sábado, 20 de julio de 2013

Madrid, 20 de julio de 1913



Efemérides del 20 de julio de 1913

Domingo 20





Máxima    33,7º
Mínima   18,3º






Contenido:
Coplas del domingo, por Antonio Casero - Madrid se cae a trozos - Escuela Asilo Soter o "de los pelones" - La verbena del Carmen


1913
JULIO
L M X J V S D
. 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31




Coplas del domingo, por Antonio Casero
El Heraldo de Madrid" publica las coplas domingueras de D. Antonio Casero, un gran madrileñista.

LOS FLAMENCOS
Si ser flamenco y marchoso
es beber, y dar escándalo,
y entrar en una taberna,
y decir: «Danos y danos»,
mi marío es el flamenco
mayor del globo terraquio.
Si ser un hombre de nota,
y de bandera, y serrano,
es llevar camisa limpia,
y un par de mozas del brazo,
y darlas un par de golpes
en vez de un par d'agasajos,
no hay otro de más bandera ,
que mi marío en el barrio,
que hace alarde de ir con mozas
ante mi, que ya es descaro,
y eso tie mu poca, gracia,
créame usté, seña Patro;
que al fin una tie vergüenza,
y una tie, aunque poco, algo
d'amor propio, y, vaya, que eso
no está en nengún diccionario;
de modo que no defienda
usté a ese ilustre pelmazo,
que sólo sabe gastarse
en vicios lo que yo gano;
ese pollo, ni es flamenco,
ni es marchoso, ni es honrao;
ese, en términos finolis,
es propiamente un parásito.
¿Que sabe pedir botellas
de vinos de marca? ¡Claro!
¿Que sabe echar un desplante
donde hay público? ¡Pa chasco!
Tie tipo, lleva la ropa
con algún aquel, tie garbo,
es decidor y es gracioso
con los que lleva a su lao,
que sólo ríen sus gracias
mientras que va haciendo el gasto.
¿Que tie fama de valiente
y de madrugón? ¡Qué asco!
Si luego en casa s'asusta
de Ravachol, que es el gato.
¿Que le brillan las alhajas?
Son de postín, dublé y talco;
catorce riales de coba;
créame usté, seña Patro,
ese es un lila perdió;
no sé en qué estuve pensando
pa darle el sí en la parroquia
de San Lorenzo a ese vago,
que hasta duerme con cosmético,
porque es mártir del peinao;
ese no ha hecho na en su vida
que valga catorce cuartos.
¿Que maneja la guitarra?
Na en concreto, ratimagos,
dos falsetas y una toba;
en total un par de tangos
y cinco chapucerías
que no van a ningún lao,
y quizá puedan servirle
pa que, si algún día falto,
vaya por ahí, con un perro,
de puerta en puerta cantando
y pidiendo una limosna,
que es el final de estos «guapos».
Esos seres no son seres,
son serones, vulgo fardos.
Ser flamenco es otra, cosa,
créame usté, seña Patro;
el respetar a su hembra,
es ser un hombre d'arraigo;
es ganar siete lucanas
pa saber gastarse cuatro;
que no darla de valiente
y serlo, si llega el caso;
es beberse un par de copas
o cinco, sin publicarlo;
es no ser graciosa y serlo;
es no vivir siempre esclavo
del figurín; es ser hombre,
como son los hombres, vamos,
galante pa las mujeres
y serios pa el trabajo;
es no publicar amores
que las hembras no le han dao;
lo demás es paradoja,
y perdone usté el vocablo.
Me parece hasta mentira
que una mujer de sus años,
que ha visto chanelaores
y mocitos con marchamo,
y conoce de la vida
las miserias, palmo a palmo,
dé título de flamencos
a esos pastiris negaos
que presentan la etiqueta,
si es que beben vinos caros,
y publican con fanfarria
de las mozas los halagos;
esos ni chupan ni besan,
brillan a fuerza de talco,
exactamente lo mismo
que los brillantes baratos.
Y, a otra cosa, que del mundo,
y usté perdone, sé un rato;
no valen esos marchosos
que me ocupe de ellos tanto;
allá ca cual con sus penas,
las mías yo me las paso;
flamencos como el flamenco
que uso yo en casa, ¡pal gato!
Se lo doy a quien lo quiera
con prima; ¿quie usté llevárselo?
¿Qué no? Ya lo está usté viendo,
señora, ¡ni regalaos!



Madrid se cae a trozos
Estos días se había tratado en el Ayuntamiento el tema de las edificaciones faltas de mantenimiento. Era más que evidente que muchas casas no se habían revocado desde hacía mucho tiempo, o nunca, y sus instalaciones y aspecto eran deplorables.
El alcalde se había personado en la casa número 8 de la plaza de Oriente para comprobar el terrible abandono que sufría. Su propietario gozaba seguramente de una burla para no revocar los patios desde hacía 25 años, ni ocuparse en evitar que la escalera se hundiese.
Por tal motivo, este día se hacía saber que el Ayuntamiento recomendaba no actuar como los propietarios de la plaza de Oriente y mantener sus edificios en buen estado de conservación y decoro.
En la fotografía, de Castañeira y Álvarez, tomada entre 1911 y 1915, vemos la plaza de Oriente y el Teatro Real. Aunque el aspecto de las edificaciones parece el apropiado, su dejadez en la conservación queda evidenciada por la actuación del Ayuntamiento.
Museo de Historia - Inv. 1991/001/0607


Escuela Asilo Soter o "de los pelones"
En la calle Cristobal Bordiú se ubicaba la Escuela Asislo Soter, llamada popularmente "de los pelones"; un edificio dotado de los adelantos más modernos para la época donde se educaba con el sistema Fröbel. Disponía de una instalación hidroterápica donde los alumnos eran bañados todos los días. Estos entraban a la escuela a las ocho de la mañana y salían por la noche, después de haber cenado.
La construcción de la escuela había supuesto un total de 55.000 pesetas y era sustentada con 25.000 pesetas anuales, conforme a las últimas voluntades del fallecido Sr. Soter.
El benéfico centro docente estaba dirigido por una profesora que contaba, para la educación de los niños, con la colaboración de dos ayudantes y un profesor.
Este día de hace cien años, invitado por el Sr. Cossío, el ministro de Instrucción pública, Sr. Ruiz Jiménez, asistió al centro docente y manifestó su intención de que las nuevas escuelas que se iban a construir en Madrid siguieran el modelo de la Escuela Asilo Soter.



La verbena del Carmen 
Chamberí estuvo lleno de animación este día de hace cien años para dar el chupinazo final a las fiestas verbeneras en honor a la Virgen del Carmen.
Además del programa de festejos que ya anunciamos, se celebró una gran retreta a las once de la noche, formada por varias bandas militares y calesas de época con señoritas ataviadas con mantillas.
La retreta partió de tenencia de alcaldía y discurrió por las principales calles del distrito, poniendo punto final a las fiestas.
En el concurso de mantones de Manila se adjudicaron los siguientes premios:
Primer premio: 1.000 pesetas a la señorita Rafaela Lozana "La Toscana", artista de varietés.
Los cuatro premios restantes a las señoritas Teresa Labarca, Eulalia Labares, Valentina Nogueira y María Gómez; bellas madrileñas que hoy recordamos en estas efemérides.
En la fotografía, de Alfonso, vemos una gran multitud de madrileños disfrutando del concierto de la Banda municipal.



Las fotos
Aspecto del Kursaal de Ciudad Lineal durante el Campeonato de lucha greco-romana.



Recetas de la bisabuela
PARA EL MES DE MAYO (III)
Puntas de espárragos con jamón
Tres cuartos de kilo de jamón de Aviles. Un manojo de espárragos. Cien gramos de manteca de cerdo.

Al jamón partido en lonchas, se le da una vuelta en la manteca, colocándole en la fuente.
De los espárragos, sólo se aprovecha la parte tierna de abajo, que se cuece diez minutos en agua sin sal. En la grasa del jamón, se fríe una cucharada de harina, agregando un cacillo de caldo, una pizca de pimienta y las puntas de los espárragos. Se hace cocer á fuego lento quince minutos, y añadiendo dos gotas de vinagre, se vierte sobre el jamón.

Coste aproximado, 3,50 pesetas.


Empanadillas de escabeche
Ciento cincuenta gramos de escabeche de besugo. Doscientos gramos de tomate. Medio cuartillo de leche. Doscientos cincuenta gramos de harina. Cien gramos de manteca de vaca. Una copa de vino blanco. Doscientos cincuenta gramos de aceite.

Se hace el relleno de las empanadillas, friendo el tomate, añadiendo á éste una buena cucharada de harina y unas ralladuras de nuez moscada, y cuando todo está bien mezclado, se echa la leche, revolviéndolo sin cesar y poniéndolo á enfriar en una fuente cuando la masa esté bastante espesa.
Se hace la masa de las empanadillas, poniendo la harina en una vasija honda con un poco de sal, la manteca derretida al baño de maría y el vino blanco. Con una cuchara de madera se remueve y mezcla bien, hasta que esté en disposición de trabajarlo con la mano sobre la tabla. Se trabaja diez minutos, se envuelve en un paño y se deja reposar otros diez, pasados los cuales, se trabaja diez más y se extiende sobre el tablero, dejándole el grueso de un duro.
Se cortan redondeles con la boca de un vaso, se pone una cucharada del relleno y doblando la masa bien sujeta en forma de cordón alrededor, queda la empanadilla en forma de media luna. Se fríen en aceite bien caliente.

Coste aproximado, 1,75 pesetas.


Publicidad con solera




© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-184 EFEMERIDES1913

.