miércoles, 30 de enero de 2013

Madrid, 30 de enero de 1913





Efemérides del 30 de enero de 1913
El 30 de enero de 1913 fue jueves.
El sol apareció a las 07:27 y se marchó a las 17:30 horas. La luna, menguante, despuntó a las 02:10 y se puso a las 11:35 horas. La temperatura máxima a la sombra fue de 11,5º y la mínima de 5,2º. Día despejado, el sol brilló 8 horas y 5 minutos; humedad del 98%.

Santos del día:
Santa Martina, virgen y San Matias, obispo


1913
ENERO
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31



Funerales de Segismundo Moret
A las diez de la mañana llegó el automóvil que conducía al rey al domicilio de Moret; el monarca vestía uniforme de artillería e iba acompañado por el barón de Casa Davalillos. Estuvo unos cuatro minutos en la capilla ardiente, a continuación dio el pésame a los familiares del difunto y se marchó. 
¿Será este automóvil uno de los desechados por la Casa Real actual?
A las 10:30 horas se cierra el féretro en presencia de las hijas de Moret, del tío del finado, de los Sres. Róspidez, Beruete, conde de Muguiro, Laiglesia y general marqués de Prado Alegre. No se consintió que entrara persona alguna más en la capilla ardiente.

Minutos antes de las once de la mañana llegaba el infante Alfonso de Orleans en representación de la Familia Real. En la calle se aglomeraba un gran número de personas entre periodistas, personalidades de la política, adeptos, y curiosos de esos que se apuntaban a todos los eventos.
Entre los primeros en llegar estaba el Sr. Maura acompañado del Sr. La Cierva. A ellos se unió D. Eduardo Dato y otro grupo de Conservadores.
Para poder bajar el féretro desde la segunda planta del edificio, donde se había instalado la capilla ardiente, hubo que despejar la escalera que estaba atestada de gente. Por su peso, sólo los empleados de la funeraria estuvieron autorizados a bajarlo en hombres a pesar de que muchos habían solicitado hacerlo.

Vista de la calle
A la salida del féretro la calle Doña Blanca de Navarra mostraba un aspecto imponente.
En la acera, frente a la casa, se situaron los Comisionados de los Cuerpos de la guarnición, la otra acera estaba totalmente ocupada por ministros, subsecretarios, altos funcionarios, senadores, diputados y personas de todas las clases sociales. Adosadas a la fachada de la casa se pusieron dos mesas donde se depositaban millares de tarjetas.


El cortejo fúnebre
Presidían el cortejo fúnebre el infante D. Alfonso, el Gobierno (conde de Romanones), el vicepresidente de la Cámara popular Sr. Aura Boronat, y como representantes de la familia D. Segismundo Moret (tío del fallecido), D. Segismundo Róspide, conde de Muguiro, D. Tomás Beruete, García Molinas, el general marqués de Prado Alegre y D. Alberto Aguilera.
La carroza fúnebre era sencilla, de ébano, tirada por cuatro caballos empenachados, sin ostentación alguna de lujo, como había solicitado el difunto en testamento.
La comitiva se puso en marcha a las once de la mañana. Una sección montada de la Guardia municipal abría paso, a continuación seguía el clero parroquial, después la carroza, y a ambos lados, con hachas encendidas, ujieres del Congreso y el Senado, porteros del Ateneo, Academia de Jurisprudencia y todos los Centros y Sociedades a que pertenecía Moret.
Seguían la presidencia del duelo, el acompañamiento y una representación de niños del Asilo de Santa Cristina. Cerraba la comitiva otra sección de la Guardia montada municipal. Detrás de esta iba el coche de la familia cubierto con crespones negros, una carroza de la Casa Real y otra del Congreso y una fila interminable de coches y carruajes.


Recorrido
Por las calles de Zurbano, Argensola, Barquillo, Turco y Carrera de San Jerónimo hasta el Congreso de los Diputados.
En la calle del Turco (hoy marqués de Cubas) la comitiva se detiene frente a la Academia de Jurisprudencia, de la que Moret había sido presidente en 1870 y era académico de mérito.
Frente al Congreso se detuvo nuevamente y allí se incorporaron al cortejo más funcionarios y políticos. Continuó el recorrido por las calles de Santa Catalina y Prado hasta el Ateneo. Siguió después por la plaza del Ángel, calle de Atocha y plaza Mayor. Desde allí, saliendo por la calle Ciudad Rodrigo, tomarán la calle Mayor hasta Capitanía, donde se despedirá el duelo.
Recorrido sobre un mapa de Madrid de 1909


En la Sacramental de San Isidro
Al rededor de la una de la tarde llegaba el cortejo fúnebre a la Sacramental de San Isidro. Se dijo misa de cuerpo presente, a la que asistieron los ministros, miembros del Congreso y Senado, representantes de los partidos políticos y demás personalidades del momento.
Será sepultado el cadáver conforme a la última voluntad del difunto, junto a su mujer y su hijo. Don Alberto Aguilera, junto con la familia, despedirán a cuantos acudieron al entierro.


Y así terminaba la mañana de este 30 de enero de hace cien años. A don Benito Pérez Galdós, muy afectado por la muerte de su amigo, aún le quedaba un largo día por delante.


"Electra" en el Teatro Español
La primera actriz del Teatro Español, Matilde Moreno, y primer actor Francisco Fuentes, que estrenaron "Electra" en el coliseo municipal el 30 de enero de 1901, queriendo tributar un homenaje de admiración y cariño a Pérez Galdós, prepararon el reestreno de aquella obra en su duodécimo aniversario.

Don Benito, que por entonces era director artístico del teatro, se enteró de la reposición de la obra cuando  colocaron el cartel. Ocurrirá ese hecho el pasado 28 de enero y, por ironías de la vida, será el mismo día que pierda a su amigo Segismundo Moret.
Para más coincidencia, en el día de hoy era sepultado aquel amigo y reestrenada la obra que le laureó en 1901.
A las nueve de la noche se verificó el reestreno. El teatro estaba lleno y los aplausos, vítores y ovaciones confirmaron el triunfo. Después de doce años, "Electra" mantenía su fuerza, su frescura, y se convertía en uno de los mayores éxitos de la temporada.
Teatro Español y Plaza del Príncipe Alfonso - Museo de Historia Inv. 1991/001/1165


Dice la revista "The Kon Leche" con su habitual ironía:
"El público de don Benito es notabilísimo. Una amalgama inalcanzable de depuración literaria y barbarie tradicional. Los intelectuales que admiran El abuelo y los sectarios que afincan en Electra, se funden en una comunión entusiástica al viejo prestigio de nuestra literatura. Tienen por esto los triunfos del maestro una manifestación tumultuosa, aún cuando disten mucho de la victoria definitiva."

Recomendación: No te pierdas las críticas que sobre la obra hacen en "El País" del día de la fecha, personalidades como Pío Baroja, Ramiro de Maeztu, Azorín, Gonzalo Cantó y Jacinto Benavente, entre otros

Las fotos
Para qué más fotografías si ya están todas repartidas por este día de tristezas y alegrías del Madrid sorprendente, tan lejano y tan presente en sus historias urbanas.


Publicidad con solera
Hoy hablamos del reestreno de "Electra", la obra del genial literato. El 28 de enero hacíamos referencia a la Compañía de electricidad homónima. Pensamos que una mezcla de candilejas de teatro e iluminación cotidiana no podía estar mejor representada que por...







LA PRENSA DE 1913
30 DE ENERO














© 2013 Eduardo Valero García - HUM 013-017 EFEMERIDES1913



.