sábado, 7 de junio de 2014

Recuerdos de papel. Nacimiento del edificio Grassy


Recuerdo de papel en cartón y grises de la Avenida B o de conde de Peñalver después de la zarzuela y antes del Bulevard de Pi y Margall y la Avenida A o de Eduardo Dato. La Gran Vía en todos los casos.
También después de la zarzuela, pero antes de las tres fases de Gran Vía, ya estaba allí la Unión y el Fénix Español, plantado entre Alcalá y el Caballero de Gracia, y antes que él la casa del ataud. Vestigios del Madrid que alzaba edificios hacia el progreso y horadaba el cielo. Entre todos ellos, la visión de uno en gestación que con el tiempo llamaremos "Edificio Grassy".


Postales. Ayuntamiento de Madrid. ca 1916

Vetusto andamiaje se nos enseña; matriz de uno más de los preciosos y valiosos edificios que engalanarán y engalanan la famosa arteria madrileña. Vemos nacer en esta fotografía de más o menos el año 1916 las viviendas de Luis Ocharán Mazas.
Sí, antes de ser "Grassy" el edificio fue propiedad de aquel filántropo del que Gedeón, personaje adoptado por el autor de este blog como narrador en Cien años de Gran Vía, nos cuenta:


"[...] este señor Ocharán fue un gran aficionado a la fotografía desde los comienzos del arte de Daguerre.
La calidad de su trabajo le llevó a estar entre los primeros puestos de España y adquirió notable fama más allá de nuestra frontera. Su arte cruzó los mares y fue admirado por el mundo entero.

Sin embargo Ocharán, hombre modesto, trabajador y enemigo de la notoriedad, no hacía alarde de sus artes -que eran muchas- y el reconocimiento de la sociedad madrileña le llegó sin que por ello tuviese que pertenecer a las notables Peñas de Madrid.

Un caso muy particular el de este don Luis, que se metió al mundo en el bolsillo gracias a su imaginación portentosa y un temperamento nervioso y activo que desarrollaba no sólo en este arte sino en otros, como la música, la pintura y la literatura.


Oriundo de Castro Urdiales, llegó a tener allí un suntuoso palacio que llamó 'Toki-Eder' (hermoso paraje) e inmortalizó a sus vecinos castrenses en la novela titulada 'Marichu'. Un tocho de 1.414 páginas, dividido en tres gruesos tomos, que a nadie asustó por su volumen y a todos les supo a poco.

Más tarde escribirá otra novela, 'LOLA', que no estaba recomendada para las señoritas solteras por tratar del adulterio:

Anuncio aparecido en 'La Acción', el 11 de junio de 1920

Pero, cuidado, que este artista no vivía sólo de su arte; su nombre figuraba en los Consejos de administración de empresas como la Compañía constructora del Metropolitano de Madrid, Banco de Vizcaya, Banco Naviero Minero, y otras tantas empresas en las que figuraba como Presidente desde finales del siglo XIX.

 



Mire, estas fotos no son muy buenas... ¡porque no las hizo Ocharán, jejeje!, pero quiero que vea el 'casoplón' del susodicho en Castro Urdiales, que era obra del arquitecto Eladio Laredo Carranza, el mismo que diseñó este de Madrid [Se refiere al edificio que tratamos en este artículo].








La novela 'Marichu' se publicó en Madrid en 1916, año en que comenzarán las obras de construcción del edificio que hoy tratamos.


Fotografías de Luis Ocharán




Edificio Grassy o Viviendas de Luis Ocharán Mazas



Proyecto: Eladio Laredo Carranza
Reformas posteriores: José Carlos Laredo Serrán - Manuel Ambrós Escanellas
Año de construcción: 1916 - 1917
Descripción: monumentamadrid (Ref. 02357)


Y así hemos recordado la Gran Vía de otros tiempos, uno de sus emblemáticos edificios y al excéntrico vecino que lo mandó construir.


© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-013 RECUPAPEL