domingo, 4 de agosto de 2013

Madrid Erótico. Manassé y D'Ora Benda al desnudo



La revista Crónica publicará una gran variedad de fotografías artísticas de Manassé, y durante un tiempo también lo hará con obras de D'Ora Benda, otro estudio de gran fama. 
Madrid Erótico nos muestra hoy algunos trabajos de estos dos grandes estudios de fotografía que compartieron página en Crónica durante el año 1934.

Estudio Manassé
Olga Solarics y su esposo, Andorja'n von Wlassics fueron los fundadores del "Foto-Salón Manassé", que funcionó en Viena desde 1922 hasta 1938.
Olga fue la que mostró su interés por el desnudo fotográfico desde el primer momento y en 1933 el Estudio Manassé expondrá en el Salón Internacional de la Fotografía de Desnudo de París.

Estudio D'Ora Benda o Madame D'Ora
La fotógrafa alemana Dora Kallmus, cuyo nombre artístico era Madame D'Ora, fundará en 1907 junto a Arthur Benda el Estudio D'Ora Benda. Formarán un tándem perfecto con Benda encargado de la parte técnica y Madame D'Ora en la parte artística. Hacia 1924 el estudio se trasladará a París.



El arte de la fotografía
D'ORA BENDA París

"Mujeres en reposo"
Estudios de desnudos.
Fotografía, por D'Ora Benda





"La camisa"
Fotografía, por D'Ora



"Junto a la moderna Leda, o el loro
que quisiera ser cisne"
Fotografía, por D'Ora Benda



El arte de la fotografía
Estudio Manassé

"La bien plantada" 
Fotografía, por Manassé


"Mujer, eterno punto de interrogación" 
Fotografía, por Manassé



Lápiz y pincel
"Cuando ellas creen que no las ven. 1"
por Federico Ribas



"Cuando ellas creen que no las ven. 2"
por Federico Ribas




Sólo para ellas
Publicidad


El erotismo, lo sensual y sugerente dejaban de ser temas tabú y pasaban a formaba parte del "Libro de estilo" de la época. Los ángulos de enfoque y la luz en las fotografías; las poses, miradas y expresiones; los motivos representados; la vestimenta y modelos; los títulos y narraciones; las ilustraciones estilizadas, y todos los detalles que hoy han dejado de sorprender, fueron seña de identidad de la década de 1930 que convertirán la figura femenina en una expresión artística.

Lejos de interpretaciones vejatorias, discriminatorias y/o que puedan ofender a la mujer, las fotografías, ilustraciones y publicidad que aquí aparecerán corresponden a una época en que las féminas comenzaban a tener mayor protagonismo, perdían esa absurda condición de "sexo débil" y recibían no pocas alabanzas. Por desgracia, y durante mucho tiempo, aquel ideal fue truncado una vez finalizada la Guerra Civil.



© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-026 MADEROT


-