lunes, 15 de julio de 2013

Los chisperos. Avatares de un monumento


"Con gran boato y gran cariño se inauguró ese monumento a los Chisperos y a don Ramón de la Cruz, Barbieri, Chueca y Ricardo de la Vega en la Glorieta de San Vicente el día 26 de junio de 1912. Asistió la Infanta Isabel, y hablaron Casero y Bretón. Y allí quedó el monumento perpetuando la vuelta de una verbena a San Antonio, y como si esperasen el tranvía los últimos chisperos."

Así recuerda Ramón Gómez de La Serna la inauguración del monumento a los chisperos en "El monumento postergado", de su libro "Madrid".
Don Ramón comete un leve error en la fecha de inauguración, ya que, como vimos en las efemérides del 25 de junio, el evento se celebró en esta fecha de 1913.
Insignificante es ese desliz cronológico en la rica literatura de Ramón; la importancia está en el texto y en el acertado título, porque el monumento a los chisperos tuvo su grandeza, luego sufrió el destierro, y volvió a resurgir...
... Los avatares de un monumento.

Será Mariano de Cavia el mayor defensor e instigador de un monumento a la memoria de Ramón de la Cruz y Ricardo de la Vega. El primero por las manolas y chisperos; el segundo por las chulas y flamencos. Y en cuanto a la música, Barbieri y Chueca. En definitiva, un monumento al alma popular de Madrid, al pueblo madrileño.

1910
Primeros pasos
En agosto de 1910 se fraguaba aquella idea del famoso periodista Mariano de Cavia y el Ayuntamiento anunciaba que, en pocos días, recibiría el alcalde Francos Rodríguez al escultor Coullaut Valera, quien presentaría un boceto del monumento a los chisperos. ["El Siglo Futuro", 9 de agosto de 1910.]

El periódico "A B C", del 11 de agosto de 1910, también se hace eco de esta noticia y publica en portada una fotografía donde se ve el boceto del conjunto escultórico y a escultor y alcalde, reunidos gracias al tesón de figuras del madrileñismo. Eran los tiempos en que Madrid veía nacer a la Gran Vía y se embarcaba en grandes proyectos arquitectónicos.
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1910/08/11/001.html

El 30 de agosto del mismo año publicará la revista "Vida Marítima" un pequeño artículo que da detalles de la obra y va acompañado por una de las primeras imágenes que los madrileños verán del monumento:

"Muy bien recibida por los madrileños ha sido la idea de erigir en el Parque del Oeste un monumento a los chisperos, cuya iniciativa, como tantas otras en pro de la cultura nacional, se debe al ilustre Mariano de Cavia, cronista de El Imparcial, tan popular en España y América.
El boceto fue presentado al alcalde de Madrid, habiendo merecido muchos plácemes a su autor, Sr. Coullaut Valera.
El monumento es una feliz concepción artística que honra a sus ejecutores tanto como a los ilustres saineteros y músicos madrileños Ramón de la Cruz, Ricardo de la Vega, Francisco Asenjo Barbieri y Federico Chueca.
Sobre una plataforma de piedra con tres escalones se levanta una hermosa columna, en cuyo plano superior hay un grupo en bronce formado por una manola y una chula, a quienes piropean un chispero y un chulo de los barrios bajos. La parte superior de la columnata está rodeada por los bustos de los cuatro célebres madrileños, que con su astro y su inspiración superior supieron ennoblecer la literatura nacional y copiar fielmente las costumbres típicas del antiguo pueblo madrileño."


1911
Ubicación: el paseo de La Florida
Se había pensado en el paseo de Rosales como el sitio ideal para erigir este monumento. En aquella zona de Madrid pasaba las noches estivales el pueblo madrileño entre limonada y farolillos.
Sin embargo, el 14 de junio de 1911 el Diario "El Globo" anunciará que la ubicación del monumento será frente a la iglesia de San Antonio de la Florida, haciendo pendón con la misma y antesala de la Bombilla.

El "Heraldo de Madrid" de misma fecha será más explícito:

"El monumento a los chisperos, que había de ser emplazado en el paseo de Rosales, lo será en el de La Florida, dando frente a la iglesia de San Antonio, pues deficiencias del piso para poder cimentarlo hacen que no sea fácil su colocación en el primitivo lugar que se le había destinado.
En La Florida servirá de base al proyecto de paso a nivel."

Mucho tienen que ver Goya y las verbenas de San Antonio para que se eligiese este espacio. El maestro plasmó en la bellísima cúpula de la iglesia los modelos de manolas y chisperos de aquel Madrid verbenero que observan al Santo mientras resucita a un muerto.

EN LA VERBENA DE SAN ANTONIO
Mendez Bringa, 1911

En las notas municipales de "El Globo" del 29 de julio de 1911 se hace referencia al monumento en unas gestiones realizadas entre el alcalde y el director de la Compañía de ferrocarriles del Norte:

"Viaducto en Rosales - Nueva marquesina. El director de la Compañía de Ferrocarriles del Norte, atendiendo a gestiones del Sr. Francos Rodríguez, ha manifestado que por cuenta de la citada Compañía se emplazará en plazo breve la construcción de un viaducto que, partiendo del paseo de Rosales, atraviese el paso a nivel para terminar en San Antonio de la Florida, quedando situada la iglesia a la derecha del viaducto, y a la izquierda el monumento de los chisperos de Madrid.
También se propone la Compañía del Norte construir una nueva marquesina en los andenes de la estación."


Petición de los vecinos de Lavapiés y Embajadores
Los principales vecinos de los barrios de Lavapiés y Embajadores, que sumaban 218, presentaron una instancia al alcalde de Madrid, exponiendo que siendo los insignes madrileños D. Ramón de la Cruz, D. Ricardo de la Vega, D. Francisco Asenjo Barbieri y D. Federico Chueca los que elevaron al arte escénico el alma y la vida de aquellos barrios en distintas épocas, solicitaban se colocase el monumento, "para venerar más de cerca sus figuras", en el Portillo de Embajadores, en la plazoleta donde confluían las calles de Embajadores, Miguel Servet, paseo de las Acacias, Ronda de Toledo y Valencia, "que con la de Atocha constituye una gran avenida, y que muy bien pudiera llamársele de los Chisperos."
Era el deseo de los vecinos de estos barrios, cuna de aquellas tribus urbanas inmortalizadas en el género chico.

En apoyo a esta iniciativa de los vecinos de Lavapiés y Embajadores, el concejal Sr. Facundo Dorado presentará una proposición al Ayuntamiento, que será publicada por "La Correspondencia de España" en la sección de informaciones de Madrid el 26 de agosto de 1911:
La propuesta fue tomada en consideración por el Ayuntamiento y pasó a la Comisión de Monumentos.


Se anuncia nueva ubicación: el paseo de San Vicente
El 27 de diciembre de 1911 se publica una noticia municipal en "La Época":

"El monumento a los «chisperos». Próximo a terminarse el monumento que el Ayuntamiento de Madrid dedica a la memoria de los chisperos, se ha acordado que sea emplazado en el Paseo de San Vicente, donde estuvo la Puerta del mismo nombre, frente al Asilo de las Lavanderas."
Así lo manifestó el alcalde Francos Rodríguez.


1912
Noticias escasas
"Gedeón - El periódico de menos circulación de España" del 7 de enero de 1912 publica la primera (y única) noticia de ese año que hace referencia al monumento:

"Terminado el monumento conmemorativo de "Los chisperos de Madrid", muy en breve será emplazado frente al Asilo de Lavanderas, situado en la Cuesta de San Vicente.
El grupo escultórico está, según dicen primorosamente labrado en bronce.
El emplazamiento nos parece admirable.
Porque así podrá ser contemplado muy a gusto por todos los chisperos que vuelven los domingos de la Bombilla."

Y poco más se sabe del futuro del monumento al no encontrarse más información del año 1912.


1913
En el Ayuntamiento: Protesta por la ubicación 
En febrero de 1913, el Concejal Sr. José Carnicero protestó por el emplazamiento del monumento a los chisperos en la Glorieta de San Vicente, por no ser el sitio más adecuado, y de que para ello no se hubiese tenido en cuenta la opinión de la Comisión de Monumentos, ni una solicitud de los vecinos del distrito de la Inclusa, que a su debido tiempo pidieron que fuese llevado a una de sus plazas.
El alcalde, Sr. Ruiz Jiménez, hizo constar que no había intervenido en tal asunto, y el teniente de alcalde del distrito de Palacio, Sr. Andrés Aragón, recordó que cuando se trató de ello en el Municipio, éste dio un voto de confianza al alcalde de entonces, Sr. Francos Rodríguez, para que designase el sitio que creyese oportuno, añadiendo que, según su opinión, no estaba mal el monumento en el sitio elegido, y que la Comisión de Monumentos, si estaba constituida en la época en que se habló del monumento de los chisperos, nada tenía que asesorar. Vamos, que todo el mundo se lavaba las manos.


Inauguración postergada
El 2 de mayo
Si en enero de 1912 nos decía "Gedeón" que muy en breve se emplazaría el monumento en el Paseo de San Vicente, la fecha de su inauguración también sufrió demoras.
"La Época" del 11 de abril de 1913 publicaba la fecha probable de inauguración:

"El día 2 de Mayo se inaugurará el monumento a los chisperos en la plazoleta del Paseo de San Vicente, esperándose que sea una fiesta «madrileña» y brillante, para la que se ha invitado al Gobierno, las autoridades y diversos Centros y Sociedades.
Ha sido invitado S. M. el Rey, como hijo de Madrid, y se espera que concurran muchas señoras, luciendo la clásica mantilla."
Pero no se inauguró el 2 de mayo.


"Apoteosis de los chisperos"
Así titula "El País" del 12 de abril de 1913 un artículo que no tiene desperdicio y que firma "UN MADRILEÑO".








Más fechas de inauguración
¡Atención! Que vienen curvas...

El 12 de junio
"La Correspondencia de España" del 21 de mayo de 1913 publica en su sección de información de Madrid la siguiente noticia relacionada con la Casa de la Villa:

"El día 12 del próximo junio, víspera de San Antonio de la Florida, se celebrará la inauguración del monumento a los chisperos, que ha sido, emplazado en la puerta de San Vicente, y en el que, como es sabido, se conmemora el recuerdo de los ilustres hijos de Madrid Ramón de la Cruz, Barbieri, Ricardo de la Vega y Chueca.
Al acto será invitado S. M. d Rey y asistirá la Banda municipal."

"El Imparcial" del 10 de junio de 1913 es mucho más explícito en los detalles:

"El día 12, a las seis de la tarde, se celebrará solemnemente el acto de descubrir el grupo dedicado por el Municipio a los ilustres hijos de Madrid Ramón de la Cruz, Barbieri, Ricardo de la Vega y Chueca, y que ha sido emplazado en la antigua Puerta de San Vicente.
Están invitados a la inauguración la infanta Isabel, el ex alcalde de Madrid señor Francos Rodríguez, varias Sociedades y Academias, entre ellas la de Bellas Artes, y la Comisión municipal de monumentos.
Según hemos oído, bellas y distinguidas madrileñas se prestan a acudir a la ceremonia luciendo el clásico mantón de Manila.
La banda municipal ejecutará escogidos números de los inolvidables músicos madrileños Barbieri y Chueca."

14 de junio
Nuevamente "El Imparcial", esta vez del 12 de junio, cambia la fecha de inauguración:

"A las seis de la tarde del sábado se descubrirá el monumento dedicado a los madrileños ilustres que ha sido emplazado en la antigua Puerta de San Vicente.
Asistirán la banda municipal y representantes de varias Academias y Sociedades.
También han sido invitados los monteristas.
En clase de chisperos."

Hasta nuevo aviso
"La Época", del viernes 13 de junio, en vísperas de la inauguración revienta la fiesta:

"Se ha aplazado hasta nuevo aviso la inauguración del monumento a los chisperos, que debía celebrarse mañana sábado."

El motivo del aplazamiento venía dado por la salida del Sr. Ruiz Jiménez de su puesto de alcalde para ocupar una Cartera en el Gobierno.
Suponemos que no se habría hecho llegar la invitación oficial a Palacio. Siendo como era nuestra querida "Chata", tan amiga de los saraos, debería estar tirándose de los pelos.

Entre col y col, lechuga
"El mentidero", semanario satírico por excelencia, publica en su número del 21 de junio una nota que se las trae:

24 de junio
"La Época", del 20 de junio, anuncia la nueva fecha para la inauguración del monumento:

"Se ha fijado para el día 24, a las seis de la tarde, la inauguración del monumento a los «chisperos».
Está invitada S. A. la Infanta D.ª Isabel, además de varios Centros de cultura."


25 de junio
Por fín "La Época", del lunes 23 de junio, dará en el clavo y anunciará que el monumento se inauguraría "el próximo miércoles", es decir, el 25 de junio de 1913.


La inauguración
A las seis y media de la tarde se verificó la inauguración del monumento erigido en la glorieta de San Vicente a los saineteros Ramón de la Cruz y Ricardo de la Vega, y a los compositores Barbieri y Chueca. Será conocido como monumento a "los chisperos".
Asistieron a la inauguración el gobernador civil, Sr. Alonso Castrillo; el presidente de la Diputación, Sr. Díaz Agero; el alcalde y los tenientes de alcalde y los concejales Mesonero Romanos, Buendía, Aragón y Rosón; este último asistía en representación de la viuda del maestro Chueca.
Rodeando los jardines se hallaban los niños de las escuelas de San Ildefonso, Aguirre y la Paloma, y frente a la verja de la estación del Norte los milicianos nacionales, con bandera y música.
A las siete menos cuarto llegó la infanta Isabel. Inmediatamente la augusta señora procedió a descubrir el monumento. Los lienzos que lo cubrían se engancharon, y hubo necesidad de que subiera un obrero para hacerlos correr, lo que retrasó la operación.
La infanta Isabel, después de descubrir el monumento, dio algunas vueltas alrededor del mismo para contemplarle, acompañada del alcalde y del escultor que realizó la obra, Sr. Coullaut Valera.
Acto seguido pronunciaron discursos el alcalde y el maestro Bretón, también leyeron poesías Antonio Casero y Ramos Martín.
[Extraído de las efemérides del día 25 de junio de 1913]


A perro flaco...
Si desde que iniciamos este recorrido por la historia del monumento desde sus primeros pasos, allá por 1910, los conflictos que hubo por su emplazamiento fueron muchos y las constantes modificaciones de fecha para su inauguración también sufrieron dramáticas variaciones, el percance que hubo al descubrir tan sublime obra tampoco tiene desperdicio.
Pónganse ustedes sus mejores galas y sitúense con la mente en aquella zona de Madrid.
La Banda municipal tocaba los acordes de "Pan y Toros" en el momento en que la infanta Isabel, acompañada por el alcalde y el escultor, se disponía a descubrir el monumento.

Ambientémonos...

Bonito, verdad?
Pero, de repente, ¡Zas!, los lienzos que cubrían el monumento se engancharon y hubo que solicitar la ayuda de un obrero municipal que subió y los desenganchó.
... todo son pulgas


Discurso del alcalde
El recién estrenado alcalde, D. Eduardo Vincenti, dijo:
"Estamos congregados para enaltecer la memoria de esclarecidos hijos de este pueblo, héroes del mismo, pues no son sólo héroes los que caen en los campos de batalla, lo son también los que vinieron a glorificar su vida dejando un legado de paz y de felicidad.
Don Ramón de la Cruz, verdadero bohemio madrileño, trasladó a sus sainetes fielmente las costumbres de su pueblo. Tenía la gracia y el donaire de los madrileños de aquel tiempo.
Chueca fue el chispero de la música; Ricardo de la Vega, el dechado de la gracia y quien retrató mejor a la gente de los barrios bajos. De Chueca sé decir que hizo la única «Gran Vía» que han logrado ver los madrileños." (Hubo risas en este punto.)
Terminó dando un viva a Madrid y a sus hijos ilustres, y diciendo:
"Este acto demuestra que sabemos apreciarles en cuanto valen."

También pronunciaron discursos el maestro Bretón, Antonio Casero y Ramos Martín.


El acta
El acta, que imitaba fielmente un documento antiguo, estaba escrito en un viejo pergamino de mucho carácter y decorada en estilo gótico, sobresaliendo de ella el escudo de Madrid, que coronaba el adorno, y una hermosa monacal en colores, con que comenzaba el escrito, de cuyo bonito trabajo fue autor el funcionario del Ayuntamiento D. José Manzano.


El monumento
Según los críticos más benévolos, Lorenzo Coullaut Valera había impreso al monumento un sello de elegancia y de originalidad que subyugaban por la sencillez en la técnica y el acierto en la expresión de lo que pudiéramos llamar el espíritu de esa obra escultórica.
Los bustos de los saineteros D. Ramón de la Cruz y D. Ricardo de la Vega y de los músicos Barbieri y Chueca decoran este monumento, que avaloran cuatro admirables relieves, que reproducen uno de los momentos más culminantes de "Las castañeras picudas", "Pan y toros", "La canción de la Lola" y "La verbena de la Paloma".
Remata el monumento un grupo de magistral composición, en que figuran un majo y una maja, un chulo y uña chula, los protagonistas del sainete madrileño en los tiempos de D. Ramón de la Cruz y de D. Ricardo de la Vega; ambas parejas están representadas en el momento en que el majo y el chulo dirigen un piropo, cada galán a usanza de su época, a la chula y a la maja.

El sarcasmo de "El Mentidero" vuelve a resurgir y hace un apunte sobre lo que le falta al monumento, una estatua del conde de Romanones.


1915
Se acuerda el traslado del monumento
En el pleno del Ayuntamiento del 29 de octubre de 1915 se acuerda, a petición del Sr. Antón, trasladar el monumento al proyectado Parque de la Dehesa de Arganzuela (Parque Sur)


1916
Rumores de abandono
Al desaparecer el monumento de su primitivo emplazamiento, corría el rumor de que había sido arrumbado en los Almacenes de la Villa. Aquello no era cierto, pero dejaba claro que en su nueva ubicación pasaba desapercibido para la mayoría de los mortales.
Rodeado de un jardín y macizos de arbustos; instalación que se hizo bajo la dirección del arquitecto municipal Sr. Bellido y del jardinero mayor, D. Cecilio Rodríguez, el monumento había quedado ubicado en el Jardín de la Arganzuela, o Dehesa de Arganzuela o Parque Sur.


Una farola de nueve brazos
Cuando el monumento fue trasladado de la Glorieta de San Vicente al Parque Sur (Dehesa de Arganzuela), se colocó en su lugar una enorme farola de nueve brazos que había estado algún tiempo en el centro de la Puerta del Sol.

Volvemos a citar a D. Ramón Gómez de La Serna, que dice en "El monumento postergado":
"Hasta que un día vimos desaparecer el monumento y ser sustituido por un gran farol, el gran farol, o, mejor dicho, la opulenta farola que había en la Puerta del Sol. [...] y que el monumento se había convertido en farol, farol de cuatro brazos que representaba a los cuatro saineteros. Durante una temporada larga tuve perdida la pista de ese monumento escamoteado, y miraba al farol como si fuese esa cruz del camino que indica dónde está enterrado el que murió de un accidente violento. Debajo de él yacían chisperos y autores mezclados, como una fosilla común. ¿O tal vez es que, aprovechando lo próximos que estaban de la estación, se habían fugado con toda la calderilla de su primera materia encima?

D. Ramón Gómez de La Serna dice que la farola constaba de cuatro brazos. Entendemos que no es un error sino un ardid poético para homenajear a las cuatro figuras que engalanan la cúspide del monumento o a los grandes saineteros Ramón de la Cruz y Ricardo de la Vega, y a los compositores Barbieri y Chueca.
Las noticias de la época, corroboradas por las fotografías que muestran la gran farola de la Puerta del Sol, demuestran que aquel aparato de luz tenía nueve brazos.


1932
En la fotografía, tomada en 1932, el monumento cuando estaba emplazado detrás del paseo de Yeserías (Dehesa de la Arganzuela).
Si bien algunos ediles siguieron luchando por que se hiciera realidad el deseo de los vecinos de Lavapiés y Embajadores, aunque se estudió esa posibilidad trasladando el monumento a la plaza de Lavapiés, hubo de ser desestimada por las dificultades técnicas del terreno.


¿Sabe alguien dónde está el monumento?
Esa es la pregunta que lanza al pueblo de Madrid la revista "Crónica" del 10 de enero de 1932.
Inaugurado con tanta pompa y boato en 1913, el monumento había quedado relegado al olvido y sólo era visitado por los vecinos que por el Parque Sur paseaban.
El artículo, donde se habla del monumento, su creador y las personalidades que en él quedan representadas,  viene acompañado de fotografías de Vidal que muestran algunos detalles de la obra.



A Chamberí
El 21 mayo de 1932, el concejal del distrito de Chamberí, D. Fulgencio de Miguel, consigue del Ayuntamiento la aprobación para que el monumento sea trasladado a la vieja plaza de Chamberí, frente al Teatro Chueca y la tenencia de alcaldía del distrito.

En el pleno del Ayuntamiento del 17 de junio de ese mismo año, el alcalde, Sr. Rico, anuncia la aprobación del crédito para el traslado del monumento.


Opiniones madrileñístas
La revista "Crónica" del 31 de enero de 1932, después de lanzar el guante a los grandes madrileñístas para conocer su opinión sobre el mejor emplazamiento del monumento, publica los resultados:







1933
En espera
El periódico "La Libertad", del 16 de febrero de 1933, en el artículo "El monumento a los Chisperos" comenta:

"Afortunadamente, el actual Ayuntamiento, atendiendo a justos requerimientos de la Prensa local tomó el plausible acuerdo de trasladar dicho grupo escultórico a lugar más adecuado, señalándose para ello la plaza de Lavapiés.
Por dificultades técnicas y de otro orden se desistió de tal propósito, acordándose, en definitiva, su emplazamiento en le calle de Luchana, en pleno distrito chamberilero, cuya jurisdicción, como es sabido, comprende el barrio de Maravillas o de los Chisperos, que es el nombre típico y popular con que se designa al monumento.
Y éste, terminadas ya las obras del nuevo emplazamiento, será inaugurado oficialmente a la mayor brevedad.
¡Y ojalá sean vecinos eternos de la populosa y simpática barriada Cruz y Vega, Barbieri y Chueca!"


Resurgir de un monumento
Se desconoce la fecha exacta en la que se instaló el monumento en su nueva ubicación. Lo que tenemos claro es que se realizó después de febrero y antes de julio de 1933.

La publicación "LUZ", del 18 de julio de 1933 anuncia que la noche del día 19 se celebraría un Gran concierto por la Guitarrística Filarmónica, compuesta por 30 profesores, frente al monumento a los Chisperos. Al parecer, el monumento lució una bonita iluminación.


1982
Se recupera la Plaza de los Chisperos
La publicación "Ya - Hoja del Lunes de Madrid", del 19 de julio de 1982 anuncia que a finales de ese mes se abrirá al público la vieja plaza de los Chisperos cuyas obras de remodelación habían sido promovidas por la Junta municipal del distrito de Chamberí.
La situación en que se encontraba la plaza era lamentable, sin tener, en realidad, entidad de plaza ni de jardín. Con las obras se amplía en un 50% su superficie, añadiendo al terreno ya existente el tramo de la calle Miguel Cortina, comprendido entre Francisco de Rojas y Manuel Silvela, así como el jardín que se encontraba en frente.
El Consejo de Urbanismo de Chamberí propuso la construcción de un paso subterráneo para evitar la aglomeración de tráfico en esa misma zona  de Luchana.


Fin de la historia
Hasta aquí el especial de Historia Urbana de Madrid que cuenta cronológicamente la vida del monumento mal llamado de los Chisperos. Homenaje a grandes saineteros y a las figuras más populares de los barrios madrileños que tuvo que sufrir no pocas vicisitudes hasta encontrar un emplazamiento definitivo; quizá el más acertado.
Puede que algún dato se nos haya perdido en el tintero del tiempo y algún otro entusiasta de la historia de Madrid nos ofrezca más información o rectificación de alguno de los aquí suministrados. Nosotros nos sentimos satisfechos del trabajo realizado porque recuperamos del olvido las aventuras y desventuras de un monumento que hoy vemos, conocemos y disfrutamos. Malos tiempos vivió esta maravillosa obra de arte, pero, por fortuna, no quedó relegada al eterno destierro y hoy luce en Chamberí tan vibrante y galana como el espíritu de aquellos a los que fue dedicada.



Algunos Blogs que hablan del monumento
Encontrará el lector en estos enlaces fotografías actuales del conjunto escultórico. Preciosa obra que engalana uno de los barrios más castizos de Madrid.
Viendo Madrid - Monumento a los Saineteros (o a los chisperos)
Antiguos cafés de Madrid y otras cosas de la Villa - Los chisperos o el monumento postergado
El distrito.es - La innominada Plaza de los Chisperos
Marco Polo en zapatillas - Los chisperos (Monumento a los Saineteros)
Escultura urbana - Monumento a los Saineteros madrileños



© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-009 ESP MCHISPEROS


.