lunes, 24 de enero de 2011

Enrique de Aguilera y Gamboa en el Carlismo


"Y el Carlismo no es un partido, porque es una Religión, y, por lo tanto, dispuesto siempre al sacrificio, al sufrimiento y a la heroicidad. Como aspiramos a convencer, sabemos que no hay más razón que el ejemplo, y en nosotros debe retratarse el ciudadano entusiasta, laborioso, digno, libre, valiente y cristiano"
Marqués de Cerralbo - 15 de febrero de 1890

Toda la vida de Enrique de Aguilera y Gamboa estará estrechamente ligada al Carlismo. Primero por haber nacido en un tiempo de disputas entre los herederos a la corona de España; segunda por su activa participación en los intereses del llamado rey Carlos VII y su movimiento.

Aunque para Historia Urbana de Madrid merece un estudio detallado la figura de Enrique en las artes y las ciencias, su vida en sociedad y el camino que le lleva a legar su palacio de Argüelles como museo, bueno es esbozar su figura en la situación política de la España de mediados del siglo XIX.

Cronología
Las guerras Carlistas

Primera Guerra (1833- 1840)
Cinco años antes del nacimiento de Enrique había finalizado la primera guerra Carlista promovida por los seguidores de Carlos María Isidro Benito de Borbón y Borbón-Parma (Don Carlos), hermano de Fernando VII,  proclamado rey por sus seguidores con el nombre de Carlos V.


Segunda Guerra  (1846-1849)
Cuando Enrique tenía apenas un año de vida comenzará la segunda guerra Carlista, esta de menor dramatismo que la primera. El infante Don Carlos abdicará en favor de su hijo Carlos Luis de Borbón y Braganza, conde de Montemolín, en 1845. Tomará el nombre de Carlos VI como pretendiente a la corona.


Tercera Guerra (1872-1876)
El mayor protagonismo de Enrique en el Carlismo vendrá acompañado de la tercera guerra Carlista promovida por Carlos María de Borbón y Austria-Este bajo el nombre de Carlos VII. También será pretendiente al trono de Francia con el nombre de Carlos XI de Francia y Navarra.

Enrique y Carlos, tanto monta, monta tanto

Desde que en 1871 es elegido diputado por la localidad salmantina de Ledesma, Enrique se dedicará a la tarea pública con gran abnegación desde su ideario tradicionalista. 

Comienza así una estrecha relación política con Carlos VII que le llevará a proclamar en 1888 su adhesión incondicional a don Carlos y protestar contra cualquier otra jefatura que no fuese la suya. En ese mismo año será nombrado mayordomo mayor de la Casa de don Carlos y gentilhombre con ejercicio y servidumbre.

El ya marqués de Cerralbo organizará el partido y lo sacará de la lucha militar para llevarlo a combatir en las Cámaras legislativas, Ateneos culturales y otros centros de todo el país. En 1889 la restructuración del partido era un hecho.

Organización del partido Carlista durante la jefatura de Cerralbo

De los diversos discursos que dará por las ciudades de España tiene especial significado el pronunciado el 30 de mayo de 1899 en Madrid, con motivo del decimotercero centenario de la "unidad católica de España":



En agradecimiento a su importante gestión, don Carlos le enviará dos obsequios de gran valor. El primero llegará el día 22 de diciembre de 1899,  un reloj de oro de bolsillo que había utilizado el archiduque Francisco de Austria-Este -tío abuelo de don Carlos- en las guerras contra Napoleón I.


Días más tarde llegará el segundo a modo de misiva donde don Carlos dice: "He decidido condecorarte con la Gran Cruz de Carlos III y quiero que esta carta tenga toda la fuerza y validez de un nombramiento en forma."

Grandes éxitos y terribles fracasos obtendrá Cerralbo en sus viajes de propaganda. Uno muy sonado será la hostilidad con que es recibido en Valencia y del que dieron cuenta los periódicos del momento. Cerralbo pronunciará un discurso en el Senado protestando por la pasividad de la autoridad civil en reprimir los disturbios.

El resultado del trabajo de Cerralbo frente al partido Carlista quedará representado en las siete actas de diputados de 1893, las diez de 1896 y las seis de 1897, además de un acta de senador en cada una de ellas.

Pronto llegará el premio a tan brillante y complicada tarea:

Carta enviada por don Carlos desde Lucerna (Suiza) el 9 de julio de 1895

Cerralbo será nombrado caballero de la insigne Orden del Toisón de Oro el día de su santo de 1895. Además se le conferirá el collar de la Orden del Espíritu Santo.


Mucho más podemos contar sobre el marqués de Cerralbo en el partido Carlista, donde también intervienen las figuras de Melgar, Mella y el propio Jaime III (hijo de Carlos VII) de quien Cerralbo fue delegado y representante durante los primeros años del siglo XX, pero nos quedaremos con la renuncia que presenta en diciembre de 1899 alegando problemas de salud.

Carlos de Borbón y su hijo Jaime

Aunque su presencia en el partido se extenderá hasta 1919, nada será tan importante como su actividad política durante la presencia de Carlos VII. Con 64 años de edad, después de haber militado desde los 24, el marqués de Cerralbo se retirará de la vida política.

Hemeroteca

Diario "La República" del 12 de abril de 1890 donde se relatan los sucesos acontecidos en Valencia a la llegada del marqués de Cerralbo.




 Revista "Nuevo Mundo" del 10 de agosto de 1898 donde se publica el artículo 'Personajes del Partido Carlista'.




Revista argentia "Caras y Caretas" del 15 de diciembre de 1900 donde se hace referencia a la vinculación de Cerralbo en el levantamiento Carlista de Badalona.







ÍNDICE DE CONTENIDOS


-