lunes, 24 de enero de 2011

XVII marqués de Cerralbo

Enrique, siendo conde de Villalobos, recibirá el título de XVII marqués de Cerralbo a la muerte de su abuelo, don José de Aguilera y Contreras.

Don José, XVI marqués de Cerralbo, ostentaba además los títulos de Alcudia (con Grandeza), Almarza, Flores Dávila, Alba de Yeltes, Campofuerte, Casasola, Foncalada, Fuenrubia y Oliva de Gaytan.

Había nacido en 1787 y fallece en 1872, sobrevive a sus hijos y deja como sucesor en la línea hereditaria a su nieto Enrique de Aguilera y Gamboa. (ver 'Genealogía de un marqués')

Enrique será entonces el XVII de los marqueses de la Casa Cerralbo y dos veces grande de España; primero por parte de su padre y después por la herencia de su abuelo.

En enero de 1894 fallece la madre de Cerralbo, doña María Luisa de Gamboa y López de León. Su padre, don Francisco de Asís de Aguilera y Becerril, conde de Villalobos e hijo del XVI marqués de Cerralbo, había fallecido el 1 de julio de 1867.

En el año 1871, contando con 26 años, contraerá matrimonio con doña Inocencia Serrano y Cerver, de 55 años de edad, viuda de Antonio María del Valle y madre de Antonio del Valle, amigo de Cerralbo en tiempos de sus estudios en la Universidad de Madrid.

El matrimonio no tendrá hijos, pero el marqués adoptará a los dos de la viuda, el mentado amigo y su hermana, Amelia del Valle y Serrano (Marquesa de Villa-Huerta), figura relevante en el destino  del patrimonio del Museo Cerralbo.


Dos grandes pérdidas sufrirá el marqués. Primero la muerte de su esposa, Inocencia Serrano y Cerver, marquesa de Cerralbo, fallecida el 21 de junio de 1896. Más tarde fallecerá su hijastro y amigo, Antonio del Valle, marqués de Villa Huerta, literato distinguido y hombre de vasta ilustración.


Esto hará que el Palacio Cerralbo permanezca cerrado ocho largos años y el histórico blasón labrado en piedra de la fachada oculto bajo un paño negro en señal de duelo.

Pero Cerralbo no se dejará amedrentar por estos y otros infortunios, y el palacio volverá a reunir a las personalidades de la política, la cultura y la alta sociedad como lo hiciera en sus mejores tiempos. También continuará dedicado a conservar los tesoros que durante años supo coleccionar y custodiar.

Sus dotes como hombre de política han quedado reflejadas en su participación activa en el partido Tradicionalista y en su estrecha vinculación con el pretendiente a la corona de España Carlos VII. Pero Cerralbo destacará aún más por su implicación en las ciencias, las letras y las artes.

Junta del Partido Tradicionalista reunida en el Palacio de Cerralbo - 1913 (X) Marqués de Cerralbo

También destacará en un aspecto menos conocido, la cría caballar:

La yeguada de Santa María de Huertas
Cerralbo consagró parte de su vida a la crianza caballar, tratando de conseguir un tipo especial de caballo. Y logró un caballo mezcla de pura raza inglesa y española.

Su yeguada de Santa María de Huertas (Soria) tuvo mucha fama, alcanzando en el año 1882 el Primer Premio de la Exposición de Madrid. En 1902 presentará su nuevo ejemplar-tipo que ganará los primeros premios de Madrid y Barcelona.


ÍNDICE DE CONTENIDOS


-