sábado, 22 de enero de 2011

Retrato de juventud


El pequeño Enrique irá creciendo sin saber que un día será dos veces grande de España. Sobre su cabeza una rancia estirpe vinculada a los Pacheco y un parentesco de alta alcurnia que lo relacionan con la mayor parte de las casas históricas de España, como las de Osuna, Medinaceli, Alba, Escalona, Veragua y otras no menos preclaras.

A pesar de tan lustrosa prosapia mostrará una personalidad que difiere mucho del prototipo de persona de elevada posición social y se convertirá en un joven con don de gente que comienza a alternar con escritores y artistas.

En el capítulo titulado "Museo Cerralbo", de la 'Revista de Archivos y Museos' de marzo de 1949, Consuelo Sanz Pastor, su autora, dirá de la personalidad del marqués:


Se instruirá primero en el Colegio de las Escuelas Pías de San Fernando y luego estudiará la carrera de Filosofía y Letras en la Universidad Central.

Notables fueron sus colaboraciones en 'Fomento Literario' y 'La Ilustración Católica'. Será esta última revista la que en 1890 ensalce la figura de un Enrique involucrado en la política, las ciencias y la sociedad:


Ya en su juventud Enrique sabía que cargaría con el peso de su herencia noble y llegaría a ser conocido como el marqués de Cerralbo, situación que no le hacía ajeno a esa responsabilidad y fue determinante para su implicación en los problemas de los españoles de su tiempo a través de la política.

En 1869, con apenas 22 años de edad, el marqués coleccionista comenzará a militar en el Partido Carlista.

De estudiante a conde
El padre de Enrique, don Francisco de Asís de Aguilera y Becerril, conde de Villalobos e hijo del XVI marqués de Cerralbo, muere en Madrid el 1 de julio de 1867.

El título de conde de Villalobos pasará a Enrique, y con este la grandeza de España, lo que le permitirá ser Senador por derecho propio en 1875.

NOTA: 
Conocido era el conde de Villalobos (padre de Enrique) por haber fundado y ser director del Gimnasio Real de Madrid (Casón del Buen Retiro), y por su labor de investigación en el campo de la gimnasia, para la que llegó a inventar diversas maquinarias. En el apartado "Hemeroteca", del presente artículo, se anexan tres números de la "Revista de Sanidad Militar Española y Extranjera" donde se da cuenta de la importante gestión del conde sobre esta ciencia.


Hemeroteca
Ejemplar de la revista "La Ilustración Católica" del 5 de marzo de 1890, donde se habla de la figura del marqués y otros detalles de la sociedad del siglo XIX.


Varios números de la "Revista de Sanidad Militar Española y Extranjera" que contienen reseñas escritas por el conde de Villalobos (padre de Enrique) sobre la Gimnasia y el Gimnasio Real de Madrid.





ÍNDICE DE CONTENIDOS


-