jueves, 18 de septiembre de 2014

Las cien cosas que es Madrid (XI) Final

Última entrega de aquellas cien cosas que decía Borrás que era Madrid. Un recorrido intenso por las once páginas que ocupaban estas cosas en la revista Villa de Madrid del año 1969.
Tiempos de transformaciones en la ciudad y nacimiento de barrios periféricos y colonias. Progreso de la industria y estudios para la ciencia. Nuevos parques, edificios y plazuelas.
Madrid limpia, verde y florida, con la particular estética del alcalde Carlos Arias Navarro. Coches circulando por el aire y bajo tierra, en las zonas antiguas y en las modernas.
Año de inauguraciones y proyectos; de hombres a la Luna; de Eurovisión en el Real, y de otras tantas cosas que a lo largo de estas cien os hemos contado.

Manos inocentes del Colegio de San Ildefonso retrataron como nadie la verdadera fisonomía de la urbe matritense. Artísticas estampas ejecutadas con esmero y lujo de detalles en las que los niños madrileños plasman la realidad de una ciudad renovada.
Los dibujos fueron realizados con motivo de las fiestas de San Isidro de 1970. La dirección del Colegio de San Ildefonso convocó un concurso de dibujo entre sus colegiales, que tenía por tema obligado el Madrid de Carlos Arias. ¡Esto vale más que mil fotografías!


"Scalextric" de Atocha.
Dibujo de Alfredo Pérez Heras (9 años)
Ayuntamiento de Madrid

Aparcamiento subterráneo.
Dibujo de José María López (11 años)
Ayuntamiento de Madrid

Barrio Santamarca.
Dibujo de José María Torregrosa (11 años)
Ayuntamiento de Madrid

Calles y edificios.
Dibujo de Jaime Alfonso Álvarez (13 años)
Ayuntamiento de Madrid

Colegio de San Ildefonso y plaza.
Dibujo de Antonio Hita (13 años)

Parque de Atracciones.
Dibujo de Mario González Redondo
Ayuntamiento de Madrid




Para muchos son recuerdos, para otros, novedades. Para todos es una ínfima parte de la historia urbana de nuestra ciudad, con sus más y sus menos. Visión lejana-que no lo es tanto-de la capital de una España "diferente".

Y de aquella ciudad que fue tornando colorida después de una triste negrura, nada más respetable y respetado que el homenaje a los madrileños, verdaderos artífices del Madrid que hoy conocemos.

Por los que llegaron...
Foto: Carmen García Pascual
Archivo fotográfico CAM

... y por los que ya no están.
Foto: Gregorio García Martín
Archivo fotográfico CAM

A todos ellos ¡Gracias!



Las 100 cosas que es Madrid
Por Tomás Borrás

93. Es el que se sienta en los bancos, éstos con letra pequeña, que le ha regalado Arias Navarro por todas partes, a tomar el sol o a echar de comer a las palomas y a los gorriones, en esa conversación que empieza así: «En mis tiempos...» Curioso que gorriones y palomas sean, por millares, madrileños volátiles, buchonas o golfillos, entre el tránsito congestionado, adaptadísimos a él, burlándole, fieles a la mano que les tiende la miga de pan, ante los bancos con niños, dulces madres jóvenes, viejecitos que van los dos agarrados del brazo.

Plaza de San Ildefonso

Jardines del arquitecto Ribera

94. Madrid es el de los precisos niños elegantemente vestidos—aun si de padres modestos—y las farmacias extraordinariamente puestas.

Una licencia del autor del blog
Foto: José González Revuelta

95. El que tiene un río sin agua, en el cual, no embargante ello, se juegan regatas. Río que va por debajo de su canal, pihuelo de Madrid, tecla fuera del sarcasmo que han tocado cuantos vivieron o vinieron. Y, sin embargo, río, aunque de saltar a la paticoja.



"Madrid, ciudad capital de reyes de España... Vista de la puente de Segovia. El Manzanares, navegable".
Estampa anónima, grabada en el siglo XVIII, iluminada en la época.

Y tú, precioso río, si aprendiste
a ser piadoso en los regios lares,
que bañas ledo, atiende a mi gemido,
y aprueba la razón de mis pesares
al coro de las ninfas que te asiste...
-------------------------------------
Precioso Manzanares,
que entre arenas caminas, lento el paso,
cuanto en aguas escaso,
y tan rico en virtudes singulares;
dote que fue debido justamente
a la estrecha corriente;
nunca en lo esclarecido y abundoso
cifró Naturaleza lo precioso.
A ti mi dulce acento
se consagra esta vez, y si me es dada
la lira celebrada
de los Lesbios, tu nombre daré al viento,
y el triunfo por tu medio conseguido,
si fuese permitido
de los cisnes que pisan tus arenas,
de cuya grande fama el mundo llenas.
A tu margen se dignan
congregarse los dioses celestiales,
cuando de los mortales
los negocios más graves determinan;
por eso, gracias mil te concedieron,
y cuna te eligieron
de claros, poderosos y altos reyes,
que en dos mundos dominan y dan leyes.
Fray Diego González


96. Es el que tiene un monumento al Diablo. Pero hermoseándole. (Admite Madrid hasta a Luzbel, y le ríe la gracia de la Gracia, aun perdida.)

97. Villa que reúne a todas en la Feria del Campo, siempre orgullosa de ser campesina de padres conocidos. Feria de la España a la redonda, a la brava y a la sufrida, a la hermosa de bosques, a la linda de arrozales, a la que canta y baila al terminar la cosecha en rito pagano. A la España moza.


98. Es el Madrid de cerebros electrónicos calculando, como en el Instituto Torroja, las resistencias del cemento armado de cualquier parte, de cualquier país, o calculando las multiplicaciones de las unidades, que es el lema de este tiempo: ¡Producir, producir, multiplicar!

Además del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, la Universidad Complutense de Madrid (UCM) tiene el honor de haber sido precursora de la implantación informática en España (principios de la década de los 50). Así, en 1954, en colaboración con la Universidad de Cambridge y la de Harvard, concluirá el “Analizador Diferencial Electrónico”, la primera computadora construida en nuestro país.

Cortesía Universidad Complutense de Madrid

En la década de los 60, se impartirán en la UCM los primeros cursos de posgrado en el ámbito de la informática, cursos que se proyectan internacionalmente bajo el auspicio de la UNESCO.
En 1966 se crea el Centro de Cálculo de la UCM, el primer centro de estas características ubicado en una universidad española.

Desde el punto de vista menos científico y más comercial, El Corte Inglés disponía de un centro de cálculo en Tomás Bretón, donde funcionaba la computadora "Paloma", llamada así por la madrileña Virgen de la Paloma. Cerebro electrónico que cantaba, escribía cartas y dibujaba. ¡Todo un prodigio de siderales dimensiones y tarjetas perforadas!






El NO-DO Nº 1408A, del 29 de diciembre de 1969, hace referencia a los cerebros electrónicos aplicados a los horóscopos. Interesante noticia por su contenido audiovisual, ya que nos muestra a partir del minuto 06:05 un ordenador y su funcionamiento.





99. El que suena a redoble de motores, el que suena a despertadores a las seis de la mañana, el que suena a televisión hasta las doce de la noche, el que suena a risas de madrugada al salir de los bailaderos voluptuosos.

Foto: José Luis Berzal Pérez
Archivo fotográfico CAM

Foto: Fernando Fe Blemiña
Archivo fotográfico CAM

Foto: María del Carmen Maestre González
Archivo fotográfico CAM

100. Es MADRID. Y no va más. ¡Hagan juego a Madrid, señores!



Así finaliza Borrás las cien cosas que era su Madrid. "¡Hagan juego a Madrid, señores!", nos decía. Y eso es lo que se ha hecho con nuestra ciudad... jugar con ella.

Según nos han contado, "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", no lo vamos a negar, pero eso parece justificar que hoy nos gastemos pocos duros en mantenimiento y limpieza.
Los arbolitos plantados por Arias Navarro, y sus antecesores y sucesores, mueren de pie y caen inertes. Los jardines verdes se convierten en ocres y la limpieza no brilla, porque está ausente.

No miremos sólo las zonas más vistosas, hay que pasear por aquellos barrios inaugurados y en ejecución de los años sesenta; en ellos la suciedad y la desidia son su paisaje urbano.

Quizá si Borrás hubiese redactado hoy estas cien cosas, diría:

"Es Madrid, y nos la han jugado, señores."



FIN



Las 100 cosas que es Madrid publicadas
PARTE 1. Del 1 al 11.
PARTE 2. Del 12 al 21
PARTE 3. Del 22 al 28
PARTE 4. Del 29 al 39
PARTE 4. Anexo
PARTE 5. Del 40 al 52
PARTE 6. Del 53 al 62
PARTE 7. Del 63 al 65
PARTE 8. Del 66 al 71
PARTE 9. Del 72 al 81
PARTE 10. Del 82 al 92
PARTE 10. Anexo
PARTE 11. Del 93 al 100 - Final


© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-011 ESP. T.B.VILLAMAD
© Ayuntamiento de Madrid - Revista Villa de Madrid - Depósito legal: M. 4.194-1959

.