lunes, 30 de junio de 2014

Madrid, últimos días de junio de 1914


En portada
La Esfera, del 27 de junio de 1914. Año I, Número 26



Efemérides
Junio 1914
Un repaso
Para resumir, aquel mes de junio llegó de visita a Madrid Theodore Roosevelt, ex presidente norteamericano. Fue muy bien recibido, a pesar de las diferencias y resentimientos. El motivo de su visita era asistir a la boda de su hijo Kermit, que contraía matrimonio con Mss. Belle Willard en la Embajada de Estados Unidos en Madrid.

Roosevelt. -¡A los pies de usted!
Madrid. -¡Beso a usted la mano!



En el Congreso se discutía sobre la inmoralidad del juego y de la permisividad del Gobierno ante las prohibiciones. Llegando la época en que los señores políticos marchaban a veranear a San Sebastián, un diputado preguntó si se iba a permitir jugar en el Casino de esa ciudad. Aquella discusión fue tan importante como el del Tratado con Italia, que tanto daño podía hacer a España.

Por su parte, en los debates del hemiciclo, la izquierda tomó por grito de guerra el "Maura, no", mientras que los mauristas exageraron en gran manera el "Maura, sí". Tal es así que, en Valencia, radicales y mauristas andaban a tiros por la calle gritando ¡Maura, sí!, ¡Maura, no!. En Santander, con los mismos gritos, un mitin acabó en ring de boxeo.

-Hágame usted el favor de cambiarme este billetito de veinticinco pesetas con el ¡Maura, sí!, por quinientas perras chicas con el ¡Maura, no!

El domingo 21 se inaugura la plaza de Nicolás Salmerón.


El día 23 se anunciaba la inauguración de temporada de verano del parque de recreos Magic-Park, que estaba en la calle Ferraz con Paseo de Rosales. Ofrecemos más información sobre este parque en las efemérides del 14 de junio de 1913, fecha en que fue inaugurado.



El día 27 por la noche quedaba inaugurada la Casa del Pueblo radical de la calle de Relatores.



---*****---


Domingo 28
Máxima  26,4º
Mínima  15,8º


Del extranjero
Detonante de la Primera Guerra Mundial
Asesinato del archiduque Francisco Fernando y su esposa en Sarajevo
A pesar de que la noticia llegó a Madrid el día siguiente, aquel 28 de junio de 1914 por la tarde fueron víctimas de un atentado los archiduques de Sarajevo (Austria). El heredero de la Corona Astro-húngara y su esposa, la condesa Sofía Chotek, fueron asesinados a tiros por miembros del grupo serbio "Joven Bosnia", ligado al grupo nacionalista "Mano Negra". El autor de los disparos fue Gavrilo Princip; su cómplice, Cabrinovic, quien arrojó la bomba.


Aquel suceso será el detonante para el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Lo gracioso del caso es que el joven Gavrilo Princip, de tan sólo diecinueve años, declaro que "su propósito era matar a una alta personalidad cualquiera, inspirándose tan sólo para ello en motivos de carácter nacionalista." [Heraldo de Madrid, 29 de junio de 1914. En portada]


Fotografía
El atentado de Sarajevo
Las fotografías corresponden al fotógrafo Trampus, y fueron publicadas en la revista Mundo Gráfico del 15 de julio de 1914. La primera de ellas muestra a los archiduques a su llegada al Ayuntamiento, después del atentado con bomba del que salieron ilesos. Más tarde morirán a consecuencia de los disparos. Según las primeras informaciones, la condesa había recibió un tiro en el abdomen y el archiduque en el cuello.






---*****---

Lunes 29
Máxima  28,6º
Mínima  15,7º


Cosas de la Villa
La guerra del pan
Recordarán nuestros lectores que en efemérides pasadas se hablaba del precio del pan y los conflictos que esto había ocasionado. Pues bien, a pesar de los esfuerzos del alcalde por controlar los abusos en el precio y peso del pan, los panaderos y tahoneros estaban conspirando en la sombra. La situación continuaba tensa y  el pueblo, harto ya de tanto abuso, se manifestó por las calles. Hubo panes -voladores algunos- y tortas, de las que duelen.


A las nueve y media de la mañana empezó a formarse en las proximidades de la plaza de la Cebada un grupo, compuesto principalmente de mujeres, que a los gritos de ¡que baje el pan! invitaban a vendedores y vendedoras de la mencionada plaza a secundar su protesta y dirigirse a la Casa de la Villa a manifestarse.
Serían aproximadamente las once de la mañana cuando la manifestación se puso en marcha hacia la Casa de la Villa, procurando pasar antes por todas las tahonas y despachos de pan que había en el trayecto. Ante todos ellos paraban los manifestantes y gritaban contra la tiranía de los tahoneros, viéndose obligados muchos establecimientos de pan a cerrar sus puertas por temor a represalias.
La manifestación, cada vez mayor, entró por la calle de Santiago a la del Espejo, donde había un establecimiento de pan, a cuyas puertas comenzaron á gritar desaforadamente pidiendo que bajase el precio del pan. El tahonero, en vez de cerrar las puertas, como habían hecho otros, comenzó a echarles  todos los panecillos que tenía en la tahona. Aquella lluvia de panes se prolongó hasta agotar existencias y fue del beneplácito de los manifestantes, que vitorearon al tahonero y sus empleados.
La manifestación continuó su marcha hasta la tahona de las Descalzas, que estaba cerrada a cal y canto; desde allí se dirigieron por la calle del Arenal hasta el Ministerio de la Gobernación para conferenciar con el ministro.
La Puerta del Sol ya estaba abarrotada de gente que gritaba "¡Pan para nuestros hijos!", "¡Que baje el pan!".
Por la tarde se agravó aún más la situación. Muchas tahonas fueron atacadas por los manifestantes, especialmente en los distritos de Universidad, La Latina y Cuatro Caminos.


El pueblo madrileño, cansado ya de tener que pagar mucho por un artículo de primera necesidad que, además, no cumplía con el peso ni con la calidad exigida por el Ayuntamiento, tuvo que demostrar su descontento de aquella manera. Hoy les hubiese caído una terrible multa y la condición de "antisistemas", "izquierda extrema", "anarquistas" y/o "perroflautas".


-¡Ahora sí que hemos hecho un pan como unas hostias!

La cuestión es que con aquellos disturbios, aunque el pueblo se había tomado la justicia por su mano, se consiguió reducir el precio del pan a los valores anteriores a la última subida. Subidas que eran desproporcionadas y que se venían sucediendo desde 1913.


Festival de la Asociación de la Prensa
La noche de aquel día, a pesar de los disturbios de la tarde, se celebró el festival organizado por la Asociación de la Prensa con la que quedaba inaugurada la temporada de verano en los jardines del Parque de Madrid (El Retiro). Artistas de la talla de Toto, La Preciosilla y La Chelito, formaron parte en aquel evento al que tantos madrileños eran aficionados.
La banda municipal, bajo la dirección del maestro D. Ricardo Villa, interpretó obras de Wagner, Beethoven, Luna y Chapí.




---*****---

Martes 30
Máxima  29,2º
Mínima  14º


Cosas de la Villa
Continuaba el conflicto del pan
Como el día anterior, continuaban las manifestaciones contra los abusos en el precio del pan. Ahora se sumaban altercados contra los vendedores en general. Desde muy temprano se conocía la intención de arremeter contra los vendedores de la plaza de la Cebada, primero, y luego a los comercios minoristas del distrito de La Latina. Por tal motivo, el director general de Seguridad, Sr. Méndez Alanís, había dado orden a la Guardia civil de apostarse en toda la zona. Más tarde ordenó que se disolviesen a los grupos de personas que intentaban hacerse fuertes. Por último tuvo que ordenar cargas contra el pueblo allí concentrado, principalmente en las calles de Toledo, Humilladero, Santa Ana, Paloma, y demás afluyentes a la plaza de la Cebada.
La joven de catorce años, María Martínez, domiciliada en la calle del Espino número 6, recibió un sablazo plano en la cabeza cuando escapaba del tumulto ante una carga de la Guardia civil.
Un grupo numeroso de manifestantes intentó asaltar el cuartel de la Guardia civil de la calle Toledo, situado cerca de la puerta homónima. La carga de los guardias hizo que el tumulto se dispersara en todas direcciones; algunos manifestantes se encerraron en el Matadero. El teniente llamado López, pistola en mano, se acercó a la verja de aquel sitio para ofrecer a los manifestantes la paz o un tiro. Así de rotundo.






Mítines de panaderos
En Lux Edén
A las dos de la tarde comenzó el mitin de los obreros panaderos que se prolongó hasta las cinco.
En él se intentó buscar una solución al conflicto del día anterior, dejando claro que los obreros nada tenían que ver con los abusos de la patronal pero estaban pagando los platos rotos. Por otra parte, se recordó que la Casa del Pueblo se había comprometido a defender a los obreros panaderos.


En el teatro Barbieri
La noche de este día la Casa del Pueblo celebró un mitin en el teatro Barbieri para tratar el tema de la carestía del pan y los abusos de todos los expendedores de artículos de primera necesidad en general. A él acudieron los trabajadores panaderos para encontrar una solución al conflicto.




Cosquillas
Juan Pérez Zúñiga y el pan

DESPUÉS DEL MITIN
«¿Le parece bien,
mi señor don Juan,
lo que me pasó
por subir el pan?
Doce, en vez de diez,
por el pan pedí;
¡pero vive Dios
que me divertí!
¡Asómese usted
á mi ruin chiscón
y verá la gran
desenroscación!
Un millar, señor,
de hombres de poder
sobre mi local
hubo de caer,
y a su empuje atroz
no quedó un cristal
ni un pedazo del
cierre de metal.
Y hubo quien, por ser
caco de afición,
se coló hasta el fin
de la habitación,
y sin más ni más
se llevó (según
luego he visto) dos
cajas de betún
y un San Luis, a quien
suelo yo rezar
cuando algún edil
viene a repesar.
Ya sé quiénes son
los del tal belén,
pues cargaron, ¡ay!,
en un santiamén,
con los bajos, Fons;
con las trenzas, Más;
con las roscas, Gil;
con los cuernos, Blas...
El hogar, en fin,
se me saqueó.
¡Hasta mi mujer
desapareció!
¡Para siempre, sí,
la perdí, quizás!
¡No permita Dios
que parezca más!
Y para acabar,
gracias a un zulú,
tengo aquí un chichón
como el Gurugú.
¡En mi vida el pan
volveré a subir!
¡No tengo valor
para repetir!
No, señor don Juan,
¿Subiditas? ¡No!
¡Eso... diga usté
que lo digo yo!»

Por el escarmentado,
Juan PEREZ ZUÑIGA.
1º. de Julio de 1914.


-¿Quedamos?
-¡En que no está el horno para panecillos de más de diez céntimos!

---*****---

Publicidad
Publicidad con solera




© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-041 EFEMERIDES1914