grupo Socialista de la Latina.—Grupo Socialista-del Este.—Agrupación Socialista de Chamartin de la Rosa.—Agrupación del Puente de Vallecas.—Asociación General del Arte de ímprimir.-Comité Central de la Federación Tipográfica.—Sociedad de Socorros Mutuos de Obreros de la Imprenta.- Asociación de Litógrafos.—Asociación de Impresores.—Escuela de Tipógrafos.—Fotograbadores.—"El Porvenir", Sociedad de Obreros en hierro y demás metales.—Federación Nacional de Metalúrgicos.
Constructores de camas.—Colchoneros.—Montadores de calefacción.—Carpinteros de taller.—Comité de la Federación de obreros en madera.-Tallistas.—Ebanistas y silleros del ramo.—Carpinteros de armar.-Albañiles "El Trabajo".—Federación de albañiles.—Comisión de bases de albañiles.—Estuquistas "La Solidaridad".—Barnizadores de estuco.-Estucadores a la catalana.—Zapateros, cortadores y guarnecedoras.—Federación de zapateros.—Curtidores.—Boteros corambreros.-Panaderos candeal.—Federación de panaderos.—Montepío general de panaderos.—Partidores de leña.—Profesiones y oficios varios.-Auxiliares de Farmacia.—Obreros de la Fábrica de Tabacos.—Escuelas laicas.—"La Mutualidad Obrera".—Oficiales sastres "La Razón del Obrero".—Guarnicioneros y artículos de viaje.—Federación Nacional de Ferroviarios españoles.
Sindicato de Madrid a Zaragoza y Alicante.—Sindicato de Madrid a Cáceres y Portugal.—Sindicato del Tajuña.—Sindicato de Navalcarnero a Villa del Prado.—Sección del Sindicato del Norte.—Sección del Sindicato de Madrid a Zaragoza y Alicante.—Sección del Sindicato de Madrid a Cáceres y Portugal.—Esquiladores.—Machacadores de piedra.—Joyeros.—Profesores racionalistas. — Limpieza y riegos.—Peleteros.—Papel pintado.—Federación de obreros municipales.—Traperos.—Agrupación general de camareros.—Federación de camareros.—La Unión Culinaria.—Socorros de camareros.—Vidrieros y fontaneros.—Gas y electricidad.—Socorros de gasistas y electricistas.—La Emancipación, Sociedad de obreros embaldosadores.—Aserradores a brazo.-—Aserradores mecánicos.—Empedradores.-Escultores decoradores. — Escultores de ornamentación.Moldeadores en hierro.—Moldeadores en metal.—Marmolistas.—Pastas para sopa.—Socorros de Ciegos.—Cocheros "La Unión".
Constructores de Carruajes.—Constructores de Carros.-Herradores.—Federación de Constructores de Carruajes.—Cooperativa de Cocheros.—Conductores de Carros.—Carboneros "La Emancipadora".—Encuadernadores y Petaquistas.-Confiteros "La Alianza".—Poceros "La Piqueta".—Vigilancia subterránea.—Jardineros "La Aromática".—Peluqueros y Barberos.—Pan de Viena.—Broncistas.-Colocadores de Pavimentos en madera.—Desmontistas.—Repartidores de periódicos.—Pintores-Decoradores.-Portlandistas.—Lavanderas y Planchadoras.— Fumistas.— Tejeros.-Fontaneros "El Buen Pensamiento".—Peones en general.-Federación de Peones.—Dependientes de Vinos y Licores y Mozos del Comercio en general.—Obreros en Pan Francés.-Modistas.—Sastras.—Relojeros.—Sombrereros de Fantasía.—Sombrereros de Fieltro.—Unión de Sombrereros.-Asociación General de Dependientes de Comercio.-Dependientes de corderos, aves y caza.—Dependientes de carnicerías y salchicherías.-Asociación General de Maestros.—Obreros en artículos de piel.—Unión Ultramarina.—Dependientes de zapaterías La Probidad.—Dependientes de sastrerías.—Repartidores de carnes.—El Gluten.—Vendedores ambulantes.—Federación de dependientes de comercio.—Vendedores de periódicos.—Peones camineros.—Federación de obreros municipales.—Montepío de obreros en general.

Del cuerpo de la manifestación se separó, al llegar aquella a la Puerta del Sol, la Comisión encargada de entregar al ministro de la Gobernación, Sr. Alba, las conclusiones que citaremos más abajo.
Componían dicha Comisión los Sres. Mora, Núñez Arenas y Gómez Latorre.
Los comisionados hablaron también con el ministro del viaje de los comisionados del Instituto de Reformas Sociales a Riotinto, algunos de los cuales se encontraban allí y otros saldrían ese mismo día; de la labor de estos esperaba el ministro se obtuviesen beneficios para los obreros.
Otro de los puntos acerca de los cuales hablaron fue el de extender a los obreros del campo la ley de accidentes del trabajo, indicándoles el ministro las dificultades para implantar esa reforma por la organización de la propiedad, pues había muchos que tenían el concepto de propietarios, y no eran más que trabajadores.

Las conclusiones
En el acto de ayer se ha pedido a los Poderes públicos 16 siguiente:
1.º Legislación protectora del trabajo, aprobada en el Congreso Socialista Internacional de París en 1889, y en particular la jornada de ocho horas.
2.° Derogación de la ley de Jurisdicciones.
3.° Reducción de los gastos militares.
4.° Extensión de los beneficios de la ley de Accidentes a los obreros agrícolas.
5.º Exacto cumplimiento de todas las leyes sociales.

En la Casa del Pueblo
A las doce y cinco llegó la manifestación a la calle de Piamonte, donde estaba la Casa del Pueblo.
En medio del mayor entusiasmo, entre cantos y vivas, desfilaron los manifestantes por delante de su casa social.
El gentío era inmenso en aquellos alrededores. El orden siguió siendo perfecto.
En los balcones esperaba ya la Comisión que se encargó de entregar al ministro de la Gobernación las conclusiones, y el líder del socialismo, Sr. Iglesias Iglesias, dirigió unas la palabra a los trabajadores que formaban en la manifestación.
Dijo que debían seguir con igual entusiasmo luchando por afirmar la solidaridad con los demás obreros del mundo, para llegar a la abolición de la ley de Jurisdicciones, mejorar y completar la legislación de trabajo para que las leyes se hagan cumplir mejor que lo que se hacía, para que se limitasen y rebajasen los armamentos y para que todos los hombres viviesen en paz y dedicados al trabajo.
De los obreros agrícolas de Andalucía dijo que estaban sedientos de redención.
Con vivas al socialismo y a la unión de los obreros terminó su corto discurso el orador, que fue aclamado frenéticamente.

A las tres de la tarde hubo dos jiras campestres: una, en la Moncloa, junto al Puente de los Franceses, y otra en el Cerro de los Pinos de Chamartín de la Rosa.

Cánticos intencionados
Durante la marcha, el grupo feminista que figuraba en la manifestación, entonaba durante todo el trayecto estrofas alusivas a Maura, La Cierva y Romanones, pidiendo en ellas que cesara de gobernar el conde y que jamás volvieran al Poder los primeros.
También cantaron himnos a la paz perpetua de los pueblos.



Fiestas Constantinianas
Fiestas religiosas conmemorativas del edicto dado en Milán por Constantino, reconociendo estado legal al cristianismo.

Madrid presentaba un aspecto original este día de celebración de la fiesta Constantiniana. Los balcones de gran número de casas ostentaban las clásicas colgaduras: telas con los colores nacionales, tapices, adornos florales, etc.
Sobre casi todos estos adornos se destacaban cruces de flores o bordados en los mismos paños.
El aspecto de las calles de Madrid era el de las grandes fiestas, pudiendo decirse que sólo en grandes solemnidades como el cumpleaños del rey, bodas regias y otras circunstancias análogas se veía tan engalanada la corte de España.
Eran también muchas las casas donde se habían instalado espléndidas iluminaciones.
No sólo en los barrios céntricos, sino en los extremos de la población, era casi unánime la exteriorización del sentimiento que motiva estas manifestaciones religiosas.
En el barrio de Salamanca se habían colgado en los balcones adornos verdaderamente artísticos.
Como estos festejos de la paz de la Iglesia coincidían con la fiesta de las flores, ya eran muchos los altares que se habían construido y que contribuirían a que Madrid ofreciese ese aspecto elegante.

En los templos
Los templos también aparecían en su mayoría adornados con guirnaldas de flores y combinaciones de luces eléctricas.
Fue muy elogiada la decoración de la iglesia de San Luis. En el friso de la fachada y en el marco superior de la puerta destacaba una línea de luces, y sobre la hornacina una cruz aspada, con iluminación blanca. Sobre la puerta se leía la inscripción "Ia hoc signo vinceris".
La parroquia de la Concepción tenía engalanada con flores y follaje la bóveda de su puerta principal, luciendo además vistosa iluminación.
La iglesia de San Manuel y San Benito presenta en la fachada del chaflán una cruz de gran tamaño, con bombillas eléctricas multicolores. Rodeaba la cruz un halo esplendente de luz blanca.
En la del Salvador y Santa Isabel se colocaron sobre las ojivas de la portada varios arcos de luces y de flores, formándose con unas y con otras guirnaldas que adornaban las columnas y los frisos.
Entre las iluminaciones que más llamaron la atención, figuraba la de la iglesia de los Jerónimos, cuya brillante instalación se admiraba desde distintos puntos de la ciudad.

En los palacios
El palacio de la duquesa viuda de Terranova ostentaba grandes tapices blasonados y flores naturales, y en el balcón principal una cruz de gran tamaño.
Otra instalación muy notable y artística era la del Palacio de los marqueses de Torrelaguna, en cuyos halcones colgaban tapices de la Real fábrica. En el chaflán se había colocado una gran cruz de más de tres metros de altura con 1.000 bombillas de iluminación eléctrica.
En el palacio del duque de Mandas, una cruz de flores blancas remataba la cancela de hierro que daba acceso al jardín. Sobre el hierro calado de la verja aparecía un doble arco de luces.
El del conde de Eleta ostentaba colgaduras e iluminados todos sus balcones con guirnaldas de flores que serpeaban sobre los tapices. En el balcón principal había una cruz de gran tamaño, de cristal esmerilado, iluminada por focos eléctricos encerrados dentro de ella. La cruz se destacaba dentro de un marco de flores y verde.
El de la duquesa de Castro-Enriquez ofrecía una severa iluminación en sus balcones, adornados con colgaduras azules.

El Conde de Romanones, que también adornó su casa, dijo a algún periodista que ante espectáculo tan grandioso como el dado por Madrid, únicamente los sectarios podían reclamar cierta clase de reformas.
En resumen: como aun estaba candente la cuestión del decreto sobre la enseñanza del Catecismo en las Escuelas, que tanto irritó a las derechas, la mayoría de los que tomaron parte en esta manifestación religiosa, especialmente las señoras, hicieron de ella cuestión política. Así tuvieron la franqueza de manifestarlo algunas de ellas, diciéndonos: "Bien vamos a hacer rabiar a Romanones."

Más adornos
En los edificios públicos ondeaba la bandera nacional, y el Banco puso sus colgaduras y una cruz de flores artificiales en la fachada. Casi todos los Círculos engalanaron también sus balcones.
Eran también muy artísticas las instalaciones de "La Unión y el Fénix Español"; la marquesa de Manzanedo; el marqués de la Torrecilla; el concejal Sr. Bellido; el conde de Gavia; la señora viuda de Gayo; D. Antonio y D. Francisco Maura; el duque de Albuquerque; la marquesa viuda del Pazo de la Merced; la condesa de Valmaseda; marquesa de Casa Torre; marquesa de Peñaflorida; marquesa de Castelfuerte; condesa de la Encina; conde de Zubiría; conde de Lérida; marquesa de Sancha, marquesa viuda de Montehermoso; duque de Zaragoza; marqués de Portago; marqués de Pidal; marquesa de Tocas; marqués de Hazas, condesa de Cheles; marques de San Miguel de Bejucal; conde de Villaverde y otros.
Durante toda la noche ofreció Madrid un fantástico aspecto.

En resumen
Más que una muestra de religiosidad, los pomposos y horteras adornos que hemos citado venían más a cuento de la celebración "pagana" de la Fiesta de las Flores (efemérides del 3 de mayo) que de la exaltación de la cruz y el sentir católico. Es lo que tiene la religión...


Humor centenario
Diálogo:
ELLA. -Y tú, pedazo de gandul, ¿qué papel vas a hacer en la manifestación?
EL. -Pedir la jornada de ocho horas;¡me desagrada que trabajes tantos!


Las fotos en Salón Doré



Recetas de la bisabuela
Durante el mes de mayo las recetas de la bisabuela vienen de la mano del recetario "Cien fórmulas para preparar Salsas", de Mademoiselle ROSE. El libro fue editado por Saturnino Calleja a finales del siglo XIX.

Dice a modo de presentación:

UTILIDADES DE LAS SALSAS
Ningún país posee en tan alto grado como el nuestro el arte de variar los condimentos de las salsas, que dan á los platos de nuestra cocina un sabor particularmente delicado.
Así como Frégoli, por medio de las mil y mil transformaciones de sus trajes, causa en el público la ilusión de que se presentan á su vista numerosos personajes, siendo así que el actor es siempre el mismo, de igual modo las carnes, según estén condimentadas con tales ó cuales salsas, causan en el paladar la ilusión de que se trata de manjares diferentes.
Nuestros grandes cocineros deben una buena parte de sus éxitos á su habilidad para sacar partido de estas preparaciones.
Una carne sin salsa es poco apetitosa y poco nutritiva: testimonio de ello es la anécdota graciosamente referida por Brillat-Savarin, que habiendo llegado muerto de hambre á una venta situada en medio del campo, y en donde no quedaban otros manjares que un guisado ya dispuesto para un inglés, pidió que le dejaran por lo menos tomar un poco de la salsa de aquel asado, á la cual añadiría unos cuantos huevos. El
posadero cometió la imprudencia de permitirlo, y Brillat-Savarin se aprovechó del permiso, con lo cual se propinó una sabrosa y suculenta cena, mientras que el guisado del pobre inglés quedó completamente seco y desabrido.
Guisemos, pues, las carnes, las legumbres y los pescados con salsas variadas, y de este modo estimularemos nuestro apetito, proporcionando á nuestros estómagos extenuados la substanciosa nutrición que les conviene.
Para desengrasar las salsas, se separa de ellas la carne, y se les echa unas gotas de agua fría, á fin de sacar con la espumadera la grasa que sube á la superficie, y, por último, se pone el líquido en la salsera. Para recoger el jugo de un asado, se procede del mismo modo que si se trata de salsa, echando unas cucharadas de agua caliente, para hacer que se desprendan las partículas grasas adheridas á las paredes de la vasija.


Publicidad con solera





© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-108 EFEMERIDES1913


.