jueves, 31 de julio de 2014

Madrid, últimos días del mes de Julio de 1914


En portada
Centenario de la revista La Esfera
La Esfera, del 1 de agosto de 1914. Año I, Número 31


Portada dedicada al pintor Ignacio Zuloaga, quien participaba en el Salón de París con obras de motivos y costumbres españolas. Zuloaga vivía en París, en el barrio de Montmartre desde 1890 y aún no había expuesto sus obras en Madrid, salvo en 1887, que presenta un cuadro en la Exposición Nacional de Madrid, titulado Un sacerdote rezando en una habitación antigua.

RETRATO DE UN CARDENAL
Obra de Ignacio Zuloaga expuesta en el Salón de París


Efemérides
Julio 1914
Contenido:
Un repaso sobre los últimos días de Julio: Fiestas de Santiago - Humor madrileño (va de alcaldes) - La Gran Guerra: el comienzo (noticias de los días 26 al 29 de julio) - Jueves 30: Cosas de la Villa (Noches de Madrid); Un banquete accidentado; El Motín del jueves - Del extranjero: La Gran Guerra (Bombardeo de Belgrado) - España y la guerra: Neutralidad española - Viernes 31: Cosas de la Villa: Paisajes de Ciudad Lineal; Horario de verano de las bibliotecas públicas - Del extranjero: La Gran Guerra: Ultimátum de Alemania.

Un repaso
Noticias calientes sobre la guerra y ambiente caliente también en Madrid; desde el día 25 y hasta el 28, las temperaturas se mantuvieron por encima de los 31º. Los días 29 y 30 la temperatura dio una tregua y estuvo por debajo de los 29º.
En esa atmósfera calurosa Madrid era testigo de incendios, como el ocurrido en un edificio de la calle Zurbano, número 50, donde ardieron las guardillas y toda la techumbre; y asesinatos, por celos uno y por ajuste de cuentas otro. El primero ocurrió en la calle Corredera Alta, donde la portera Victoria Aguado (casada) intentó matar a su amiga, la sirvienta Felipa Benito Flores (soltera). Al parecer, Victoria tenía celos de su amiga por creer que esta se la pegaba con su marido.
El día 25 de julio se encontraron en la calle y, después de varios insultos, Victoria arremetió a punta de cuchillo contra Felipa, quien sacando de su bolso una navaja para defenderse se la insertó varias veces a Victoria, quien murió allí mismo.
El segundo asesinato, ese mismo día a las siete de la mañana, se produjo a las puertas de una tienda de vinos en las Ventas del Espíritu Santo. El jornalero Dámaso Arquero Sánchez recibía una mortal puñalada propinada por Agustín del Río Velilla, al parecer por un ajuste de cuentas. El tal Agustín actuó con tal parsimonia que estaba limpiando su cuchillo junto al cadáver cuando fue detenido.
También hubo suicidios y accidentes, pero mejor vamos a contar otras cosas...



Fiestas de Santiago
En esos días se celebraron las fiestas de Santiago en el distrito de Palacio. Hubo verbena y procesión del Santo por las adornadas calles cercanas a la plaza de Oriente.
Los jaimistas celebraron la fiesta onomástica de D. Jaime de Borbón con funciones religiosas y en el Centro jaimista de Chamberí se realizó una kermese.
También los residentes gallegos en Madrid celebraron un banquete en los Viveros, organizado por el Centro Gallego para rendir homenaje al Santo Apóstol.

VERBENA DE SANTIAGO EN LA PLAZA DE ORIENTE.
Fotografía de Alfonso


Humor madrileño
Como recordaréis, en las efemérides del 15 al 20 de julio de 1914, donde se incluía el programa de fiestas de Chamberí en honor de la Virgen del Carmen, los madrileños estrenaban nuevo alcalde, D. Carlos Prast.
El saliente, vizconde de Eza, dejaba en plena ebullición dos cuestiones populares: los abusos en el precio del pan y la prohibición del juego, principalmente en El Retiro.
Los dibujantes Tovar y Sileno plasmaron con su particular sarcasmo el último de estos inconvenientes.

-Total, que los que salimos perdiendo somos los puntos...
-¡Y Comas!

-¡Otro falla!

-Señor alcalde, ¿quiere usted que demos una vuelta por el Retiro.
-¡Ni en broma! ¡Quiero lucir en algún tiempo todavía la vara de alcalde!

 
También con humor se resumía el regreso del conde de Romanones de su periplo por Marruecos. Este y otros políticos habían viajado a la zona de conflicto para hacer política en beneficio propio.


-Señor conde, ¿y todo eso que se trae usted ahí son planos de Marruecos?
-Sí, señor, planos y planes para cuando vuelva a ser presidente del Consejo.


La Gran Guerra
Domingo 26 de julio 
Como hemos avisado en otras ocasiones, las noticias llegaban a la redacción de los periódicos a última hora o al día siguiente, por lo que es normal que los titulares no coincidan con el día real en que ocurrió la noticia.

Este día los madrileños se despertaban con una noticia nada alentadora; el día anterior se rompían las relaciones diplomáticas entre Serbia y Austria. Francisco José, Emperador de Austria, enviaba el ultimátum a Serbia y ponía en marcha un movimiento de tropas. Mientras tanto, el Zar de Rusia se frotaba las manos. La Gran Guerra ya era inevitable.



Lunes 27 de julio
El ministro de la Gobernación, Sr. Sánchez Guerra, manifestaba a los periodistas que aún no podía hablarse de guerra sino de conflicto diplomático; que era una ruptura de las relaciones entre los gobiernos de Serbia y Austria, sin que ninguna de las dos naciones hubiese hecho una declaración de guerra. Sin embargo, en vista del cariz que había tomado la situación, el rey abandonaría Santander, lugar donde veraneaba con su familia, para volver a Madrid junto al ministro de Marina.
Por su parte, los representantes del Estado español en Francia, manifestaban que las noticias recibidas de Alemania, Austria y Rusia eran menos pesimistas que la de días anteriores. En este sentido, el presidente Eduardo Dato manifestó que, a pesar del temor de un grave conflicto, todas las naciones bregaban por encontrar una solución diplomática.



Martes 28 de julio
Mientras aquellas noticias y la opinión optimista del gobierno español eran recibidas con interés por el pueblo madrileño, Austria invadía el territorio serbio. Quedaba declarado el estado de guerra y comenzaban los primeros ataques.



Así veían los dibujantes Tovar y Sileno la situación de Europa frente a la Guerra en sus viñetas publicadas en El Imparcial y Heraldo de Madrid, respectivamente:

EUROPA: -¡Siento que voy a perder el equilibrio!


¡Veremos como concluye el numerito!


Miércoles 29 de julio
Como suele ocurrir cuando se desata un conflicto armado o un mal nacido provoca una descomunal estafa, entre otras aberraciones, las Bolsas de todo el mundo sufren un colapso y se derrumban. Eso mismo ocurrió hace cien años con la Gran Guerra y así lo simbolizó el dibujante Tovar:

¡La primera baja!




En las noticias de días posteriores el sarcasmo de Tovar formará parte de los titulares de la Prensa que los madrileños leían con gran interés, en una Villa y Corte veraniega y de veraneo, porque, como veremos a continuación, no todos tenían la suerte de pasar sus vacaciones en las playas españolas y extranjeras.

---*****---

Julio 1914

Jueves 30
Máxima  28,6º
Mínima  15,4º


Cosas de la Villa
Noches de Madrid
Los madrileños que se quedaban veraneando en el caluroso Madrid encontraban sosiego por las noches en terrazas y merenderos, además de los paseos por la Castellana y El Retiro, entre otros espacios de aire puro.
El fotógrafo Alfonso y el dibujante Tovar nos ofrecen desde su tiempo una particular visión de las noches madrileñas de estío.

TERRAZA DEL BAR CASCORRO, EN LA CABECERA DE EL RASTRO.
Fotografía de Alfonso para el reportaje gráfico "Noches de Madrid" de El Liberal

UNA TERRAZA EN EL PASEO DE ROSALES.
Fotografía de Alfonso para el reportaje gráfico "Noches de Madrid" de El Liberal

DE VERANO
El señor de verano
se ha echado encima
con el auto de fuego
que Febo guía,
abusando unas miajas
de la bencina
por ganarse el retraso
con que venía.
Llega el chauffeur rubiales
echando chispas,
y á los pobres chisperos
nos aniquila;
¡solamente á los pobres,
suerte maldita!,
pues quien tiene dinero
sale de pira,
huyendo de la quema
ó de la asfixia.
Hasta los diputados
de cualquier pinta,
incluso los que forman
la mayoría,
al darles don Eduardo (1)
las consabidas
ansiadas vacaciones
de la canícula,
se alejan de la corte
con sus familias,
buscando aquel reposo
que necesitan
después de las fogosas
luchas reñidas,
y á gozar se disponen
de las delicias
que producen las suaves
y frescas brisas
de las playas de moda
más conocidas.
Sin embargo, es preciso
hacer Justicia
á los dignos ediles
de nuestra villa,
que teniendo cual tienen
la mar de guita,
y tomar viento fresco
también podrían,
ó ambriagarse adorando
las pantorrillas
y las formas esbeltas
de las bañistas,
prosiguen dormitando
sobre las sillas
del salón de sesiones
de la Alcaldía
con seráfico sueño,
como dormitan
por saecula las obras
de la Gran Vía.
EDUARDO TUR
(1) Eduardo Dato Iradier


EN LA PLAYA DE ROSALES
EL MARIDO. -¡La ilusión es completa! No falta mas que el agua
LA MUJER. -¿Qué ha de faltar? ¡Y fresca! Niña, saca la botella



Un banquete accidentado
Este día se celebró en el restaurante La Huerta un banquete en honor del recién nombrado alcalde, Sr. Carlos Prast, organizado por las clases industriales de Madrid. Para tal evento se habían puesto a la venta 1.500 papeletas que se agotaron enseguida y hubo que hacer muchas más. Para cubrir la demanda se habilitaron mesas supletorias para atender las peticiones de última hora.
Tal fue la desorganización que comenzó a servirse comida pasadas las dos de la tarde y con deficiencias, ya que algunos comensales cataron poco y otros ni probaron bocado. Ante esa situación, una gran cantidad de gente comenzó a protestar y algunos prefirieron abandonar el recinto para dirigirse a otro de los restaurantes de La Bombilla.
Los que protestaban, que cada vez eran más, acabaron entrando en las cocinas del de La Huerta rompiendo botellas de vino, vajilla, y todo lo que encontraron a su paso, exigiendo la devolución del dinero que habían pagado por el banquete.
Los camareros, visto el cariz que había tomado la situación, se amotinaron en la cocina negándose a seguir sirviendo.
El conde de Santa Engracia, que era uno de los que presidía la mesa, procuró poner orden culpando al director del restaurante por la mala organización y advirtiendo que ninguna responsabilidad tenía la Comisión organizadora y mucho menos el señor alcalde. Calmados los humos se reanudó el banquete, amenizado con discursos de alabanzas y agradecimientos.
Si resulta curioso este suceso, más lo fue saber que las flores que adornaban las mesas acabaron en casa de las hermanas del alcalde. 

"La Bombilla". Fotografía de J. Laurent
Museo de Historia Inv. 34172

El Motín del jueves
El periódico semanal El Motín se publicaba todos los jueves. Tenía su Redacción y Administración en la calle Alberto Aguilera, número 52, de Madrid; con sucursal en la calle Rivadavia, número 698, de Buenos Aires (Argentina).

Este jueves de hace cien años, siguiendo su línea anticlerical, publicaba la siguiente viñeta:

El bello ideal de EL MOTÍN: Ver tomar el tren a todos los individuos de esa tropa que hay en España
EL MOTÍN. AÑO XXXIV - NÚM 31. Jueves 30 de julio de 1914

Del extranjero
La Gran Guerra: bombardeo de Belgrado
La madrugada de este día las redacciones de los periódicos recibían desde París un cable con las últimas noticias sobre la guerra.

"París 30 (4,20 madrugada)
Se han confirmado los rumores que durante toda la tarde habían estado circulando, de que la población de Belgrado ha sufrido el bombardeo de los austríacos.
En efecto; cuatro monitores imperiales dispararon innumerables bombas sobre la fortaleza de la capital de Serbia, respetando los puntos en que previamente habían sido colocadas banderas blancas.
A pesar de todo, no pudo evitarse que algunas granadas cayesen sobre diversos edificios particulares y causaran daños; especialmente el Banco Francoserbio ha sufrido grandes destrozos.
Una bomba que cayó en un Banco particular hirió gravemente al jefe del establecimiento.
Inmediatamente se ha formulado la correspondiente reclamación, por tratarse de un extranjero domiciliado en dicha capital.
El pánico que se apoderó de los pocos moradores que quedaban en Belgrado, al ver los efectos del bombardeo, fué enorme. Inmediatamente después de comenzar la agresión de los austríacos comenzó el vecindario á evacuar la ciudad, en la que al fin entraron las tropas imperiales victoriosas.
Al mismo tiempo que Belgrado caía en poder del ejército invasor, se libraba otro combate en Sremcica, cinco kilómetros al sur de la capital.
Los serbios, que desde el comienzo llevaron la peor parte, tuvieron que internarse en su territorio.
Toda esta región serbia, lindante con Austria, está en poder de los invasores.
No puede precisarse el número de bajas habidas por ambas partas; pero, desde luego, fueron mayores las sufridas por los serbios.
Varios destacamentos austríacos se han apoderado en el Danubio de dos vaporcitos serbios que iban cargados de armamento y municiones." ["Bombardeo y ocupación de Belgrado", El Imparcial. Jueves, 30 de julio de 1914, pp. 2]





Mientras esto ocurría, el Zar de Rusia mandaba parte de su ejército hacia la frontera Austrohúngara, pero al ver que el imperio respondía con movilizaciones hacia la frontera rusa, el Zar ordenó una movilización general. Alemania, que hasta entonces había intentado poner freno al conflicto (con la boquita pequeña), no tardaría en meterse de lleno en la guerra.


España y la guerra
La neutralidad española
El Año Político 1914 reproduce parte del texto de La Gaceta de aquel día de hace cien años donde se publica la declaración de la guerra entre Austria y Serbia y la neutralidad española:

"Existente, por desgracia, el estado de guerra entre Austria-Hungría y Serbia, según comunicó por telégrafo el Embajador de España en Viena, el Gobierno de S. M. se cree en el deber de ordenar la más estricta neutralidad á los subditos españoles, con arreglo á las leyes vigentes y á los principios del Derecho público internacional.
En su consecuencia, hace saber que los españoles residentes en España ó en el extranjero que ejercieren cualquier acto hostil que pueda considerarse contrario á la más perfecta neutralidad, perderán el derecho á la protección del Gobierno de S. M. y sufrirán las consecuencias de las medidas que adopten los beligerantes, sin perjuicio de las penas en que incurrieren, con arreglo á las leyes de España.
Serán igualmente castigados, conforme al art. 150 del Código penal, los agentes nacionales ó extranjeros que verificasen ó promoviesen en territorio español el reclutamiento- de soldados para cualquiera de los Ejércitos ó escuadras beligerantes."



---*****---

Viernes 31
Máxima  31,2º
Mínima  18,4º


Cosas de la Villa
Paisajes de Ciudad Lineal
La revista La Construcción Moderna publica en su número de este día unas bonitas estampas de la pintoresca barriada de Ciudad Lineal.
En la primera fotografía se ve, en primer término, la finca de los señores Álvarez Marina, con su gran jardín, uno de los más frondosos de Ciudad Lineal, en el que había hermosos ejemplares de cedros y pinos; a la derecha "Villa-Verde", hotel de líneas caprichosas y precioso jardín; en el centro, el primoroso hotel "Rosita", propiedad del Sr. Rivero. En el fondo, a lo lejos, el conjunto de hotelitos situados frente al Parque de diversiones, lugar de recreo al que no sólo acudían los linealistas sino gran parte del pueblo de Madrid.

La segunda fotografía muestra la calle principal de Ciudad Lineal, frente a las oficinas de la Compañía Madrileña de Urbanización. Vemos el entrañable tranvía que cubría la línea Ciudad Lineal-Cuatro Caminos, popularmente llamado "el Ventas-Cuatro Caminos" y apodado "la maquinilla" o "el vaporcito", por haber sido su primer medio de transporte unos primitivos trenes tirados por locomotoras alemanas.

La tercera y última fotografía muestra uno de los caminos de hierro por donde transitaba el tranvía; idílico paseo entre pinares.





Horario de verano de las bibliotecas públicas madrileñas
El periódico "La Correspondencia de España", en su sección de información de Madrid, publicaba el horario de verano de las bibliotecas públicas, que no eran pocas:
"Servidas por el Cuerpo facultativo de archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, se encuentran abiertas todos los días laborables las Bibliotecas siguientes:
Archivo del Consejo de Estado, de diez a doce.
R. S. E. Matritense de Amigos del País, de ocho á trece.
Instituto Geográfico y Estadístico, de ocho y media á catorce.
Escuela de Veterinaria, de nueve a catorce.
Facultad de Medicina, de nueve á trece.
Escuela Central de Artes Industriales y de Industrias, de ocho á catorce.
Museo de Reproducciones artísticas (excepción del mes de agosto que se dedica á la limpieza), de ocho á trece.
Facultad de Farmacia, de ocho á trece.
Escuela Superior de Arquitectura (excepción de la segunda quincena de agosto, que se dedica á la limpieza), de ocho á trece.
Jardín Botánico, de once á trece.
Biblioteca de Derecho (Universidad Central), de ocho á catorce.
Presidencia del Consejo de Ministros, de ocho á trece.
Filosofía y Letras, de ocho á catorce.
Museo Arqueológico Nacional, de once á trece.
Museo de Ciencias Naturales, de nueve á trece.
Escuela Industrial (San Mateo, 5), julio y septiembre, de ocho á catorce, y agosto, por razón de limpieza, de ocho á doce.
Academia Española, de nueve á trece.
Archivo Histórico Nacional, de siete á trece.
Escuela Nacional de Sordomudos y Ciegos, de diez á catorce.
Ministerio de Hacienda, de nueve á catorce.
Academia de la Historia, cerrado con motivo de las obras que se están verificando en el local."



Del extranjero
La Gran Guerra: Ultimátum de Alemania
Este día de hace cien años Alemania envía un ultimátum a Rusia exigiendo que detenga su movilización en 24 horas y da otro ultimátum de 18 horas a Francia, exigiendo la promesa de neutralidad en el caso de una guerra entre Rusia y Alemania.

Ambas naciones, Rusia y Francia, como era de esperar, ignoraron estas demandas. El 1 de Agosto, Alemania ordenó la movilización general y declaró la guerra contra Rusia, y Francia de la misma forma ordenó la movilización general.






El diario El País de este día publicaba en portada un mapa con las fronteras de Serbia.



Y esto ha sido lo vivido por los madrileños de hace cien años a través de las noticias. El mes de agosto será el de las verbenas.




---*****---

Publicidad
Publicidad con solera
El anuncio de Heno de Pravia bien podría tacharse hoy de racista, pero en aquellos años era una simple ocurrencia y no hería la sensibilidad de nadie.



Otra cosa era lo del Alcohol de Menta Ricqlès, brebaje de diversos usos al que sólo le faltaba actuar como decapante. En caso de cólera, unas friegas al enfermo con cuatro cucharadas del producto infusionado y caliente. ¡Qué maravilla!




© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-047 EFEMERIDES1914