lunes, 13 de diciembre de 2010

Navidad en el Madrid del Siglo XIX. Villancicos - Parte I

“En el portal de Beleeen...” suele ser la tonadilla que da paso a una serie continuada de villancicos. Cuídense del que tenga cerca una botella de anís porque no tardará en darle golpes y rasgueos con una cuchara para marcar el compás – a su manera, claro, y dependiendo de cuánto haya consumido de la botella-.

Como hemos visto en la Breve historia de los villancicos, esta costumbre viene de antiguo y es una de las tradiciones que se mantienen en las navidades madrileñas desde hace tiempo.

¿Quieres escuchar música mientras lees?


Villancicos del Madrid decimonónico

N. Toledo, Editor, que tenía su comercio en las calles de Fuencarral, 11 y Desengaño, 2 y era proveedor de la Real Casa, anunciaba en el ‘Diario de Avisos de Madrid’ del 21 de diciembre de 1876:


"Esta noche es Noche Buena
prepara tu corazón,
que en el portal de Belén
está naciendo el amor.
Abrele tu puerta, que llamando está;
dale de aguinaldo lo que estimes más.
Gloria a Dios en las alturas
y en la tierra al hombre paz.
El verbo eterno ha nacido,
el cielo está en el portal."

Eran estas ediciones de villancicos tradicionales; de aquellos que se cantaban con devoción junto al Belén para adorar al recién nacido, manteniendo todos ellos sus connotaciones religiosas.


Antiguamente los villancicos se cantaban y bailaban. Grupos de niños y muchachos pedían el aguinaldo por las casas, cantando y bailando con panderetas, flautas, triángulos y cualquier otro instrumento que metiese mucho ruido.

“Para hacer una zambomba
una caña fui a cortar;
que esta noche es Nochebuena
y tenemos que cantar”

En aquellos tiempos los villancicos, que hasta entonces se manifestaban como cantos populares rurales o cantigas religiosas, comienzan a asociarse con la jarana y el despendole. Además, el festejo y la excusa del frio animaban al consumo de vinos y aguardientes.

“Anden los villancicos
Y ande el jaleo,
que hoy el que no se achispa
se queda feo.
¡Ande la cena!
¿Estamos o no estamos
en Noche-Buena?"

Los villancicos populares,  ajenos a lo religioso, guardaban una riqueza poética muy particular. Sin duda los creadores de aquellas canciones estaban dotados de gran inteligencia y locuacidad, además de ser expertos en la rima:



Tanto despliegue de ocurrencia, combinando lo pagano con lo religioso, fue convirtiendo al villancico devoto en una especie de letrilla de Zarzuela.

Aquellos días navideños, de alegría en casas e iglesias por la llegada del Niño Dios al mundo, se trasladaban a las calles con más o menos devoción.

Así, por una parte, el diario ‘El Español’ del 26 de diciembre de 1845 anunciaba los eventos preparados por el clero y la alta sociedad madrileña...


... por la otra parte el ‘Heraldo de Madrid’ daba la noticia de una pelea que desencadenó en asesinato. Todo comenzó como un festejo.

Pincha sobre la imagen para leer la noticia completa

Lo que queda claro en estos festejos navideños del siglo XIX en Madrid es que sumado a los coros de las iglesias y los muchachos ruidosos que andaban por las calles, los llamados "pedigüeños" también utilizaron al villancico como reclamo del aguinaldo.

Ilustración de V. Tur
"Esta noche es Nochebuena
y mañana Navidad,
dame la bota María
que me voy a emborrachar... más"


Eduardo J. Valero García
Eduart Garcival
NAVIDAD EN MADRID

NAVIDAD EN EL MADRID DEL SIGLO XIX


NAVIDAD EN MADRID
ÍNDICE DE CONTENIDOS


-